Puntos sobresalientes de Deuteronomio 14 a 18 - Semana del 3 de noviembre

Escuela del Ministerio Teocrático - Información para el estudio personal


Deuteronomio 14:1
*** w04 15/9 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Deuteronomio ***
14:1. Debe evitarse la automutilación, pues además de mostrar falta de respeto por el cuerpo humano, puede estar relacionada con la religión falsa (1 Reyes 18:25-28). Nuestra esperanza en la resurrección debería impedir semejantes extremos en las muestras de duelo por los muertos

Deuteronomio 14:2
*** it-1 pág. 1144 Hijo(s) de Dios ***
“Israel es mi hijo.” Cuando Jehová se dirigió a Faraón, que se creía divino e hijo del dios Ra, se refirió a Israel como “mi hijo, mi primogénito”, y le dijo al déspota egipcio: “Envía a mi hijo para que me sirva”. (Éx 4:22, 23.) Por consiguiente, Dios veía a la entera nación de Israel como su “hijo” debido a que era su pueblo escogido, una “propiedad especial, de entre todos los pueblos”. (Dt 14:1, 2.)

Deuteronomio 14:7
*** it-2 pág. 234 Liebre ***
En la ley que se dio por medio de Moisés, se prohibía comer liebres, y se las llama rumiantes. (Le 11:4, 6; Dt 14:7.) Es sabido que las liebres y los conejos no tienen un estómago dividido en varios compartimientos y no regurgitan su alimento para masticarlo de nuevo, como hacen los rumiantes. La palabra hebrea que se utiliza para rumiar significa literalmente “vomitar”. No obstante, lo que los israelitas del día de Moisés entendían por ‘rumiante’ no se basaba en la clasificación que en la actualidad han hecho los científicos. De modo que no puede juzgarse la exactitud de la declaración bíblica en función del concepto restringido y relativamente reciente de lo que es un animal rumiante, como han hecho muchos críticos

VER INFORMACIÓN COMPLETA EN EL ARCHIVO PDF


Descargar archivo en PDF con información para el estudio personal

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles