2 Reyes 19-20-21-22, Puntos sobresalientes de la Biblia: semana del 21 de septiembre

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: 2 Reyes 19 a 22. Información para el estudio personal

Leer y Escuchar la lectura de la Biblia en JW.org



Investigación para los Puntos sobresalientes de: 2 Reyes 19 a 22


(2 REYES 19:1)

“Y aconteció que, tan pronto como el rey Ezequías lo oyó, inmediatamente rasgó sus prendas de vestir y se cubrió de saco y entró en la casa de Jehová.”

*** it-1 pág. 360 Blasfemia ***
La tradición talmúdica también prescribió que cuando los jueces religiosos oyeran en testimonio palabras blasfemas pronunciadas supuestamente por el acusado, tenían que rasgarse las vestiduras siguiendo el ejemplo de 2 Reyes 18:37; 19:1-4. (The Jewish Encyclopedia, 1976, vol. 3, pág. 237; compárese con Mt 26:65.)

(2 REYES 19:7)

“Aquí estoy poniendo en él un espíritu, y tendrá que oír un informe y regresar a su propia tierra; y ciertamente haré que caiga a espada en su propia tierra”’”.”

*** si pág. 73 párr. 27 Libro bíblico número 12: 2 Reyes ***
Senaquerib regresa derrotado a Nínive y mora en ella. Allá su dios Nisroc le falla una vez más, porque mientras está inclinado en adoración sus propios hijos lo matan, en cumplimiento de la profecía de Isaías (19:7, 37).

(2 REYES 19:9)

“Oyó decir respecto a Tirhaqá el rey de Etiopía: “Mira que ha salido a pelear contra ti”. Por lo tanto, volvió a enviar mensajeros a Ezequías, diciendo:”

*** it-1 pág. 828 Esar-hadón ***
La conquista de Egipto. El logro militar más sobresaliente de Esar-hadón fue la conquista de Egipto, al derrotar al ejército egipcio comandado por el gobernante etíope Tirhaqá (llamado “rey de Etiopía” en 2 Reyes 19:9) y capturar la ciudad de Menfis. De este modo añadió a sus muchos títulos el de “Rey de los reyes de Egipto”.

*** it-2 pág. 997 Senaquerib ***
El comité asirio regresó a Senaquerib, quien a la sazón estaba luchando contra Libná, y se oyó decir “respecto a Tirhaqá el rey de Etiopía: ‘Mira que ha salido a pelear contra ti’”. (2Re 19:8, 9.) Las inscripciones de Senaquerib hablan de una batalla en “Elteqeh” (c. 15 Km. al NNO. de Eqrón), en la que afirma haber derrotado un ejército egipcio y las fuerzas del “rey de Etiopía”. Luego narra su conquista de Eqrón y cómo volvió a poner en el trono al liberado Padi. (La Sabiduría del Antiguo Oriente, pág. 236.)

*** it-2 pág. 1135 Tirhaqá ***
Durante el reinado de Ezequías, mientras el rey asirio Senaquerib luchaba contra Libná, llegaron noticias de que Tirhaqá, el monarca etíope de Egipto, había salido a pelear contra los asirios. (2Re 19:8, 9; Isa 37:8, 9.) Una inscripción asiria, aunque no menciona a Tirhaqá, dice que Senaquerib derrotó las fuerzas procedentes de Egipto y capturó a los “aurigas del rey de Etiopía”.

*** g90 22/6 pág. 26 Meroe: testimonio de una grandeza olvidada ***
Según el relato bíblico, el rey asirio Senaquerib luchaba contra Libná mientras se preparaba para atacar Jerusalén. De repente llegaron noticias de que el rey Tirhaqá había salido para pelear contra los asirios. (2 Reyes 19:8, 9;

*** w88 1/2 pág. 27 El Egipto antiguo... la primera de las grandes potencias mundiales ***
Años después, durante la gobernación del rey Ezequías de Judá, el rey Tirhaqá de Etiopía (probablemente el gobernante etíope de Egipto, Faraón Taharka) entró en Canaán y temporalmente desvió el ataque del rey asirio, Senaquerib. (2 Reyes 19:8-10.) Los propios anales del rey Senaquerib, hallados en Asiria, parecen referirse a esto cuando dicen: “Yo capturé vivo, personalmente, [...] a los conductores de carros del rey de Etiopía” (Prisma de Senaquerib, en el Instituto Oriental, Universidad de Chicago).

(2 REYES 19:12)

“¿Acaso los dioses de las naciones que mis antepasados arruinaron las han librado a ellas, aun a Gozán y a Harán y a Rézef y a los hijos de Edén que estaban en Tel-asar?”

*** it-1 pág. 1032 Gozán ***
GOZÁN
Nombre que al parecer designaba tanto un lugar como un río. En 2 Reyes 19:12 e Isaías 37:12, Gozán parece referirse a una zona mayor que una ciudad, puesto que a sus habitantes se les cuenta entre las “naciones” conquistadas por los asirios. No obstante, muchos eruditos creen, basándose en la similitud de las palabras, que Gozán corresponde a Gauzanitis, un distrito de Mesopotamia al que hizo referencia Tolomeo y que se identifica con la “Guzana” que aparece en los registros asirios. Guzana suele relacionarse con la moderna Tell Halaf, situada a unos 590 Km. al ENE. del mar de Galilea, en la parte superior del río Jabur.

*** it-1 pág. 1088 Harán ***
Parece ser que el nombre Harán también abarcaba la zona circundante, pues se le menciona entre las “naciones” que conquistaron los reyes de Asiria. (2Re 19:11, 12.)

*** it-2 págs. 1092-1093 Tel-asar ***
TEL-ASAR
Lugar habitado por “los hijos de Edén” mencionado junto con Gozán, Harán y Rézef, que estaban en el N. de Mesopotamia. (2Re 19:12; Isa 37:12.) Por medio de sus mensajeros, Senaquerib alardeó de que los dioses que adoraban aquellos pueblos no habían podido librarlos del poder de sus antepasados asirios. Debido a la referencia a “los hijos de Edén”, por lo general se relaciona Tel-asar con el pequeño reino de Bit-Adini, junto al cauce superior del Éufrates. Los monarcas asirios Tiglat-piléser III y Esar-hadón mencionan un lugar llamado Til-Ashuri, pero este suele ubicarse cerca del límite entre Asiria y Elam, por lo que la identificación de Tel-asar continúa siendo incierta.

(2 REYES 19:13)

“¿Dónde está él... el rey de Hamat y el rey de Arpad y el rey de las ciudades de Sefarvaim, Hená e Ivá?’”.”

