Puntos sobresalientes de Deuteronomio 23 a 27 - Escuela del Ministerio Teocrático

ADSBYGOOGLE


Escuela del Ministerio Teocrático - Información para el estudio personal

Puntos sobresalientes de Deuteronomio 23 a 27


(Deuteronomio 23:1)

”Ningún hombre a quien se haya castrado aplastándole los testículos, o que tenga cortado su miembro viril, podrá entrar en la congregación de Jehová.

*** it-2 pág. 1113 Testículos ***
La Ley también especificaba: “Ningún hombre a quien se haya castrado aplastándole los testículos, o que tenga cortado su miembro viril, podrá entrar en la congregación de Jehová”. (Dt 23:1.) Dicha ‘castración’ no se debía a un defecto congénito o a un accidente. (Compárese con Le 21:17-21; Dt 25:11, 12.) Es obvio, por lo tanto, que era una castración deliberada efectuada con fines inmorales, como la homosexualidad. A esa persona se le impedía entrar en la congregación o asociarse con ella, a fin de proteger la pureza de la misma.
La Ley ponía de relieve el respeto que Jehová siente por el derecho del hombre a tener hijos con su esposa, y por las facultades reproductivas que ha otorgado tanto al hombre como a la mujer. El matrimonio de levirato posibilitaba el que perdurasen el nombre, la línea familiar y la herencia de un hombre. (Dt 25:5-10.) Tras explicar el matrimonio de levirato, la Ley pasaba a decir que si dos hombres estaban peleando y la esposa de uno de ellos, intentando ayudar a su marido, agarraba al otro por sus partes naturales (una acción que ponía en peligro las facultades reproductivas del hombre), se le debía amputar la mano. (Dt 25:11, 12.) De modo que en este caso no se aplicaba la ley de igual por igual. (Dt 19:21.) Dios no exigía que se dañaran los órganos reproductivos de la mujer o los de su esposo. Por tanto, su unión todavía podía ser fructífera y la línea familiar del esposo podía continuar.
En lo que respecta a la congregación cristiana, no se impide la entrada a personas que hayan sido castradas, porque la Ley ha dejado de estar en vigor gracias al sacrificio de Cristo. (Col 2:13, 14.) No obstante, las leyes mencionadas muestran cómo ve Dios los órganos reproductivos, y dan a entender con claridad que sería incorrecto que una persona se sometiese a una operación que destruyese sus facultades procreativas por el mero hecho de no apreciar ese don.

VER INFORMACIÓN COMPLETA EN EL ARCHIVO PDF


Descargar archivo en PDF con información para el estudio personal

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles