BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Puntos Sobresalientes de Éxodo 38-40

ADS

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: Éxodo 38-40

Puntos sobresalientes del libro de Éxodo 38‒40


Capítulo 38:


w12 1/9 pág. 6 ¿Valora Dios a la mujer?
2. Derecho a la educación. Al ser una de las partes implicadas en el pacto de la Ley, las mujeres podían estar presentes durante la lectura de las leyes, lo que les daba muchas oportunidades de aprender (Deuteronomio 31:12; Nehemías 8:2, 8). Asimismo podían recibir preparación para ciertas facetas de la adoración pública. Algunas probablemente desempeñaban “servicio organizado” en el tabernáculo, y otras cantaban en un coro mixto (Éxodo 38:8; 1 Crónicas 25:5, 6).
Muchas israelitas sabían cómo llevar un negocio próspero (Proverbios 31:24). Y las madres contribuían a la formación de los hijos varones hasta que se hacían adultos (Proverbios 31:1). ¡Qué diferente de otras naciones en las que solo el padre los educaba! Sin duda alguna, la mujer del antiguo Israel no carecía de educación.

w11 1/12 pág. 22 ¿Lo sabía?
¿Qué es la “fibra escarlata carmesí” que tanto se menciona en el libro de Éxodo?
▪ Según el registro bíblico, las cubiertas que formaban las paredes y la puerta de entrada de la tienda del tabernáculo —el antiguo centro de adoración de Israel— estaban hechas “de lino fino retorcido e hilo azul y lana teñida de púrpura rojiza y fibra escarlata carmesí” (Éxodo 26:1; 38:18). “Las prendas de vestir santas” de los sacerdotes también se confeccionaban con “fibra escarlata carmesí” (Éxodo 28:1-6).
El color escarlata carmesí se conseguía gracias a un tinte rojo brillante extraído de las hembras del quermes, un insecto de la familia de los coccócidos. Estos insectos viven en la coscoja (Quercus coccifera), un árbol que crece en el Oriente Medio y la costa mediterránea. Las hembras no tienen alas, y cuando están cargadas de huevos parecen bayas del tamaño de una arveja (guisante) pegadas a las hojas y ramitas de dicho árbol. Tras recogerlas a mano, se aplastan para obtener el colorante contenido en los huevos: un pigmento rojo soluble en agua, ideal para teñir. El historiador romano Plinio el Viejo incluye el escarlata carmesí entre los colores más valorados de su tiempo.

Capítulo 39:


w01 1/2 pág. 14 párrs. 2-3 ¿Cumplimos con nuestra dedicación?
2. ¿Qué significa dedicación en la Biblia? Ilústrelo.
3. ¿Cómo debe influir la dedicación en nuestra conducta?
2 Ahora bien, ¿qué significa dedicación en el sentido bíblico? Dedicar traduce un verbo hebreo que significa “mantener separado; estar separado; retirar”. En el antiguo Israel, el sumo sacerdote Aarón llevaba en el turbante “la santa señal de dedicación”, una lámina resplandeciente de oro puro en la que figuraba en hebreo la inscripción “La santidad pertenece a Jehová”. Esa señal recordaba al sumo sacerdote que debía evitar todo lo que profanara el santuario, “porque la señal de la dedicación, el aceite de la unción de su Dios, [estaba] sobre él” (Éxodo 29:6; 39:30; Levítico 21:12).
3 De este relato se desprende que la dedicación es algo importante. Implica presentarse voluntario para servir a Dios, y exige una conducta limpia. Por tanto, comprendemos por qué razón citó el apóstol Pedro estas palabras de Jehová: “Tienen que ser santos, porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15, 16). Los cristianos dedicados tenemos la enorme responsabilidad de cumplir con nuestra dedicación y de ser fieles hasta el fin. Pues bien, ¿qué conlleva la dedicación cristiana? (Levítico 19:2; Mateo 24:13.)

w07 15/5 pág. 24 párrs. 11-12 Pronto acabará todo el sufrimiento
11, 12. a) ¿Por qué no hubo lugar para el perdón cuando Adán y Eva pecaron? b) ¿Por qué no tolerará Jehová el pecado para siempre?
11 ¿Podía Jehová sencillamente haber perdonado a Adán y Eva? En este caso no cabía el perdón. Al ser perfectos, eligieron deliberadamente rechazar la soberanía de Jehová y aceptar la guía de Satanás. Por eso no hubo ninguna señal de arrepentimiento de parte de los rebeldes. Sin embargo, cuando alguien plantea esta cuestión del perdón, en realidad se pregunta por qué no rebajó Jehová su norma y toleró el pecado y la rebelión. Para hallar la respuesta, es preciso tomar en cuenta un rasgo esencial de su naturaleza: su santidad (Éxodo 28:36; 39:30).
12 En la Biblia se recalca la santidad de Jehová cientos de veces, aunque, lamentablemente, pocas personas en este mundo corrupto entienden lo que implica. Jehová es limpio y puro, y está separado de todo pecado (Isaías 6:3; 59:2). En cuanto al pecado, él ha dispuesto un medio para expiarlo, o eliminarlo, y no lo tolerará para siempre. Si Jehová estuviera dispuesto a tolerarlo por la eternidad, no nos quedaría ninguna esperanza para el futuro (Proverbios 14:12). Al debido tiempo, restaurará toda la creación a un estado de santidad. Y así habrá de ser, pues es la voluntad del Santísimo.

w01 1/2 pág. 14 párr. 2 ¿Cumplimos con nuestra dedicación?
2. ¿Qué significa dedicación en la Biblia? Ilústrelo.
2 Ahora bien, ¿qué significa dedicación en el sentido bíblico? Dedicar traduce un verbo hebreo que significa “mantener separado; estar separado; retirar”. En el antiguo Israel, el sumo sacerdote Aarón llevaba en el turbante “la santa señal de dedicación”, una lámina resplandeciente de oro puro en la que figuraba en hebreo la inscripción “La santidad pertenece a Jehová”. Esa señal recordaba al sumo sacerdote que debía evitar todo lo que profanara el santuario, “porque la señal de la dedicación, el aceite de la unción de su Dios, [estaba] sobre él” (Éxodo 29:6; 39:30; Levítico 21:12).

w07 15/5 pág. 24 párrs. 11-12 Pronto acabará todo el sufrimiento
11, 12. a) ¿Por qué no hubo lugar para el perdón cuando Adán y Eva pecaron? b) ¿Por qué no tolerará Jehová el pecado para siempre?
11 ¿Podía Jehová sencillamente haber perdonado a Adán y Eva? En este caso no cabía el perdón. Al ser perfectos, eligieron deliberadamente rechazar la soberanía de Jehová y aceptar la guía de Satanás. Por eso no hubo ninguna señal de arrepentimiento de parte de los rebeldes. Sin embargo, cuando alguien plantea esta cuestión del perdón, en realidad se pregunta por qué no rebajó Jehová su norma y toleró el pecado y la rebelión. Para hallar la respuesta, es preciso tomar en cuenta un rasgo esencial de su naturaleza: su santidad (Éxodo 28:36; 39:30).
12 En la Biblia se recalca la santidad de Jehová cientos de veces, aunque, lamentablemente, pocas personas en este mundo corrupto entienden lo que implica. Jehová es limpio y puro, y está separado de todo pecado (Isaías 6:3; 59:2). En cuanto al pecado, él ha dispuesto un medio para expiarlo, o eliminarlo, y no lo tolerará para siempre. Si Jehová estuviera dispuesto a tolerarlo por la eternidad, no nos quedaría ninguna esperanza para el futuro (Proverbios 14:12). Al debido tiempo, restaurará toda la creación a un estado de santidad. Y así habrá de ser, pues es la voluntad del Santísimo.

Capítulo 40:


ka cap. 6 págs. 106-107 párr. 60 Sacerdotes por diez siglos sin intrigas sacerdotales
60. ¿Cómo había sido prefigurado por la acción de Moisés el 1 de Nisán de 1512 a. de la E.C. que Jesús derramaría así espíritu santo?
60 De esta manera Jesucristo bautizó a sus fieles discípulos con el espíritu santo. Esto había sido prefigurado mucho tiempo antes, el 1 de Nisán de 1512 a. de la E.C. Esto fue cuando Moisés cumplió las órdenes de Jehová y ungió con aceite santo de unción a los hijos del sumo sacerdote Aarón. Acerca de esto leemos: “Entonces Jehová le habló a Moisés, diciendo: ‘En el día del primer mes, al primero del mes, has de erigir el tabernáculo de la tienda de reunión. Entonces tienes que hacer que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada de la tienda de reunión y lavarlos con agua. Y tienes que vestir a Aarón con las ofrendas de vestir santas y ungirlo y santificarlo, y así tendrá que hacerme trabajo de sacerdote. Después de eso harás que se acerquen sus hijos y tienes que vestirlos con trajes talares. Y tienes que ungirlos tal como ungiste a su padre, y así tendrán que hacerme trabajo de sacerdotes, y su unción tendrá que servirles de continuo como sacerdocio hasta tiempo indefinido durante sus generaciones.’ Y procedió Moisés a hacer conforme a todo lo que le había mandado Jehová. Hizo precisamente así.”—Éxodo 40:1, 2, 12-16.

w05 15/7 págs. 26-27 párr. 3 ¿Somos fieles en todas las cosas?
3. ¿Qué determina si somos fieles o no?
3 “Moisés como servidor fue fiel”, dice Hebreos 3:5. ¿Qué hizo del profeta Moisés un siervo fiel? Al construir e instalar el tabernáculo, “Moisés procedió a hacer conforme a todo lo que le había mandado Jehová. Hizo precisamente así” (Éxodo 40:16). Los adoradores de Jehová demostramos fidelidad sirviéndole con obediencia. Esto, por supuesto, incluye permanecer leales a él cuando atravesamos pruebas o desgracias. Sin embargo, el que superemos grandes pruebas no es el único factor que determina si somos fieles o no. Jesús dijo que “la persona fiel en lo mínimo es fiel también en lo mucho, y la persona injusta en lo mínimo es injusta también en lo mucho” (Lucas 16:10). Tenemos que ser fieles aun en asuntos que quizás parezcan triviales.

w00 15/1 pág. 15 párr. 8 “Las cosas deseables” llenan la casa de Jehová ***
8. a) ¿En qué sentido se ofreció Jesús a principios del año 29? b) ¿Qué relación especial tuvo Jesús con Jehová durante su ministerio terrestre?
8 Jesús se ofreció de hecho en el altar de la voluntad divina cuando se bautizó y Dios lo ungió con espíritu santo en el año 29 E.C. (Lucas 3:21, 22.) En realidad, este acontecimiento señaló para Jesús el principio de una vida propiciatoria que duró tres años y medio (Hebreos 10:5-10). Durante este tiempo Jesús tuvo una relación con Dios propia del que ha sido engendrado por espíritu. Ningún otro ser humano podía entender completamente esta relación singular de Jesús con su Padre celestial. Era como si una pantalla la ocultara de los ojos del entendimiento humano, tal como la pantalla impedía ver el Santo a los que estaban en el patio del tabernáculo (Éxodo 40:28).

w13 15/9 pág. 9 párr. 9 Los recordatorios de Jehová son fidedignos
9. Durante el viaje de los israelitas por el desierto, ¿cómo les recordaba Jehová que los estaba apoyando?
9 Cuando los israelitas emprendieron su viaje, que les tomaría cuarenta años, a través de un “desierto grande e inspirador de temor”, Jehová no les dijo con todo detalle cómo los iba a dirigir, proteger y cuidar. Pero sí les demostró repetidamente que podían confiar en él y en sus instrucciones. Mediante una columna de nube de día y una de fuego de noche, les recordaba que los estaba apoyando y guiando a través de aquella tierra inhóspita (Deut. 1:19; Éx. 40:36-38). También suplía sus necesidades básicas. “No les faltó nada. Sus mismísimas prendas de vestir no se gastaron, y sus pies mismos no se hincharon.” (Neh. 9:19-21.)

Referencias consultadas en: Watchtower Library 2013 CD-ROM

Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada