Definición y Significado de Realismo Mágico | Concepto e Importancia

Definición de Realismo Mágico


Con esta etiqueta se conoce a un movimiento literario hispanoamericano surgido a mediados del siglo XX, caracterizado por su apuesta por incorporar elementos fantásticos o maravillosos en una narrativa marcadamente realista; no obstante, el realismo mágico había cuajado en Europa en los años treinta, tras una alusión primera a esta tendencia artística por parte del estudioso alemán Franz Roh en 1923; a poco, Italia haría suyo ese programa estético en la pintura de Massimo Bontempelli, a finales de esa década. En los años que nos ocupan, más exactamente desde 1928, Alejo Carpentier, padre del realismo mágico hispanoamericano, residió en París y Madrid, lo que le permitió entrar en contacto con las corrientes literarias más innovadoras. En ese medio, no sólo vio la luz el realismo mágico que Carpentier plasmaría en "Sobre lo real maravilloso" (1949) y que seguirían otros autores como García Márquez, sino también otra modalidad de escritura etiquetada frecuentemente del mismo modo aunque con señas de identidad claramente diferenciadas: el realismo mágico, de dos grandes escritores gallegos, Álvaro Cunqueiro, con sus mitos celtas y medievales, y Gonzalo Torrente Ballester, con su recreación literaria de una sociedad gallega que oscila entre la realidad más cercana y más prosaica y un mundo de ficción cargado de mitos y de leyendas.


clip_image006

Significado de Realismo Mágico

La noción de realismo mágico fue empleada por primera vez por el crítico alemán especializado en arte Franz Roh, quien ideó esa expresión para referirse a una pintura que reflejaba una realidad modificada.
Sin embargo, el concepto ganó mayor trascendencia cuando el venezolano Arturo Uslar Pietri lo utilizó para describir la obra de ciertos autores de origen latinoamericano. Desde entonces, se considera que el realismo mágico es un género literario de amplio alcance artístico que tuvo su auge a mitad del siglo XX.
Entre las principales características que suelen aparecer dentro de las novelas del realismo mágico, se encuentra el contenido con elementos fantásticos o mágicos que son percibidos como normales por los personajes. Por otra parte, se destaca la presencia de lo sensorial como parte de la percepción de la realidad.
El realismo mágico también abarca los mitos y las leyendas, que pueden ser presentados por múltiples narradores (con lo que combinan la primera, segunda y tercera persona).
No se puede hablar de literatura latinoamericana sin nombrar al realismo mágico, porque desde el Boom Latinoamericano hasta nuestros días, ella se ha nutrido de elementos pertenecientes a la fantasía. Sin embargo es necesario aclarar que no es lo mismo hablar de fantasía que de realismo mágico, porque para que una obra pueda ser contenida en este último no debe ser exclusivamente fantástica, sino contener elementos de fantasía en una historia realista, donde dichos elementos sean tomados como naturales por los personajes.
Los textos que pertenecen al realismo mágico reúnen unas condiciones que los vuelven característicos.
*Posee una temática con características realistas pero que posee elementos irreales que tienen que ver con la memoria latinoamericana, la búsqueda de la identidad y la sensibilidad.
*Un espacio particular, mínimo donde se desarrollan todas las acciones que posee una atmósfera de intimidad donde se desenvuelven las figuras que le dan vida a la historia.
*Personajes un poco “locos”, con una visión casi onírica de la vida y que planifican y realizan viajes de tiempo y espacio sin moverse del lugar. Estados de trance que les permite vivir intensos acontecimientos y resolver conflictos que cargan desde la infancia. Son seres que siempre se encuentran a la vanguardia de los acontecimientos políticos y sociales de su época.
*El tiempo se percibe en este marco como cíclico o aparece distorsionado, para que pueda repetirse el presente o resulte similar al pasado. En cuanto a los escenarios, suelen estar relacionados con la realidad latinoamericana, por lo que aparecen la pobreza y la marginalidad social.
Entre los principales exponentes del realismo mágico, se encuentran dos autores que fueron galardonados con el Premio Nobel de Literatura: el colombiano Gabriel García Márquez y guatemalteco Miguel Ángel Asturias.
El realismo mágico fue la respuesta ideal para los autores que, viviendo en países donde la dictadura y la censura corrompían todos los ámbitos de la sociedad, pudieron expresarse fluidamente, permitiendo a través de la fantasía explicar aquellos elementos de la realidad que con las palabras exactas los habrían condenado a la muerte.
Cabe señalar que el principal libro del realismo mágico es “Cien años de soledad” de García Márquez, una obra que durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española fue elegida como la más sobresaliente del castellano después del siempre recordado “Don Quijote de la Mancha”.
Por último queremos dejar claro que al analizar una obra perteneciente a este género debemos tener presente que el objetivo principal del autor es conocer la verdad, instigar hasta dar con el origen de la vida o comprender determinadas cuestiones que hacen a la vida de sus personajes o la sociedad a la que pertenece; en esa búsqueda de la verdad aparecen elementos sobrenaturales, porque la superstición, el paisaje de los sueños y la fantasía forman parte de la realidad, enriquecen la cotidianidad y permiten que esta cobre un sentido de trascendencia.

Concepto de Realismo Mágico

El realismo mágico es una corriente artística que presenta elementos mágicos o situaciones ilógicas, en comparación con otras obras consideradas más realistas o normales. Desarrollado a mediados del siglo XX, su expresión fue especialmente a través de la literatura, aunque también incluyó la pintura y la filmación.
El término realismo mágico fue usado por primera vez, en 1925, por el crítico alemán Franz Roh, que se refirió a un estilo particular de pintura. Más tarde, se usó para describir el estilo de algunos pintores estadounidenses como Paul Cadmus, Ivan Albright y George Tooker, entre otros artistas de las décadas de 1940 y 1950. Es importante mencionar que, a diferencia del uso del término en la literatura, cuando describe las artes visuales, no se refiere a pinturas con elementos mágicos e ilógicos, sino realistas en extremo y, a veces, mundanas.
Importantes fueron los escritores Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges y Juan Rulfo, que con sus primeros trabajos lograron influir en el Boom Latinoamericano de los años 60. Se dice que la primera obra de realismo mágico habría sido Pedro Páramo de Juan Rulfo. Importantes fueron también los trabajos de Isabel Allende, “La Casa de los Espíritus”, y de Gabriel García Márquez, “Cien Años de Soledad”, que fueron éxitos de venta en todo el mundo. De hecho, este último, a menudo es considerado el mejor exponente del realismo mágico, incluyendo también sus obras “El otoño del Patriarca” y “Crónicas de una Muerte Anunciada”. Fuera de Latinoamérica, el realismo mágico influyó las obras de autores como el italiano Italo Calvino, el checo Milan Kundera, y el inglés Salman Rushdie.
En cuanto a filmación son algunas historias de Woody Allen las que se pueden considerar dentro del realismo mágico. Destacan “Zelig”, “The Purple Rose of Cairo”, “Alice”, “Shadows and Fog” y “The Curse of the Jade Scorpion”.
Las obras del realismo mágico se caracterizan por ciertos elementos presentes en ellas: existen elementos mágicos que los personajes consideran normales; los elementos mágicos se pueden intuir pero no se explican; contiene múltiples narradores que pueden estar en primera, segunda y tercera personas; el tiempo se puede distorsionar y se percibe como cíclico y no lineal; se transforma lo cotidiano en experiencias que pueden ser sobrenaturales; los personajes pueden revivir; los escenarios son en su mayoría americanos. Los mencionados son sólo algunos de los elementos del realismo mágico.
Entre las características del realismo mágico se pueden mencionar las siguientes: en cuanto a los temas, hay diversidad de épocas históricas, una esencia cultural del mestizaje y elementos prehispánicos en sus valores mitológicos. En cuanto a los personajes, ellos a menudo tienen viajes, que no sólo son físicos, sino también cambian de espacios tiempos. En cuanto al tiempo, puede ser cronológico (con un curso lógico), estático (el tiempo se detiene como si no fuera importante), invertido (se considera la noche, día), y también puede haber una ruptura de los planos temporales (se mezcla el presente con el pasado y el futuro).

Información recuperada de:
Enciclopedia Universal DVD ©Micronet S.A. 1995-2013