BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Qué es el cáncer - Tipos de Cancer | Patología del Cáncer

ADS

Patología y Salud



1. Conjunto de enfermedades relacionadas
2. Estadísticas del cáncer
3. Causas y prevención
4. Mitos comunes e ideas falsas acerca del cáncer

01.- Conjunto de enfermedades relacionadas

Cáncer es el nombre que se da a un conjunto de enfermedades relacionadas. En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del derredor.
El cáncer puede empezar casi en cualquier lugar del cuerpo humano, el cual está formado de trillones de células. Normalmente, las células humanas crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y células nuevas las remplazan.
Sin embargo, en el cáncer, este proceso ordenado se descontrola. A medida que las células se hacen más y más anormales, las células viejas o dañadas sobreviven cuando deberían morir, y células nuevas se forman cuando no son necesarias. Estas células adicionales pueden dividirse sin interrupción y pueden formar masas que se llaman tumores.
Muchos cánceres forman tumores sólidos, los cuales son masas de tejido. Los cánceres de la sangre, como las leucemias, en general no forman tumores sólidos.
Los tumores cancerosos son malignos, lo que significa que se pueden extender a los tejidos cercanos o los pueden invadir. Además, al crecer estos tumores, algunas células cancerosas pueden desprenderse y moverse a lugares distantes del cuerpo por medio del sistema circulatorio o del sistema linfático y formar nuevos tumores lejos del tumor original.
Al contrario de los tumores malignos, los tumores benignos no se extienden a los tejidos cercanos y no los invaden. Sin embargo, a veces los tumores benignos pueden ser bastante grandes. Al extirparse, generalmente no vuelven a crecer, mientras que los tumores malignos sí vuelven a crecer algunas veces. Al contrario de la mayoría de los tumores benignos en otras partes del cuerpo, los tumores benignos de cerebro pueden poner la vida en peligro.

Diferencias entre las células cancerosas y las células normales

Las células cancerosas difieren de las células normales de muchas maneras que les permiten crecer sin control y se vuelven invasivas. Una diferencia importante es que las células cancerosas son menos especializadas que las células normales. Esto quiere decir que, mientras las células normales maduran en tipos celulares muy distintos con funciones específicas, las células cancerosas no lo hacen. Esta es una razón por la que, al contrario de las células normales, las células cancerosas siguen dividiéndose sin detenerse.
Además, las células cancerosas pueden ignorar las señales que normalmente dicen a las células que dejen de dividirse o que empiecen un proceso que se conoce como muerte celular programada, o apoptosis, el cual usa el cuerpo para deshacerse de las células que no son necesarias.
Las células cancerosas pueden tener la capacidad para influir en las células normales, en las moléculas y en los vasos sanguíneos que rodean y alimentan las células de un tumor— una zona que se conoce como el microambiente. Por ejemplo, las células cancerosas pueden inducir a las células normales cercanas a que formen vasos sanguíneos que suministren oxígeno y nutrientes, necesarios para que crezcan los tumores. Estos vasos sanguíneos también retiran los productos de deshecho de los tumores.
Las células cancerosas, con frecuencia, son también capaces de evadir el sistema inmunitario, una red de órganos, tejidos y células especializadas que protege al cuerpo contra infecciones y otras enfermedades. Aunque ordinariamente el sistema inmunitario elimina del cuerpo las células dañadas o anormales, algunas células cancerosas son capaces de "esconderse" del sistema inmunitario.
Los tumores pueden también usar el sistema inmunitario para seguir vivos y crecer. Por ejemplo, con la ayuda de algunas células del sistema inmunitario que impide ordinariamente una respuesta inmunitaria descontrolada, las células cancerosas pueden de hecho hacer que el sistema inmunitario no destruya las células cancerosas.

Cómo aparece el cáncer

El cáncer es una enfermedad genética— es decir, es causado por cambios en los genes que controlan la forma como funcionan nuestras células, especialmente la forma como crecen y se dividen.
Los cambios genéticos que causan cáncer pueden heredarse de los padres. Pueden suceder también en la vida de una persona como resultado de errores que ocurren al dividirse las células o por el daño del ADN causado por algunas exposiciones del ambiente. Las exposiciones ambientales que causan cáncer son las sustancias, como los compuestos químicos en el humo de tabaco y la radiación, como los rayos ultravioleta del sol. (Nuestra página de Causas y factores de riesgo del cáncer tiene más información).
El cáncer de cada persona tiene una combinación única de cambios genéticos. Conforme sigue creciendo el cáncer, ocurrirán cambios adicionales. Aun dentro de cada tumor, células diferentes pueden tener cambios genéticos diferentes.
En general, las células cancerosas tienen más cambios genéticos, como mutaciones en el ADN, que las células normales. Algunos de estos cambios pueden no estar relacionados con el cáncer; pueden ser el resultado del cáncer y no su causa.

"Causantes" de cáncer

Los cambios genéticos que contribuyen al cáncer tienden a afectar tres tipos principales de genes — proto-oncogenes, genes supresores de tumores y genes reparadores del ADN. Estos cambios se llaman a veces "causantes" de cáncer.
Los proto-oncogenes se dedican al crecimiento y división celular normal. Sin embargo, cuando estos genes se alteran en ciertas maneras o son más activos de lo normal, ellos pueden convertirse en genes causantes de cáncer (u oncogenes), al permitir a las células que crezcan y sobrevivan cuando no deberían.
Los genes supresores de tumores se dedican también a controlar el crecimiento y la división celular. Las células con algunas alteraciones en los genes supresores de tumores pueden dividirse en una forma sin control.
Los genes reparadores del ADN se dedican a arreglar un ADN dañado. Las células con mutaciones en estos genes tienden a formar mutaciones adicionales en otros genes. Juntas, estas mutaciones pueden causar que las células se hagan cancerosas.
Conforme los científicos han aprendido más acerca de los cambios moleculares que resultan en cáncer, ciertas mutaciones se han encontrado juntas en muchos tipos de cáncer. A causa de esto, los cánceres se caracterizan a veces según los tipos de alteraciones genéticas que se cree son causantes, no solo por el sitio del cuerpo en donde se forman y por la forma como se ven las células cancerosas al microscopio.
En la metástasis, las células cancerosas se separan del sitio donde se formaron inicialmente (cáncer primario), se desplazan por medio del sistema vascular o linfático, y forman nuevos tumores (tumores metastásicos) en otras partes del cuerpo. El tumor metastásico es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario.

Cuando el cáncer se disemina

Un cáncer que se ha diseminado desde el lugar en donde empezó primero a otras partes del cuerpo se llama cáncer metastático. El proceso por el cual las células del cáncer se diseminan a otras partes del cuerpo se llama metástasis.
El cáncer metastático tiene el mismo nombre y el mismo tipo de células cancerosas que el cáncer original o primario. Por ejemplo, el cáncer de seno, o mama, que se disemina a los pulmones y forma un tumor metastático se llama cáncer metastático de seno y no cáncer de pulmón.
Al observarlas al microscopio, las células del cáncer metastático tienen en general el mismo aspecto que las células del cáncer original. Además, las células del cáncer metastático y las células del cáncer original tienen de ordinario algunas características moleculares en común, como la presencia de cambios específicos en el cromosoma.
El tratamiento puede ayudar a prolongar las vidas de algunas personas con cáncer metastático. Aunque, en general, el objetivo principal de los tratamientos para cáncer metastático es controlar el crecimiento del cáncer o aliviar los síntomas que causa. Los tumores metastáticos pueden causar un grave daño al funcionamiento del cuerpo, y la mayoría de la gente que muere por cáncer muere por enfermedad metastática.

Cambios no cancerosos en los tejidos

No todo cambio en los tejidos del cuerpo es canceroso. Sin embargo, algunos cambios pueden hacerse cancerosos si no reciben tratamiento. Estos son algunos ejemplos de cambios en los tejidos que no son cancerosos pero, en algunos casos, necesitan vigilarse.
La hiperplasia ocurre cuando las células en un tejido se dividen más rápido de lo normal y las células adicionales se acumulan o proliferan. Sin embargo, las células y la forma como está organizado el tejido se ven normales al microscopio. La hiperplasia puede ser causada por varios factores o situaciones, incluso por la irritación crónica.
La displasia es un estado más grave que la hiperplasia. En la displasia hay también una acumulación de células adicionales. Pero las células se ven anormales y hay cambios en la forma como está organizado el tejido. En general, en cuanto más anormales se ven las células y el tejido, mayor es la posibilidad de que se forme cáncer.
Algunos tipos de displasia pueden necesitar que se vigilen o que se traten. Un ejemplo de displasia es un lunar anormal (llamado nevo displásico) que se forma en la piel. Un nevo displásico puede convertirse en melanoma, aunque la mayoría no lo hacen.
Un estado aún más grave es un carcinoma in situ. Aunque a veces se llama cáncer, el carcinoma in situ no es cáncer porque las células anormales no se extienden más allá del tejido original. Es decir, no invaden tejido del derredor como lo hacen las células cancerosas. Pero, ya que algunos carcinomas in situ se convierten en cáncer, de ordinario reciben tratamiento.

Tipos de cáncer

Hay más de 100 tipos de cáncer. Los tipos de cáncer reciben, en general, el nombre de los órganos o tejidos en donde se forman los cánceres. Por ejemplo, el cáncer de pulmón empieza en las células del pulmón, y el cáncer de cerebro empieza en las células del cerebro. Los cánceres pueden también describirse según el tipo de célula que los forma, como célula epitelial o célula escamosa.
Se puede buscar en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer información sobre los tipos específicos de cáncer basándose en la ubicación en el cuerpo o al usar nuestra lista de cánceres de la A a la Z. También tenemos información agrupada sobre cánceres en la niñez, cánceres en adolescentes y adultos jóvenes, y cánceres en mujeres.
Estas son algunas categorías de cánceres que empiezan en tipos específicos de células:

Carcinoma

Los carcinomas son los tipos más comunes de cáncer. Se forman en las células epiteliales, las cuales son las células que cubren las superficies internas y externas del cuerpo. Hay muchos tipos de células epiteliales, las cuales tienen con frecuencia una forma como de columna cuando se ven al microscopio.
Los carcinomas que empiezan en diferentes tipos de células epiteliales tienen nombres específicos:
El adenocarcinoma es un cáncer que se forma en las células epiteliales que producen fluidos o mucosidad. Los tejidos con este tipo de células epiteliales se llaman algunas veces tejidos glandulares. La mayoría de los cánceres de seno, de colon y de próstata son adenocarcinomas.
El carcinoma de células basales es un cáncer que empieza en la capa más baja o basal (en la base) de la epidermis, la cual es la capa exterior de la piel de una persona.
El carcinoma de células escamosas es un cáncer que se forma en las células escamosas, las cuales son células epiteliales que están debajo de la superficie exterior de la piel. Las células escamosas revisten también muchos otros órganos, como el estómago, los intestinos, los pulmones, la vejiga y los riñones. Las células escamosas se ven planas, como escamas de peces, cuando se ven al microscopio. Los carcinomas de células escamosas algunas veces se llaman carcinomas epidermoides.
El carcinoma de células de transición es un cáncer que se forma en un tipo de tejido epitelial llamado epitelio de transición o urotelio. Este tejido, el cual está formado de muchas capas de células epiteliales que pueden hacerse más grandes o más pequeñas, se encuentra en el revestimiento de la vejiga, de los uréteres y en parte de los riñones (pelvis renal), y en algunos otros órganos. Algunos cánceres de vejiga, de los uréteres y de los riñones son carcinomas de células de transición.

Sarcoma

Los sarcomas son cánceres que se forman en el hueso y en los tejidos blandos, incluso en músculos, tejido adiposo (graso), vasos sanguíneos, vasos linfáticos y en tejido fibroso (como tendones y ligamentos).
El osteosarcoma es el cáncer de hueso más común. Los tipos más comunes de sarcoma de tejido blando son el leiomiosarcoma, el sarcoma de Kaposi, el histiocitoma fibroso maligno, el liposarcoma y el dermatofibrosarcoma protuberante.

Leucemia

Los cánceres que empiezan en los tejidos que forman la sangre en la médula ósea se llaman leucemias. Estos cánceres no forman tumores sólidos. En vez de eso, un gran número de glóbulos blancos anormales (células leucémicas y blastocitos leucémicos) se acumulan en la sangre y en la médula ósea y desplazan a los glóbulos normales de la sangre. La concentración baja de células normales de la sangre puede hacer que el cuerpo lleve con dificultad oxígeno a los tejidos, que no controle las hemorragias o que no combata las infecciones.
Hay cuatro tipos comunes de leucemia, los cuales se agrupan de acuerdo a la rapidez con la que empeora la enfermedad (aguda o crónica) y del tipo de glóbulo en donde empieza el cáncer (linfoblástico o mieloide).
Nuestra página sobre la leucemia tiene más información.

Linfoma

El linfoma es un cáncer que empieza en los linfocitos (células T o células B). Estos son glóbulos blancos que combaten las enfermedades y que forman parte del sistema inmunitario. En el linfoma, los linfocitos anormales se acumulan en los ganglios linfáticos y en los vasos linfáticos, así como en otros órganos del cuerpo.
Hay dos tipos principales de linfomas:
Linfoma de Hodgkin – Las personas que tienen esta enfermedad tienen linfocitos anormales que se llaman células de Reed-Sternberg. Estas células se forman, en general, de células B.
Linfoma no Hodgkin – Este es un grupo grande de cánceres que empiezan en los linfocitos. Los cánceres pueden crecer con rapidez o con lentitud y se pueden formar de células B o de células T.
Nuestra página sobre cánceres de la sangre (o hematológicos) tiene más información.

Mieloma múltiple

El mieloma múltiple es cáncer que empieza en las células plasmáticas, otro tipo de células inmunitarias. Las células plasmáticas anormales, llamadas células de mieloma, se acumulan en la médula ósea y forman tumores en los huesos de todo el cuerpo. El mieloma múltiple se llama también mieloma de células plasmáticas y enfermedad de Kahler.
Nuestra página sobre mieloma múltiple y otras neoplasias de células plasmáticas tiene más información.

Melanoma

El melanoma es cáncer que empieza en las células que se convierten en melanocitos, los cuales son células especializadas en producir melanina (el pigmento que da el color a la piel). La mayoría de los melanomas se forman en la piel, pero pueden formarse también en otros tejidos pigmentados, como en los ojos.
Nuestra página sobre el melanoma tiene más información.

Tumores de cerebro y de la médula espinal

Hay diferentes tipos de tumores de cerebro y de la médula espinal. Estos tumores se llaman según el tipo de célula en donde se formaron y en donde primero se formó el tumor en el sistema nervioso central. Por ejemplo, un tumor astrocítico empieza en las células del cerebro que tienen forma de estrella y que se llaman astrocitos, los cuales ayudan a conservar sanas a las células nerviosas. Los tumores de cerebro pueden ser benignos (no cancerosos), o malignos (cancerosos).
Nuestra página sobre los tumores de cerebro y de médula espinal en adultos tiene más información, como la tiene nuestro resumen de tumores de cerebro y de médula espinal en niños.

Otros tipos de tumores

Tumores de células germinativas

Los tumores de células germinativas son un tipo de tumores que empiezan en las células que forman los espermatozoides o los óvulos. Estos tumores pueden ocurrir casi en cualquier parte del cuerpo y pueden ser benignos o malignos.
Nuestra página sobre los tumores de células germinativas tiene más información.

Tumores neuroendocrinos

Los tumores neuroendocrinos se forman de células que secretan hormonas en la sangre como respuesta a una señal del sistema nervioso. Estos tumores, los cuales pueden producir hormonas en cantidades mayores de lo normal, pueden causar muchos síntomas diferentes. Los tumores neuroendocrinos pueden ser benignos o malignos.
Nuestra definición de tumores neuroendocrinos tiene más información.

Tumores carcinoides

Los tumores carcinoides son un tipo de tumores neuroendocrinos. Son tumores de crecimiento lento que se encuentran generalmente en el aparato gastrointestinal (con más frecuencia en el recto y en el intestino delgado). Los tumores carcinoides pueden diseminarse al hígado o a otros sitios del cuerpo, y pueden secretar sustancias como serotonina o prostaglandinas y causar síndrome carcinoide.
Nuestra página sobre los tumores carcinoides gastrointestinales tiene más información.

02.- Estadísticas del cáncer

El cáncer tiene grandes repercusiones en la sociedad de Estados Unidos y en todo el mundo. Las estadísticas del cáncer describen lo que ocurre en grandes grupos de personas y ofrecen una imagen a través del tiempo de la carga que representa el cáncer en la sociedad. Las estadísticas nos dicen cosas como cuántas personas reciben un diagnóstico de cáncer y mueren por la enfermedad cada año, el número de personas que actualmente están viviendo después de un diagnóstico de cáncer, la edad promedio al momento del diagnóstico y la cantidad de personas que todavía están vivas en un momento dado después del diagnóstico. También nos dicen sobre diferencias entre grupos de personas definidas por edad, sexo, grupo racial y étnico, ubicación geográfica y otras categorías.
Si usted está buscando información sobre el pronóstico del cáncer y las posibilidades de supervivencia, vea la página El pronóstico del cáncer.
Aunque las tendencias estadísticas generalmente no corresponden directamente a pacientes individuales, son esenciales para que gobiernos, personas encargadas de formular políticas, profesionales de salud e investigadores entiendan las repercusiones que tiene el cáncer en la población y diseñen estrategias para abordar los desafíos que representa el cáncer para la sociedad en su conjunto. Las tendencias estadísticas también son importantes para medir el éxito de los esfuerzos para controlar y atender el cáncer.

Estadísticas generales: carga que representa el cáncer en Estados Unidos

• En 2015, se estima que serán diagnosticados 1 658 370 nuevos de cáncer en Estados Unidos y 589 430 personas morirán por la enfermedad.
• Se prevé que los cánceres más comunes en 2015 serán el cáncer de seno, el cáncer de pulmón y bronquios, el cáncer de próstata, el cáncer de colon y recto, el cáncer de vejiga, el melanoma de piel, el linfoma no Hodgkin, el cáncer de tiroides, el cáncer de riñón y pelvis renal, el cáncer de endometrio, la leucemia y el cáncer de páncreas.
• El número de casos nuevos de cáncer (incidencia del cáncer) es 454,8 por 100 000 hombres y mujeres por año (con base en casos de 2008 a 2012).
• El número de muertes por cáncer (mortalidad por cáncer) es 171,2 por 100 000 hombres y mujeres por año (con base en datos de muertes de 2008 a 2012).
• La mortalidad por cáncer es más alta en hombres que en mujeres (207,9 por 100 000 hombres y 145,4 por 100 000 mujeres). La mortalidad es más alta en hombres afroamericanos (261,5 por 100 000) y más baja en mujeres asiáticas y nativas de las islas del Pacífico (91,2 por 100 000). (Con base en datos de muertes de 2008 a 2012).
• El número de personas que están viviendo más allá de un diagnóstico de cáncer llegó a casi 14,5 millones en 2014 y se prevé que aumente a cerca de 19 millones para 2024.
• Cerca de 39,6 por ciento de mujeres y hombres recibirán un diagnóstico de cáncer en algún momento de sus vidas (con base en datos de 2010 a 2012).
• En 2014, se estimó que 15 780 niños y adolescentes de 0 a 19 años de edad recibieron un diagnóstico de cáncer y 1960 murieron por la enfermedad.
• Los gastos nacionales dedicados a la atención del cáncer en Estados Unidos totalizaron casi USD 125 mil millones en 2010 y podrían alcanzar los USD 156 mil millones para 2020..

Estadísticas generales: carga que representa el cáncer a nivel mundial

• El cáncer es una de las causas principales de muerte alrededor del mundo. En 2012, hubieron 14 millones de casos nuevos y 8,2 muertes relacionadas con el cáncer.
• El número de casos nuevos de cáncer aumentará a 22 millones en las siguientes dos décadas.
• Más de 60 por ciento de los nuevos casos de cáncer en el mundo tienen lugar en África, Asia, Sudamérica y Centroamérica; 70 por ciento de las muertes por cáncer en el mundo también ocurren en estas regiones.
El sitio web de la Organización Mundial de la SaludNotificación de salida tiene más información sobre las estadísticas de cáncer alrededor del mundo.

Tendencias de mortalidad por cáncer en EE. UU.

El mejor indicador de los avances logrados contra el cáncer es un cambio en los índices de mortalidad (muertes) ajustada por edad, aunque otras mediciones, como calidad de vida, son también importantes. La incidencia también es importante, pero la interpretación de cambios en la incidencia no siempre es sencilla. Por ejemplo, si un nuevo examen de detección detecta muchos cánceres que nunca habrían causado problemas durante la vida de una persona (lo que se llama sobrediagnóstico), la incidencia de cáncer parecería estar en aumento aunque no cambien los índices de mortalidad. Pero un aumento de la incidencia también puede reflejar un incremento real de la enfermedad, como cuando un aumento de la exposición a un factor de riesgo causa más casos de cáncer. En este escenario, el aumento de la incidencia probablemente conduciría a un incremento de la mortalidad por cáncer.
En Estados Unidos, el índice general de mortalidad por cáncer ha disminuido desde principios de 1990. El más reciente Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer, publicado en marzo de 2015, muestra que entre 2002 y 2011, los índices de muertes por cáncer disminuyeron en:
• 1,8 por ciento por año en hombres
• 1,4 por ciento por año en mujeres
• 2,1 por ciento por año en niños de 0 a 14 años de edad
• 2,3 por ciento por año en niños de 0 a 19 años de edad
Aunque los índices de muerte por muchos tipos individuales de cáncer también han disminuido, los índices de algunos cánceres se han estabilizado o hasta han aumentado.
A medida que ha disminuido el índice general de muertes por cáncer, ha aumentado el número de supervivientes de cáncer. Estas tendencias muestran que se están logrando avances contra la enfermedad, pero todavía falta mucho trabajo por hacer. Si bien los índices de tabaquismo, una causa principal de cáncer, han disminuido, la población de Estados Unidos está envejeciendo y los índices de cáncer aumentan con la edad. La obesidad, otro factor de riesgo de cáncer, también está en aumento. Se puede encontrar más información en inglés sobre las tendencias de mortalidad en EE. UU. en la página Menores índices de muertes y más supervivientes.

El Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SSER)

El Programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SSER) del NCI (NCI’s Surveillance, Epidemiology, and End Results (SEER) Program) recoge y publica datos sobre incidencia y supervivencia de cáncer provenientes de registros demográficos que abarcan aproximadamente 28 por ciento de la población estadounidense. El sitio web del programa SEER tiene estadísticas de cáncer más detalladas, que incluyen estadísticas demográficas de tipos comunes de cáncer, gráficos y tablas configurables y herramientas interactivas.
El Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer proporciona una actualización anual de la incidencia, mortalidad y tendencias del cáncer en Estados Unidos. El informe es escrito en conjunto por expertos del NCI, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Sociedad Americana contra el Cáncer y la Asociación Norteamericana de Registros Centrales del Cáncer.

03.- Causas y prevención

La prevención del cáncer consiste en tomar medidas para reducir el riesgo de enfermar de cáncer.
• La meta principal de la prevención es evitar que el cáncer se forme. Como por ejemplo, mantener un estilo de vida saludable y evitar la exposición a sustancias que se sabe son causantes de cáncer.
• La segunda meta de la prevención es detectar y tratar estados precancerosos (es decir, que pueden convertirse en cáncer) o el cáncer en forma temprana, cuando no presenta síntomas.

Factores de riesgo

Por lo general, no es posible saber exactamente por qué una persona presenta cáncer y otra no. Sin embargo, los estudios han mostrado que ciertos factores, llamados factores de riesgo, pueden aumentar las posibilidades de que una persona padezca de cáncer. Aunque algunos de estos factores de riesgo no pueden evitarse, como envejecer por ejemplo, otros como el consumo de tabaco, sí se pueden evitar.

Genética

El cáncer se debe a cambios en los genes que controlan la forma en que las células se multiplican y dividen. Un grupo pequeño de cánceres son causados por cambios genéticos hereditarios, pero la mayoría de los cambios que causan cáncer tienen lugar durante la vida de una persona. Hay pruebas genéticas disponibles para detectar posibles mutaciones heredadas así como para encontrar alteraciones que se encuentran en los tumores.

Aspectos generales de la prevención del cáncer (PDQ®)

Información general sobre la prevención del cáncer y descripciones de conceptos usados en sumarios específicos sobre la prevención del cáncer.

Investigaciones sobre causas y prevención

Los estudios más recientes acerca de las causas y los factores de riesgo de cáncer y cómo se pueden prevenir algunos cánceres.

04.- Mitos comunes e ideas falsas acerca del cáncer

Existen ciertas ideas generalizadas sobre cómo empieza y cómo se disemina el cáncer que, aunque son erróneas desde un punto de vista científico, parecen tener sentido, especialmente cuando esas ideas están arraigadas en teorías anticuadas. El problema es que una idea falsa sobre el cáncer puede causar preocupaciones innecesarias e, incluso, complicar decisiones acertadas de prevención y tratamiento. Esta página ofrece la información científica más reciente sobre lo que es cierto y lo que es falso en relación con algunas ideas comunes sobre el cáncer.

¿Es una sentencia de muerte tener cáncer?

En Estados Unidos, la probabilidad de morir por cáncer ha bajado en forma constante desde la década de 1990. En la actualidad, los índices de supervivencia a cinco años de algunos tipos de cáncer, como el de seno, próstata y tiroides, sobrepasan el 90 por ciento. El índice de supervivencia a 5 años de todos los cánceres combinados es actualmente de cerca de 66 por ciento. Para obtener más información, consulte el Informe Anual a la Nación sobre el Estado del Cáncer.
Sin embargo, es importante destacar que esos índices están basados en datos provenientes de un enorme número de personas. La cantidad de tiempo que un paciente con cáncer va a vivir y la posibilidad de que muera o no debido a la enfermedad depende de muchos factores, entre otros, la velocidad con que avanza el cáncer, cuánto se ha diseminado en el cuerpo, si existen tratamientos disponibles que sean eficaces y el estado de salud general de la persona.

¿Consumir azúcar hará que mi cáncer empeore?

No. Si bien los estudios de investigación han indicado que las células cancerosas consumen más azúcar (glucosa) que las células normales, ningún estudio ha demostrado que consumir azúcar hará que su cáncer empeore o que, si se deja de consumir azúcar, el cáncer disminuye o desaparece. No obstante, una alimentación con un alto contenido de azúcar puede tener como consecuencia un aumento excesivo de peso, y la obesidad está asociada a un riesgo elevado de padecer varios tipos de cáncer. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre Obesidad y riesgo de cáncer.

¿Los edulcorantes artificiales causan cáncer?

No. Los investigadores han realizado estudios sobre la seguridad de los edulcorantes artificiales (sustitutos del azúcar) sacarina (Sweet 'N Low®, Sweet Twin®, NectaSweet®); ciclamato; aspartamo (Equal®, NutraSweet®); acesulfamo de potasio (Sunett®, Sweet One®); sucralosa (Splenda®); y neotame y no han encontrado ninguna evidencia de que causen cáncer en seres humanos. Todos estos edulcorantes artificiales, excepto el ciclamato, han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para su comercialización en Estados Unidos. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre Edulcorantes artificiales y el cáncer.

¿Es contagioso el cáncer?

En general, no. El cáncer no es una enfermedad contagiosa que se disemina con facilidad entre las personas. La única circunstancia en la que el cáncer puede pasar de una persona a otra es en el caso de trasplantes de órganos o tejidos. Si una persona recibe órganos o tejidos de un donante que tuvo cáncer en el pasado, podría enfrentar en el futuro un mayor riesgo de padecer cáncer relacionado con el trasplante. Pero ese riesgo es extremadamente bajo, cerca de dos casos de cáncer por cada 10 000 trasplantes de órganos. Los médicos evitan usar órganos o tejidos de donantes con antecedentes de cáncer.
En ciertas personas, es posible que la causa del cáncer sea la presencia de ciertos virus (algunos tipos de virus del papiloma humano o VPH, por ejemplo) y bacterias (como Helicobacter pylori). Si bien los virus o las bacterias pueden pasar de una persona a otra, los cánceres que estos a veces causan no se pueden diseminar de una persona a otra. Para obtener más información acerca de virus y bacterias que causan cáncer, consulte las hojas informativas del NCI sobre Helicobacter pylori y el cáncer, Los virus del papiloma humano y el cáncer y Vacunas contra el cáncer.

¿Es cierto que si tengo una actitud—positiva o negativa—esto determina mi riesgo de cáncer o mis posibilidades de recuperación?

A la fecha no existe evidencia científica convincente que relacione la "actitud" de una persona con su riesgo de padecer cáncer o morir por la enfermedad. Si usted tiene cáncer, es normal sentirse a veces triste, enojado o descorazonado y, otras veces, optimista y animado. Es posible que las personas con una actitud positiva tengan más oportunidades de mantener relaciones sociales y estar activas, y la actividad física y el apoyo emocional pueden ayudar a hacer frente al cáncer. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre el Estrés psicológico y el cáncer y la página sobre el Control de los efectos psicológicos.

¿Es posible que una cirugía para el cáncer o una biopsia de un tumor puedan causar que el cáncer se disemine al resto del cuerpo?

La probabilidad de que una operación haga que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo es extremadamente baja. Los cirujanos siguen procedimientos estándar y usan métodos especiales con varios pasos para prevenir que las células cancerosas se diseminen durante las biopsias o las operaciones quirúrgicas para extirpar tumores. Por ejemplo, si deben extirpar tejidos de más de un área del cuerpo, usan instrumentos quirúrgicos diferentes para cada sitio. Para obtener información sobre cómo se disemina el cáncer en el cuerpo, consulte la hoja informativa del NCI sobre Cáncer metastático.

¿Es cierto que el cáncer empeora si se lo expone al aire?

No. La exposición al aire no hace que los tumores crezcan más rápido ni causa que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo. Para obtener información sobre cómo se disemina el cáncer en el cuerpo, consulte la hoja informativa del NCI sobre Cáncer metastático.

¿Es cierto que los teléfonos celulares causan cáncer?

No, según lo indican los mejores estudios realizados hasta el momento. El cáncer se produce por mutaciones genéticas, y los teléfonos celulares emiten un tipo de energía de baja frecuencia que no hace daño a los genes. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre los Teléfonos celulares y el riesgo de cáncer.

¿Es cierto que los cables de alta tensión causan cáncer?

No, según lo indican los mejores estudios realizados hasta el momento. Los cables de alta tensión emiten energía eléctrica y magnética. Las paredes y otros objetos bloquean o debilitan con facilidad la energía eléctrica emitida por los cables de alta tensión. La energía magnética emitida por estos cables es una forma de radiación de baja frecuencia que no causa daño a los genes. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre la Exposición a campos magnéticos y el cáncer.

¿Existe alguna hierba medicinal que pueda curar el cáncer?

No. Si bien algunos estudios permiten suponer que los tratamientos alternativos o complementarios podrían ayudar a los pacientes a tolerar los efectos secundarios del tratamiento contra el cáncer, como por ejemplo algunas hierbas medicinales, no existe ningún producto herbario que nos permita suponer que es eficaz para el tratamiento del cáncer. De hecho, algunas hierbas medicinales pueden ser perjudiciales cuando se consumen durante la quimioterapia o la radioterapia porque pueden interferir con el funcionamiento de estos tratamientos. Los pacientes con cáncer deben consultar a su doctor acerca de cualquier tipo de producto de medicina complementaria y alternativa que puedan estar usando, incluidas las vitaminas y los complementos de hierbas. Para obtener más información, consulte Temas sobre tratamientos complementarios y alternativos, que incluye información (en inglés) sobre los Productos botánicos y herbarios que han sido estudiados.

Si alguien en mi familia tiene cáncer, ¿es posible que yo también vaya a tener cáncer?

No necesariamente. El cáncer es causado por cambios dañinos (mutaciones) en los genes. Solo cerca de 5 a 10 por ciento de los cánceres son causados por mutaciones dañinas que la persona hereda de sus padres. En familias con mutaciones heredadas que causan cáncer, varios miembros de la familia suelen padecer del mismo tipo de cáncer. Estos cánceres se denominan cánceres "familiares" o "hereditarios".
El 90 a 95 por ciento restante de los cánceres son causados por mutaciones que le suceden a la persona durante la vida como consecuencia natural del envejecimiento y la exposición a factores ambientales como el humo del tabaco y la radiación. Estos cánceres se denominan cánceres "no hereditarios" o "espontáneos". Para obtener más información sobre el riesgo de padecer cáncer, consulte la hoja informativa del NCI sobre Pruebas genéticas para síndromes hereditarios de cáncer y la página sobre Causas y factores de riesgo del cáncer.

Si nadie en mi familia ha tenido cáncer, ¿significa que no tengo ningún riesgo?

No. Según los datos más recientes, cerca de 40 por ciento de hombres y mujeres recibirán un diagnóstico de cáncer en algún momento de su vida. La mayoría de los cánceres son causados por cambios genéticas que suceden a través de la vida de la persona como consecuencia natural del envejecimiento y la exposición a factores ambientales como el humo del tabaco y la radiación. Otros factores, como el tipo de alimentos que usted consume, qué tanto come de estos alimentos y si practica o no ejercicio, es posible que también influyan en el riesgo de padecer cáncer. Para obtener más información, consulte la página Causas y factores de riesgo del cáncer.

¿Es cierto que los antitranspirantes o desodorantes causan cáncer de seno?

No. Los mejores estudios realizados hasta el momento no han encontrado ninguna evidencia que relacione las sustancias químicas que generalmente se encuentran en los antitranspirantes y desodorantes con cambios en el tejido mamario. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre Antitranspirantes o desodorantes y el cáncer de seno.

¿El uso de tintes para el cabello aumenta el riesgo de cáncer?

No existe evidencia científica convincente que indique que el uso personal de tintes o tintas para teñir el cabello aumente el riesgo de cáncer. Sin embargo, algunos estudios parecen indicar que los peluqueros y barberos que se exponen con regularidad a grandes cantidades de tintes para el cabello y otros productos químicos, podrían tener un mayor riesgo de cáncer de vejiga. Para obtener más información, consulte la hoja informativa del NCI sobre Tintes para el cabello y el riesgo de cáncer.

Si yo tengo cáncer, voy a saberlo porque sentiré dolor. Por eso, sólo debo hacerme una prueba de detección de cáncer si siento algún dolor. ¿Verdad?

Es posible que usted sienta o no sienta dolor si tiene cáncer. Por eso, aunque se sienta bien, debe consultar a su médico para que, si hay necesidad, le haga una prueba de detección de cáncer según su situación particular. El cáncer generalmente se puede tratar mejor cuando la enfermedad se detecta en una etapa temprana. Para obtener más información sobre los exámenes de detección, consulte la página del NCI sobre Detección temprana y exámenes.

Me di un golpe en el seno y unos días después vi que me apareció un moretón. ¿Los moretones en los senos producen cáncer de seno (mama)?

Darse un golpe o lastimarse los senos no produce cáncer. En general, los doctores no pueden explicar la razón por la que algunas personas padecen cáncer y otras no. Pero está claro que lastimarse los senos no aumenta el riesgo de que una mujer padezca cáncer de seno. Para obtener más información sobre la prevención, consulte el sumario PDQ del NCI sobre la Prevención del cáncer de seno.

¿Sigue siendo virgen una mujer después de hacerse la prueba de Papanicolaou (prueba "Pap")?

Muchas mujeres que aún no han tenido relaciones sexuales quieren saber si todavía son vírgenes después de una prueba de Papanicolaou. Esta prueba puede hacerse sin afectar la virginidad. Para obtener más información sobre este procedimiento, consulte la definición de la prueba de Papanicolaou en el Diccionario de cáncer.

Recuperado con fines educativos del website: Instituto Nacional del Cáncer
Descargo de responsabilidad: La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada