BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Afasia: Problemas para hablar | Patologías del Cerebro y nervios

ADS


Patologías y Salud

  • Introducción
  • ¿Qué es la afasia?
  • Comunicarse con alguien con afasia
  • Deterioro del lenguaje (adultos)

Introducción

La afasia es un trastorno causado por lesiones en las partes del cerebro que controlan el lenguaje. Puede dificultar la lectura, la escritura y expresar lo que se desea decir. Es más común en los adultos que sufrieron un derrame. Otras causas pueden ser los tumores cerebrales, las infecciones, las lesiones y la demencia. El tipo de problema que tenga y la gravedad dependerán de la parte del cerebro que sufrió el daño y de la magnitud del mismo.
Existen cuatro tipos principales:
• Afasia expresiva: el paciente sabe lo que quiere decir, pero tiene dificultad para decirlo o escribirlo
• Afasia receptiva: se escucha la voz o puede leer un impreso, pero no le encuentra sentido a lo que lee o escucha
• Afasia anómica: tiene dificultad para usar las palabras correctas para describir objetos, los lugares o los eventos
• Afasia global: el paciente no puede hablar, entender lo que se le dice, leer o escribir
Algunas personas se recuperan de una afasia sin tratamiento. Sin embargo, la mayoría necesita terapia del lenguaje lo antes posible.
NIH: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares

¿Qué es la afasia?

La afasia es un trastorno que resulta por un daño a las partes del cerebro relacionadas al lenguaje. Estas son las áreas del lado (hemisferio) izquierdo del cerebro para la mayoría de las personas. Por lo general, la afasia ocurre de repente. A menudo es resultado de un derrame cerebral o una lesión en la cabeza. Pero también puede desarrollarse poco a poco, como en el caso de un tumor en el cerebro, una infección o la demencia. El trastorno perjudica el hablar y el comprender lo que dicen los demás. También perjudica el leer y el escribir. La afasia puede aparecer en conjunto con trastornos del habla tales como la disartria o la apraxia del habla. Estos también son resultado de un daño en el cerebro.

¿Quién tiene la afasia?

Cualquiera puede padecer de la afasia, incluso los niños. Sin embargo, la mayoría de las personas que tienen la afasia son personas de mediana edad o mayores. Tanto las mujeres como los hombres pueden padecer de la afasia. De acuerdo a la Asociación Nacional de la Afasia (National Aphasia Association, en inglés), alrededor de 80,000 personas al año padecen de la afasia por causa de derrame cerebral. Hoy en día en los Estados Unidos cerca de un millón de personas padecen de la afasia.

¿Qué causa la afasia?

La afasia es causada por daño a una o más de las partes del cerebro relacionadas al lenguaje. Muchas veces, la causa de la lesión en el cerebro es un derrame cerebral. Un derrame cerebral ocurre cuando la sangre no puede llegar a una parte del cerebro. La sangre transporta el oxígeno y los nutrientes importantes al cerebro. Así que las células del cerebro mueren cuando no reciben su cantidad normal de sangre. Otras causas de lesión en el cerebro son:
• golpes graves a la cabeza,
• tumores en el cerebro,
• infecciones en el cerebro y
• otros trastornos que afectan al cerebro.

¿Qué tipos de la afasia hay?

Un tipo de la afasia no fluente es la afasia de Broca. Las personas con la afasia de Broca tienen una lesión en el lóbulo frontal del cerebro. Muchas veces hablan con frases cortas que tienen sentido pero que llevan un gran esfuerzo. A menudo dejan de decir palabras cortas como “y”, “es”, y “el”. Por ejemplo, una persona con afasia de Broca podría decir, “Caminar perro”, queriendo decir, “Sacaré a caminar al perro.” O podría decir “libro libro dos mesa”, queriendo decir “Hay dos libros en la mesa”. Por lo general, las personas con afasia de Broca comprenden bastante bien lo que dicen los demás. Es por esto que a menudo se dan cuenta de sus dificultades. Pueden sentirse frustrados fácilmente. Es común que las personas con afasia de Broca tengan debilidad o parálisis del brazo y la pierna derecha. Esto es porque el lóbulo frontal donde está la lesión también controla los movimientos del cuerpo.
Otro tipo de la afasia no fluente es la afasia global. Es causada por daño a grandes porciones de las áreas del cerebro relacionadas al lenguaje. Las personas con la afasia global tienen dificultades graves de comunicación. Pueden estar extremadamente limitados en hablar o comprender lo que dicen los demás.
Existen otros tipos de la afasia. Cada uno es causado por daños a diferentes partes del cerebro relacionadas al lenguaje. A algunas personas les es difícil repetir palabras y frases a pesar de que pueden hablar y entender el significado de la palabra o frase. A otras personas les es difícil nombrar objetos a pesar de que saben qué es el objeto y para qué se puede usar.

¿Cómo se diagnostica la afasia?

Lo más común es que el doctor que primero trata a la persona por la lesión en el cerebro reconoce la afasia. Muchas veces ese doctor es un neurólogo. El doctor normalmente hace pruebas en que la persona sigue órdenes, responde preguntas, nombra objetos y sigue una conversación. Si el doctor sospecha la afasia, recomienda que el paciente vaya a un terapeuta del habla y del lenguaje. El terapeuta realiza un examen integral de las capacidades de comunicación de la persona. El examen incluye la capacidad de la persona de habla en forma más clara. Los investigadores también están estudiando los posibles beneficios de combinar:
• hablar,
• expresar ideas,
• llevar una conversación social,
• entender el idioma,
• leer y escribir,
• poder tragar y
• usar un medio de comunicación alternativo y aumentativo.

¿Es posible recuperarse de la afasia?

En algunos casos, la persona se recuperará totalmente de la afasia sin tratamiento. Este tipo de recuperación espontánea normalmente ocurre después de sufrir un derrame cerebral en el cual el flujo de sangre que va al cerebro se interrumpe de forma temporal, pero se repone muy rápido. Esto se llama accidente isquémico transitorio. En estos casos, las capacidades de hablar y comprender lo que dicen los demás pueden regresar en pocas horas o en pocos días.
Sin embargo, en la mayoría de los casos, la recuperación del habla y la comprensión no es tan rápida, ni tan completa. Muchas personas con la afasiaexperimentan una recuperación espontánea parcial. En esta recuperación, algunas de las habilidades del habla y la comprensión vuelven entre unos pocos días a un mes después de la lesión en el cerebro. Pero por lo regular un poco de la afasia permanece. En estos casos, muchas veces la terapia del habla ayuda. Por lo común, la recuperación continúa por dos años. Muchos profesionales médicos consideran que el tratamiento más eficaz comienza en las primeras etapas de la recuperación. Algunos de los factores que influyen cuánto mejora la persona incluyen:
• la causa del daño al cerebro,
• el área del cerebro que sufrió el daño,
• el alcance de la lesión en el cerebro,
• la edad y el estado de salud y
• otros factores como la motivación, si es diestro o zurdo y el nivel de educación.

¿Cómo se trata la afasia?

La terapia para la afasia se concentra en mejorar la capacidad de la persona para comunicarse, ayudándole a:
• usar las capacidades del hablar y comprender que le quedan,
• reponer las capacidades del hablar y comprender todo lo que se pueda,
• compensar los problemas del hablar y comprender y
• aprender otras maneras de comunicarse.
La terapia individual se concentra en las necesidades específicas de la persona. La terapia de grupo ofrece la oportunidad de usar nuevas capacidades de comunicación en un ambiente de grupo pequeño. En la mayoría de las ciudades grandes hay clubes de derrame cerebral. Estos son grupos regionales de apoyo formados por personas que han sufrido derrames. Además, estos grupos pueden ayudar a una persona y a sus familiares a adaptarse a los cambios de vida que acompañan a un derrame cerebral y a la afasia. La participación de los familiares es un componente esencial en el tratamiento de la afasia. De esta manera los familiares pueden aprender la mejor manera de comunicarse con su ser querido.
Se anima a que los familiares hagan lo siguiente con su ser querido:
• hablar de forma más simple con el uso de frases cortas y sencillas.
• repetir el contenido de las palabras o escribir palabras clave para aclarar el significado según sea necesario.
• conversar de forma adulta. Es decir, no hablarle como si fuera niño.
• limitar las distracciones. Por ejemplo apagar o bajarle el volumen a la radio o la televisión, cuando sea posible.
• incluirlo en las conversaciones.
• pedir y valorar a su opinión, especialmente con respecto a los asuntos familiares.
• animar cualquier tipo de comunicación, ya sea mediante el habla, los gestos, las señales, o los dibujos.
• evitar corregir lo que dice.
• darle mucho tiempo para hablar.
• ayudarlo a participar en actividades fuera del hogar. Buscar grupos de apoyo, por ejemplo, clubes de derrame cerebral.
Otros tratamientos usan computadoras para mejorar las capacidades de hablar y comprender de las personas con la afasia. Los estudios muestran que la terapia con computadora puede ayudar a las personas con la afasia a recuperar ciertas partes del habla. Por ejemplo, la terapia con computadora ayuda a recuperar el uso de los verbos. Las computadoras también ofrecen otra manera de comunicarse a las personas con dificultad para expresarse. Por último, las computadoras pueden ayudar a las personas que tienen problemas para percibir la diferencia entre fonemas (los sonidos con los que se forman las palabras) proporcionando ejercicios de discriminación auditiva.

¿Qué investigaciones se están realizando sobre la afasia?

Los científicos están buscando los problemas subyacentes que provocan ciertos síntomas de la afasia. El objetivo es comprender de qué forma una lesión en una parte específica del cerebro afecta la capacidad de la persona de hablar y comprender. Los resultados pueden ser útiles para el tratamiento de varios tipos de la afasia, ya que el tratamiento puede cambiar dependiendo de la causa del problema de hablar y comprender. Otras investigaciones están intentando comprender las partes del proceso del lenguaje que contribuyen a la comprensión y la producción de frases. También están intentando comprender de qué forma estas partes se pueden descomponer en la afasia. De esta forma, quizás sea posible identificar dónde ocurre la descomposición y así ayudar a elaborar programas de tratamiento más localizados.
Los diferentes idiomas tienen muchas cosas en común cuando se lesionan partes específicas del cerebro. También existen diferencias. Los científicos están intentando comprender los síntomas comunes (o universales) de la afasia y los síntomas del trastorno específicos del idioma. Otros investigadores están examinando si las personas con la afasia aún conocen su idioma pero tienen dificultades para acceder a ese conocimiento. Estos estudios pueden ayudar en elaborar pruebas y estrategias de rehabilitación que se concentren en características específicas de un idioma o varios idiomas.
Los investigadores están experimentando con la terapia de medicinas como tratamiento para la afasia. Algunos estudios están probando la forma en la que se pueden usar las medicinas en combinación con la terapia del habla para mejorar la recuperación de diversas funciones del lenguaje.
Los investigadores también están estudiando la forma en la que el tratamiento de otros problemas cognitivos que involucren la atención y la memoria puede mejorar las capacidades de comunicación.
Para comprender los procesos de recuperación en el cerebro, algunos investigadores están usando la resonancia magnética funcional (RMf). Esto ayuda a comprender mejor las regiones del cerebro humano que participan en el habla y la comprensión del lenguaje. Este tipo de investigación podría ayudar a entender cómo estas áreas se reorganizan después de una lesión en el cerebro. Los resultados podrían tener implicaciones para la comprensión básica de cómo funciona el cerebro, y el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades neurológicas.

Comunicarse con alguien con afasia

Las personas con afasia tienen problemas con el lenguaje. Pueden tener problemas para decir y/o escribir palabras correctamente. Este tipo de afasia se llama afasia expresiva. Quienes la padecen pueden entender lo que otra persona está diciendo. Si no entienden lo que se dice o si no pueden entender palabras escritas, tienen lo que se denomina afasia receptiva. Algunas personas tienen una combinación de ambos tipos de afasia.

La afasia expresiva puede ser no fluente, en cuyo caso una persona tiene problemas para:
• Encontrar las palabras correctas.
• Decir más de una palabra o frase a la vez.
• Hablar en general.
Otro tipo de afasia expresiva es la afasia fluente. Es posible que las personas que la padecen puedan decir muchas palabras de una vez, pero puede que no se entienda lo que dicen. A menudo no son conscientes del sinsentido de lo que están diciendo.
Las personas que tienen afasia pueden resultar frustradas:
• Cuando se dan cuenta de que otros no pueden entenderlos.
• Cuando no pueden entender a los demás.
• Cuando no pueden encontrar las palabras correctas.
Los logopedas y terapeutas del lenguaje pueden trabajar con las personas que tienen afasia y su familia o cuidadores con el fin de mejorar su capacidad para comunicarse.
La causa más común de afasia es un accidente cerebrovascular. La recuperación puede tardar hasta dos años, aunque no todo mundo se recupera por completo. La afasia también puede deberse a una pérdida del funcionamiento cerebral, como sucede con el mal de Alzheimer. En tales casos, la afasia no mejorará.

Mejorar la comunicación diaria

Hay muchas maneras de ayudar a una persona con afasia.
Limite las distracciones y el ruido:
• Apague el radio y el televisor.
• Trasládese a un cuarto más silencioso.
Hable con las personas que tengan afasia en lenguaje de adultos. No las haga sentir como si fueran niños. No finja entenderlos si no comprende.
Si una persona con afasia no puede entenderlo, no grite. Gritar no ayudará, a menos que la persona también tenga un problema de audición. Establezca contacto visual cuando le hable a la persona.
Cuando haga preguntas:
• Hágalo de forma tal que le puedan contestar con un simple "sí" o "no".
• Cuando sea posible, dé opciones claras para posibles respuestas, pero no les dé demasiadas opciones.
• Los recordatorios visuales también sirven cuando pueda darlos.
Cuando dé instrucciones:
• Desglóselas en pasos pequeños y simples.
• Dé tiempo para que la persona entienda. Algunas veces esto puede llevar más tiempo de lo esperado.
• Si la persona resulta frustrada, piense en cambiar a otra actividad.
Usted puede estimular a la persona con afasia a usar otras maneras de comunicación, como:
• Señalar
• Gestos con las manos
• Dibujos
A la persona con afasia y a sus cuidadores puede ayudarles el hecho de hacer un libro con fotografías o palabras sobre temas o personas comunes para que puedan comunicarse mejor.
Trate siempre de mantener a la persona con afasia involucrada en conversaciones. Verifique con ella para constatar que comprenda, pero no la presione demasiado a entender, ya que esto puede causar más frustración.
No intente corregir a la persona con afasia si ella recuerda algo incorrectamente.
Empiece a sacar más a las personas con afasia a medida que vayan ganando más confianza. Esto les permitirá practicar la comunicación y la comprensión en situaciones de la vida real.
Al dejar a alguien con problemas del lenguaje solo, asegúrese de que porte una tarjeta de identificación que:
• Tenga información sobre cómo contactarse con miembros de la familia o cuidadores.
• Explique su problema de lenguaje y la mejor manera de comunicarse con él.
Contemple la posibilidad de vincularse a grupos de apoyo para personas con afasia y sus familias.

Referencias

Kirschner HS. Language and speech disorders: aphasia and aphasic syndromes. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds.Bradley's Neurology in Clinical Practice

Deterioro del lenguaje (adultos)

El deterioro del lenguaje y del habla puede ser cualquiera de varios problemas que dificultan la comunicación.

Consideraciones

Los trastornos comunes del lenguaje y del habla abarcan:
AFASIA
La afasia es la pérdida de la habilidad para entender o expresar el lenguaje hablado o escrito y comúnmente se presenta después de accidentes cerebrovasculares o lesiones cerebrales traumáticas. Puede ocurrir en personas con tumores cerebrales o enfermedades degenerativas que afectan las zonas del cerebro que controlan el lenguaje. Este término no se aplica a los niños que nunca han desarrollado habilidades de comunicación. Hay muchos tipos diferentes de afasia.
En algunos casos de afasia, el problema se corrige con el tiempo, pero en otros, la afección no mejora.
DISARTRIA
Con la disartria, las personas tienen dificultad continua para expresar ciertos sonidos o palabras. Tienen lenguaje mal pronunciado (hablar enredado) y el ritmo o la velocidad del discurso cambian. Por lo general, un trastorno nervioso o cerebral les ha dificultado el control de la lengua, los labios, la laringe o las cuerdas vocales, que producen el lenguaje.
La disartria, que es la dificultad para pronunciar palabras, a veces se confunde con la afasia, que es la dificultad para producir el lenguaje. Las dos tienen diferentes causas.
Las personas con disartria también pueden tener problemas para deglutir.
ALTERACIONES DE LA VOZ
Todo lo que cambie la forma de las cuerdas vocales o la forma en que éstas trabajan causará una alteración de la voz. Las neoplasias, como nódulos, pólipos, quistes, papilomas, granulomas, y los cánceres pueden ser los culpables. Estos cambios pueden provocar que la voz suene diferente de la forma como normalmente lo hace.

Causas

Algunos de estos trastornos se desarrollan gradualmente, pero cualquier persona puede sufrir un deterioro del habla o del lenguaje de repente, por lo general, en un traumatismo.
AFASIA
• Mal de Alzheimer
• Tumor cerebral (más común en afasia que en disartria)
• Demencia
• Traumatismo craneal
• Accidente cerebrovascular
• Accidente isquémico transitorio (AIT)
DISARTRIA
• Intoxicación con alcohol
• Demencia
• Enfermedades que afectan los nervios y los músculos (enfermedades neuromusculares), como esclerosis lateral amiotrófica (ELA o enfermedad de Lou Gehrig), parálisis cerebral, miastenia grave o esclerosis múltiple (EM)
• Traumatismo facial
• Debilidad facial, como la parálisis de Bell o debilidad de la lengua
• Traumatismo craneal
• Cirugía para cáncer de cuello y cabeza
• Trastornos del sistema nervioso (neurológicos) que afectan el cerebro, como el mal de Parkinson o la enfermedad de Hungtington (más común en la disartria que en la afasia)
• Prótesis dentales mal ajustadas
• Efectos secundarios de medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central, como narcóticos, fenitoína o carbamazepina
• Accidente cerebrovascular
• Ataque isquémico transitorio (AIT)
ALTERACIONES DE LA VOZ
• Masas o nódulos en las cuerdas vocales.
• Las personas que usan su voz en gran medida (profesores, entrenadores, artistas vocales) son más propensas a desarrollar trastornos de la voz.

Cuidados en el hogar

Para la disartria, hablar lentamente y usar gestos con las manos puede ayudar. Los familiares y amigos deben brindarles mucho tiempo a las personas con el trastorno para que se expresen.
Suspenda el uso de medicamentos que estén causando el problema, si es posible. Minimice el consumo de alcohol. Dado que los pacientes con disartria pueden ser capaces de expresarse con palabras escritas, digitar en un dispositivo electrónico o usar lápiz y papel ayudará con la comunicación.
Para los casos de afasia, es posible que los miembros de la familia necesiten proporcionar recordatorios frecuentes de orientación, tales como el día de la semana. La desorientación y la confusión a menudo ocurren con la afasia. Con frecuencia, la gente supone que los pacientes con afasia son incompetentes. Sin embargo, los pacientes y los cuidadores pueden aprender a veces formas no verbales de comunicarse.
El reconocimiento y el tratamiento de la depresión también son importantes para las personas con trastornos graves del habla y del lenguaje.
Es importante mantener un ambiente relajado, tranquilo y mantener los estímulos externos al mínimo.
• Hable en un tono de voz normal (esta afección no es un problema auditivo ni emocional).
• Utilice frases simples para evitar malos entendidos.
• No dé por sentado que la persona afectada lo entiende.
• De ser posible, suministre ayudas para la comunicación, dependiendo de la persona y de la afección.
La frustración, la irreverencia y la depresión son respuestas típicas de personas con afasia.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si
• El deterioro o la pérdida de la comunicación aparecen de manera súbita.
• Hay algún deterioro inexplicable del habla o del lenguaje escrito.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

A menos que los problemas se hayan desarrollado después de un evento de emergencia, el médico tomará una historia clínica y realizará un examen físico. La historia clínica puede requerir la ayuda de familiares o amigos.
Es probable que el médico indague sobre el deterioro del habla. Las preguntas pueden ser cuándo apareció el problema, si hubo una lesión y qué medicamentos toma la persona.
Los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse abarcan los siguientes:
• Exámenes de sangre
• Angiografía cerebral
• Tomografía computarizada de la cabeza
• EEG
• Electromiografía (EMG)
• Punción lumbar
• Angiografía por resonancia magnética
• Resonancia magnética de la cabeza
• Exámenes de orina
• Radiografías del cráneo
El médico puede remitirlo a un logopeda o terapeuta del lenguaje o a un trabajador social.

Nombres alternativos

Afasia; Disartria; Deterioro del lenguaje; Deterioro del habla; Incapacidad para hablar; Mala pronunciación; Trastornos de la voz disfónica

Referencias

Kirshner HS. Language and speech disorders. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds.Bradley's Neurology in Clinical Practice.

Recuperado con fines educativos del website: MedlinePlus
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada