Gobierno de Antonio Guzmán Blanco.

clip_image001

Antonio Guzmán Blanco

El ascenso al poder del General Antonio Guzmán Blanco se caracterizó como una etapa de dominación por los caudillos surgidos de la Guerra Federal (1859-1863). Este período se le llamó Período del Liberalismo Amarillo. En los períodos intermedios la presidencia fue ocupada por Francisco Linares Alcántara y por Joaquín Crespo. Antonio Guzmán, al asumir la presidencia, se dedicó a pacificar el país.
Guzmán, personalmente, dirigió el ejército y recorrió gran parte del territorio nacional para dominar a los guerrilleros azules. Esta medida era un escarmiento que Guzmán Blanco quería dar a todos los que pretendieran desconocer su autoridad absoluta.
Para 1870, la estabilidad política y social que necesitaba el país para recuperarse de la penuria en que se encontraba a causa de la Guerra Larga no se logró, a pesar de la estrategia política que impulsó Antonio Guzmán Blanco. Por varios años el gobierno tuvo que luchar contra fuertes levantamientos armados en distintas zonas del país y atender a las presiones sociales, muchas de las cuales se lograron controlar a través de acuerdos y negociaciones.
Sin embargo, en otras ocasiones recurrió a la violencia y a la represión. Para este momento el país era dirigido por algunos militares, un grupo de propietarios agrícolas, un reducido grupo de comerciantes y algunos políticos e intelectuales liberales.
Ninguno de estos sectores influyentes logró imponerse sobre el resto de la sociedad. Sólo las fuerzas militares representadas en el caudillismo, que por el consenso entre los caudillos locales reconocen la autoridad de Antonio Guzmán Blanco. Esta situación la va logrando poco a poco debido a sus tácticas políticas, ya que gobernó al país a través del caudillismo en tres períodos presidenciales no consecutivos, distribuidos en lo que se ha llamado, por el tiempo de duración, el Septenio (1870-1877), el Quinquenio (1879-1884) y el Bienio (1886-1888).
Aunque son catorce años en realidad, se consideran dieciocho, ya que en el tiempo transcurrido entre estos períodos las presidencias son ocupadas por hombres impuestos por el General Guzmán Blanco, quienes siguen fielmente su voluntad e imponen su continuismo. Durante dicho período los esfuerzos del gobierno se centran en dos objetivos: la creación del Estado Central y la transformación de las fuerzas productivas.

El Estado Central:

implicaba un cambio del sistema político venezolano en todos los aspectos. Estos cambios se lograron con una serie de políticas que implementó esta administración, en la búsqueda de crear un Estado capaz de implementar eficazmente su poder en todo el país, con capacidad de concentrar la toma de decisiones políticas y económicas e imponerlas al resto de la población.
Decretó la instrucción primaria obligatoria y gratuita, el matrimonio civil y la subordinación total de la Iglesia al Estado.
El mecanismo ideológico para conformar el Estado Central siguió siendo el liberalismo, apoyado en la idea de progreso, a diferencia de la ideología liberal de comienzos de la República.
Esta idea buscó hacer un llamado a la conciencia nacional y para ello se promulgó del decreto del 27 de junio de 1870, en el cual se establecía gratuitamente la instrucción primaria, así como la constante exaltación de los héroes de la Independencia, las fechas y valores patrios.
Otro mecanismo fue la publicación del periódico "El Venezolano", el cual fue el instrumento de propaganda oficial del gobierno. Igualmente, para crear este Estado, toma algunas políticas estratégicas, como el Situado Constitucional.
A través de esta política, Guzmán Blanco, logra incorporar a los caudillos locales al sistema político formal. Los vinculó económicamente al gobierno central para así restarles autonomía, pues al centralizar los recursos económicos estos no podían disponer de los fondos económicos que generaría la localidad bajo su control, y los mismos pasarían a formar parte del Fisco Nacional.
De esta manera se impuso una autoridad central que regularía el orden público en el ámbito nacional y así lograr cierto orden social. Los caudillos locales no contaban con recursos para levantarse contra el gobierno central ya que formaban parte de él.
clip_image002

Capitolio

Transformación de las fuerzas productivas:

El gobierno de Guzmán Blanco buscó estabilizar y centralizar los recursos económicos para financiar la estrategia política y económica que asumió como Estado Central. Para conseguir parte de este financiamiento se asoció con la Compañía de Créditos, fundada en 1870, la cual es formada por acaudalados comerciantes exportadores e importadores de Caracas. El gobierno recibió inmediatamente las cantidades que necesitaba con urgencia para cubrir los gastos corrientes.
El gobierno, por su parte, puso a disposición de la Compañía para que tuviera capacidad de acción sobre el 85% de los derechos de importación de aduana en el Puerto de La Guaira, así como lo recaudado en las demás aduanas terrestres. Se impuso el Impuesto General al transporte y el Impuesto de Tránsito sobre los productos nacionales y sobre las mercancías y víveres que salieran del país en sustitución del impuesto de peaje.
clip_image003

Panteón Nacional

El 11 de septiembre de 1872, la Compañía de Crédito se convierte en el Sistema de Juntas de Fomento, encargada de administrar las obras de infraestructura y el presupuesto asignado para ello. Una parte de esos ingresos se destinaron para transformar la arquitectura de las principales ciudades del país, especialmente Caracas, copiando formas arquitectónicas francesas. Se construyeron bulevares, inmensos edificios públicos, monumentales arcos y estatuas conmemorativas, incluyendo algunas en honor al mismo Guzmán Blanco. Se dotó a las principales ciudades de cloacas, alcantarillas, servicios eléctricos y una red de teléfonos para Caracas y otras ciudades.
clip_image004

Estatua Libertador plaza Bolívar Caracas

En 1874 se sancionó una nueva Constitución. Esta nueva se diferenció de la de 1864 en sólo tres aspectos: el sufragio directo, público y firmado; el período presidencial de dos años, iniciándose el 20 de febrero, la supresión de los designados y la prohibición de la reelección.
En ese mismo año (1874), Guzmán Blanco enfrentó la oposición armada de sus antiguos aliados, los generales José Ignacio Pulido y León Colina, quienes criticaron las reformas constitucionales propuestas por el Presidente.
La pacificación del país en 1877 permitió la elección del candidato guzmancista Francisco Linares Alcántara. Una vez elegido, se distanció de Guzmán y trató de hacer un gobierno autónomo, popular y apegado a las normas constitucionales, liberando a los presos políticos y permitiendo igualmente el regreso de los exiliados que Guzmán Blanco había desterrado. Asimismo, convocó a una Asamblea Constituyente que ordenó la demolición de las estatuas de Guzmán y eliminó los títulos que se le habían otorgado. Linares falleció en el cargo el 30 de noviembre de 1878, sustituyéndolo el Presidente de la Corte Jacinto Gutiérrez. Un hecho importante de esta época fue el establecimiento de la "Compañía Petrolia del Táchira", pionera de la industria de los carburos en Venezuela.
clip_image005

Francisco Linares Alcántara

El Quinquenio de Guzmán 1878-1884.

En este período de gobierno quiso poner en práctica el modelo europeo. Trajo de Francia el proyecto de los ferrocarriles y también un estilo social en las costumbres y las modas. En su delirio de grandeza le pone su nombre a las calles, parques, teatros, distritos, incluyendo un Estado.
clip_image006
El 25 de mayo de 1881 se decreta el "Gloria al Bravo Pueblo" como Himno Nacional de Venezuela. A finales de este gobierno, el país sufrió una gran crisis económica provocada nuevamente por la caída de los precios del café.
En 1882, el Consejo Federal elige al General Guzmán Blanco Presidente para el período 1882-1884. En dicho período continuó con su política cultural y con la construcción de obras públicas, pero acompañado de endeudamiento, corrupción administrativa y persecución a sus opositores.
clip_image007

Partitura del Himno Nacional de Venezuela

clip_image008
Hacia 1884, el Consejo Federal, presionado por Guzmán Blanco, eligió al General Joaquín Crespo Presidente de la República para el lapso 1884-1886. Crespo tuvo que enfrentar la difícil situación económica del país. Rebajó los sueldos de los empleados públicos en un 25%. En este período también se produjo la invasión por Trinidad del General zuliano Venancio Pulgar, pero fracasó en su intento. Igualmente, en este gobierno se instaló la línea telefónica entre Caracas y La Guaira, al mismo tiempo se extendió la red telegráfica hacia varios lugares del país.

El Bienio de Guzmán 1886-1888.

El Consejo Federal eligió a Guzmán Blanco para el período constitucional 1886-1888, conocido como el Bienio o Aclamación de Antonio Guzmán Blanco. Éste vuelve de Europa después de que le organizaron una "Aclamación Nacional". Este período no fue igual a los dos anteriores, ya que debió enfrentar una nueva generación de intelectuales y de jóvenes estudiantes, quienes organizaron una fuerte oposición a su gobierno hasta el punto de obligarlo a retirarse antes de concluir su mandato. Sin embargo, su influencia prosiguió, hasta el punto de proponer ante el Consejo Federal al Doctor Juan Pablo Rojas Paúl como presidente para el período constitucional 1888-1890.
Durante este bienio, Venezuela rompió relaciones con Inglaterra debido a la invasión del Territorio Esequibo por ciudadanos de la Guayana Británica.
Sin terminar su período, Guzmán Blanco se va a Europa dejando el poder provisionalmente en manos del General Hermógenes López.
clip_image009
Estas medidas provocaron un enfrentamiento entre el Estado y la Iglesia, ya que las mismas fueron rechazadas por las autoridades eclesiásticas, como el Arzobispo de Caracas, Silvestre Guevara y Lira y el Obispo de Mérida, Juan Hilario Bosset. Desde entonces, las iglesias y el clero lanzaron una campaña contra el Gobierno, y en muchos lugares los sacerdotes se pusieron a favor de las tropas azules.
clip_image010

Papa Pío IX

Al no lograr una solución al problema, Guzmán Blanco amenazó al Papa Pío IX con crear una "Iglesia Nacional" en Venezuela separada de Roma y la cual tendría como autoridad religiosa suprema el Jefe de Estado. Esto obligó al Papa a negociar con el gobierno. Así nombró al Arzobispo José Antonio Ponte y puso fin al conflicto con esta designación.
En el área cultural, Guzmán Blando, aparece como revolucionario en ideas. Era considerado como positivista y protector de las ciencias y de las letras. El guzmancismo fue la etapa en que el Estado venezolano asumió por primera vez la conducción de la cultura, ya que además del fenómeno de la instrucción primaria, la creación de colegios federales que formaban bachilleres así como la reorganización de la Universidad Central.
clip_image011

Museo de Bellas Artes

Se fundaron entre otras instituciones culturales el Instituto de Bellas Artes, el Museo de Historia Natural, la Academia Nacional de la Lengua y la Academia Nacional de la Historia. Guzmán Blanco se empeñó en modernizar y embellecer las ciudades. Por esto durante su gobierno contrató arquitectos para que construyeran edificaciones y remodelaran plazas en Caracas y otras ciudades, la mayoría de ellas con influencia del neoclasicismo francés.

Política internacional:

Durante sus gobiernos mantuvo una política nacionalista, tratando de integrar a Venezuela al campo económico mundial con las mayores ventajas posibles. Guzmán Blanco, mediante la ley del 14 de febrero de 1873, reglamentó lo relativo a las reclamaciones que con carácter diplomático se presentaban por daños a bienes propiedad de extranjeros, como consecuencia de los alzamientos militares, de las guerras civiles y desordenes, sucesos que eran frecuentes y causaban problemas al país. De acuerdo con esta ley, no se admitirían reclamaciones con carácter diplomático, hasta tanto se agotaran las instancias legales correspondientes.

Características demográficas y sociales.

La escasez de población representaba una limitación para la modernización de la economía del país. En vista de esto, durante el período 1874 - 1888 se estimuló la inmigración. En esta época ingresaron al país 26.090 personas, especialmente de nacionalidad española, italiana y francesa.
Por lo tanto, la estructura social durante este período fue la misma que la del anterior. Sólo tres aspectos marcaban la diferencia: fue abolida la esclavitud, el latifundismo se fortaleció como consecuencia de la venta de las tierras baldías, y la burguesía comercial era más importante y poderosa debido al resultado del aumento de las inversiones extranjeras y del comercio exterior.

Tomado de:
racho, América y Cróquer Matilde (1994) Nuestra Historia. Ediciones Co-Bo Caracas - Venezuela.
Hurtado Leña, Miguel (1998) Historia de Venezuela. Oxford University Press. Caracas - Venezuela.
Montero, Andrés (1993) Historia de Venezuela. Distribuidora Escolar. Caracas.
Ortega, David (1997) Historia de Venezuela. Santillana. Caracas.
Bibliografía recomendada:
Gil Fortoul, José (1967). Historia Constitucional de Venezuela. Ediciones Librería Piñango. Caracas.
Rondón Márquez, R.A. (1952) Guzmán Blanco, el Autócrata Civilizador. Imprenta García Vicente. Madrid
Fuentes de fotografias
http://www.asambleanacional.gov.ve/ns2/arte\p92.jpg
http://www.asambleanacional.gov.ve/ns2/capitolio.asp
http://www.une.edu.ve/caracas//images/panteon.gif
http://www.venezuela-web.de/images/caracas/caracas_plaza_bolivar.jpg
http://www.venezuelatuya.com/biografias/linaresalcantara.htm
http://www.gobiernoenlinea.ve/imagenes/PaginasEstaticas/himno.gif
http://home.t-online.de/home/kath.kirche.giengen/pius9.htm
http://www.centenariovillanueva.web.ve/Arquitecto/Portafolio/1_El_Eclecticismo/4_Museo_de_Bellas_Artes/Frames_Museo_Bellas_Artes.htm







































Contenidos Recomendados