Puntos sobresalientes de la Biblia: 1 Reyes 1-2 | Escuela del Ministerio Teocrático: 22 de junio

ADSBYGOOGLE

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: Información para el estudio personal

Leer y Escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

Investigación para los Puntos sobresalientes de: 1 Reyes 1 y 2


(1 REYES 1:1)

“Ahora bien, el rey David se hallaba viejo, avanzado en días; y lo cubrían con prendas de vestir, pero no se calentaba.”

*** it-1 pág. 26 Abisag ***
ABISAG
Joven virgen de Sunem, pueblo situado en el territorio de Isacar, al N. de Jezreel y del monte Guilboa. (Jos 19:17-23.) Era “hermosa en extremo”, y fue escogida por los siervos de David para que llegara a ser la enfermera y compañera del rey durante sus últimos días. (1Re 1:1-4.)
Para ese tiempo, David había alcanzado los setenta años (2Sa 5:4, 5), se había debilitado y tenía poco calor corporal. Por ello, Abisag le atendía durante el día, alegrando sin duda el ambiente con su lozanía y belleza juvenil, y de noche ‘se acostaba en el seno del rey’ para darle calor, pero “el rey mismo no tuvo coito con ella”. No obstante, la actitud que Salomón manifestó más tarde con relación a Abisag indica que se la consideraba como una esposa o concubina de David, y como tal, a su muerte llegaría a pertenecerle a su heredero, según la costumbre oriental de aquel entonces.

(1 REYES 1:2)

“De modo que sus siervos le dijeron: “Que busquen una muchacha, una virgen, para mi señor el rey, y ella tendrá que atender al rey, para que llegue a ser su enfermera; y tendrá que acostarse en tu seno, y mi señor el rey ciertamente se calentará”.”

*** it-1 pág. 26 Abisag ***
ABISAG
Joven virgen de Sunem, pueblo situado en el territorio de Isacar, al N. de Jezreel y del monte Guilboa. (Jos 19:17-23.) Era “hermosa en extremo”, y fue escogida por los siervos de David para que llegara a ser la enfermera y compañera del rey durante sus últimos días. (1Re 1:1-4.)
Para ese tiempo, David había alcanzado los setenta años (2Sa 5:4, 5), se había debilitado y tenía poco calor corporal. Por ello, Abisag le atendía durante el día, alegrando sin duda el ambiente con su lozanía y belleza juvenil, y de noche ‘se acostaba en el seno del rey’ para darle calor, pero “el rey mismo no tuvo coito con ella”. No obstante, la actitud que Salomón manifestó más tarde con relación a Abisag indica que se la consideraba como una esposa o concubina de David, y como tal, a su muerte llegaría a pertenecerle a su heredero, según la costumbre oriental de aquel entonces.

(1 REYES 1:3)

“Y ellos se pusieron a buscar una muchacha hermosa por todo el territorio de Israel, y por fin hallaron a Abisag, la sunamita, y entonces la trajeron al rey.”

*** it-1 pág. 26 Abisag ***
ABISAG
Joven virgen de Sunem, pueblo situado en el territorio de Isacar, al N. de Jezreel y del monte Guilboa. (Jos 19:17-23.) Era “hermosa en extremo”, y fue escogida por los siervos de David para que llegara a ser la enfermera y compañera del rey durante sus últimos días. (1Re 1:1-4.)
Para ese tiempo, David había alcanzado los setenta años (2Sa 5:4, 5), se había debilitado y tenía poco calor corporal. Por ello, Abisag le atendía durante el día, alegrando sin duda el ambiente con su lozanía y belleza juvenil, y de noche ‘se acostaba en el seno del rey’ para darle calor, pero “el rey mismo no tuvo coito con ella”. No obstante, la actitud que Salomón manifestó más tarde con relación a Abisag indica que se la consideraba como una esposa o concubina de David, y como tal, a su muerte llegaría a pertenecerle a su heredero, según la costumbre oriental de aquel entonces.

(1 REYES 1:4)

“Y la muchacha era hermosa en extremo; y llegó a ser la enfermera del rey y siguió atendiéndolo, y el rey mismo no tuvo coito con ella.”

*** it-1 pág. 26 Abisag ***
ABISAG
Joven virgen de Sunem, pueblo situado en el territorio de Isacar, al N. de Jezreel y del monte Guilboa. (Jos 19:17-23.) Era “hermosa en extremo”, y fue escogida por los siervos de David para que llegara a ser la enfermera y compañera del rey durante sus últimos días. (1Re 1:1-4.)
Para ese tiempo, David había alcanzado los setenta años (2Sa 5:4, 5), se había debilitado y tenía poco calor corporal. Por ello, Abisag le atendía durante el día, alegrando sin duda el ambiente con su lozanía y belleza juvenil, y de noche ‘se acostaba en el seno del rey’ para darle calor, pero “el rey mismo no tuvo coito con ella”. No obstante, la actitud que Salomón manifestó más tarde con relación a Abisag indica que se la consideraba como una esposa o concubina de David, y como tal, a su muerte llegaría a pertenecerle a su heredero, según la costumbre oriental de aquel entonces.

(1 REYES 1:5)

“Durante todo ese tiempo Adonías hijo de Haguit iba alzándose, y decía: “¡Yo mismo voy a reinar!”. Y procedió a mandar que le hicieran un carro con hombres de a caballo y cincuenta hombres que corrieran delante de él.”

*** w05 1/7 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Primero de los Reyes ***
1:5. ¿Por qué intentó Adonías apoderarse del trono cuando David aún estaba vivo? La Biblia no lo dice. Sin embargo, puesto que sus hermanos mayores, Amnón y Absalón, ya estaban muertos, y probablemente había muerto el otro hijo de David, Kileab, es razonable concluir que Adonías pensaba que tenía derecho al trono por ser el mayor de los hijos que le quedaban al rey (2 Samuel 3:2-4; 13:28, 29; 18:14-17). Ya que había obtenido el apoyo de Joab, el poderoso jefe del ejército, y de Abiatar, el influyente sumo sacerdote, es probable que Adonías se sintiera seguro de que lograría su objetivo. La Biblia no dice si él sabía que David planeaba darle el trono a Salomón; sin embargo, no invitó a Salomón ni a otros siervos leales a David a “un sacrificio” (1 Reyes 1:9, 10). Tal acción da a entender que consideraba a Salomón un rival.

*** it-2 pág. 693 Precursor ***
En Oriente era costumbre que delante del carro real fueran corredores para preparar y anunciar la llegada del rey, así como para prestarle ayuda. (1Sa 8:11.) Por eso Absalón y Adonías hicieron que 50 corredores fueran delante de sus carros personales, a fin de imitar la dignidad real, así como para añadir prestigio y aparente aprobación a sus respectivas rebeliones. (2Sa 15:1; 1Re 1:5; véase CORREDORES.)

(1 REYES 1:9)

“Andando el tiempo, junto a la piedra de Zohélet, que está al lado de En-roguel, Adonías celebró un sacrificio de ovejas y reses vacunas y [animales] cebados, y procedió a invitar a todos sus hermanos los hijos del rey, y a todos los hombres de Judá los siervos del rey;”

(1 REYES 1:41)

“Y Adonías y todos los invitados que estaban con él llegaron a oírlo, cuando ellos mismos habían acabado de comer. Cuando Joab llegó a oír el sonido del cuerno, en seguida dijo: “¿Qué significa el ruido del pueblo en alboroto?”.”

*** it-1 pág. 1067 Guihón ***
Más tarde, Guihón fue el lugar donde se ungió a Salomón como rey por mandato de David. Aunque la ruidosa procesión de gente que seguía gozosamente a Salomón de regreso a la ciudad no era visible desde el manantial llamado En-roguel, a unos 700 m. de Guihón, sí pudieron oírla con facilidad el presuntuoso Adonías y sus invitados mientras banqueteaban en En-roguel. (1Re 1:9, 10, 33-41.)

*** it-2 pág. 70 Jerusalén ***
Estos dos lugares estaban lo suficientemente cerca uno del otro (c. 700 m.) como para que Adonías y los que conspiraban con él oyeran el sonido del cuerno y de las celebraciones que se llevaban a cabo en Guihón. (1Re 1:5-9, 32-41.)

(1 REYES 1:52)

“A esto dijo Salomón: “Si llega a ser hombre valiente, no caerá ni un solo cabello suyo a tierra; pero si se hallara lo malo en él, entonces tendrá que morir”.”

*** it-1 págs. 381-382 Cabello ***
La declaración: ‘No perecerá (o caerá) ni un cabello de su cabeza’, garantiza una total y completa protección y seguridad. (Lu 21:18; 1Sa 14:45; 2Sa 14:11; 1Re 1:52; Hch 27:34.)

(1 REYES 2:5)

“”Y también tú mismo bien sabes lo que me hizo Joab hijo de Zeruyá en lo que hizo a dos jefes de los ejércitos de Israel, a Abner hijo de Ner y a Amasá hijo de Jéter, cuando los mató y colocó la sangre de guerra en tiempo de paz y puso la sangre de guerra sobre su cinto que estaba alrededor de sus caderas y en sus sandalias que estaban sobre sus pies.”

*** it-2 págs. 929-930 Sandalia ***
David ordenó a Salomón que castigase a Joab, quien “puso la sangre de guerra [...] en sus sandalias” en tiempo de paz, una declaración simbólica con la que se indicaba la culpa de sangre de Joab por haber matado a los generales Abner y Amasá. (1Re 2:5, 6.)

(1 REYES 2:7)

“”Y para con los hijos de Barzilai el galaadita debes ejercer bondad amorosa, y ellos tienen que hallarse entre los que coman a tu mesa; porque de esa manera se acercaron a mí cuando huí de delante de Absalón tu hermano.”

*** it-1 pág. 514 Comida ***
Uso figurado. El comer con alguien simbolizaba amistad y paz entre las personas que compartían la comida. Por lo tanto, si alguien tenía el privilegio de comer con regularidad en la mesa de un rey, era especialmente favorecido y disfrutaba de la confianza del monarca. (1Re 2:7.)

(1 REYES 2:10)

“Entonces yació David con sus antepasados y fue enterrado en la Ciudad de David.”

*** it-2 pág. 1006 Sepultura ***
Sin embargo, la frecuente expresión ‘yacer, o ser enterrado, con los antepasados’, no implica necesariamente ser enterrado en su misma sepultura, pues esta expresión se usa con relación a personas a las que, obviamente, no se enterró en el mismo lugar que a sus antepasados. (Gé 15:15; Dt 31:16; 32:50; 1Re 2:10; Hch 13:36.) Por lo tanto, debe referirse a su entrada común en el Seol (Hades), la sepultura común de la humanidad.

*** it-2 pág. 1008 Sepultura ***
En 1 Reyes 2:10 se dice que se enterró a David en “la Ciudad de David”, y al parecer llegó a ser una costumbre enterrar en ese lugar a los reyes de Judá. De los veinte reyes que ocuparon el trono después de David, se especifica que doce fueron enterrados en la Ciudad de David, si bien no todos en “las sepulturas de los reyes”. El registro bíblico dice específicamente que a Jehoram, Joás (Jehoás) y Acaz no se les enterró en ellas. (2Cr 21:16, 20; 24:24, 25; 28:27.) En lugar de ser una tumba común compuesta de varias cámaras, es posible que “las sepulturas de los reyes” se refiriera a una zona concreta dentro de la Ciudad de David donde estaban ubicadas las tumbas conmemorativas de los reyes. El rey Asá fue enterrado en una “grandiosa sepultura que él había excavado para sí en la Ciudad de David” (2Cr 16:14), y a Ezequías se le enterró “en la subida a las sepulturas de los hijos de David”. (2Cr 32:33.) El rey Uzías, que murió leproso, fue enterrado “con sus antepasados, pero en el campo de entierro que pertenecía a los reyes, porque dijeron: ‘Es leproso’”. Esto da a entender que su cuerpo se enterró en el suelo, en lugar de ser depositado en una tumba excavada en la roca. (2Cr 26:23.)

(1 REYES 2:15)

“Y él continuó: “Tú misma bien sabes que la gobernación real había de llegar a ser mía, y era hacia mí hacia quien todo Israel había fijado su rostro para que yo llegara a ser rey; pero la gobernación real dio vuelta y llegó a ser de mi hermano, porque de parte de Jehová llegó a ser suya.”

*** it-1 pág. 55 Adonías ***
No obstante, después de la muerte de David, Adonías indujo a Bat-seba a mediar entre él y Salomón para que este le diese como esposa a Abisag, la joven asistenta y compañera de David. El que Adonías declarase: “La gobernación real había de llegar a ser mía, y era hacia mí hacia quien todo Israel había fijado su rostro para que yo llegara a ser rey”, indica que se sentía privado de lo que era su derecho, a pesar de que reconoció abiertamente haber visto la mano de Dios en el asunto. (1Re 2:13-21.) Si bien es posible que con esta solicitud solo pretendiera obtener alguna compensación por la pérdida del reino, dio a entender con claridad que las llamas de la ambición todavía ardían dentro de él, puesto que, según una costumbre del antiguo Oriente, las esposas y concubinas de un rey solo podían llegar a pertenecer a su sucesor legal. (Compárese con 2Sa 3:7; 16:21.) Así es como interpretó Salomón la petición que hizo Adonías por medio de su madre, y por eso ordenó que se le diera muerte, orden que Benaya cumplió sin demora. (1Re 2:22-25.)

(1 REYES 2:17)

“Y él pasó a decir: “Por favor, di a Salomón el rey (porque él no volverá tu rostro [de sí]) que me dé a Abisag la sunamita por esposa”.”

*** w05 1/7 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Primero de los Reyes ***
1:49-53; 2:13-25. ¿Por qué mandó Salomón que se diera muerte a Adonías después que lo había perdonado? Cuando Adonías le pidió a Bat-seba que le solicitara al rey que le entregara a Abisag como esposa, ella no se dio cuenta del verdadero motivo por el que él lo hacía, pero Salomón sí lo percibió. Aunque David no había tenido relaciones sexuales con la bella Abisag, era considerada su concubina. Según la costumbre de aquellos días, ella solo podía pertenecer al heredero legal de David. Adonías tal vez pensó que si conseguía a Abisag como esposa, podría hacer otro intento de apoderarse de la corona. Salomón interpretó la petición de Adonías como una manifestación de su ambición de conseguir el trono y, por eso, retiró el perdón.

*** it-1 págs. 26-27 Abisag ***
El relato acerca de Abisag viene inmediatamente antes del relato sobre el intento de Adonías —probablemente el mayor de los hijos que le quedaban a David— de apoderarse de la corona. Es posible que se presenten en este orden para facilitar la comprensión de la subsiguiente acción de Adonías durante el reinado de Salomón. Después de ascender al trono, Salomón concedió un perdón condicional a Adonías. Entonces este persuadió a Bat-seba para que le pidiera a su hijo Salomón que le diera a Abisag como esposa. El rey, convencido de que la solicitud de Adonías no se debía solo a la belleza de Abisag, sino que más bien delataba un esfuerzo sutil por fortalecer su supuesto derecho al trono, reaccionó con enojo, le retiró el perdón y ordenó que le dieran muerte. (1Re 2:13-25.)

*** it-1 pág. 55 Adonías ***
No obstante, después de la muerte de David, Adonías indujo a Bat-seba a mediar entre él y Salomón para que este le diese como esposa a Abisag, la joven asistenta y compañera de David. El que Adonías declarase: “La gobernación real había de llegar a ser mía, y era hacia mí hacia quien todo Israel había fijado su rostro para que yo llegara a ser rey”, indica que se sentía privado de lo que era su derecho, a pesar de que reconoció abiertamente haber visto la mano de Dios en el asunto. (1Re 2:13-21.) Si bien es posible que con esta solicitud solo pretendiera obtener alguna compensación por la pérdida del reino, dio a entender con claridad que las llamas de la ambición todavía ardían dentro de él, puesto que, según una costumbre del antiguo Oriente, las esposas y concubinas de un rey solo podían llegar a pertenecer a su sucesor legal. (Compárese con 2Sa 3:7; 16:21.) Así es como interpretó Salomón la petición que hizo Adonías por medio de su madre, y por eso ordenó que se le diera muerte, orden que Benaya cumplió sin demora. (1Re 2:22-25.)

*** it-2 pág. 848 Rey ***
Esposas y propiedades. Una de las costumbres matrimoniales y familiares de los reyes de Judá era la de tener muchas esposas y concubinas, aunque la Ley estipulaba que el rey no debía multiplicar el número de sus esposas. (Dt 17:17.) Las concubinas se consideraban propiedad de la corona y pasaban al sucesor del trono junto con los derechos y las propiedades del rey. El casarse o apoderarse de una de las concubinas del difunto rey equivalía a reclamar públicamente el trono. Por consiguiente, el que Absalón tuviera relaciones con las concubinas de su padre, el rey David, y el que Adonías pidiese como esposa a Abisag, la enfermera y compañera de David en los días de su vejez, equivalía a reclamar el trono. (2Sa 16:21, 22; 1Re 2:15-17, 22.) Estas acciones se consideraban traiciones.

*** it-2 pág. 910 Salomón ***
La solicitud sediciosa de Adonías. No transcurrió mucho tiempo antes de que Salomón tuviese que actuar para cumplir las instrucciones de David con respecto a Joab. Esto se debió a la acción de Adonías, quien todavía manifestaba ambición a pesar de la misericordia que le había mostrado Salomón. Adonías abordó a la madre de Salomón con las palabras: “Tú misma bien sabes que la gobernación real había de llegar a ser mía, y era hacia mí hacia quien todo Israel había fijado su rostro para que yo llegara a ser rey; pero la gobernación real dio vuelta y llegó a ser de mi hermano, porque de parte de Jehová llegó a ser suya”. Adonías reconoció que Jehová estaba detrás de la entronización de Salomón; sin embargo, la solicitud que hizo después de estas palabras fue otra tentativa astuta de usurpar la gobernación real. Le pidió a Bat-seba: “Por favor, di a Salomón el rey [...] que me dé a Abisag la sunamita por esposa”. Debió pensar que tenía suficientes partidarios, además del apoyo de Joab y Abiatar, de manera que si tomaba a Abisag, considerada concubina de David —aunque no tuvo relaciones con ella—, podía empezar un levantamiento que podría derrotar a Salomón. La costumbre era que las esposas y concubinas de un rey pasasen a ser propiedad de su sucesor, por lo que se consideraba que tomarlas equivalía a reclamar el trono. (Compárese con 2Sa 16:21, 22.) Cuando Bat-seba, que no había discernido la doble intención de Adonías, transmitió su solicitud a Salomón, este inmediatamente lo interpretó como un intento de conseguir la gobernación real y envió en seguida a Benaya para que diese muerte a Adonías. (1Re 2:13-25.)

(1 REYES 2:22)

“Ante esto, el rey Salomón respondió y dijo a su madre: “¿Y por qué estás solicitando a Abisag la sunamita para Adonías? Solicita también para él la gobernación real (porque es mi hermano que es mayor que yo), aun para él y para Abiatar el sacerdote y para Joab hijo de Zeruyá”.”

*** it-1 págs. 26-27 Abisag ***
El relato acerca de Abisag viene inmediatamente antes del relato sobre el intento de Adonías —probablemente el mayor de los hijos que le quedaban a David— de apoderarse de la corona. Es posible que se presenten en este orden para facilitar la comprensión de la subsiguiente acción de Adonías durante el reinado de Salomón. Después de ascender al trono, Salomón concedió un perdón condicional a Adonías. Entonces este persuadió a Bat-seba para que le pidiera a su hijo Salomón que le diera a Abisag como esposa. El rey, convencido de que la solicitud de Adonías no se debía solo a la belleza de Abisag, sino que más bien delataba un esfuerzo sutil por fortalecer su supuesto derecho al trono, reaccionó con enojo, le retiró el perdón y ordenó que le dieran muerte. (1Re 2:13-25.)

*** it-1 pág. 55 Adonías ***
Si bien es posible que con esta solicitud solo pretendiera obtener alguna compensación por la pérdida del reino, dio a entender con claridad que las llamas de la ambición todavía ardían dentro de él, puesto que, según una costumbre del antiguo Oriente, las esposas y concubinas de un rey solo podían llegar a pertenecer a su sucesor legal. (Compárese con 2Sa 3:7; 16:21.) Así es como interpretó Salomón la petición que hizo Adonías por medio de su madre, y por eso ordenó que se le diera muerte, orden que Benaya cumplió sin demora. (1Re 2:22-25.)

*** it-1 pág. 521 Concubina ***
Después que Salomón fue entronizado, Adonías, su hermano mayor, que ya había intentado conseguir el trono, se dirigió a la madre de Salomón, Bat-seba, con estas palabras: “Tú misma bien sabes que la gobernación real había de llegar a ser mía”, y luego le solicitó que pidiera al rey que le diera por esposa a Abisag la sunamita, que al parecer era una esposa o concubina de David. Salomón contestó con enfado: “Solicita también para él la gobernación real”, y mandó que se diera muerte a Adonías, lo que probó que había interpretado su solicitud como un intento de conseguir el trono. (1Re 1:5-7; 2:13-25.)

*** it-2 pág. 848 Rey ***
Esposas y propiedades. Una de las costumbres matrimoniales y familiares de los reyes de Judá era la de tener muchas esposas y concubinas, aunque la Ley estipulaba que el rey no debía multiplicar el número de sus esposas. (Dt 17:17.) Las concubinas se consideraban propiedad de la corona y pasaban al sucesor del trono junto con los derechos y las propiedades del rey. El casarse o apoderarse de una de las concubinas del difunto rey equivalía a reclamar públicamente el trono. Por consiguiente, el que Absalón tuviera relaciones con las concubinas de su padre, el rey David, y el que Adonías pidiese como esposa a Abisag, la enfermera y compañera de David en los días de su vejez, equivalía a reclamar el trono. (2Sa 16:21, 22; 1Re 2:15-17, 22.) Estas acciones se consideraban traiciones.

(1 REYES 2:26)

“Y a Abiatar el sacerdote el rey dijo: “¡Vete a Anatot a tus campos! Pues mereces la muerte; pero en este día no te daré muerte, porque llevaste el arca del Señor Soberano Jehová delante de David mi padre, y porque sufriste aflicción durante todo el tiempo que mi padre sufrió aflicción”.”

*** it-1 pág. 21 Abiatar ***
Si se tiene en cuenta que Abiatar aguantó muchas penalidades en compañía de David durante el tiempo en que este huía de Saúl y también durante la rebelión de Absalón, y que, por consiguiente, disfrutó de la confianza, la amistad y el favor de David durante unas cuatro décadas, sorprende verle unirse a otro hijo de David, Adonías, en una conspiración posterior para apoderarse del trono. El complot fracasó a pesar de contar con el apoyo de Joab, el jefe del ejército, y se nombró rey a Salomón, al cual el leal sacerdote Sadoc ungió de acuerdo con las órdenes de David. (1Re 1:7, 32-40.) Jonatán, el hijo de Abiatar, un corredor que había llevado las noticias a David durante la insurrección de Absalón, fue entonces a avisar a Adonías de que el complot había fracasado. El rey Salomón no tomó acción inmediata contra Abiatar, pero cuando los hechos mostraron que el complot todavía no había terminado, ordenó que mataran a Adonías y a Joab, y desterró de Jerusalén al sacerdote Abiatar, diciéndole: “¡Vete a Anatot a tus campos! Pues mereces la muerte; pero en este día no te daré muerte, porque llevaste el Arca del Señor Soberano Jehová delante de David mi padre, y porque sufriste aflicción durante todo el tiempo que mi padre sufrió aflicción”. (1Re 2:26.)

*** it-1 pág. 21 Abiatar ***
Sin embargo, 1 Reyes 2:26 muestra que Salomón envió a Abiatar a sus campos de Anatot, y aunque estos no estaban lejos de Gabaón, la orden de Salomón indica que a Abiatar se le excluía de toda participación activa en el sacerdocio.

*** it-1 pág. 134 Anatot ***
y fue allí donde Salomón desterró a Abiatar, con lo que se puso fin a la línea de sumos sacerdotes de la casa de Elí. (1Re 2:26.)

(1 REYES 2:27)

“De modo que Salomón expulsó a Abiatar para que no rindiera servicio como sacerdote de Jehová, para cumplir la palabra de Jehová que él había hablado contra la casa de Elí en Siló.”

*** it-1 pág. 21 Abiatar ***
Entonces se asignó a Sadoc para que reemplazara a Abiatar en su puesto sacerdotal, de modo que el sumo sacerdocio pasó de nuevo a la línea de Eleazar, el hijo de Aarón, y la línea sacerdotal de la casa de Elí terminó por completo, en cumplimiento de la profecía registrada en 1 Samuel 2:31. (1Re 2:27; 1Sa 3:12-14.)

(1 REYES 2:34)

“Entonces Benaya hijo de Jehoiadá procedió a subir, y se arrojó sobre él y le dio muerte; y llegó a ser enterrado en su propia casa en el desierto.”

*** it-2 pág. 1007 Sepultura ***
El lugar podía estar cerca del dueño, como en el jardín. (1Sa 25:1; 1Re 2:34; 2Re 21:25, 26.) La expresión “junto a su casa” no quiere decir dentro del edificio, como se ve al comparar 2 Crónicas 33:20 con 2 Reyes 21:18.

(1 REYES 2:39)

“Y al cabo de tres años aconteció que dos esclavos de Simeí se fueron huyendo a donde Akís hijo de Maacá el rey de Gat; y unas personas vinieron a referírselo a Simeí, y dijeron: “¡Mira! Tus esclavos están en Gat”.”

*** it-1 pág. 994 Gat ***
Durante el reinado de David, Gat y sus pueblos dependientes llegaron a estar en manos de los israelitas. (1Cr 18:1.) Cuando David huyó de Absalón, había 600 guititas entre los que se fueron con él. (2Sa 15:18.) Mientras reinaba Salomón, Akís todavía era rey de Gat. (1Re 2:39-41.) Seguramente era un príncipe vasallo, no un rey en el sentido común de la palabra. (Véase SEÑORES DEL EJE.) Más tarde, Rehoboam, el sucesor de Salomón, reedificó y fortificó esa ciudad. (2Cr 11:5-8.)

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para
Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)