Gobierno de Eleazar López Contreras (1936-1941)

clip_image001

Eleazar López Contreras

Eleazar López Contreras, al ser designado Presidente Provisional en 1935, convocó un Congreso Constituyente para promulgar una nueva Constitución. Esta presidencia interina debía durar hasta abril de 1936, fecha en la que culminaba el nuevo período presidencial iniciada por Gómez en 1931. El 19 de abril de ese año, López Contreras, a través de un mensaje al Congreso, anuncia la finalización del período, pero en vista de la situación de crisis que vivía el país, el Congreso lo ratifica en el cargo, siendo juramentado como Presidente el 26 de abril.
Ya como Presidente Constitucional, puso en libertad a los presos políticos, autorizó el regreso de los exiliados y permitió la libertad de prensa.
La llamada Generación del 28 reinició sus acciones, con el fin de lograr las transformaciones democráticas que aspiraba el pueblo venezolano. Se reactivó la Federación de Estudiantes, e igualmente se organizaron agrupaciones políticas y culturales.
clip_image002

Rafael Caldera

En el país ya existían grupos de tendencia socialdemócrata y marxista que comenzaron a organizarse. Uno de ellos fue la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) dirigida por Rafael Caldera. Estas agrupaciones tenían diferentes ideologías, pero todas coincidían en la disposición de luchar por el progreso y la democratización del país.
Sin embargo, pese a los primeros rasgos de apertura democrática demostrada por el gobierno de López Contreras, demasiado pronto se vio en la necesidad de suspender las garantías constitucionales. Esto sucedió debido a los sucesos del 14 de febrero, cuando, en una especie de fiebre de participación política que envolvió a varios sectores sociales al sentirse libres, quisieron buscar venganza y saquearon las propiedades de los gomecistas.
Como consecuencia de estos sucesos, López Contreras anunció por radio al país el llamado Programa de Febrero. Por primera vez en la historia política del país, un presidente exponía ante la nación un programa de acción del gobierno.
clip_image003

Rómulo Betancourt

Después de los sucesos del 14 de febrero se creó el Movimiento de Organización Venezolana (ORVE) y el Partido Republicano Progresista (PRP). El primero (ORVE) era promovido por Rómulo Betancourt y Jóvito Villalba. Este movimiento no tenía la intención de constituirse como partido político, sino de ser un movimiento con ideas progresistas. Años después se convirtió en partido político y algunos de sus miembros fueron los fundadores de Acción Democrática.
Al mismo tiempo, Jóvito Villalba fundó a Unión Republicana Democrática (URD). En el estado Zulia fue fundado el Bloque Nacional Democrático, promovido por Isidro Valles, Elio Montiel, Olga Luzardo y Valmore Rodríguez. Esta agrupación tenía los mismos propósitos que el PRP creado en Caracas.
La idea unificadora de los jóvenes políticos de 1936 los llevó a constituir y promover el Partido Democrático Nacional (PDN). Este nuevo partido intentó lograr su legalización, pero no fue aceptada por el gobierno al aplicarles el inciso sexto del Artículo 132 de la Constitución vigente, el cual prohibía las ideologías comunistas.
clip_image004

Jóvito Villalba

En diciembre de 1936 se produjo la primera huelga petrolera del país, cuando las empresas extranjeras que explotaban el petróleo se negaron a reconocer los sindicatos obreros. Estos exigían reivindicaciones ya que las empresas concesionarias pagaban bajos salarios, no suministraban agua potable, servicios médicos y viviendas higiénicas, entre otros beneficios, a los trabajadores. Esta huelga fue el movimiento obrero de mayor trascendencia de los ocurridos ese año 1936, ya que contó con el apoyo de todos los trabajadores del país y de los sectores progresistas de las clases media y alta. La huelga concluyó cuando el 22 de enero de 1937 el presidente de la República decretó la reanudación del trabajo. En dicho decreto también se reconocía un aumento de un (1) bolívar en el sueldo de los trabajadores petroleros. El resto de las reclamaciones no fueron atendidas.
clip_image005
De tal manera, que al aplicar la política petrolera el gobierno reforma la Ley de Hidrocarburos para obligar a las empresas extranjeras a pagar los impuestos de importación cuando trajeran productos provenientes del país, pero quedaban exoneradas de ese tributo al importar productos que fabricaban en Venezuela.
Al concluir la huelga petrolera, el gobierno dictó otro Decreto en el cual ordenaba la disolución de todos los partidos y agrupaciones políticas que se habían agrupado, especialmente la Federación Venezolana de Estudiantes.
Sin embargo, estas medidas no los detuvieron y estos continuaron trabajando clandestinamente en el país, junto con los exiliados.
El poder fue entregado por López Contreras al finalizar su período Constitucional, lo que significó el respeto a la alternabilidad establecida en la Constitución.

Límites con Colombia.

Las negociaciones para resolver el problema fronterizo con Colombia se venían realizando desde hacía más de un siglo a raíz de la disolución de la Gran Colombia en 1830. En el gobierno de López Contreras, las mismas se intensificaron hasta llegar a acuerdos recogidos de los Tratados de límites y navegación, en los que se reconocían las reclamaciones territoriales de Colombia.
El 5 de abril de 1941, el Presidente de Venezuela López Contreras y el de Colombia Eduardo Santos firmaron un tratado de límites entre ambos países, el cual puso fin a la discusión iniciada desde la separación de la Gran Colombia.
clip_image006

Eduardo Santos

El Tratado de 1941 significó un gran fracaso para Venezuela, pues representó la pérdida de más de 100.000 Km2 de territorio. Colombia llegó hasta la margen del río Orinoco en su parte alta, adueñándose de casi toda la península de la Guajira, así como de una gran parte de los Llanos de Casanare. Igualmente, el Tratado de 1941 concedió a Colombia la libre navegación por el Orinoco.
En resumen el Gobierno de Eleazar López Contreras tuvo que enfrentar el estallido de la violencia popular debido a la situación de crisis que existía en el país: problemas de educación, mucho analfabetismo; en la salud grave epidemias y enfermedades como el paludismo, tuberculosis, disentería, lepra y otras. La agricultura estaba semiabandonada, la industria se encontraba atrasada y estancada, y el comercio prácticamente en ruinas.
En el aspecto político enfrentamiento a dos corrientes políticas de acción y opinión contrapuesta. Una, representada por sectores económicos poderosos como los inversionistas extranjeros, terratenientes y grandes comerciantes. La otra, representada por el movimiento popular.

Sucesos del 14 de febrero.

El 14 de febrero de 1.936, el pueblo caraqueño realizó una gran manifestación para protestar por las medidas ordenadas por el gobierno, especialmente por la limitación impuesta a la libertad de expresión.
La multitud congregada en la plaza Bolívar fue ametrallada desde las ventanas de algunos edificios con saldo de varios muertos y heridos. Entre los muertos figuraba el estudiante Eutimio Rivas.
clip_image007

Manifestación en San Fernando de Apure

Durante esa misma tarde la manifestación era más nutrida y fue encabezada por el rector de la Universidad Central de Venezuela.
clip_image008
El gobierno ofreció castigo para los culpables, destituyó al gobernador del Distrito Federal y los de algunos estados, así como también a ministros. Además, derogó el decreto que suspendía las garantías y promulgó el "Programa de febrero".

Disolución de los partidos y expulsión de dirigentes.

Al mes de haber finalizado el conflicto petrolero, el gobierno dictó otro decreto, que ordenaba la disolución de todos los partidos y agrupaciones políticas que se habían organizado. Luego, en marzo de 1937, a través de un nuevo decreto, se expulsó del país a un numeroso grupo de dirigentes de los partidos y organizaciones disueltas. Los desterrados pertenecían a la Generación del 28.
Estas medidas no detuvieron las presiones democratizadoras, ya que éstas se generaban tanto dentro como fuera del país. Entre las actividades realizadas por los grupos opositores está la Primera Conferencia del Partido Comunista de Venezuela, en la cual se dispuso separar a esa organización del PDN y nombrar a Juan Bautista Fuenmayor como Secretario General del Partido Comunista.
En diciembre de 1937 se creó el Partido Democrático Venezolano (PDV), con el General José Rafael Gabaldón como presidente, acompañado en la directiva por Andrés Eloy Blanco, Juan Pablo Pérez Alfonso, Luis Beltrán Prieto Figueroa y otros. Este partido (PDV) también fue acusado de tener miembros comunistas.

Bibliografía recomendada.
Márquez, Trino (1992). El Estado Social en Venezuela. (Su evolución desde el Programa de Febrero de 1936 hasta la Constitución de 1961). Ediciones del Congreso de la República, Caracas - Venezuela.
Irazábal, Carlos (1974). Hacia la Democracia Pensamiento Vivo Editores, Caracas.




























Contenidos Recomendados