*** it-1 pág. 193 Arpad ***
ARPAD
Ciudad real del N. de Asiria relacionada siempre en la Biblia con Hamat. Se la ha identificado con Tell Erfad (Tell Rifʽat), a unos 30 Km. al NNO. de Alepo. Situada en el camino que iba a Hamat y Damasco, al S., llegó a ser el blanco frecuente de los ataques asirios, hasta que finalmente la conquistó Tiglat-piléser III y, más tarde, Sargón II. Por eso, el hijo de Sargón, Senaquerib, se refirió, mediante su vocero Rabsaqué, a la suerte de Arpad como prueba de la incapacidad de los dioses de las naciones de enfrentarse al gran poder de Asiria. (2Re 18:34; 19:12, 13; Isa 36:19; 37:12, 13.) El profeta Isaías había predicho con anterioridad esta jactancia. (Isa 10:9.)

(2 REYES 19:21)

“Esta es la palabra que Jehová ha hablado contra él: “La virgen hija de Sión te ha despreciado, te ha hecho escarnio. Detrás de ti la hija de Jerusalén ha meneado la cabeza.”

*** it-2 pág. 1210 Virgen ***
Ciudades, lugares y pueblos. El término “virgen” se utiliza a menudo con relación a ciudades, lugares o pueblos. Se hace referencia a la “virgen” o “virgen hija” de “mi pueblo” (Jer 14:17), de Israel (Jer 31:4, 21; Am 5:2), de Judá (Lam 1:15), de Sión (2Re 19:21; Lam 2:13), de Egipto (Jer 46:11), de Babilonia (Isa 47:1) y de Sidón (Isa 23:12). Parece ser que el sentido de este uso figurado es que los pueblos o lugares así llamados no habían sido tomados ni violados por conquistadores extranjeros, o bien que en un tiempo eran independientes como una virgen.

(2 REYES 19:24)

“Yo mismo ciertamente cavaré y beberé aguas extrañas, y secaré con las plantas de mis pies todos los canales del Nilo de Egipto’.”

*** it-2 pág. 489 Nilo ***
El Nilo desempeñó un papel importante en la defensa de Egipto contra las invasiones. Al S., sus cataratas hacían difícil el ataque desde la dirección de Nubia-Etiopía, mientras que la tierra pantanosa alrededor de la región del Delta impedía la entrada de grandes ejércitos desde el continente asiático. Algunos doctos opinan que el alarde del rey asirio Senaquerib de secar todos los canales del Nilo con sus pies significaba su confianza en poder superar las fosas defensivas llenas de agua que había alrededor de las ciudades y fortalezas egipcias. (2Re 19:24.)

(2 REYES 19:25)

“¿No has oído? Desde tiempos remotos es lo que ciertamente haré. Desde días pasados aun lo he formado. Ahora ciertamente lo haré entrar. Y tú servirás para hacer que ciudades fortificadas queden desoladas como montones de ruinas.”

*** w99 15/8 pág. 14 párr. 3 Vivamos con fe en las promesas de Dios ***
Mediante una actuación progresiva, Jehová se convierte en el Cumplidor de todas sus promesas. Por ello, se dice que Jehová ‘forma’ o moldea su propósito en lo que respecta a acciones o sucesos futuros (2 Reyes 19:25; Isaías 46:11). Este término procede de la palabra hebrea ya•tsár, relacionada con otra que significa “alfarero” (Jeremías 18:4). Tal como un hábil alfarero puede dar forma a un pedazo de barro y convertirlo en una hermosa vasija, Jehová puede formar, o maniobrar, los asuntos para llevar a cabo su voluntad (Efesios 1:11).

(2 REYES 19:26)

“Y sus habitantes se hallarán débiles de mano; simplemente estarán aterrorizados y avergonzados. Tienen que llegar a ser como la vegetación del campo y tierna hierba verde, hierba de los techos, cuando hay un abrasamiento ante el viento del este.”

*** it-1 pág. 1140 Hierba ***
Los israelitas estaban muy familiarizados con el hecho de que la hierba se marchita bajo el intenso calor del sol durante la estación seca. Por ello, la transitoriedad de la vida del hombre se asemeja a la de la hierba, y se contrasta con la eternidad de Jehová y de su “palabra” o “dicho”. (Sl 90:4-6; 103:15-17; Isa 40:6-8; 51:12; 1Pe 1:24, 25.) A los malhechores también se les compara con la hierba que se marchita rápidamente (Sl 37:1, 2), y a los que odian a Sión, así como a la gente que está a punto de ser sojuzgada por conquistas militares, se les asemeja a la hierba de raíces poco profundas que crece en las azoteas hechas de tierra, hierba que se marchita incluso antes de ser arrancada o que abrasa el viento del E. (Sl 129:5, 6; 2Re 19:25, 26; Isa 37:26, 27.)

*** it-2 pág. 1186 Vegetación ***
Uso figurado. En Palestina, la vegetación se seca rápidamente durante la estación seca, cuando está sometida al ardiente calor del Sol o al abrasador viento del E. Por consiguiente, a las personas que están a punto de ser subyugadas por una conquista militar se las asemeja a la “vegetación del campo y tierna hierba verde, hierba de los techos, cuando hay un abrasamiento ante el viento del este”. (2Re 19:25, 26; Isa 37:26, 27.) De igual manera, cuando el salmista estuvo gravemente afligido, exclamó: “Mi corazón ha sido herido tal como vegetación, y está seco”. “Yo mismo estoy seco como simple vegetación.” (Sl 102:4, 11.)

(2 REYES 19:28)

“porque tu excitarte contra mí y tu rugido han subido y entrado en mis oídos. Y ciertamente pondré mi garfio en tu nariz y mi freno entre tus labios, y realmente te conduciré de vuelta por el camino por el cual has venido”.”

*** it-1 pág. 968 Freno ***
Jehová dijo a Senaquerib, el rey de Asiria: “Y ciertamente pondré mi garfio en tu nariz y mi freno entre tus labios, y realmente te conduciré de vuelta por el camino por el cual has venido”. (2Re 19:28; Isa 37:29.) Senaquerib tuvo que renunciar al sitio de Jerusalén y volver a Nínive, donde más tarde sus propios hijos lo asesinaron, no por su propia voluntad, sino por la mano de Jehová.

*** it-1 pág. 992 Garfio, anzuelo, corchete ***
En ocasiones se conducía a los prisioneros de un garfio clavado en los labios, la nariz o la lengua. En un dibujo asirio se ve al rey sujetando a tres prisioneros con cuerdas, a cuyos extremos hay garfios clavados en los labios de los cautivos, mientras que con la otra mano empuña una lanza con la que ciega a uno de los hombres. Esta imagen muestra que Senaquerib debió entender perfectamente la sentencia que Jehová le comunicó en lenguaje figurado por medio del profeta Isaías: “Ciertamente pondré mi garfio en tu nariz y mi freno entre tus labios, y realmente te conduciré de vuelta por el camino por el cual has venido”. (2Re 19:20, 21, 28; Isa 37:29.)

(2 REYES 19:32)

“”’Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová respecto al rey de Asiria: “No entrará en esta ciudad, ni disparará allí una flecha, ni se presentará contra ella con escudo, ni alzará contra ella cerco de sitiar.”

*** w88 15/2 pág. 28 La cruel Asiria... la segunda gran potencia mundial ***
Mediante Isaías, quien estaba en Jerusalén, Jehová dijo esto acerca de Senaquerib: “No entrará en esta ciudad, ni disparará allí una flecha, ni se presentará contra ella con escudo, ni alzará contra ella cerco de sitiar. Por el camino por el cual procedió a venir, regresará, y en esta ciudad no entrará”. (2 Reyes 18:17–19:8, 32, 33.)
¿Detuvo Jehová a Senaquerib, como prometió? ¡Aquella misma noche el ángel de Dios derribó a 185.000 asirios! Senaquerib se retiró y regresó a Nínive, y con el tiempo dos de sus propios hijos lo mataron mientras se inclinaba ante su dios Nisroc. (2 Reyes 19:35-37.)
Por supuesto, no se esperaría que el orgulloso Senaquerib se jactara de esta pérdida de soldados. Pero lo que dice es interesante. Sus anales, registrados tanto en el Prisma del Instituto Oriental como en el Prisma de Taylor, dicen: “En cuanto a Ezequías, el judío, él no se sometió a mi yugo, puse sitio a 46 de sus ciudades fuertes, fortines murados e innumerables aldehuelas de su vecindad, y [las] conquisté [...] A él mismo lo hice prisionero en Jerusalén, su residencia real, como a un pájaro en una jaula”. Senaquerib dice que “el brillo inspirador de terror de mi señorío” abrumó a Ezequías. Sin embargo, no dice que capturara a Ezequías ni conquistara a Jerusalén, como había dicho de las “ciudades fuertes” y “aldehuelas”.

(2 REYES 19:34)

“Y ciertamente defenderé esta ciudad para salvarla por causa de mí mismo y por causa de David mi siervo”’”.”

*** si pág. 145 párr. 14 Libro bíblico número 28: Oseas ***
No obstante, Oseas había predicho que Jehová mostraría misericordia a Judá y la salvaría, pero no por poder militar. Esto se cumplió cuando el ángel de Jehová mató a 185.000 de los asirios que amenazaban a Jerusalén. (Ose. 1:7; 2 Rey. 19:34, 35.)

(2 REYES 19:35)

“Y aconteció que en aquella noche el ángel de Jehová procedió a salir y a derribar a ciento ochenta y cinco mil [hombres] en el campamento de los asirios. Cuando unas personas se levantaron muy de mañana, pues, allí todos eran cadáveres muertos.”

*** w93 1/6 pág. 6 Un imperio perdido que desconcertó a los críticos de la Biblia ***
¿Y por qué no pudo jactarse Senaquerib de conquistar la capital de Judea, Jerusalén, tal como se jactó de la conquista de la fortaleza judea de Lakís? Tres escritores bíblicos dan la respuesta. Uno de ellos, un testigo presencial, escribió: “El ángel de Jehová procedió a salir y a derribar a ciento ochenta y cinco mil hombres en el campamento de los asirios. Cuando la gente se levantó muy de mañana, pues, allí estaban todos, cadáveres muertos. Por eso Senaquerib el rey de Asiria partió y se fue y regresó, y se puso a morar en Nínive”. (Isaías 37:36, 37; 2 Reyes 19:35; 2 Crónicas 32:21.)
En el libro Treasures From Bible Times, Millard llega a la siguiente conclusión: “No hay razón para dudar de este informe [...] Se entiende que Senaquerib no dejara constancia de tal desastre para que lo leyeran sus sucesores, pues sería un descrédito para él”. En cambio, Senaquerib intentó producir la impresión de que su invasión de Judea había sido un éxito y que Ezequías seguía sometido, enviando tributo a Nínive.

*** w88 15/2 pág. 28 La cruel Asiria... la segunda gran potencia mundial ***
¿Detuvo Jehová a Senaquerib, como prometió? ¡Aquella misma noche el ángel de Dios derribó a 185.000 asirios! Senaquerib se retiró y regresó a Nínive, y con el tiempo dos de sus propios hijos lo mataron mientras se inclinaba ante su dios Nisroc. (2 Reyes 19:35-37.)
Por supuesto, no se esperaría que el orgulloso Senaquerib se jactara de esta pérdida de soldados. Pero lo que dice es interesante. Sus anales, registrados tanto en el Prisma del Instituto Oriental como en el Prisma de Taylor, dicen: “En cuanto a Ezequías, el judío, él no se sometió a mi yugo, puse sitio a 46 de sus ciudades fuertes, fortines murados e innumerables aldehuelas de su vecindad, y [las] conquisté [...] A él mismo lo hice prisionero en Jerusalén, su residencia real, como a un pájaro en una jaula”. Senaquerib dice que “el brillo inspirador de terror de mi señorío” abrumó a Ezequías. Sin embargo, no dice que capturara a Ezequías ni conquistara a Jerusalén, como había dicho de las “ciudades fuertes” y “aldehuelas”. ¿Por qué no? Como la Biblia muestra, ¡lo mejor de las tropas que Senaquerib había enviado con aquel fin fue destruido!

(2 REYES 19:36)

“Por lo tanto Senaquerib el rey de Asiria partió y se fue y regresó, y se puso a morar en Nínive.”

*** it-1 pág. 207 Arquitectura ***
El palacio que Senaquerib hizo edificar en Nínive era una inmensa estructura que tenía unas setenta habitaciones y más de 3.000 m. lineales de muros con losas esculpidas. (2Re 19:36; compárese con Jon 3:2, 3.) Se cree que fue Senaquerib quien hizo construir un acueducto de 48 Km. de recorrido, para llevar el agua desde el río Gomer hasta los jardines de Nínive.

(2 REYES 19:37)

“Y aconteció que, mientras se inclinaba en la casa de Nisroc su dios, Adramélec y Sarézer, sus hijos, lo derribaron ellos mismos a espada, y ellos mismos escaparon a la tierra de Ararat. Y Esar-hadón su hijo empezó a reinar en lugar de él.”

*** it-1 pág. 60 Adramélec ***
1. Hijo del rey Senaquerib de Asiria. Adramélec y su hermano Sarézer mataron a su padre cuando se postraba en la casa de su dios Nisroc, en Nínive. Luego escaparon a la tierra de Ararat, posiblemente la ubicación de la antigua Armenia, en la región montañosa que está al O. de lo que hoy se conoce como mar Caspio. (2Re 19:35-37; Isa 37:36-38.) Una inscripción de Esar-hadón, otro de los hijos de Senaquerib, relata que, como sucesor de su padre, luchó contra los ejércitos de los asesinos del monarca, y los derrotó en Hanigalbat, en la tierra adonde habían escapado.

*** it-1 págs. 173-174 Ararat ***
Durante el reinado de Ezequías, Adramélec y Sarézer, hijos de Senaquerib, huyeron a la “tierra de Ararat” después de haber asesinado a su padre. (2Re 19:37; Isa 37:38.) Jeremías predijo que Ararat se contaría entre “los reinos” que se levantarían contra Babilonia al tiempo de su destrucción, en el siglo VI a. E.C. (Jer 51:27.) Estas últimas citas bíblicas hacen referencia a una tierra situada al N. de Asiria. Eusebio, Jerónimo y la mayor parte de los escritores “cristianos” primitivos pensaron que Ararat correspondía a Armenia, y es así como lo vierte tanto la Versión de los Setenta en Isaías 37:38 como la Vulgata en 2 Reyes (4 Reyes) 19:37. Numerosas inscripciones asirias de los reinados de Salmanasar I, Asurnasirpal II, Salmanasar III, Tiglat-piléser III y Sargón II, pertenecientes a los siglos IX y VIII a. E.C., se refieren a Ararat como “Urartu”. Una inscripción de Esar-hadón, otro de los hijos de Senaquerib y su sucesor al trono de Asiria, registra que derrotó a los ejércitos de sus hermanos parricidas en Hanigalbat, en la zona de Armenia. Sobre la base de estas inscripciones y de la relación que Jeremías establece entre Ararat y los reinos de Miní y Askenaz, parece ser que la tierra de Ararat estaba situada en la región montañosa del lago de Van, en la antigua Armenia, limitando al S. con la cabecera del Tigris, y al N., con las montañas del Cáucaso.

*** it-1 pág. 195 Arqueología ***
Nínive, la capital de Asiria, fue donde se hicieron las excavaciones que desenterraron el inmenso palacio de Senaquerib, que tenía unas 70 habitaciones con 3.000 m. de paredes cubiertas de losas esculpidas. En una de ellas se representa a prisioneros judaítas llevados al cautiverio después de la caída de Lakís, en 732 a. E.C. (2Re 18:13-17; 2Cr 32:9; GRABADO, vol. 1, pág. 952.) Más interesantes aún resultaron ser los anales de Senaquerib hallados en Nínive y que estaban inscritos en prismas de arcilla. En uno de ellos Senaquerib narra la campaña asiria contra Palestina durante el reinado de Ezequías (732 a. E.C.), pero —y esto es muy notable— el jactancioso monarca no alardea de haber tomado la ciudad de Jerusalén, lo que da apoyo al registro bíblico. (Véase SENAQUERIB.) El informe del asesinato de Senaquerib a manos de sus hijos también se registra en una inscripción de Esar-hadón, su sucesor, así como en una inscripción del siguiente rey. (2Re 19:37.)

*** it-1 pág. 203 Arqueología ***
Por ejemplo, el registro bíblico relata que Adramélec y Sarézer, hijos de Senaquerib, mataron a su padre, y que Esar-hadón, otro de sus hijos, le sucedió en el trono. (2Re 19:36, 37.) No obstante, una crónica de Babilonia decía que a Senaquerib lo había asesinado su hijo en una revuelta el día vigésimo de Tebet. Tanto Nabonido, rey babilonio del siglo VI a. E.C., como Beroso, sacerdote babilonio del siglo III a. E.C., presentan la misma versión en sus escritos, a saber, que Senaquerib murió a manos de uno solo de sus hijos. Sin embargo, en un fragmento del Prisma de Esar-hadón descubierto más tarde, este hijo de Senaquerib que le sucedió en el trono —el propio Esar-hadón— afirma con claridad que sus hermanos (plural) se rebelaron y mataron a su padre, después de lo cual huyeron. Al comentar sobre este asunto en Universal Jewish History (1948, vol. 1, pág. 27) Philip Biberfeld dice: “La Crónica de Babilonia, Nabonido y Beroso estaban equivocados; solo el registro bíblico demostró ser fidedigno. La inscripción de Esar-hadón lo confirmó hasta en los mínimos detalles, así que demostró ser más exacto en lo que respecta a este suceso de la historia asirobabilonia que las propias fuentes babilonias mismas. Este es un hecho de máxima importancia, incluso para la evaluación de fuentes contemporáneas que no estén en concordancia con la tradición bíblica”.

*** si pág. 73 párr. 27 Libro bíblico número 12: 2 Reyes ***
Senaquerib regresa derrotado a Nínive y mora en ella. Allá su dios Nisroc le falla una vez más, porque mientras está inclinado en adoración sus propios hijos lo matan, en cumplimiento de la profecía de Isaías (19:7, 37).

(2 REYES 20:7)

“E Isaías pasó a decir: “Tomen una torta de higos secos comprimidos”. De manera que la tomaron y la pusieron sobre el divieso, después de lo cual él revivió gradualmente.”

*** w03 15/5 pág. 25 Cada uno se sentará debajo de su higuera ***
Los higos comprimidos también tenían valor terapéutico. De ahí que se aplicaran como cataplasma a un divieso que puso en peligro la vida del rey Ezequías. Con todo, la recuperación del monarca se debió principalmente a la intervención de Dios (2 Reyes 20:4-7).

*** w03 15/5 pág. 25 Cada uno se sentará debajo de su higuera ***
En sus viajes por tierras bíblicas a mediados del siglo XIX, el naturalista H. B. Tristram observó que aún se trataban diviesos con tales cataplasmas.

(2 REYES 20:11)

“En esto Isaías el profeta se puso a clamar a Jehová; y él hizo que la sombra que había bajado retrocediera gradualmente sobre las gradas, es decir, sobre las gradas [de la escalera] de Acaz, diez gradas hacia atrás.”

*** it-1 pág. 677 Día ***
La expresión “la sombra de las gradas”, empleada en Isaías 38:8 y 2 Reyes 20:8-11, puede que se refiera a algún tipo de reloj solar, en el que la sombra proyectada por el Sol recorría una serie de escalones. (Véase SOL [La sombra que retrocedió diez gradas].)

*** it-2 pág. 1054 Sol ***
La sombra que retrocedió diez gradas. La utilización de los relojes de sol se remonta al siglo VIII a. E.C. en Babilonia y Egipto. No obstante, la palabra hebrea ma•ʽalóhth, que muchas versiones (DK, LT, SA, etc.) traducen “reloj de sol” o “cuadrante” en 2 Reyes 20:11 e Isaías 38:8, significa literalmente “grados”, “gradas” o “escalones”. (Véanse BAS; BJ; Fer; RH, 1989; Val, 1989.) Esta misma palabra también se emplea en los encabezamientos de las quince ‘Canciones de las Subidas’, desde el Salmo 120 hasta el 134.
En 2 Reyes 20:8-11 y en Isaías 38:4-8 se halla el relato del portento que Dios realizó para el enfermo rey Ezequías como respuesta a la oración de Isaías. Este portento consistió en hacer que la sombra que avanzaba gradualmente, retrocediese y volviese a subir diez gradas. Es posible que en este pasaje se haga referencia a las gradas o grados de un cuadrante o reloj de sol, y no sería extraño que el padre de Ezequías poseyera tal dispositivo, o quizás hasta que lo hubiera obtenido de Babilonia. Sin embargo, cuando el historiador judío Josefo comenta este relato, dice que estas gradas de Acaz estaban “en el palacio”, lo que tal vez indique que formaban parte de una escalera. (Antigüedades Judías, libro X, cap. II, sec. 1.) Es posible que al lado de las escaleras se hubiera colocado una columna en la que dieran los rayos del Sol, y que proyectara una sombra que avanzara gradualmente a lo largo de las gradas y sirviese para medir el tiempo.
Cabe la posibilidad de que ese milagro tuviera que ver con la relación entre la Tierra y el Sol; de ser así, es posible que fuese parecido al registrado en Josué 10:12-14. (Véase PODER, OBRAS PODEROSAS [El Sol y la Luna permanecen inmóviles].) De las palabras de 2 Crónicas 32:24, 31, donde se indica que se enviaron mensajeros desde Babilonia a Jerusalén para preguntar en cuanto a este suceso, se desprende que los efectos de este portento llegaron hasta lugares lejanos.

(2 REYES 20:12)

“En aquel tiempo Berodac-baladán hijo de Baladán el rey de Babilonia envió cartas y un regalo a Ezequías; porque había oído que Ezequías había estado enfermo.”

*** it-2 págs. 372-373 Merodac-baladán ***
MERODAC-BALADÁN
(del babilonio, significa: “Marduk Ha Dado un Hijo”).
“Hijo de Baladán” y rey de Babilonia que envió cartas y un regalo al rey Ezequías de Judá cuando este se recuperó de su enfermedad. (Isa 39:1.) En 2 Reyes 20:12 se le llama “Berodac-baladán”, pero por lo general se cree que la diferencia se debe a un error de escritura, o bien que supone una tentativa de transliterar una consonante acadia que tenía un sonido entre el de la “m” y la “b”.
El nombre Merodac-baladán aparece en las inscripciones cuneiformes asirias y babilonias como “Marduk-apal-iddina”. Figura allí como gobernante de un distrito caldeo conocido por el nombre de Bit-Yakin, que se hallaba en los lugares pantanosos situados sobre la cabecera del golfo Pérsico y al S. de Babilonia. Afirma que pertenece a la línea real, pues llama antepasado suyo al rey Eriba-Marduk de Babilonia (de la primera mitad del siglo VIII a. E.C.). (Iraq, Londres, 1953, vol. 15, pág. 124.)
Tiglat-piléser III, cuya gobernación coincidió con los primeros años del reinado del rey Acaz de Judá (761-746 a. E.C.), dice que Merodac-baladán era gobernante de una tribu caldea que le rindió homenaje durante una campaña asiria contra Babilonia.
Envía una delegación a Ezequías. Se afirma que Merodac-baladán entró en Babilonia y se proclamó rey cuando Sargón II ascendió al trono de Asiria. Merodac-baladán contaba con el apoyo de los elamitas, y aunque Sargón en seguida intentó expulsarlo de Babilonia, el caldeo consiguió mantenerse en el poder unos doce años, según indica la lista de reyes babilonios. Puede que haya sido en ese período cuando envió una delegación al rey Ezequías, en el año decimocuarto del rey judaíta (732 a. E.C.) o poco después. Algunos historiadores, como el judío Josefo, indican que el interés de Merodac-baladán en la salud de Ezequías era algo más que simple formalismo y que su verdadero motivo era conseguir el apoyo del reino de Judá para formar junto con Elam una coalición contra Asiria. En cualquier caso, el profeta Isaías condenó rotundamente el que Ezequías mostrara los tesoros reales y su arsenal (2Re 20:13) a los mensajeros caldeos, lo que fue presagio de que los babilonios con el tiempo conquistarían Judá. (Isa 39:2-7.)

(2 REYES 20:13)

“Y Ezequías procedió a escucharles y a mostrarles toda su casa del tesoro, la plata y el oro y el aceite balsámico y el buen aceite y su arsenal y todo cuanto se hallaba en sus tesoros. Resultó que no hubo cosa alguna que Ezequías no les mostrara en su propia casa y en todo su dominio.”

*** it-1 pág. 907 Ezequías ***
Error de Ezequías y su arrepentimiento. El registro de las Escrituras dice que “Ezequías no correspondió según el beneficio que se le había hecho, porque su corazón se hizo altivo, y vino a haber indignación contra él y contra Judá y Jerusalén”. (2Cr 32:25.) La Biblia no especifica si esta altivez tuvo relación con la imprudencia que cometió al mostrar todo el tesoro de su casa y todos sus dominios a los mensajeros que el rey babilonio Berodac-baladán (Merodac-baladán) había enviado a Ezequías cuando se recuperó de su enfermedad. Tal vez Ezequías exhibiera toda aquella riqueza para impresionar al rey de Babilonia como posible aliado contra el rey de Asiria. Por supuesto, esta acción pudo haber despertado la codicia de los babilonios. El profeta Isaías estaba en contra de toda alianza o dependencia de Babilonia, que por tanto tiempo había sido enemiga de Dios, por eso, cuando oyó cómo Ezequías había tratado a los mensajeros babilonios, pronunció la profecía inspirada por Jehová de que con el tiempo los babilonios se llevarían todo, incluso a algunos de los descendientes de Ezequías, a su tierra. Ezequías, sin embargo, se humilló, y Dios fue bondadoso al permitir que dicha calamidad no aconteciese en sus días. (2Re 20:12-19; 2Cr 32:26, 31; Isa 39:1-8.)

(2 REYES 20:20)

“En cuanto al resto de los asuntos de Ezequías y todo su poderío y cómo hizo el estanque y el conducto y luego introdujo el agua en la ciudad, ¿no están escritos en el libro de los asuntos de los días de los reyes de Judá?”

*** w09 1/5 pág. 27 ¿Lo sabía? ***
¿Fue el rey Ezequías quien construyó el túnel de Siloam en Jerusalén?
Ezequías reinaba en Judá a finales del siglo VIII antes de nuestra era cuando se recrudeció el conflicto entre esta nación y la poderosa potencia asiria. La Biblia indica que, a fin de proteger Jerusalén y asegurar el suministro de agua, este rey realizó numerosas obras. Entre otras, construyó un túnel de 533 metros (1.749 pies) de largo que abastecía de agua a la ciudad (2 Reyes 20:20; 2 Crónicas 32:1-7, 30).
Dicho túnel —que hoy se conoce como túnel de Ezequías o túnel de Siloam— fue descubierto en el siglo XIX. En su interior se encontró una inscripción que describía las últimas fases de su construcción. Basándose en la forma y el tipo de letras empleadas, la mayoría de los expertos concordaron en que databa de tiempos de Ezequías. Pero hace una década empezaron a oírse voces que afirmaban que el túnel se construyó quinientos años después. En 2003, un grupo de científicos israelíes publicaron los resultados de su investigación para establecer la fecha exacta. ¿A qué conclusión llegaron?
De acuerdo con el experto Amos Frumkin, doctor en Geografía de la Universidad Hebrea de Jerusalén, “las pruebas del carbono 14 realizadas con la materia orgánica encontrada en los muros del túnel de Siloam, así como el método del uranio-torio empleado para datar las estalactitas, dejan claro que el túnel fue construido en la época de Ezequías”. La revista científica Nature dice más: “Los tres diferentes métodos de verificación —la datación radiométrica, la paleografía y el registro histórico— lo sitúan en torno al año 700 antes de nuestra era. Hasta ahora, ninguna construcción bíblica de la Edad del Hierro está mejor datada que el túnel de Siloam”.

*** w97 15/6 págs. 9-10 ¿Qué revela la arqueología sobre la Jerusalén de tiempos bíblicos? ***
Se han planteado otras preguntas sobre el famoso túnel de Siloam, que probablemente excavaron los ingenieros del rey Ezequías en el siglo VIII a.E.C., y al que se alude en 2 Reyes 20:20 y en 2 Crónicas 32:30. ¿Cómo lograron encontrarse las dos cuadrillas de operarios excavando desde extremos opuestos? ¿Por qué prefirieron un trazado sinuoso, que resultó en un túnel mucho más largo de lo que hubiera sido con un trazado recto? ¿Cómo consiguieron tener aire suficiente para respirar, sobre todo en vista de que probablemente emplearon lámparas de aceite?
La revista Biblical Archaeology Review ha dado posibles respuestas a esas preguntas. Dan Gill, asesor geológico de las excavaciones, dijo según dicha revista: “Bajo la Ciudad de David hay un sistema kárstico muy desarrollado. Karst es un término geológico que designa a una región irregular de sumideros, cavernas y canales formados por el agua subterránea al filtrarse y emanar a través de las formaciones rocosas del subsuelo. [...] Nuestro examen geológico del sistema subterráneo de abastecimiento de aguas que hay bajo la Ciudad de David, indica que el hombre lo realizó en esencia ampliando hábilmente canales de disolución (kársticos) y pozos naturales, que integró en un sistema de suministro de agua práctico”.
Este comentario puede servir para explicar cómo se excavó el túnel de Siloam. Quizá siguió el serpenteante trazado de un canal natural que había bajo la colina. Las cuadrillas que trabajaban desde cada extremo tal vez excavaron un túnel provisional modificando cavernas existentes. Luego excavaron un canal inclinado para que el agua fluyera desde la fuente de Guihón hasta el estanque de Siloam, que probablemente estaba ubicado dentro de las murallas. Fue una verdadera hazaña de la ingeniería, pues la diferencia de alturas entre los dos extremos es de solo 32 centímetros a pesar de su longitud: 533 metros.

*** w96 15/8 págs. 5-6 Lecciones prácticas de la Tierra Prometida ***
El estanque de Siloam abastecía de agua a Jerusalén. En el siglo VIII a.E.C., previendo la invasión de los asirios, el rey Ezequías construyó una muralla exterior para protegerlo, incorporándolo en el perímetro de la ciudad; por otro lado, ordenó cegar los manantiales que había fuera a fin de obligar a los sitiadores asirios a buscar agua por su cuenta. (2 Crónicas 32:2-5; Isaías 22:11.) Pero eso no fue todo. Ezequías halló la forma de derivar una nueva provisión de agua hasta la ciudad.
En lo que se ha llamado una de las grandes hazañas de ingeniería de la antigüedad, Ezequías excavó un túnel desde el manantial de Guihón hasta el estanque de Siloam. El túnel tiene una altura promedio de 1,80 metros y mide 533 metros de largo. ¡Imagínese: un túnel de más de medio kilómetro perforado en la roca! Todavía hoy, unos dos mil setecientos años después, los visitantes de Jerusalén pueden caminar por esta obra maestra de ingeniería, conocida comúnmente por el nombre de túnel de Ezequías. (2 Reyes 20:20; 2 Crónicas 32:30.)
Podemos sacar una lección práctica del empeño de Ezequías por proteger y aumentar el suministro de agua de Jerusalén. Jehová es “la fuente de agua viva”. (Jeremías 2:13.) Sus pensamientos, consignados en la Biblia, sustentan la vida, lo que hace indispensable el estudio personal de ella. Sin embargo, las oportunidades de estudiar, así como el conocimiento resultante, no nos vendrán automáticamente. Puede ser que tengamos que ‘excavar túneles’, quizás a través de nuestra apretada rutina diaria, para hacerles sitio. (Proverbios 2:1-5; Efesios 5:15, 16.) Una vez que hayamos comenzado, debemos ceñirnos a nuestro horario, dando prioridad al estudio personal. No dejemos que nada ni nadie nos prive de este valioso abastecimiento de agua. (Filipenses 1:9, 10.)

*** g96 8/6 pág. 29 Observando el mundo ***
Hipótesis sobre el misterio del túnel
Los arqueólogos se plantean desde hace tiempo por qué sigue un trazado tan irregular y serpenteante el túnel de Ezequías, excavado en el siglo VIII a.E.C. para garantizar que Jerusalén tuviera agua si la cercaban los asirios. Habría sido más práctico ir en línea recta, pues no mediría 533 metros, sino 320. En 1880 se descubrió en las paredes del túnel una inscripción en hebreo antiguo que decía que dos equipos de obreros excavaron la roca por extremos opuestos hasta encontrarse en el centro. Este epigrama suscitó la pregunta de cómo lo lograron con un trazado tan sinuoso. En la actualidad algunos geólogos creen tener la respuesta. Según Dan Gill, del Instituto de Estudios Geológicos de Israel, los obreros ampliaron canales naturales formados por el agua que discurría entre las grietas que se crearon por la tensión sísmica o en planos de unión de distintos estratos. Con el tiempo, los canales se hicieron bastante anchos en algunas secciones, lo que explica las variaciones de altura, entre 1,7 y 5 metros, y el hecho de que los obreros, que llevaban lámparas de aceite, tuvieran suficiente aire. Los trabajadores fueron hábiles, pues para que el túnel fuera útil tuvieron que conseguir que en todo el recorrido hubiera solo unos 32 centímetros de desnivel.

*** it-1 pág. 199 Arqueología ***
Uno de ellos, conocido como el túnel de Siloam, tenía un promedio de unos 2 m. de altura y estaba labrado en la roca sólida a lo largo de unos 533 m., desde Guihón hasta el estanque de Siloam, en el valle de Tiropeón (dentro de la ciudad). Así que parece tratarse del proyecto del rey Ezequías mencionado en 2 Reyes 20:20 y 2 Crónicas 32:30.

*** it-1 págs. 869-870 Estanque ***
Estanques de Jerusalén. Hoy día se cree que la ubicación del antiguo estanque de Siloam (Jn 9:7) corresponde con la actual Birket Silwan, situada en el límite suroccidental de la Ciudad de David. Es probable que este también sea el emplazamiento aproximado del estanque del rey Ezequías que estaba junto al conducto que construyó para llevar dentro de Jerusalén las aguas de la fuente de Guihón. (2Re 20:20; 2Cr 32:30.)

*** it-1 pág. 906 Ezequías ***
Una de las sobresalientes hazañas de ingeniería de tiempos antiguos fue el acueducto de Ezequías. Iba desde el pozo de Guihón, al E. de la parte septentrional de la Ciudad de David, y seguía un curso en zigzag de 533 m. hasta el estanque de Siloam, en el valle de Tiropeón, al O. de la parte meridional de la Ciudad de David, pero dentro de un nuevo muro que se había añadido. (2Re 20:20; 2Cr 32:30.) Los arqueólogos encontraron una inscripción en caracteres hebreos antiguos en la pared del estrecho túnel, cuya altura media era de 1,8 m. La inscripción lee en parte: “Y éste fue el modo como se ejecutó: —Mientras [...] (estaban) aún [...] hacha(s), cada hombre hacia su prójimo, y mientras había todavía tres codos que horadar, [se oyó] la voz de un hombre llamando a su prójimo, porque había un mampuesto en la roca a la derecha [y a la izquierda]. Y cuando el túnel fue perforado, los pedreros tajaron (la roca), cada hombre hacia su prójimo, hacha contra hacha; y el agua manaba de la fuente hacia la alberca durante 1200 codos, y la altura de la roca sobre las cabeza(s) de los pedreros era 100 codos”. (La Sabiduría del Antiguo Oriente, edición de J. B. Pritchard, 1966, pág. 251.) De modo que el túnel se cavó en la roca desde ambos extremos, hasta encontrarse en el medio: una verdadera hazaña de ingeniería.

*** it-2 pág. 71 Jerusalén ***
Había cegado las aguas de los manantiales que estaban fuera de la ciudad, a fin de esconderlos y dificultar la tarea al enemigo, y había fortificado las murallas. (2Cr 32:2-5, 27-30.) Parece ser que “el conducto” para llevar el agua dentro de la ciudad desde el manantial de Guihón ya estaba construido para ese tiempo. Tal vez fuera un proyecto realizado en tiempo de paz. (2Re 20:20; 2Cr 32:30.) Si, tal como se cree, este conducto incluía el túnel que se perforó en un lado del valle de Cedrón y que terminaba en el estanque de Siloam, en el valle de Tiropeón, no sería un proyecto de poca envergadura como para que se acabara en unos cuantos días. (Véanse ARQUEOLOGÍA [Palestina y Siria]; GUIHÓN núm. 2.)

*** it-2 pág. 1026 Siloam ***
Probablemente este sea también el lugar aproximado donde estaba el “estanque” del rey Ezequías, o el depósito junto al conducto que este rey construyó para hacer llegar las aguas de Guihón. (2Re 20:20; 2Cr 32:30.)

(2 REYES 21:13)

“Y ciertamente extenderé sobre Jerusalén el cordel de medir que se aplicó a Samaria y también el instrumento de nivelar que se aplicó a la casa de Acab; y simplemente limpiaré a Jerusalén así como uno limpia el tazón sin asa, limpiándolo y volviéndolo boca abajo.”

*** re cap. 25 pág. 162 párr. 5 Se revivifica a los dos testigos ***
En las profecías de las Escrituras Hebreas ese medir suministraba una garantía de que se impartiría justicia sobre la base de las normas perfectas de Jehová. En los días del inicuo rey Manasés el que se midiera proféticamente a Jerusalén fue testimonio de que un juicio inalterable de destrucción le vendría a aquella ciudad. (2 Reyes 21:13; Lamentaciones 2:8.)

*** it-2 págs. 492-493 Nivelar, Instrumento de ***
El instrumento de nivelar se puede usar para la buena construcción de un edificio o para verificar posteriormente su estructura. Jehová predijo que aplicaría a la Jerusalén descarriada “el cordel de medir que se aplicó a Samaria y también el instrumento de nivelar que se aplicó a la casa de Acab”. Dios había medido, y había comprobado que Samaria y la casa del rey Acab no eran ‘rectas’, sino de moralidad perversa, lo que resultó en su destrucción. De igual manera, Dios juzgaría a Jerusalén y sus gobernantes, poniendo al descubierto su iniquidad y causando la destrucción de aquella ciudad, como aconteció en 607 a. E.C. (2Re 21:10-13; 10:11.)

(2 REYES 21:16)

“Y hubo también sangre inocente que Manasés derramó en grandísima cantidad, hasta que hubo llenado a Jerusalén de extremo a extremo, además de su pecado con que hizo pecar a Judá haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová.”

*** si pág. 74 párr. 34 Libro bíblico número 12: 2 Reyes ***
De igual manera, fue la culpa de sangre de Manasés lo que finalmente selló la ruina de Judá. Además de su pecado por la adoración falsa, Manasés ‘llenó de sangre a Jerusalén de extremo a extremo’. Aunque Manasés después se arrepintió de su derrotero incorrecto, la culpa de sangre permaneció. (2 Cró. 33:12, 13.) Ni siquiera el reinado bueno de Josías, con su eliminación de toda idolatría, podría borrar la culpa de sangre que llevaba la comunidad desde el reinado de Manasés. Años más tarde, cuando Jehová empezó a traer sus ejecutores contra Jerusalén, declaró que se debía a que Manasés había “[llenado] a Jerusalén de sangre inocente, y Jehová no consintió en conceder perdón”. (2 Rey. 21:16; 24:4.)

(2 REYES 22:8)

“Más tarde Hilquías el sumo sacerdote dijo a Safán el secretario: “He hallado en la casa de Jehová el mismísimo libro de la ley”. De modo que Hilquías dio el libro a Safán, y él empezó a leerlo.”

*** it-1 pág. 1154 Hilquías ***
Durante el transcurso de la obra de restauración del templo, halló el mismísimo “libro de la ley de Jehová por la mano de Moisés”. Este hallazgo fue sobresaliente, ya que es muy probable que fuese el libro original escrito por Moisés. Hilquías se lo dio a Safán, el secretario, quien llevó el manuscrito al rey. Cuando el rey Josías oyó a Safán leer el libro, despachó una delegación encabezada por el sumo sacerdote Hilquías para que acudiese a la profetisa Huldá a fin de inquirir de Jehová en su favor y en favor del pueblo. (2Re 22:3-14; 2Cr 34:14.)

*** it-2 pág. 129 Josías ***
Una vez que el rey Josías limpió la tierra de Judá y en el transcurso de la reparación del templo de Jehová, el sumo sacerdote Hilquías halló el “libro de la ley de Jehová por la mano de Moisés”, que debió ser el original escrito por Moisés.

*** it-2 pág. 130 Josías ***
(2Re 22:3-20;

*** w90 15/7 pág. 28 ¿Necesitamos realmente los originales? ***
Para los tiempos del rey Josías unos artesanos del templo hallaron por casualidad “el mismísimo libro de la ley”, quizás el documento original escrito por Moisés. (2 Reyes 22:8.) Gran parte de su contenido le había sido desconocido al rey, y su lectura dio comienzo a un gran despertamiento espiritual. (2 Reyes 22:11–23:3.)

(2 REYES 22:11)

“Y aconteció que, en cuanto el rey oyó las palabras del libro de la ley, inmediatamente rasgó sus prendas de vestir.”

*** w00 1/3 pág. 30 Cómo preparar el corazón para buscar a Jehová ***
La humildad ablanda el corazón
La humildad es fundamental para tener preparado el corazón, pues nos hace enseñables y nos ayuda a estar más dispuestos a aceptar el consejo y la corrección amorosos. Veamos el buen ejemplo del rey Josías. Durante su reinado se encontró un documento que contenía la Ley de Dios dada mediante Moisés. Cuando Josías escuchó las palabras de la Ley y se dio cuenta de cuánto se habían apartado sus antepasados de la adoración pura, se rasgó las vestiduras y lloró delante de Jehová. ¿Por qué le llegó a lo profundo del corazón la Palabra de Dios? El relato dice que el corazón del rey era “blando”, de modo que se humilló al escuchar las palabras de Jehová. Dios se fijó en el corazón humilde y receptivo de Josías y lo bendijo en consecuencia (2 Reyes 22:11, 18-20).

(2 REYES 22:14)

“Por lo tanto, Hilquías el sacerdote y Ahiqam y Acbor y Safán y Asaya fueron a Huldá la profetisa la esposa de Salum hijo de Tiqvá hijo de Harhás, el cuidador de las prendas de vestir, pues ella moraba en Jerusalén, en el segundo barrio; y procedieron a hablarle.”

*** it-2 pág. 71 Jerusalén ***
En el tiempo de Josías se menciona por primera vez “el segundo barrio” (“la ciudad nueva”, BJ) de la ciudad. (2Re 22:14; 2Cr 34:22.) Por lo general se cree que este “segundo barrio” era la sección de la ciudad que quedaba al O. o NO. del recinto del templo. (Sof 1:10.)

*** it-2 pág. 758 Puerta, paso de entrada ***
Estas son las del muro que se construyó antes del siglo VIII a. E.C. y las del muro que rodeaba “el segundo barrio”. (2Re 22:14; 2Cr 34:22; Sof 1:10.) “El segundo barrio” era una zona de la ciudad protegida al O. y parte del N. por el muro de Ezequías (2Cr 32:5), al que se unía el de Manasés que seguía al NE. y E. (2Cr 33:14.) El muro de Manasés estaba al N. de la ciudad antigua y su muro, pero al parecer no llegaba tan al O. como este.

*** it-2 pág. 916 Salum ***
8. Esposo de Huldá, la profetisa a quien visitó la delegación del rey Josías; hijo de Tiqvá. Debió ser “el cuidador de las prendas de vestir” de los sacerdotes o del rey. (2Re 22:14; 2Cr 34:22.) Posiblemente sea el mismo que el núm. 10.

(2 REYES 22:20)

“Por eso, mira, voy a recogerte a tus antepasados, y ciertamente serás recogido a tu propio cementerio en paz, y tus ojos no mirarán toda la calamidad que voy a traer sobre este lugar”’”. Y procedieron a llevar la respuesta al rey.”

*** w00 15/9 pág. 30 El humilde Josías tuvo el favor de Jehová ***
Sin embargo, debido a que Josías se ha humillado ante Jehová Dios, no tendrá que contemplar la calamidad. Será recogido a sus antepasados y llevado a su cementerio en paz (2 Reyes 22:14-20; 2 Crónicas 34:22-28).
¿Fue exacta la profecía de Huldá, dado que Josías murió en una batalla? (2 Reyes 23:28-30). Sí, fue exacta, pues la “paz” que hallaría en su cementerio contrasta con “la calamidad” que tenía que venir sobre Judá (2 Reyes 22:20; 2 Crónicas 34:28). Josías murió antes de que llegara esa calamidad, en 609-607 a.E.C., cuando los babilonios sitiaron y destruyeron Jerusalén. Además, ‘ser recogido a sus antepasados’ no excluye necesariamente morir de manera violenta. Se utiliza una expresión equiparable cuando se hace referencia tanto a una muerte violenta como a una no violenta (Deuteronomio 31:16; 1 Reyes 2:10; 22:34, 40).

*** w00 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted? ***
• Dado que Josías fue herido de muerte en una batalla, ¿se cumplió con exactitud la profecía de Huldá de que moriría “en paz”? (2 Reyes 22:20.)
Sí, murió en paz en el sentido de que falleció antes de que llegara la calamidad de 609-607 a.E.C., cuando los babilonios sitiaron y destruyeron Jerusalén.—15/9, página 30.

*** it-1 pág. 1185 Huldá ***
Cuando Josías oyó la lectura del “mismísimo libro de la ley”, hallado por Hilquías, el sumo sacerdote, durante las obras de reparación del templo, envió una delegación para inquirir de Jehová. Se dirigieron a Huldá, quien a su vez les transmitió la palabra de Jehová, indicándoles que todas las calamidades registradas en el “libro” le acaecerían a la nación apóstata por causa de su desobediencia. Huldá añadió que Josías no tendría que contemplar la calamidad, sino que sería recogido a sus antepasados y llevado a su cementerio en paz debido a que se había humillado delante de Jehová. (2Re 22:8-20; 2Cr 34:14-28.)
Algunos consideran equivocada la profecía de Huldá en vista de la muerte de Josías en una batalla innecesaria. (2Re 23:28-30.) Sin embargo, es obvio que la “paz” que Josías hallaría en su cementerio contrasta con la “calamidad” que tenía que venir sobre Judá. (2Re 22:20; 2Cr 34:28.) Josías murió antes de la llegada de esa calamidad, cuando los babilonios en 609-607 a. E.C. sitiaron y destruyeron Jerusalén. Además, la expresión ‘ser recogido a sus antepasados’ no excluye necesariamente el morir de una manera violenta en batalla, como lo indica el uso de la expresión equiparable ‘yacer con los antepasados’, que hace referencia tanto a morir en batalla como a una muerte no violenta. (Compárese con Dt 31:16; 1Re 2:10; 22:34, 40.)

*** it-2 pág. 607 Paz ***
La profecía sobre que Josías ‘sería recogido a su propio cementerio en paz’ indicó que moriría antes de la predicha calamidad sobre Jerusalén. (2Re 22:20; 2Cr 34:28; compárese con 2Re 20:19.)

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone