Puntos sobresalientes de Deuteronomio 28 a 31 - Escuela del Ministerio Teocrático

ADSBYGOOGLE

Escuela del Ministerio Teocrático - Información para el estudio personal

Lectura de la Biblia: Deuteronomio 28 a 31 (10 min.)


(Deuteronomio 28:1)

”Y tiene que suceder que si escuchas sin falta la voz de Jehová tu Dios, y tienes cuidado de poner por obra todos sus mandamientos que te estoy mandando hoy, entonces Jehová tu Dios ciertamente te pondrá en alto por encima de todas las otras naciones de la tierra.

*** w95 15/12 pág. 26 La justicia ensalza a una nación ***
En la antigüedad, Israel era la nación elegida de Dios. Él había dado sus leyes a los israelitas y había prometido ponerlos “en alto por encima de todas las otras naciones de la tierra”, siempre y cuando escucharan su voz. (Deuteronomio 28:1.) Lo que los ensalzaba no era la justicia de ellos, sino la de Jehová. Habían recibido mandamientos infinitamente superiores a las leyes de las naciones vecinas. Dado que eran un pueblo tan imperfecto como los demás, el mérito de que sobrepasaran a las demás naciones hay que atribuirlo a que tenían la Ley superior de Jehová y la observaban cuidadosamente. Mientras obedecían las leyes de Jehová, gozaban de su favor y bendición. El rey Salomón constató este hecho durante su reinado, de modo que dijo: “La justicia es lo que ensalza a una nación, pero —advirtió— el pecado es cosa afrentosa a los grupos nacionales”. (Proverbios 14:34.)

(Deuteronomio 28:2)

Y todas estas bendiciones tienen que venir sobre ti y alcanzarte, porque sigues escuchando la voz de Jehová tu Dios:

*** w10 15/9 pág. 7 párr. 3 Busquemos con empeño la bendición de Jehová ***
(Deu. 28:1, 2). Notemos que no solo dijo a su pueblo: “estas bendiciones tienen que venir sobre ti”, sino que le aseguró: “tienen que [...] alcanzarte”, recalcando así que su cumplimiento estaba totalmente garantizado.

VER INFORMACIÓN COMPLETA EN EL ARCHIVO PDF


Descargar archivo en PDF con información para el estudio personal

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles