Puntos sobresalientes de la Biblia: 2 Samuel 22-23-24 | Escuela del Ministerio Teocrático: 15 de Junio

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: Información para el estudio personal

Leer y Escuchar la lectura de la Biblia en JW.org:


Investigación para los Puntos sobresalientes de 2 SAMUEL 22-24


(2 SAMUEL 22:8)

“Y la tierra empezó a sacudirse de aquí para allá, y a mecerse; los fundamentos mismos de los cielos se agitaron, y siguieron sacudiéndose de aquí para allá, porque él se había encolerizado.”

*** it-1 pág. 478 Cielo ***
En 2 Samuel 22:8-15 David al parecer usa una tremenda tormenta para representar el efecto de la intervención de Dios a su favor para librarle de sus enemigos. La intensidad de esta tormenta simbólica agita el fundamento de los cielos, que ‘se doblan hacia abajo’ con nubes bajas y oscuras. Compárese con los fenómenos de una tormenta literal descritos en Éxodo 19:16-18 y también con las expresiones poéticas registradas en Isaías 64:1, 2.

(2 SAMUEL 22:10)

“Y procedió a doblar los cielos hacia abajo, y a descender; y había densas tinieblas debajo de sus pies.”

*** it-1 pág. 478 Cielo ***
En 2 Samuel 22:8-15 David al parecer usa una tremenda tormenta para representar el efecto de la intervención de Dios a su favor para librarle de sus enemigos. La intensidad de esta tormenta simbólica agita el fundamento de los cielos, que ‘se doblan hacia abajo’ con nubes bajas y oscuras. Compárese con los fenómenos de una tormenta literal descritos en Éxodo 19:16-18 y también con las expresiones poéticas registradas en Isaías 64:1, 2.

(2 SAMUEL 22:11)

“Y vino cabalgando sobre un querubín, y vino volando; y fue visible sobre las alas de un espíritu.”

*** it-2 pág. 773 Querubín ***
De manera simbólica, los querubines eran “la representación del carro” sobre el que Jehová montaba (1Cr 28:18), y las alas de los querubines conferían tanto protección como rapidez al viajar. En consonancia con eso, en una canción poética David aludió a la rapidez con la que Jehová fue en su ayuda diciendo que “vino cabalgando sobre un querubín, y vino volando [...] sobre las alas de un espíritu”. (2Sa 22:11; Sl 18:10.)

(2 SAMUEL 22:12)

“Entonces puso una oscuridad en torno suyo como cabañas, aguas oscuras, espesas nubes.”

*** it-1 pág. 380 Cabaña ***
Jehová dice que mora en una cabaña de nubes cuando desciende temporalmente del cielo a la Tierra. Allí se oculta su majestuosa omnipotencia y de allí proceden los estallidos del trueno. (Sl 18:9, 11; 2Sa 22:10, 12; Job 36:29.)

(2 SAMUEL 22:26)

“Con alguien leal tú actuarás en lealtad; con el poderoso, exento de falta, tratarás de un modo exento de falta;”

*** w10 1/6 pág. 26 Jehová siempre actúa con lealtad ***
La respuesta se encuentra en 2 Samuel 22:26. Demostrando su gran fe en Jehová Dios, David dijo: “Con alguien leal tú actuarás en lealtad”. Estas hermosas palabras indican que, aunque los hombres le fallaran, sabía que su Padre celestial jamás lo haría.
Analicemos este versículo un poco más. La expresión “actuarás en lealtad” es la traducción de un verbo hebreo que también puede verterse “actuarás en bondad amorosa”. Por tanto, la verdadera lealtad está inseparablemente ligada al amor y la bondad. Esto nos garantiza que Jehová nunca abandonará a quienes le son leales, pues el amor lo mantiene unido a ellos.
Otro detalle importante es que la lealtad no es simplemente un sentimiento: es una cualidad que se manifiesta con acciones. Por eso, el versículo indica que Jehová ‘actúa en lealtad’, es decir, que sus actos demuestran que es un Dios leal. Y el fiel rey David lo sabía por experiencia propia: durante los momentos más difíciles de su vida, Jehová siempre se mantuvo a su lado, protegiéndolo y guiándolo. En efecto, lo libró “de la mano de todos sus enemigos”, como bien reconoció David, lleno de agradecimiento (2 Samuel 22:1).
Y en nuestro caso, ¿se cumplirán las palabras de 2 Samuel 22:26? Recordemos que Jehová no cambia (Santiago 1:17). Él es siempre fiel a sus principios y jamás deja de cumplir sus promesas. Y una de ellas es la que registró David: “Jehová [...] no dejará a los que le son leales” (Salmo 37:28).
Así es, Dios valora nuestra lealtad. Aprecia muchísimo que le obedezcamos fielmente y espera que imitemos su ejemplo siendo leales con quienes nos rodean (Efesios 4:24; 5:1). Si así lo hacemos, podemos estar seguros de que él nunca nos va a dejar. Puede que otros nos fallen cuando más los necesitemos, pero Jehová no: él nos ayudará a superar cualquier dificultad. Con razón la Biblia lo llama “el Leal” (Revelación [Apocalipsis] 16:5). ¿No es cierto que deseamos acercarnos cada día más a él?
[Nota]
Las palabras de 2 Samuel 22:26 (muy parecidas a las del Salmo 18:25) se traducen así en cierta versión: “Con quien te ama, eres todo amor” (Biblia de América).

*** w02 15/8 pág. 5 ¿A quién debemos ser leales? ***
La lealtad verdadera es una muestra de amor
El rey David le oró a Jehová Dios: “Con alguien leal tú actuarás en lealtad” (2 Samuel 22:26). La palabra hebrea que se traduce “lealtad” en ese texto transmite la idea de bondad que se adhiere amorosamente a un objeto hasta que su propósito con relación a él se ha realizado. Como una madre que amamanta a su hijo, Jehová se apega amorosamente a quienes le son leales. Refiriéndose a sus siervos fieles del antiguo Israel, aseguró: “¿Puede una esposa olvidarse de su niño de pecho, de modo que no tenga piedad al hijo de su vientre? Hasta estas mujeres pueden olvidar; no obstante, yo mismo no me olvidaré de ti” (Isaías 49:15). Los que están dispuestos a poner la lealtad a Dios por encima de cualquier otra cosa cuentan con la garantía de su cuidado amoroso.

