La Moneda del General Nobunaga - Educar Valores y el Valor de Educar. Parábolas

ADSBYGOOGLE

Parabolas e Ilustraciones para Educar en Valores

Contenidos de Parabolas e Ilustraciones

Cuentan que el gran general japonés Nobunaga decidió atacar, a pesar de que su ejército era muy inferior al del enemigo que le aventajaba en una proporción de diez a uno. Nobunaga estaba seguro de la victoria, pero sus hombres se mostraban renuentes a entrar en un combate tan desigual.
Cuando marchaban al combate, se detuvieron a orar en un templo y al salir, Nobunaga reunió a sus hombres y les dijo:
- Mientras oraba, he recibido una revelación divina: voy a tirar esta moneda al aire, y si sale cara, debemos pelear con toda confianza y seguridad, pues la victoria estará de nuestro lado. Si sale cruz, no debemos ir a la batalla, pues seguro que seríamos derrotados.
Lanzó la moneda y salió cara. Los soldados estaban tan deseos de luchar y tan seguros de la victoria, que pelearon con inusitado valor y derrotaron sin problema al enemigo.
Al día siguiente, le dijo un oficial a Nobunaga:
-Ciertamente, es imposible cambiar la voluntad de los dioses.
-Por supuesto -le replicó Nobunaga- mientras le mostraba una moneda que tenía cara por ambos lados.
La victoria se logra con esfuerzo, entusiasmo y seguridad de alcanzarla. Possunt quia posse videntur (Pueden porque están seguros de que pueden) dice en La Eneida el gran poeta Virgilio de unos remeros que triunfan en una difícil com­petencia. La mayor parte de los problemas desaparecen o se achi­can con tan sólo la decisión firme de enfrentarlos. Por el contrario, si uno se acobarda, problemas y dificultades se agigantan. Muchas de las cosas que nos parecen imposibles, es porque no nos hemos propuesto de verdad lograrlas. Algunos hablan de que el secreto del éxito consiste en las tres D: Deseo, Determinación, Disciplina.
No te dejes aplastar por los problemas. Por grandes que sean, tú eres más fuerte que ellos.
Si quieres que tus alumnos triunfen, convéncete y convénce­los de que todos y cada uno de ellos pueden, de que tienes un salón de triunfadores. Borren de su diccionario la palabra fracaso. Pon a cada uno a competir consigo mismo, a vencerse más que a vencer a otros, a luchar cada día por su propia superación.

Recuperado para fines educativos del libro:
Educar Valores y el Valor de Educar. Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin