La Guerra de Independencia: 1820

El 25 de noviembre se firmó un armisticio por seis meses, delimitaron los territorios ocupados por cada ejército y decidieron que de reanudar hostilidades avisarían 40 días antes. En Trujillo, Sucre firmó otro armisticio en el que se decidió que no se haría más la Guerra a Muerte, que los prisioneros serían tratados con respeto y los habitantes de las poblaciones ocupadas, respetados.
clip_image001

Antonio José de Sucre

clip_image002

Pablo Morillo

El 27 de noviembre de 1.820 se produjo una entrevista entre Bolívar y Morillo en Santa Ana, en el territorio del actual estado Trujillo. En su encuentro los dos generales se abrazaron y se dirigieron a una casa del pueblo donde Morillo tenia preparado un banquete. El 28, al despedirse, dejaron un recuerdo de aquella entrevista y colocaron una gran piedra allí donde se habían estrechado por primera vez. Poco después de esta entrevista, Morillo renunció al mando del ejército español y fue sustituido por el General La Torre.
En enero de 1.821, Maracaibo, que estaba en manos españolas, decidió también ser independiente y el general Urdaneta los auxilió con un escuadrón de soldados. La Torre protestó la ruptura del Armisticio y Bolívar fijó como fecha para reanudar la guerra el 28 de abril.
Bermúdez, que se encontraba en Oriente, avanzó hasta Caracas y fue derrotado en el Calvario de Caracas. Sin embargo, este movimiento patriota fue positivo pues permitió una distracción del ejército realista, lo que facilitó la reunión de los ejércitos patriotas de Bolívar, Páez y Urdaneta. Bolívar concentró su ejército en San Carlos y los realistas ocupaban la llanura de Carabobo, por lo que Bolívar se dio cuenta que era imposible atacarlos de frente.
clip_image003

Rafael Urdaneta

Dividió entonces Bolívar el ejército en tres bandos, uno al mando de Páez, otro al mando de Cedeño y el tercero al mando de Ambrosio Plaza. Envió a Páez a atacar, dando una vuelta a la llanura. La Torre le salió al encuentro y entraron en feroz combate. Páez estaba a punto de sucumbir cuando llegó en su ayuda el escuadrón británico al mando de Fargier, quien rindió su vida en el combate, y la legión británica fue destrozada. Sin embargo, Páez hizo poner en fuga al ejército de Morales. El batallón realista se retiró a Valencia. Esta batalla, el 24 de junio de 1.821, selló la Independencia de Venezuela
Quito continuaba en poder realista. A fines de 1.820 el General León de Febres Cordero había declarado la independencia de Guayaquil. Bolívar envió a Sucre para organizar las fuerzas en la región. Bolívar dejó a Santander al mando de Colombia y se dirigió a Popayán a organizar el ejército que marcharía sobre Quito.
clip_image004El 7 de abril de 1.822, Bolívar atacó las fuerzas realistas que ocupaban Bomboná y luego de un rudo combate se izó la bandera de Colombia en la montaña de Bomboná. Poco después, el general realista Basilio García reorganizó su ejército apoyado por la población de la región y Bolívar se vio obligado a retroceder. Mientras tanto, Sucre había organizado en Ecuador un ejército de 3.000 hombres con los cuales venció a los realistas en Riobamba y avanzó sobre Quito.
El 24 de mayo de 1.822, Sucre ocupó Pichincha y allí fue atacado por el Virrey Almerich que gobernaba Quito. La lucha fue larga, pero al final Sucre obligó a Almerich a rendirse y entró triunfante a Quito. Basilio García, el general realista, al enterarse del triunfo de Sucre se rindió ante Bolívar.
En 1.822 los realistas reaccionaron y ocuparon Coro y Maracaibo. Los patriotas debían organizar un gran ejército. Esto lo hizo en Cartagena el General Montilla. Contaba con 22 buques armados con 25 cañones y 1.300 hombres. Los españoles contaban con 32 buques armados con 65 cañones y 1.600 hombres. El ejército patriota al mando del General Padilla se situó en los Puertos de Altagracia y el 24 de julio de 1.823 inició el abordaje de la flota realista. En dicha maniobra logró hundir un barco, apresó 10 más con 700 hombres y el resto de la flota realista huyó a Cuba.
El 3 de agosto de 1.823, Morales capituló y entregó a los patriotas el resto de su flota, la ciudad de Maracaibo, el Castillo de San Carlos y la Plaza de Puerto Cabello. La Batalla de Maracaibo selló la Independencia de Venezuela y Bolívar pudo de allí en adelante dirigir los esfuerzos para la independencia del Sur.
El 1º de septiembre de 1.823, Bolívar fue recibido en Lima con aclamaciones. Luego de reorganizar su ejército compuesto por 7.700 hombres, atravesó la altura de Pasco. El General Canterac salió a su encuentro y en la Pampa de Junín, el 6 de agosto de 1.824, entró en silenciosa batalla de sables en la que salió victorioso el ejército patriota. Canterac se retiró al Cuzco.
clip_image005

Simón Bolívar 1.823

Bolívar entregó el mando del ejército a Sucre y éste se acercó a Cuzco para enfrentar a los realistas. El Virrey La Serna concentró 12.000 soldados y avanzó a encontrar a Sucre, quien sólo contaba con 6.000 hombres.
Los patriotas ocuparon el cerro de Quinua y los realistas el cerro de Cordoncunca y, en la Sabana de Ayacucho se encontraron el 9 de diciembre de 1.824. Fue un triunfo para los patriotas. Con la Batalla de Ayacucho se selló la independencia de América. Sucre entregó a los españoles una capitulación que les permitía regresar a España o quedarse en América.

Tomado de:
Gil Fortoul. Historia de Venezuela, Tomo 1, M.R.E. Caracas, 1.929.
Lecuna Vicente. Bolívar y el Arte Militar. Fundación Vicente Lecuna. Nueva York, 1.955
Mudarra Miguel Ángel. Manual de Historia de Venezuela. Publicaciones Mudbell, 1.984 (Mapas)
Salcedo Bastardo J L. Historia Fundamental de Venezuela. U.C.V, Caracas, 1.979.
Bibliografía recomendada:
Domínguez, Freddy. Historia de Venezuela. Ediciones Cobo. Caracas 1.994.
Gil Fortoul, José. Historia constitucional de Venezuela. Editorial Parra León Hermanos. Caracas 1.930.
Ministerio de Educación. Programa y manual del docente para Historia de Venezuela, Séptimo y Octavo grado. Caracas 1.988.
Vargas Ponce, José. Historia de Venezuela. Editorial Romor. Caracas 1.999.

Contenidos Recomendados