*** w92 15/11 pág. 19 Sirva a Jehová lealmente ***
¿Qué significa ser leal?
3 La canción de liberación de David nos da esta consoladora seguridad: “Con alguien leal tú [Jehová] actuarás en lealtad”. (2 Samuel 22:26.) El adjetivo hebreo ja•sídh se puede traducir “leal” o “de bondad amorosa”. (Salmo 18:25, nota.) El sustantivo jé•sedh comunica la idea de bondad que se adhiere amorosamente a algo o a alguien hasta que se realiza el propósito pretendido. Jehová expresa esta clase de bondad a sus siervos y también la recibe de ellos. Esta lealtad justa y santa se traduce “bondad amorosa” y “amor leal”. (Génesis 20:13; 21:23.) En las Escrituras Griegas la palabra “lealtad” conlleva la idea de santidad y reverencia, según el sustantivo ho•si•ó•tes y el adjetivo hó•si•os. Esta lealtad implica fidelidad y devoción, y significa ser devoto y cuidadoso cumplidor de todos los deberes relacionados con Dios. Ser leal a Jehová significa adherirse a él con una devoción tan intensa que actúa como si se tratara de un fuerte pegamento.
4 Jehová muestra su lealtad de muchas maneras. Por ejemplo, dicta juicio contra los inicuos debido al amor leal que le tiene a su pueblo y su lealtad a la justicia y la rectitud. (Revelación 15:3, 4; 16:5.) La lealtad a su pacto con Abrahán hizo que ejerciera gran paciencia con los israelitas. (2 Reyes 13:23.) Los que son leales a Dios pueden contar con su ayuda hasta el final de su vida leal y pueden tener la seguridad de que él los recordará. (Salmo 37:27, 28; 97:10.) A Jesús lo fortaleció saber que no se dejaría su alma en el Seol debido a que era el principal “leal” de Dios. (Salmo 16:10; Hechos 2:25, 27.)

(2 SAMUEL 22:35)

“Está adiestrando mis manos para la guerra; y mis brazos han doblado un arco de cobre.”

*** it-1 pág. 188 Armas, armadura ***
La expresión “un arco de cobre” es probable que se refiera a un arco de madera montado en cobre. (2Sa 22:35.)

(2 SAMUEL 22:36)

“Y tú me darás tu escudo de salvación, y tu humildad es lo que me hace grande.”

*** w12 15/11 pág. 17 párr. 7 Comportémonos como “uno de los menores” ***
Esta cualidad de Jehová le causó una honda impresión a David. Por eso le cantó: “Tú me darás tu escudo de salvación, y tu humildad es lo que me hace grande” (2 Sam. 22:36). El salmista consideraba que cualquier grandeza que él tuviera en Israel se debía a que Dios era humilde, pues condescendía —o se dignaba— a prestarle atención (Sal. 113:5-7). Y nuestro caso no es diferente. A fin de cuentas, ¿qué cualidad, capacidad o privilegio tenemos que no hayamos recibido de Jehová? (1 Cor. 4:7.) Entonces, ¿por qué es “grande” quien se comporta como “uno de los menores”? En parte, porque llega a ser un siervo de Jehová más valioso (Luc. 9:48).

*** w10 15/9 pág. 14 párr. 11 La unidad identifica a la religión verdadera ***
Cabe notar que Jehová es un excelente ejemplo de humildad, pues se digna a tratar con nosotros, que somos tan imperfectos. David le dijo a Dios: “Tu humildad es lo que me hace grande” (2 Sam. 22:36).

*** w04 1/11 pág. 29 Qué significa para nosotros la humildad de Jehová ***
Qué significa para nosotros la humildad de Jehová
DAVID fue un hombre que sufrió adversidades. Tuvo que soportar malos tratos a manos de su celoso suegro, el rey Saúl, quien intentó matarlo con una lanza en tres ocasiones y lo persiguió sin tregua por años, obligándolo a convertirse en un fugitivo (1 Samuel 18:11; 19:10; 26:20). Sin embargo, Dios estuvo de su parte, pues no solo lo libró de Saúl, sino también del resto de sus enemigos. Podemos, por tanto, comprender los sentimientos de David cuando cantó: “Jehová es mi peñasco y mi plaza fuerte y el Proveedor de escape para mí. Y tú [Jehová] me darás tu escudo de salvación, y tu humildad es lo que me hace grande” (2 Samuel 22:2, 36). Puesto que David alcanzó cierta grandeza en Israel, ¿qué tuvo que ver la humildad de Jehová con ello?
Cuando las Escrituras dicen que Jehová es humilde, no dan a entender que esté limitado en algún aspecto o que deba sumisión a alguien. Más bien, esta hermosa cualidad indica que siente una profunda compasión por aquellos seres humanos que de veras se esfuerzan por conseguir su aprobación, y que les muestra misericordia. En Salmo 113:6, 7 leemos: “[Jehová] está condescendiendo en tender la vista sobre cielo y tierra, y levanta al de condición humilde desde el polvo mismo”. Tal ‘condescender’ quiere decir que “se inclina para ver” o que “se humilla para mirar” (La Nueva Biblia Latinoamérica, 1995; La Biblia de las Américas). Así pues, Jehová ‘se inclinó’ o ‘se humilló’ desde los cielos para prestar atención a David, un hombre imperfecto, pero humilde, que deseaba servirle. Por eso, David nos asegura: “Jehová es alto, y, no obstante, al humilde lo ve” (Salmo 138:6). La misericordia, paciencia y compasión con que Dios lo trató debería reconfortar a todo el que procura cumplir la voluntad divina.

*** it-1 pág. 1187 Humildad ***
Una cualidad de Dios. Jehová Dios dice de sí mismo que es humilde. No se trata de que sea inferior en algo ni de que deba sumisión a nadie. Su humildad radica en que ejerce misericordia y gran compasión para con los humildes pecadores. El que hasta se interese en los pecadores y haya provisto a su Hijo como sacrificio por los pecados de la humanidad es una expresión de su humildad. Jehová Dios ha permitido la iniquidad durante unos seis mil años, así como que la humanidad viniese a la existencia a pesar de que su padre Adán había pecado. Por su bondad inmerecida, mostró misericordia a la descendencia de Adán, dándoles la oportunidad de alcanzar la vida eterna. (Ro 8:20, 21.) Todo ello pone de manifiesto la humildad de Dios, junto con sus otras excelentes cualidades.
El rey David vio y apreció esta cualidad en la bondad inmerecida que Dios ejerció con él. Después que Jehová le había librado de la mano de todos sus enemigos, cantó: “Tú me darás tu escudo de salvación, y tu humildad es lo que me hace grande”. (2Sa 22:36; Sl 18:35.) Aunque Jehová se sienta en su lugar ensalzado en los más altos cielos y con la máxima dignidad, sin embargo, puede decirse: “¿Quién es como Jehová nuestro Dios, aquel que está haciendo su morada en lo alto? Está condescendiendo en tender la vista sobre cielo y tierra, y levanta al de condición humilde desde el polvo mismo; ensalza al pobre del mismísimo pozo de cenizas, para hacer que se siente con nobles, con los nobles de su pueblo”. (Sl 113:5-8.)

(2 SAMUEL 22:41)

“Y en cuanto a mis enemigos, ciertamente me darás [su] cerviz; a los que me odian intensamente... a ellos también reduciré a silencio.”

*** it-1 pág. 464 Cerviz, cuello ***
Por lo tanto, ‘tener la mano en la cerviz’ de los enemigos quería decir conquistarlos o subyugarlos. (Gé 49:8; 2Sa 22:41; Sl 18:40.) Con un significado similar, en inscripciones egipcias y asirias se representaba a los monarcas pisando los cuellos de sus enemigos en la batalla. Josué también ordenó a los comandantes de su ejército: “Salgan acá. Coloquen sus pies sobre la cerviz de estos reyes”. (Jos 10:24.)

*** it-2 pág. 691 Posturas y ademanes ***
Colocar la mano o el pie en la espalda o cerviz de los enemigos era una forma simbólica de referirse a la derrota de un enemigo, su fuga, persecución y captura. (Gé 49:8; Jos 10:24; 2Sa 22:41; Sl 18:40.)

(2 SAMUEL 23:2)

“El espíritu de Jehová fue lo que habló por mí, y su palabra estuvo sobre mi lengua.”

*** si pág. 102 párr. 10 Libro bíblico número 19: Salmos ***
Da amplio testimonio de la autenticidad de estas antiquísimas canciones de alabanza a Jehová su completa conformidad con lo restante de las Escrituras. Los escritores de las Escrituras Griegas Cristianas citaron muchas veces del libro de Salmos. (Sal. 5:9 [Rom. 3:13]; Sal. 10:7 [Rom. 3:14]; Sal. 24:1 [1 Cor. 10:26]; Sal. 50:14 [Mat. 5:33]; Sal. 78:24 [Juan 6:31]; Sal. 102:25-27 [Heb. 1:10-12]; Sal. 112:9 [2 Cor. 9:9].) David mismo dijo en su último cántico: “El espíritu de Jehová fue lo que habló por mí, y su palabra estuvo sobre mi lengua”. Era ese espíritu lo que había funcionado en él desde el día en que Samuel lo ungió. (2 Sam. 23:2; 1 Sam. 16:13.) Además, los apóstoles citaron de los Salmos. Pedro se refirió a “la escritura, que el espíritu santo habló de antemano por boca de David”, y el escritor de la carta a los Hebreos, al citar varias veces de los Salmos, indicó que los pasajes citados eran declaraciones procedentes de Dios, o los introdujo con las palabras: “así como dice el espíritu santo”. (Hech. 1:16; 4:25; Heb. 1:5-14; 3:7; 5:5, 6.)

(2 SAMUEL 23:3)

“El Dios de Israel dijo, me habló la Roca de Israel: ‘Cuando el que gobierna sobre la humanidad es justo, gobernando en el temor de Dios,”

*** w09 1/5 pág. 14 Las figuras retóricas de la Biblia: ¿le gustaría comprenderlas? ***
La Biblia también compara a Jehová con cosas inanimadas; dice, por ejemplo, que es “la Roca de Israel”, un “peñasco” y una “plaza fuerte” (2 Samuel 23:3; Salmo 18:2; Deuteronomio 32:4). ¿Qué idea transmiten todas estas imágenes? Que, al igual que una roca grande y sólida, Dios es un refugio seguro para nosotros.

*** w95 15/12 pág. 26 La justicia ensalza a una nación ***
La justicia ensalza a una nación
TRAS varios días lluviosos, ¡qué alegría da levantarse con un sol radiante y un cielo despejado! Al haber embebido el terreno la lluvia, la vegetación crece con lozanía. Mediante esta escena, Jehová representó las bendiciones de un gobierno justo. Dijo al rey David: “Cuando el que gobierna sobre la humanidad es justo, gobernando en el temor de Dios, entonces es como la luz de la mañana, cuando brilla el sol, una mañana sin nubes. Del resplandor, de la lluvia, hay hierba procedente de la tierra”. (2 Samuel 23:3, 4.)

*** it-1 pág. 1203 Ilustraciones ***
Los profetas emplearon a menudo palabras y expresiones con un valor metafórico al referirse a una persona o a un grupo de personas. Por ejemplo, a Jehová se le llama “la Roca de Israel”, un “peñasco” y una “plaza fuerte”, obviamente para transmitir la idea de que es una fuente estable de seguridad. (2Sa 23:3; Sl 18:2.)

(2 SAMUEL 23:4)

“entonces es como la luz de la mañana, cuando brilla el sol, una mañana sin nubes. Del resplandor, de la lluvia, hay hierba procedente de la tierra’.”

*** w95 15/12 pág. 26 La justicia ensalza a una nación ***
La justicia ensalza a una nación
TRAS varios días lluviosos, ¡qué alegría da levantarse con un sol radiante y un cielo despejado! Al haber embebido el terreno la lluvia, la vegetación crece con lozanía. Mediante esta escena, Jehová representó las bendiciones de un gobierno justo. Dijo al rey David: “Cuando el que gobierna sobre la humanidad es justo, gobernando en el temor de Dios, entonces es como la luz de la mañana, cuando brilla el sol, una mañana sin nubes. Del resplandor, de la lluvia, hay hierba procedente de la tierra”. (2 Samuel 23:3, 4.)

(2 SAMUEL 23:8)

“Estos son los nombres de los hombres poderosos que pertenecían a David: Joseb-basébet tahkemonita, el cabeza de los tres. Estuvo blandiendo su lanza sobre ochocientos que fueron muertos de una sola vez.”

*** w05 1/10 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro de Primero de las Crónicas ***
11:11. ¿Por qué aquí se cifran los muertos en 300 y no en 800, como dice el relato paralelo de 2 Samuel 23:8? El principal de los tres hombres más valientes de David era Jasobeam, o Joseb-basébet. Los otros dos eran Eleazar y Samah (2 Samuel 23:8-11). La diferencia tal vez estribe en que los dos relatos narran proezas distintas realizadas por el mismo hombre.

*** it-2 pág. 129 Joseb-basébet ***
JOSEB-BASÉBET
Cabeza de los tres hombres poderosos más sobresalientes de David. (2Sa 23:8.) En 1 Crónicas 11:11 se le llama Jasobeam, posiblemente la forma más correcta. Segundo de Samuel 23:8 presenta otras dificultades debidas a la transcripción, que han hecho necesario corregir el texto masorético hebreo, un tanto confuso (donde al parecer dice: “Era Adino el eznita”), para que lea “Estuvo blandiendo su lanza” (NM). Muchas versiones modernas ofrecen una lectura similar (CI; EMN; FS; RH; Val, 1989). De este modo, Samuel concuerda con el registro de las Crónicas y con el estilo de escritura que caracteriza a esta sección. Se está hablando de “los tres”, pero si se introduce otro nombre, Adino, hay cuatro. Además, se rememoran las hazañas de los tres hombres poderosos, pero si la derrota de los ochocientos se atribuye a un cuarto personaje, no se mencionaría la de Joseb-basébet (Jasobeam). (Véase JASOBEAM núm. 2.)
Cabe la posibilidad de que la hazaña que se atribuye a Joseb-basébet en 2 Samuel 23:8 no sea la misma que se narra en 1 Crónicas 11:11, lo que explicaría por qué Samuel dice que murieron 800, mientras que el relato de Crónicas da la cifra de 300.

(2 SAMUEL 23:11)

“Y después de él fue Samah hijo de Agué el hararita. Y los filisteos procedieron a reunirse en Lehí, donde sucedió que había entonces una porción del campo llena de lentejas; y el pueblo mismo huyó a causa de los filisteos.”

*** it-2 pág. 202 Lehí ***
Más tarde, según la lectura de muchas traducciones, Samah derribó a gran cantidad de filisteos reunidos en Lehí. (2Sa 23:11, 12; NM; Str; Val; VP.) No obstante, el término hebreo la•jai•yáh significa literalmente “en una aldea de tiendas”, pero debido a un ligero cambio en la puntuación vocálica, se ha traducido “en Lehí”.

(2 SAMUEL 23:15)

“Después de un rato David expresó su deseo vehemente y dijo: “¡Ay, que pudiera yo beber del agua de la cisterna de Belén que está a la puerta!”.”

*** it-1 pág. 303 Belén ***
Tiempo después, mientras era fugitivo, David anheló beber del agua de la cisterna de Belén, que en aquel entonces estaba bajo el control de una guarnición filistea. (2Sa 23:14, 15; 1Cr 11:16, 17.) Hoy día aún hay tres pozos en la parte septentrional de la ciudad.

(2 SAMUEL 23:16)

“Ante esto, los tres hombres poderosos se abrieron paso por fuerza en el campamento de los filisteos y sacaron agua de la cisterna de Belén que está a la puerta, y vinieron llevándola y trayéndosela a David; y él no consintió en beberla, sino que se la derramó a Jehová.”

*** lv cap. 7 pág. 77 párr. 7 ¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? ***
Alguien que comprendió muy bien los principios que había detrás de la ley divina sobre la sangre fue David, “varón agradable [a Dios]” (Hechos 13:22). En una ocasión comentó que estaba muerto de sed. Al oírlo, tres de sus hombres se abrieron paso por la fuerza en el campamento enemigo, sacaron agua de una cisterna y se la llevaron a David. ¿Cómo reaccionó él? Exclamó: “¿Beberé yo la sangre de los hombres que fueron a riesgo de sus almas?”. A los ojos de David, esa agua equivalía a la sangre, o la vida, de aquellos guerreros. Por eso, aunque tenía mucha sed, “se la derramó a Jehová” (2 Samuel 23:15-17).

(2 SAMUEL 23:17)

“Y pasó a decir: “¡Es inconcebible de parte mía, oh Jehová, que yo haga esto! ¿[Beberé yo] la sangre de los hombres que fueron a riesgo de sus almas?”. Y no consintió en beberla. Estas son las cosas que hicieron los tres hombres poderosos.”

*** lv cap. 7 pág. 77 párr. 7 ¿Damos a la vida el mismo valor que le da Dios? ***
Alguien que comprendió muy bien los principios que había detrás de la ley divina sobre la sangre fue David, “varón agradable [a Dios]” (Hechos 13:22). En una ocasión comentó que estaba muerto de sed. Al oírlo, tres de sus hombres se abrieron paso por la fuerza en el campamento enemigo, sacaron agua de una cisterna y se la llevaron a David. ¿Cómo reaccionó él? Exclamó: “¿Beberé yo la sangre de los hombres que fueron a riesgo de sus almas?”. A los ojos de David, esa agua equivalía a la sangre, o la vida, de aquellos guerreros. Por eso, aunque tenía mucha sed, “se la derramó a Jehová” (2 Samuel 23:15-17).

*** w05 15/5 pág. 19 Puntos sobresalientes del libro de Segundo de Samuel ***
23:15-17. David tenía tanto respeto por la ley de Dios acerca de la vida y la sangre que en esta ocasión se abstuvo de hacer algo que tan solo parecía ser una violación de dicha ley. Esa es la actitud que debemos cultivar para con todos los mandatos divinos.

*** si pág. 63 párr. 26 Libro bíblico número 10: 2 Samuel ***
David expresa el deseo: “¡Ay, que pudiera yo beber del agua de la cisterna de Belén que está a la puerta!” (23:15). Ante eso, los tres hombres poderosos se abren paso en el campamento filisteo, sacan agua de la cisterna, y vuelven a David con ella. Pero David rehúsa beberla. En vez de eso, la derrama en la tierra, diciendo: “¡Es inconcebible de parte mía, oh Jehová, que yo haga esto! ¿Beberé yo la sangre de los hombres que fueron a riesgo de sus almas?” (23:17). Para él el agua equivale a la sangre vital que ellos han arriesgado por ella.

(2 SAMUEL 23:23)

“Aunque era distinguido hasta más que los treinta, no llegó al nivel de los tres; pero David lo nombró a su propia guardia de corps.”

*** it-1 pág. 1052 Guardia ***
La palabra hebrea misch•má•ʽath, que se traduce “súbditos” en Isaías 11:14, significa básicamente “oyentes” y se usa para designar a la guardia de corps de David (2Sa 23:23; 1Cr 11:25) y a la guardia de corps de Saúl, de la que David había sido jefe. (1Sa 22:14.)

(2 SAMUEL 23:33)

“Samah el hararita, Ahiam hijo de Sarar el hararita,”

*** it-2 pág. 899 Sagué ***
SAGUÉ
Hararita cuyo hijo Jonatán fue uno de los hombres poderosos de David. (1Cr 11:26, 34.) El pasaje paralelo que se halla en 2 Samuel 23:32, 33, lee: “Jonatán, Samah el hararita”. Normalmente se concuerda en que por alguna razón se perdió la frase “hijo de”, con la que el pasaje diría “Jonatán [hijo de] Samah el hararita”. Se cree que este último nombre era otra manera de llamar a Sagué.

(2 SAMUEL 23:34)

“Elifélet hijo de Ahasbai hijo del maacatita, Eliam hijo de Ahitofel el guilonita,”

*** it-1 pág. 74 Ahasbai ***
AHASBAI
Maacatita; su “hijo” Elifélet fue un guerrero sobresaliente de David. (2Sa 23:34.) La Maacá de la que procedía Ahasbai pudo ser o bien Abel-bet-maacá, en el territorio de Neftalí, o bien el reino sirio de Maacá. (2Sa 20:14; 10:6, 8.) En la lista paralela de 1 Crónicas 11:35, 36 aparece el nombre Ur en lugar de Ahasbai.

*** it-1 pág. 112 Amiel ***
3. Padre de Bat-seba, la esposa de Urías, a quien más tarde David tomó para sí. (1Cr 3:5.) En 2 Samuel 11:3 se le llama Eliam, nombre que sencillamente se forma transponiendo los componentes del nombre Amiel y que significa “Dios del Pueblo”. Es probable que fuera hijo de Ahitofel el guilonita, consejero de David que luego le traicionó. (2Sa 23:34; 15:31.)

*** it-1 pág. 791 Eliam ***
2. Uno de los hombres poderosos de David que fue hijo de Ahitofel. (2Sa 23:34.) Quizás se trate del mismo que el núm. 1, lo que significaría que Bat-seba era nieta de Ahitofel.

(2 SAMUEL 24:1)

“Y la cólera de Jehová volvió a ponerse ardiente contra Israel, cuando uno incitó a David contra ellos, diciendo: “Anda, toma la cuenta de Israel y Judá”.”

*** w05 15/5 pág. 19 Puntos sobresalientes del libro de Segundo de Samuel ***
24:1. ¿Por qué fue un pecado tan grave el que David tomara la cuenta del pueblo? Hacer un censo no estaba en sí prohibido por la Ley (Números 1:1-3; 26:1-4). La Biblia no dice qué objetivo tenía David al contar al pueblo. No obstante, 1 Crónicas 21:1 indica que fue Satanás quien lo incitó a hacerlo. En cualquier caso Joab, su jefe del ejército, sabía que la decisión de David de hacer un censo del pueblo era desacertada y trató de disuadirlo.

*** w92 15/7 pág. 5 ¿Se contradice la Biblia? ***
▪ ¿Quién impulsó a David a realizar un censo de los israelitas?
Segundo de Samuel 24:1 dice: “La cólera de Jehová volvió a ponerse ardiente contra Israel, cuando uno incitó a David [o: “cuando David fue incitado”, nota] contra ellos diciendo: ‘Anda, toma la cuenta de Israel y Judá’”. Pero no fue Jehová quien incitó al rey David a pecar, pues 1 Crónicas 21:1 dice: “Satanás [o: “un resistidor”, nota] procedió a levantarse contra Israel y a incitar a David a numerar a Israel”. Dios estaba descontento con los israelitas y por ello permitió que Satanás el Diablo les hiciera incurrir en ese pecado. Por esta razón, 2 Samuel 24:1 lo pone como si lo hubiera hecho Dios mismo. Es interesante cómo traduce este versículo la versión Torres Amat: “Encendióse de nuevo el furor del Señor contra Israel; y así permitió para su daño que David mandase hacer el censo de toda la gente de Israel y de Judá”.

*** it-1 pág. 1232 Inscripción ***
La nefasta inscripción de David. A finales del reinado del rey David, se llevó a cabo otra inscripción, con consecuencias nefastas. El relato de 2 Samuel 24:1 dice: “Y la cólera de Jehová volvió a ponerse ardiente contra Israel, cuando uno incitó a David contra ellos, diciendo: ‘Anda, toma la cuenta de Israel y Judá’”. En el relato no se identifica quién incitó a David. ¿Fue algún consejero humano? ¿Fue Satanás? ¿Acaso fue Dios? Primero de las Crónicas 21:1 ayuda a resolver la cuestión, pues dice: “Satanás procedió a levantarse contra Israel y a incitar a David a numerar a Israel”. Esa manera de traducir el texto de la Traducción del Nuevo Mundo concuerda con el texto hebreo y con traducciones al griego, siriaco y latín, así como con otras versiones, como, por ejemplo, BJ, CI, MK, NC, Val.
No obstante, según se indica en la nota al pie de la página correspondiente a 1 Crónicas 21:1, el término hebreo sa•tán también se puede traducir “resistidor”. La Biblia de la Casa de Alba lo traduce: “un Satán”; la nota de la Versión Moderna lee: “un adversario”. De modo que cabe la posibilidad de que quien impulsó a David a optar por este proceder nefasto fuese un mal consejero humano.
Una nota al pie de la página correspondiente a 2 Samuel 24:1 muestra que este texto se podría traducir: “Y la cólera de Jehová volvió a ponerse ardiente contra Israel, cuando él incitó a David contra ellos”. La Versión Popular traduce este versículo del siguiente modo: “El Señor volvió a encenderse en ira contra los israelitas, e incitó a David contra ellos, ordenándole que hiciera un censo de Israel y Judá”. Por consiguiente, algunos comentaristas opinan que quien incitó a David a hacer el censo fue Jehová. Su ‘cólera contra Israel’, según este punto de vista, precedió al censo y se debió a sus recientes rebeliones contra Jehová y en oposición a su rey nombrado, David, cuando siguieron al ambicioso Absalón y después a un hombre que no servía para nada: Seba, hijo de Bicrí. (2Sa 15:10-12; 20:1, 2.) Esta opinión podría concordar con el punto de vista de que Satanás, o algún mal consejero humano, incitó a David a cometer ese acto, si se entiende que Jehová permitió a propósito que se incitara a David al retirarle su protección. (Compárese con 1Re 22:21-23; 1Sa 16:14; véase PRESCIENCIA, PREDETERMINACIÓN [Respecto a determinadas personas].)
Por parte de David, puede que haya habido malos motivos debido al orgullo y a la confianza que tenía en la magnitud de su ejército, en lugar de manifestar una completa confianza en Jehová. De todas formas, se hace patente que el principal motivo de David en esta ocasión no era glorificar a Dios.

(2 SAMUEL 24:3)

“Pero Joab dijo al rey: “Que aun añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces más de lo que son mientras lo estén viendo los mismos ojos de mi señor el rey. Pero en cuanto a mi señor el rey, ¿por qué se ha deleitado en esta cosa?”.”

*** it-1 pág. 1232 Inscripción ***
Joab pone objeciones. Cuando a Joab, el general de David, se le ordenó que hiciese la inscripción, presentó la siguiente objeción: “Que aun añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces más de lo que son mientras lo estén viendo los mismos ojos de mi señor el rey. Pero en cuanto a mi señor el rey, ¿por qué se ha deleitado en esta cosa?”. (2Sa 24:3.) Las palabras de Joab dan a entender que la fuerza de la nación no dependía de números, sino de Jehová, quien podía multiplicarlos si era su voluntad.

(2 SAMUEL 24:5)

“Entonces cruzaron el Jordán y se pusieron a acampar en Aroer, a la derecha de la ciudad que está en medio del valle torrencial, hacia los gaditas, y a Jazer.”

*** it-1 pág. 192 Aroer ***
Fue en esta ciudad donde al parecer empezó el censo que David mandó hacer y que luego siguió realizándose en Dan-jaán, Tiro y Sidón, al N., y más tarde pasó al S., a Beer-seba, en el Négueb. (2Sa 24:4-8.) La mención de la “ciudad que está en medio del valle torrencial” coincide con referencias similares hechas en Deuteronomio 2:36 y Josué 13:9, 16. Algunos opinan que esta ciudad innominada corresponde a Khirbet el-Medeiyineh, a unos 11 Km. al SE. de Aroer.

(2 SAMUEL 24:9)

“Joab entonces dio al rey el número de la inscripción del pueblo; e Israel ascendió a ochocientos mil hombres valientes que sacaban espada, y los hombres de Judá eran quinientos mil hombres.”

*** w92 15/7 pág. 5 ¿Se contradice la Biblia? ***
▪ ¿Cómo se pueden conciliar las distintas cantidades de israelitas y judaítas que aparecen en el censo que hizo David?
En 2 Samuel 24:9 aparecen las cifras de 800.000 israelitas y 500.000 judaítas, mientras que en 1 Crónicas 21:5 se dan las cantidades de 1.100.000 combatientes en Israel y 470.000 en Judá. El rey tenía a su servicio permanente 288.000 guerreros, distribuidos en 12 grupos de 24.000, cada uno de los cuales servía un mes al año. Había además 12.000 sirvientes de los 12 príncipes de las tribus, lo que hace un total de 300.000. Al parecer, la cifra de 1.100.000 de 1 Crónicas 21:5 incluye a los 300.000 ya alistados, mientras que 2 Samuel 24:9 no los cuenta. (Números 1:16; Deuteronomio 1:15; 1 Crónicas 27:1-22.) En cuanto a Judá, parece que 2 Samuel 24:9 incluyó a 30.000 hombres de un destacamento de observación situado en las fronteras filisteas que no fueron contados en las cifras de 1 Crónicas 21:5. (2 Samuel 6:1.) Si tenemos en cuenta que los relatos de 2 Samuel y 1 Crónicas son obras de dos escritores con puntos de vista y objetivos diferentes, podemos conciliar las cifras sin dificultad.

*** it-1 págs. 1232-1233 Inscripción ***
Según 1 Crónicas 21:5, el recuento reveló que Israel tenía 1.100.000 hombres y Judá, 470.000. El informe de 2 Samuel 24:9 menciona 800.000 hombres de Israel y 500.000 de Judá. Algunos atribuyen la diferencia a un error del escriba. Sin embargo, no es prudente llegar a esta conclusión cuando no se conocen bien las circunstancias, el sistema de recuento que empleó u otros factores. Es posible que los dos relatos hayan calculado la cifra desde puntos de vista distintos. Por ejemplo, tal vez se contasen u omitiesen los miembros del ejército permanente o sus oficiales. Puede ser que diferentes métodos de cálculo hayan ocasionado una variación a la hora de incluir a ciertos hombres bajo Judá o bajo Israel. Es posible que el capítulo 27 de 1 Crónicas sea un ejemplo de uno de esos casos. En él se citan 12 divisiones que estaban al servicio del rey, nombrando a Leví, las dos medias tribus de Manasés y todas las demás tribus, excepto las de Gad y Aser. Esto quizás se debió a que en aquel tiempo a los hombres de Gad y Aser se les contó bajo otros cabezas, o es posible que se deba a otras razones que no constan en el registro.

(2 SAMUEL 24:11)

“Cuando David procedió a levantarse por la mañana, la palabra misma de Jehová vino a Gad el profeta, el hombre de visiones de David, diciendo:”

*** it-1 pág. 1165 Hombre de visiones ***
No todos los profetas de Jehová eran hombres de visiones. Sin embargo, a Gad se le llamó “profeta” y también “el hombre de visiones de David”, pues por lo menos algunos de los mensajes que Dios le dio debieron ser visiones con instrucciones o consejos para el rey David. (2Sa 24:11; 1Cr 21:9.)

(2 SAMUEL 24:13)

“Por consiguiente, Gad entró a donde David y le informó y le dijo: “¿Deben venirte siete años de hambre en tu país, o tres meses de huir tú delante de tus adversarios, con ellos persiguiéndote, o debe haber tres días de peste en tu país? Ahora sabe y ve lo que responderé a Aquel que me envió”.”

*** it-1 pág. 1233 Inscripción ***
El juicio de Jehová. Gad, el profeta de Jehová, fue enviado a David, quien había autorizado el censo, para darle a escoger una de estas tres formas de castigo: un hambre que durara tres años, la espada de los enemigos de Israel que abatiera a Israel por tres meses o una peste durante tres días. Confiando en la misericordia de Dios más bien que en la del hombre, David escogió “[caer] en la mano de Jehová”; murieron 70.000 personas debido a la peste que les sobrevino. (1Cr 21:10-14.)
Aquí se halla otra variación entre los relatos de Samuel y de las Crónicas. El relato de 2 Samuel 24:13 hace referencia a siete años de hambre y 1 Crónicas 21:12 menciona tres. (La Septuaginta griega dice “tres” en el relato de Samuel.) Una de las explicaciones propuestas es que los siete años a los que se alude en 2 Samuel en parte fueron una extensión de los tres años de hambre que sufrieron debido al pecado de Saúl y su casa contra los gabaonitas. (2Sa 21:1, 2.) El año en curso (la inscripción tomó nueve meses y veinte días, 2Sa 24:8) sería el cuarto, y tres años más harían siete. Aunque también es posible que la diferencia se haya debido a un error de un copista, hay que decir de nuevo que antes de llegar a tal conclusión se debería tener un conocimiento completo de todos los hechos y circunstancias.

(2 SAMUEL 24:17)

“Y David procedió a decir a Jehová, cuando vio al ángel que estaba derribando al pueblo, sí, procedió a decir: “Mira que yo soy el que he pecado y yo soy el que he hecho mal; pero estas ovejas... ¿qué han hecho ellas? Venga tu mano, por favor, sobre mí y sobre la casa de mi padre”.”

*** w05 15/5 pág. 19 Puntos sobresalientes del libro de Segundo de Samuel ***
24:17. David sintió pesar de que su pecado acarreara sufrimiento a toda la nación. El pecador arrepentido debe sentir remordimiento por la deshonra que su acción puede haber supuesto para la congregación.

(2 SAMUEL 24:24)

“Sin embargo, el rey dijo a Arauna: “No, sino que sin falta te la compraré por precio; y no ofreceré a Jehová mi Dios sacrificios quemados sin costo”. Por consiguiente, David compró la era y el ganado vacuno por cincuenta siclos de plata.”

*** it-1 pág. 174 Arauna ***
ARAUNA
Jebuseo dueño de la era que compró el rey David para edificar un altar a Jehová. Esta acción fue el medio que Dios indicó para poner fin al azote provocado por el censo del pueblo que realizó David. (2Sa 24:16-25; 1Cr 21:15-28.)
Por lo visto, Arauna ofreció gratis el lugar, junto con el ganado y los utensilios de madera para el sacrificio, pero David insistió en pagar un precio. Según el registro de 2 Samuel 24:24, David compró la era y el ganado vacuno por 50 siclos de plata (110 dólares [E.U.A.]), mientras que de acuerdo con el relato de 1 Crónicas 21:25, David pagó por el lugar 600 siclos de oro (77.000 dólares [E.U.A.]). El escritor de Segundo de Samuel trata solo de la compra del lugar donde se ubicaría el altar y de los materiales para el sacrificio efectuado, por lo que parece que el precio de compra al que hace referencia se limita a esto. Por otra parte, el escritor de Primero de las Crónicas considera los asuntos en relación con el templo que se construiría más tarde en el lugar, y relaciona la compra con la construcción. (1Cr 22:1-6; 2Cr 3:1.) Puesto que la extensión del recinto del templo era muy grande, parece que la suma de 600 siclos de oro se aplicó a la compra de esta zona extensa, más bien que solo a la pequeña porción necesitada para el altar que David edificó en un principio.

*** it-1 pág. 518 Compra ***
Cuando el rey David quiso comprar la era de Arauna (Ornán), este hombre tuvo la amabilidad de ofrecérsela gratis. Sin embargo, David insistió en pagarle la suma de 50 siclos de plata (110 dólares [E.U.A.]) por el lugar inmediato al altar más los materiales necesarios para los sacrificios.

*** it-1 pág. 518 Compra ***
(2Sa 24:21-24;


Núm. 1: 2 Samuel 22:21-32 (3 min. o menos)


(2 Sam. 22:21-32) Jehová me recompensa conforme a mi justicia; conforme a la limpieza de mis manos me lo paga. 22 Porque he guardado los caminos de Jehová, y no me he apartado inicuamente de mi Dios. 23 Pues todas sus decisiones judiciales están enfrente de mí; y en cuanto a sus estatutos, no me desviaré de ellos. 24 Y resultaré exento de falta para con él, y ciertamente me guardaré de error de parte mía. 25 Y que me lo pague Jehová conforme a mi justicia, conforme a mi limpieza enfrente de sus ojos. 26 Con alguien leal tú actuarás en lealtad; con el poderoso, exento de falta, tratarás de un modo exento de falta; 27 con el que se mantiene limpio te mostrarás limpio, y con el torcido tú actuarás como simple. 28 Y a la gente humilde la salvarás; pero tus ojos están contra los altivos, [para] rebajar[los]. 29 Pues tú eres mi lámpara, oh Jehová, y es Jehová quien hace brillar mi oscuridad. 30 Pues por ti puedo correr contra una partida merodeadora; por mi Dios puedo trepar un muro. 31 En cuanto al Dios [verdadero], perfecto es su camino; el dicho de Jehová es refinado. Escudo es a todos los que se refugian en él. 32 Porque ¿quién es un Dios fuera de Jehová, y quién es una roca fuera de nuestro Dios?

Núm. 2: Caín. Tema: La manera como tomemos un consejo dice mucho de nosotros (it-1 pág. 387) (5 min.)


***it-1 pág. 387 Caín***
CAÍN
(Algo Producido).
El primer niño nacido en la Tierra de la pareja humana original, Adán y Eva.
Después del nacimiento de Caín, Eva dijo: “He producido un hombre con la ayuda de Jehová”. (Gé 4:1.) ¿Significaban estas palabras que Eva pensaba que podía ser la mujer predicha que produciría la descendencia por medio de la que vendría la liberación? (Gé 3:15.) Si ese fue el caso, estaba muy equivocada. Sin embargo, tenía razón para decir que Caín había sido producido “con la ayuda de Jehová” porque Dios no les había retirado la facultad de reproducción y porque, cuando la juzgó, le dijo que ‘daría a luz hijos’, aunque con dolores de parto. (Gé 3:16.)
Caín se hizo cultivador del suelo, y “al cabo de algún tiempo”, tanto él como Abel, su hermano más joven, le presentaron ofrendas a Jehová, pues sintieron la necesidad de ganarse el favor divino. Sin embargo, Dios “no miraba con ningún favor” la ofrenda de Caín, compuesta de “algunos frutos del suelo”. (Gé 4:2-5; compárese con Nú 16:15; Am 5:22.) Aunque se ha señalado que el registro no especifica que la ofrenda de Caín fuese de los frutos más selectos, mientras que sí dice que la de Abel era de los “primogénitos de su rebaño, aun sus trozos grasos”, el problema no radicaba en la calidad de los productos que Caín ofreció. Más bien, como se registra en Hebreos 11:4, la ofrenda de Caín carecía de la motivación de la fe, que fue lo que hizo aceptable el sacrificio de Abel. El que Dios no viera la ofrenda de Caín con favor pudo haberse debido también a que era incruenta, mientras que la de Abel representaba una vida derramada.
No se especifica cómo se hizo la distinción entre la ofrenda aprobada y la que no lo era, pero debió ser evidente tanto para Caín como para Abel. Jehová, que lee el corazón del hombre (1Sa 16:7; Sl 139:1-6), conocía la actitud incorrecta de Caín, que se manifestó con claridad una vez fue rechazado su sacrificio. Entonces empezó a mostrar abiertamente las “obras de la carne”, entre ellas, ‘enemistades, contiendas, celos y arrebatos de cólera’. (Gál 5:19, 20.) Jehová mostró a este hombre resentido que podía ensalzarse si sencillamente se dirigía a hacer lo bueno. Pudo haberse humillado y haber imitado el ejemplo aprobado de su hermano, pero prefirió pasar por alto el consejo divino de lograr dominar el deseo pecaminoso que ‘estaba agazapado a la entrada’ deseando con vehemencia someterle. (Gé 4:6, 7; compárese con Snt 1:14, 15.) Este proceder irrespetuoso fue la “senda de Caín”. (Jud 11.)
Más tarde, Caín le dijo a su hermano: “Vamos allá al campo”. (Gé 4:8.) (Aunque estas palabras no figuran en el texto masorético, varios manuscritos hebreos tienen en este punto el signo de omisión, y sí se encuentran en el Pentateuco Samaritano, la Versión de los Setenta, la Versión Peshitta siriaca y algunos textos latinos antiguos.) Caín atacó a Abel en el campo y lo mató, de modo que llegó a ser el primer asesino humano. Como tal, se podía decir que “se originó del inicuo”, el “padre” de los homicidas y de la mentira. (1Jn 3:12; Jn 8:44.) La respuesta endurecida de Caín a la pregunta de Jehová de dónde estaba Abel fue otra prueba de su actitud; no fue esta una expresión de arrepentimiento ni remordimiento, sino más bien una réplica mentirosa: “No sé. ¿Soy yo el guardián de mi hermano?”. (Gé 4:9.)
La sentencia de destierro del suelo que Dios impuso a Caín significó su expulsión de las cercanías del jardín de Edén, y la maldición que ya existía sobre la tierra se incrementaría en su caso, de tal modo que la tierra no respondería a su cultivo. Caín se lamentó por la severidad de su castigo y expresó su inquietud ante la posibilidad de que se vengase el asesinato de Abel, pero ni aun entonces manifestó arrepentimiento sincero. Jehová “estableció una señal para Caín” con el fin de evitar que lo matasen, aunque no se dice si esta señal o marca estaba de alguna manera sobre su persona. La “señal” probablemente era el mismo decreto solemne de Dios, que los demás conocían y respetaban. (Gé 4:10-15; compárese con el Gé 4 vs. 24, donde Lamec se refiere a este decreto.)
Caín fue desterrado a “la tierra de la Condición de Fugitivo, al este de Edén”, y se llevó consigo a su esposa, una hija de Adán y Eva de quien no se dice el nombre. (Gé 4:16, 17; compárese con Gé 5:4, también con el ejemplo posterior del matrimonio de Abrahán con su media hermana Sara, Gé 20:12.) Después del nacimiento de su hijo Enoc, Caín “se ocupó en edificar una ciudad”, a la que llamó por el nombre de su hijo. Es posible que tal ciudad solo haya sido un pueblo fortificado, según los conceptos actuales, y no se dice cuándo se terminó. El registro bíblico menciona a parte de los descendientes de Caín, algunos de los cuales se distinguieron por la cría nómada de ganado, tocar instrumentos musicales y el forjado de herramientas de metal, así como por practicar la poligamia y por su violencia. (Gé 4:17-24.) La línea de Caín terminó con el diluvio global del día de Noé.

Núm. 3: El amor y la obediencia nos hacen felices (igw pág. 22 párrs. 4-6) (5 min.)


***igw pág. 22 párrs. 4-6 Pregunta 15: ¿Cómo podemos ser felices?***
“Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo.”
(Mateo 22:39)
“Así como quieren que los hombres les hagan a ustedes, háganles de igual manera a ellos.”
(Lucas 6:31)
“¡Felices son los que oyen la palabra de Dios y la guardan!”
(Lucas 11:28)

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)