BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Ataque isquémico transitorio: Mini derrame | Patologías del Cerebro y nervios

ADS


Patologías y Salud

  • Ataque isquémico transitorio: Mini derrame
  • Accidente isquémico transitorio
  • Apoplejía : Factores de riesgo y síntomas
  • Stent
  • Trastornos circulatorios vertebrobasilares

Ataque isquémico transitorio: Mini derrame

Un ataque isquémico transitorio (AIT) es un derrame que aparece y desaparece rápidamente. Esto ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se detiene brevemente. Los síntomas de un AIT se parecen a los síntomas de un accidente cerebrovascular o un derrame, pero su duración es menor. Ocurren repentinamente e incluyen
• Entumecimiento o debilidad, especialmente en un lado del cuerpo
• Confusión o dificultades para hablar o entender
• Problemas para ver con uno o ambos ojos
• Pérdida del equilibrio o la coordinación de los movimientos
La mayoría de los síntomas de un AIT desaparecen en el transcurso de una hora, aunque pueden durar hasta 24 horas. Debido a que no es posible saber si los síntomas se deben a un AIT o un derrame, debe dirigirse rápidamente a un hospital. Los AIT suelen ser una señal de advertencia de futuros derrames. Tomar medicinas como los anticoagulantes, puede reducir el riesgo de un derrame. El médico también puede recomendarle una cirugía.
NIH: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares

Accidente isquémico transitorio

Es cuando se detiene el flujo de sangre a una parte del cerebro por un breve período de tiempo. Una persona tendrá síntomas similares a un accidente cerebrovascular hasta por 24 horas. En la mayoría de los casos los síntomas duran entre 1 y 2 horas.
Un accidente isquémico transitorio (AIT) se siente como un signo de advertencia de que se puede presentar un accidente cerebrovascular verdadero en el futuro si no se hace algo para prevenirlo.

Causas

Un accidente isquémico transitorio es diferente del accidente cerebrovascular. Después de un AIT, el bloqueo se rompe rápidamente y se disuelve. Un AIT no provoca la muerte del tejido cerebral.
La pérdida del flujo de sangre en un área del cerebro puede ser causada por:
• Un coágulo de sangre en una arteria del cerebro.
• Un coágulo de sangre que viaja hacia el cerebro desde otro sitio del cuerpo (por ejemplo, desde el corazón).
• Una lesión en los vasos sanguíneos.
• Estrechamiento de un vaso sanguíneo en el cerebro o que lleva al cerebro.
La hipertensión arterial es el principal riesgo para los AIT y los accidentes cerebrovasculares. Los otros factores de riesgo importantes son:
• Fibrilación auricular.
• Diabetes.
• Antecedentes familiares de accidente cerebrovascular.
• Colesterol alto.
• Edad mayor, especialmente después de los 55 años.
• Raza (los afroamericanos son más propensos a morir de un accidente cerebrovascular).
• Tabaquismo.
Las personas que tienen cardiopatía o mala circulación en las piernas causadas por arterias estrechas también son más propensas a tener AIT o accidente cerebrovascular.

Síntomas

Los síntomas se inician repentinamente, duran poco tiempo (desde unos pocos minutos hasta 1 a 2 horas) y desaparecen. Estos pueden ocurrir de nuevo posteriormente.
Los síntomas de un accidente isquémico transitorio son iguales a los síntomas de un accidente cerebrovascular y comprenden:
• Cambios en la lucidez mental (abarcan somnolencia, inconsciencia, coma).
• Cambios en los sentidos (como en la audición, la visión, el gusto y el tacto).
• Cambios mentales (como confusión, pérdida de memoria, dificultad para escribir o para leer, dificultad para hablar o para entender a los demás).
• Problemas musculares (tales como debilidad, dificultad para deglutir, dificultad para caminar).
• Mareo o pérdida del equilibrio y de la coordinación.
• Falta de control de esfínteres.
• Problemas nerviosos (como entumecimiento u hormigueo de un lado del cuerpo).

Pruebas y exámenes

Con frecuencia, los signos y síntomas de un AIT habrán desaparecido por completo al momento de llegar al hospital. El diagnóstico de un AIT puede hacerse sólo sobre la base de la historia clínica.
El médico llevará a cabo un examen físico para verificar si hay problemas cardíacos o vasculares, y si hay problemas con los nervios y los músculos.
El médico utilizará un estetoscopio para escuchar el corazón y las arterias. Se puede escuchar un ruido anormal llamado soplo al auscultar la arteria carótida en el cuello u otra arteria. Un soplo es causado por un flujo sanguíneo irregular.
Se llevarán a cabo exámenes para descartar un accidente cerebrovascular u otros trastornos que pueden causar los síntomas.
• Casi siempre le harán una tomografía computarizada de la cabeza o una resonancia magnética del cerebro. Un accidente cerebrovascular mostrará cambios en estos exámenes, pero no los AIT.
• Le pueden hacer una angiografía, una angiografía por tomografía computarizada o una angiografía por resonancia magnética para ver cuál vaso sanguíneo está bloqueado o sangrando.
• Le pueden hacer una ecocardiografía si el médico piensa que usted puede tener un coágulo de sangre proveniente del corazón.
• Un dúplex carotídeo (ecografía) puede mostrar si las arterias carótidas del cuello se han estrechado.
• Le pueden hacer una ECG y un monitoreo del ritmo cardíaco para verificar si hay latidos cardíacos irregulares.
El médico puede realizar otros exámenes para verificar si hay hipertensión, cardiopatía, diabetes, colesterol alto y otras causas y factores de riesgo para AIT o accidente cerebrovascular.

Tratamiento

Si usted ha tenido un AIT dentro de las últimas 48 horas, probablemente lo hospitalicen para que los médicos puedan buscar la causa y dejarlo en observación.
La hipertensión, la cardiopatía, la diabetes y los trastornos sanguíneos se deben tratar en la medida de lo necesario. A usted se le motivará para que haga cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de otros síntomas. Estos cambios abarcan dejar de fumar, hacer más ejercicio y consumir alimentos más saludables.
Usted puede recibir anticoagulantes, como el ácido acetilsalicílico (aspirin) o Coumadin, para reducir la coagulación sanguínea. Puede ser que algunas personas que presentan obstrucción de las arterias del cuello necesiten cirugía (endarterectomía carotídea). Si tiene latidos cardíacos irregulares (fibrilación auricular), recibirá tratamiento para evitar futuras complicaciones.

Expectativas (pronóstico)

Los AIT no causan daño duradero al cerebro.
Sin embargo, son un signo de advertencia de que usted puede sufrir un accidente cerebrovascular verdadero en los días o meses venideros. Más del 10% de las personas que experimentan un AIT tendrán un accidente cerebrovascular dentro de un período de 3 meses. La mitad de estos accidentes cerebrovasculares suceden durante las 48 horas posteriores a un AIT. El accidente cerebrovascular puede ocurrir ese mismo día o en una fecha posterior. Algunas personas presentan solo un episodio y algunas tienen más.
Las probabilidades de un accidente cerebrovascular futuro se pueden reducir con un control médico para manejar los factores de riesgo.

Cuándo contactar a un profesional médico

Un AIT es una emergencia médica. Llame al 911 (en los Estados Unidos) u otro número local de emergencias inmediatamente. No ignore los síntomas sólo porque estos desaparezcan, pues pueden ser una advertencia de un accidente cerebrovascular futuro.

Prevención

Siga las instrucciones médicas sobre como prevenir los AIT y los accidentes cerebrovasculares. Probablemente le pidan hacer cambios en el estilo de vida y tomar medicamentos para tratar la presión arterial alta o el colesterol alto.

Nombres alternativos

Mini derrame cerebral; Ataque isquémico transitorio (AIT); Accidente cerebrovascular pequeño

Referencias

Furie KL, Kasner SE, Adams RJ, Albers GW, Bush RL, Fagan SC, et al. Guidelines for the prevention of stroke in patients with stroke or transient ischemic attack: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association.Stroke
Goldstein LB, Bushnell CD, Adams RJ, Appel LJ, Braun LT, Chaturvedi S, et al. Guidelines for the primary prevention of stroke: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association.Stroke
Easton JD, Saver JL, Albers GW, Alberts MJ, Chaturvedi S, Feldmann E, et al. Definition and evaluation of transient ischemic attack: a scientific statement for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association Stroke Council; Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; Council on Cardiovascular Radiology and Intervention; Council on Cardiovascular Nursing; and the Interdisciplinary Council on Peripheral Vascular Disease.Stroke

Apoplejía : Factores de riesgo y síntomas

Los factores de riesgo para la apoplejía

La prevención sigue siendo la mejor medicina para la apoplejía. Las condiciones tratables más importantes ligadas a la apoplejía son:
• Presión arterial alta. ¡Trátela! Coma una dieta balanceada, mantenga un peso saludable, y haga ejercicios para reducir su presión arterial. También hay medicamentos.
• Fumar cigarrillos. ¡Deje de fumar! Hay ayuda médica para ayudarle a dejar de fumar.
• Enfermedad del corazón. ¡Manéjela! Su médico puede tratar su enfermedad del corazón y puede recetar medicamentos que le ayuden a prevenir la formación de coágulos. Si usted es mayor de 50 años, los científicos del NINDS creen que usted y su médico deben decidir sobre la terapia de la aspirina.
• Diabetes. ¡Contrólela! El tratamiento puede demorar las complicaciones que aumentan el riesgo de apoplejía.
• Ataques isquémicos transitorios (AIT). ¡Busque ayuda! Los AIT son pequeñas apoplejías que duran solamente unos pocos minutos u horas. Nunca se deben ignorar y se pueden tratar con medicamentos o cirugía.

Síntomas de apoplejía

Si usted observa o tiene uno o más de estos síntomas, no espere, ¡llame al 911 enseguida!
• Entumecimiento o debilidad repentina de la cara, el brazo, o la pierna, especialmente si es en un solo lado del cuerpo.
• Confusión repentina o problemas con el habla o comprendiendo lo que le dicen.
• Problemas repentinos con la visión en uno o en ambos ojos.
• Problemas repentinos en el caminar, mareos, o pérdida del equilibro o de la coordinación.
• Dolor de cabeza severo repentino sin causa conocida.
El tratamiento puede ser más efectivo si se da enseguida. ¡Cada minuto cuenta!
Preparado por: Office of Communications and Public Liaison
National Institute of Neurological Disorders and Stroke
National Institutes of Health, Bethesda, MD 20892

Stent

Es un tubo diminuto que se coloca dentro de una arteria, un vaso sanguíneo u otra estructura hueca en el cuerpo (como el conducto que transporta la orina) con el fin de mantenerla abierta.

Descripción

Cuando se coloca un stent (endoprótesis vascular) en el cuerpo, el procedimiento se denomina colocación de stent. Existen clases diferentes de stent y la mayoría están hechos de un material similar a una malla plástica o metálica. Sin embargo, los injertos con stent se hacen de tela y se utilizan en las arterias más grandes.
Un stent intraluminal de la arteria coronaria es un tubo pequeño de malla de metal que se expande en la arteria. Se coloca dentro de una arteria coronaria después de una angioplastia con balón para prevenir un nuevo cierre de dicha arteria.
Un stent liberador de fármacos está cubierto con un medicamento que ayuda a impedir que las arterias se vuelvan a cerrar. Al igual que otros stent de arterias coronarias, éste se deja puesto en la arteria de manera permanente.

Por qué se realiza el procedimiento

La mayoría de las veces, los stent (o endoprótesis) se utilizan cuando las arterias resultan estrechas o bloqueadas.
Los stent comúnmente se utilizan para tratar las siguientes afecciones que resultan de vasos sanguíneos dañados o bloqueados:
• Cardiopatía coronaria (angioplastia y colocación de stent en el corazón)
• Arteriopatía periférica (angioplastia y colocación de stent en las arterias periféricas)
• Estenosis de la arteria renal
• Aneurisma aórtico abdominal (reparación de aneurisma aórtico endovascular)
• Arteriopatía carotídea (cirugía de arteria carótida)
Otras razones para utilizar los stent abarcan:
• Mantener abierto un uréter bloqueado o dañado (procedimientos urinarios percutáneos)
• Tratar aneurismas incluso aneurismas aórticos torácicos
• Mantener el flujo de la bilis en las vías biliares bloqueadas (estenosis biliar)
• Ayudarlo a respirar si tiene una obstrucción de las vías respiratorias

Riesgos

Los temas conexos abarcan:
• Angioplastia y colocación de stent en el corazón
• Angioplastia y colocación de stent en las arterias periféricas
• Procedimientos urinarios percutáneos
• Derivación portosistémica intrahepática transyugular (DPIT)
• Cirugía de la arteria carótida
• Reparación de aneurisma aórtico endovascular
• Aneurisma de la aorta torácica

Referencias

Teirstein PS, Lytle BW. Interventional and surgicaltreatment of coronary artery disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds.Goldman's Cecil Medicine
White CJ. Atherosclerotic peripheral arterial disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds.Goldman's Cecil Medicine
Zeidel ML. Obstructive uropathy. In: Goldman L, Schafer AI, eds.Goldman's Cecil Medicine

Trastornos circulatorios vertebrobasilares

Son afecciones en las cuales se encuentra interrumpido el riego sanguíneo a la parte posterior del cerebro.

Causas

Dos arterias vertebrales se unen para formar la arteria basilar. Estos son los principales vasos sanguíneos que le suministran circulación a la parte posterior del cerebro.
Las zonas en la parte posterior del cerebro que reciben sangre de estas arterias son necesarias para mantener viva a una persona. Estas zonas controlan la respiración, la frecuencia cardíaca, la deglución, la visión, el movimiento y la postura o el equilibrio. Todas las señales del sistema nervioso provenientes de otras partes del cerebro que se dirigen al resto del cuerpo, y las señales que van del cuerpo de vuelta al cerebro, pasan por la parte posterior del cerebro.
Muchas afecciones diferentes pueden reducir o interrumpir el flujo sanguíneo en la parte posterior del cerebro. Las más comunes son: el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes y los niveles de colesterol altos. Estos son similares a los factores de riesgo para cualquier accidente cerebrovascular.
Los trastornos vasculares vertebrobasilares también pueden ser provocados por una ruptura en la pared de una arteria. En ocasiones, coágulos de sangre del corazón viajan a las arterias vertebrobasilares y provocan un accidente cerebrovascular (ataque cerebral).
Otras causas menos comunes de los trastornos vasculares vertebrobasilares incluyen las enfermedades del tejido conectivo, la inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis) y problemas en las vértebras del cuello.

Síntomas

Los síntomas comunes pueden incluir:
• Dificultad para pronunciar palabras
• Dificultad para deglutir
• Visión doble o pérdida de la visión
• Entumecimiento u hormigueo casi siempre en la cara o el cuero cabelludo
• Mala articulación del lenguaje
• Caídas repentinas (ataques por caídas)
• Vértigo (sensación de que las cosas giran alrededor)
• Pérdida de la memoria
Otros síntomas que se pueden presentar incluyen:
• Problemas con el control de esfínteres
• Dificultad para caminar (marcha inestable)
• Dolor de cabeza
• Hipoacusia
• Debilidad muscular
• Náuseas y vómitos
• Dolor en el cuello
• Dolor en una o más partes del cuerpo, que empeora con el contacto y las temperaturas bajas
• Falta de coordinación
• Somnolencia o sueño del cual la persona no se puede despertar
• Movimientos súbitos y descoordinados
• Sudoración en la cara, los brazos y las piernas

Pruebas y exámenes

Se le pueden realizar las siguientes pruebas, según la causa:
• Tomografía computarizada o resonancia magnética del cerebro
• Angiografía por tomografía computarizada (ATC), angiografía por resonancia magnética (ARM) o ecografía para examinar los vasos en el cerebro
• Exámenes de sangre, que incluyen estudios de la coagulación sanguínea
• Ecocardiografía
• Electrocardiograma (ECG) y monitor Holter (ECG de 24 horas)
• Radiografías de las arterias (angiografía)

Tratamiento

Los síntomas vertebrobasilares que aparecen súbitamente son una emergencia que debe atenderse lo antes posible. El tratamiento es similar al de un accidente cerebrovascular (ataque cerebral).
Para tratar y prevenir la afección, su proveedor de atención médica podría recomendar:
• Tomar anticoagulantes, como por ejemplo aspirina, warfarina (Coumadin) o clopidogrel (Plavix) para disminuir el riesgo de un accidente cerebrovascular
• Cambiar su alimentación y medicación para bajar el colesterol y controlar la presión arterial de mejor manera
• Ejercicio
• Bajar de peso
• Dejar de fumar

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico depende de:
• La magnitud del daño cerebral
• Qué funciones corporales resultaron afectadas
• La rapidez con la que recibe tratamiento
• La rapidez con la que se recupera
Cada persona tiene un tiempo de recuperación y necesidad de atención a largo plazo diferente. Los problemas para moverse, pensar y hablar con frecuencia mejoran en las primeras semanas o meses. Algunas personas seguirán mejorando por meses o años.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de los trastornos circulatorios vertebrobasilares son el accidente cerebrovascular y sus complicaciones. Estas incluyen:
• Insuficiencia respiratoria (que puede requerir el uso de una máquina para ayudar al paciente a respirar)
• Problemas pulmonares (especialmente infecciones del pulmón)
• Ataque cardíaco
• Falta de líquidos en el cuerpo (deshidratación) y problemas de deglución (algunas veces requieren alimentación con sonda)
• Problemas con el movimiento y con la sensibilidad, que incluyen parálisis y entumecimiento
• Formación de coágulos en las piernas
• Pérdida de la visión
También pueden presentarse complicaciones ocasionadas por los medicamentos o por la cirugía.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al 911 (en los Estados Unidos) o al número local de emergencias o acuda a la sala de emergencias si tiene cualquier síntoma de un trastorno circulatorio vertebrobasilar.

Nombres alternativos

Insuficiencia vertebrobasilar; Isquemia de circulación posterior

Referencias

Biller J, Love BB, Schneck MJ. Vascular diseases of the nervous system. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds.Bradley's Neurology in Clinical Practice
Furie KL, Kasner SE, Adams RJ, et al. Guidelines for the prevention of stroke in patients with stroke or transient ischemic attack: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association.Stroke
Goldstein LB, Bushnell CD, Adams RJ, et al. Guidelines for the primary prevention of stroke: a guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association.Stroke

Recuperado con fines educativos del website: MedlinePlus
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada