BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

El Diamante - Educar Valores y el Valor de Educar. Parábolas

ADS

Parabolas e Ilustraciones para Educar en Valores

Contenidos de Parabolas e Ilustraciones

Hay un bellísimo cuento hindú de un peregrino que se quedó a pasar la noche debajo de un árbol en un bosque cercano al pueblo. En lo más profundo de las tinieblas, pues era noche cerrada sin luna ni estrellas, oyó que alguien le gritaba:
-¡La piedra! ¡La piedra!, dame la piedra preciosa, peregrino de Shiva.
El hombre se levantó, se acercó al hombre que le gritaba y le dijo:
-¿Qué piedra quieres, hermano?
-La noche pasada -le dijo el hombre con voz agitada- tuve un sueño en el que el Señor Shiva me dijo que si venía aquí esta noche encontraría a un peregrino que me daría una piedra preciosa que me haría rico para siempre.
El peregrino hurgó en su bolsa y le dio la piedra diciendo:
-La encontré en un bosque cerca del río. Puedes quedarte con ella.
El desconocido agarró la piedra y se marchó a su casa. Al llegar; abrió su mano, contempló la piedra y vio que era un enorme diamante. Durante toda la noche no pudo dormir de la emoción. Daba vueltas y vueltas en la cama sin poder conciliar el sueño. Se levantó con el alba, volvió al lugar donde había dejado al peregrino y le dijo:
- Dame, por favor, la riqueza que te permite desprenderte con tanta facilidad de un diamante.
La verdadera riqueza no consiste en amontonar cosas, sino en saberse desprender de ellas. Ya hace años que Gabriel Marcel se lamentaba de que nuestra civilización nos enseña a apoderarnos de cosas, cuando debería iniciarnos en el arte de desprendernos de ellas, porque no hay libertad ni vida real sin un aprendizaje de la desposesión.
En momentos en que impera la cultura del tener, el aparentar y el consumir, y se presenta el egoísmo como un valor fundamental, debemos cultivar con la palabra y el ejemplo el valor del desprendi­miento y de la generosidad. Asumir la vida como servicio puede ser la clave para encontrar sentido y plenitud. Es lo que le sucedió al hombre vela que comprendió que su misión de dar luz, vencer las tinieblas y encender vidas suponía el gastarse y derretirse en la en­trega.

Recuperado para fines educativos del libro:
Educar Valores y el Valor de Educar. Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada