El secreto de la felicidad - Parabolas e Historias para Educar en Valores

Parabolas e Historias para Educar en Valores

Indice de Parabolas e Historias para Educar en Valores


Hace muchísimos años, vivía un sabio del que se decía que guardaba en un cofre el secreto de la felicidad. Los reyes y señores más poderosos de la tierra le ofrecían al sabio sus fortunas y poderes para que les mostrara el contenido del cofre. Algunos incluso intentaron arrebatarle el cofre por la fuerza, pero todos sus esfuerzos resultaron vanos pues como el hombre era muy sabio siempre se las ingeniaba para que nadie encontrara su cofre.
El buen hombre vivía cada día más feliz, mientras que aumentaba la infelicidad de todos los que, carcomidos por la envidia y la impotencia, buscaban en vano apoderarse del cofre.
Un día, se presentó ante el sabio un niño rogándole que le descubriera el secreto de la felicidad. Al ver su pureza y sencillez, el sabio le dijo:
-A ti si voy a mostrarte mis secretos. Ven conmigo y presta mucha atención. En realidad, son dos los cofres donde guardo los secretos para ser feliz. Y esos cofres son mi mente y mi corazón. Por eso nadie los ha encontrado todavía por mucho que han venido a buscarlos y han removido por la fuerza todos mis enseres y mis muebles. El gran secreto que guardan estos cofres es una serie de pasos que debes seguir en la vida si en realidad quieres ser feliz. El primer paso es reconocer la existencia de Dios en todas las cosas y, por lo tanto, debes amarlo y darle gracias por todo lo que tienes y por todo lo que te sucede. El segundo paso es quererte a ti mismo: quererte mucho y todos los días, al levantarte y al acostarte, debes repetirte una y otra vez: "yo soy importante, valgo mucho, soy capaz, soy inteligente, soy cariñoso, espero mucho de mí, no hay obstáculo que yo no pueda vencer". El tercer paso consiste en poner en práctica todo lo que dices que eres. Es decir, si piensas que eres inteligente, actúa inteligentemente; si piensas que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño a las personas que amas; si piensas que no hay obstáculos que no puedas vencer, proponte metas en tu vida y lucha por ellas hasta alcanzarlas. El cuarto paso consiste en que no debes envidiar a nadie por lo que tiene o por lo que es, pues la envidia llena el corazón de dolor y de rabia. Ellos alcanzaron sus metas, esfuérzate tú por alcanzar las tuyas. El quinto paso te exige que no albergues rencor hacia nadie en tu corazón; si alguien te hiere, perdónalo y olvida. El sexto paso es que no debes tomar las cosas que no te pertenecen; recuerda que, de acuerdo a las leyes de la naturaleza, si hoy quitas algo, mañana te quitarán a ti algo de más valor. El séptimo paso, no debes maltratar a nadie, todos los seres del mundo tenemos derecho a que se nos respete y se nos quiera. Y por último, levántate siempre con una sonrisa a flor de labios, mira a tu alrededor y descubre en todas las cosas el lado bueno y bello de la vida, piensa en todo lo que se te ha dado, en lo privilegiado que eres al tener todo lo que tienes, ayuda a los demás sin esperar nada a cambio, mira con cariño a las personas y regálales, como yo lo he hecho contigo, el secreto de la felicidad.
Un famoso proverbio inglés dice: "El objetivo de la vida es ser feliz. El lugar para ser feliz es donde usted se encuentre y el momento para ser feliz es ahora".
Si Dios nos creó a todos y a cada uno de nosotros por amor, nos creó para ser felices. Todos tenemos derecho a buscar la felicidad y a encontrarla. Lo que pasa es que la mayoría de las personas busca afanosamente la felicidad donde no se encuentra. La buscan en el dinero, en el placer, en el poder, sin sospechar que se encuentra dentro de cada uno de ellos. La clave de la felicidad está en uno mismo y en hacer lo que uno tiene que hacer del modo más perfecto posible. Se trata, en breve, de buscar la excelencia en la cotidianidad de lo que uno hace. Hacer las cosas de todos los días lo mejor posible. Donde la palabra mejor recobra toda su dimensión técnica, estética y moral.
El niño a quien el sabio le abrió los tesoros de sus cofres, me contó el secreto para ser feliz. Yo se lo he querido contar a ustedes para que lo comuniquen a otros y, sobre todo, para que practiquen en su vida los pasos de la felicidad. Empeñémonos en ser buenos y seremos felices. Hagamos con
perfección lo que tenemos que hacer y la felicidad nos llegará sola:

* * *

Un cachorro estaba afanado tratando de agarrar su propia cola. Pasó por allí un perro viejo y sabio, y al verle tan desesperado, le preguntó:
-¿Qué estás haciendo que te veo tan afanado en esa especie de gimnasia tan imposible?
-Me han dicho que la felicidad está en mi cola. Si consigo atraparla, seré
feliz.
El perro sabio le miró con mansa comprensión y le dijo:
-Es cierto que la felicidad está en la cola. Por eso, yo hago lo que tengo que hacer y voy donde tengo que ir y ella siempre me sigue.
Recuperado para fines educativos del libro:
Para Educar Valores. Nuevas Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin

Contenidos Recomendados