1 Crónicas 16-17-18-19-20, Puntos sobresalientes de la Biblia: semana del 2 de noviembre

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: 1 Crónicas 16 a 20. Información para el estudio personal

Leer y Escuchar la lectura de la Biblia en JW.org




2 DE NOV. LECTURA DE LA BIBLIA: 1 CRÓNICAS 16 A 20


(1 CRÓNICAS 16:15)

“Acuérdense de su pacto aun hasta tiempo indefinido, la palabra que mandó, a mil generaciones,”

*** it-1 pág. 1011 Generación ***
pero las expresiones “mil generaciones” y “generaciones incontables” se refieren a lo que existe hasta tiempo indefinido. (1Cr 16:15; Isa 51:8.)

(1 CRÓNICAS 16:30)

“¡Estén con dolores fuertes a causa de él, [ustedes los de] toda la tierra! También la tierra productiva está firmemente establecida: Nunca se le hará tambalear.”

*** w05 1/10 págs. 10-11 Puntos sobresalientes del libro de Primero de las Crónicas ***
16:30. ¿Qué significan los “dolores fuertes” a causa de Jehová? La palabra “dolores” se usa aquí en sentido figurado para denotar temor reverencial y alta estima a Jehová.

(1 CRÓNICAS 16:31)

“Regocíjense los cielos, y esté gozosa la tierra, y digan entre las naciones: ‘¡Jehová mismo ha llegado a ser rey!’.”

*** w14 15/1 págs. 10-11 párr. 14 Adoremos a Jehová, el Rey de la eternidad ***
David llevó la sagrada arca del pacto a Jerusalén. Durante esta alegre ocasión, los levitas entonaron una canción de alabanza que incluía estas palabras: “Digan entre las naciones: ‘¡Jehová mismo ha llegado a ser rey!’” (1 Crón. 16:31). ¡Qué declaración tan interesante! Ahora bien, si Jehová es el Rey de la eternidad, ¿cómo puede en ciertos momentos llegar a ser Rey? Pues bien, Jehová llega a ser Rey cuando, en un momento determinado o para encargarse de alguna situación, hace uso de su autoridad directamente o asigna a alguien para que lo represente.

*** it-2 pág. 814 Reino de Dios ***
Cuando el arca del pacto, relacionada con la presencia de Jehová, se trasladó a la capital, Jerusalén, David cantó: “Regocíjense los cielos, y esté gozosa la tierra, y digan entre las naciones: ‘¡Jehová mismo ha llegado a ser rey!’”. (1Cr 16:1, 7, 23-31.) Esto muestra que aunque la gobernación de Jehová se remonta al principio de la creación, Él puede concretar expresiones de su gobernación o formar ciertas agencias que lo representen, lo que hace posible que se diga que ‘llega a ser rey’ en cierta ocasión en particular.

(1 CRÓNICAS 16:33)

“Al mismo tiempo prorrumpan gozosamente [en gritos] los árboles del bosque a causa de Jehová, porque ha venido a juzgar la tierra.”

*** g87 22/6 pág. 10 ¡Viva para ver a los bosques regocijarse! ***
Bajo la gobernación divina, la humanidad obediente recibirá instrucciones necesarias en cuanto a cómo evitar la polución atmosférica y su secuela: la muerte de los bosques. Imagínese cómo se regocijará la Tierra, hablando simbólicamente, cuando el equilibrio de la naturaleza haya sido sanado, produciendo efectos positivos en el clima, la agricultura y la salud. “Esté gozosa la tierra, y [diga] entre las naciones: ‘¡Jehová mismo ha llegado a ser rey!’. [...] Al mismo tiempo prorrumpan gozosamente en gritos los árboles del bosque.” (1 Crónicas 16:31-33.) Debido a que habrán sido restaurados a una condición de mayor belleza y bienestar que nunca antes, “los árboles del bosque” verdaderamente tendrán toda razón para ‘prorrumpir gozosamente en gritos’.

(1 CRÓNICAS 16:34)

“Den gracias a Jehová, porque él es bueno, porque hasta tiempo indefinido es su bondad amorosa.”

*** w02 15/1 pág. 11 párr. 6 Jehová, ejemplo supremo de bondad ***
Cuando David hizo que se llevara el Arca a Jerusalén, la capital de Israel, los levitas entonaron una canción que decía en parte: “Den gracias a Jehová, porque él es bueno, porque hasta tiempo indefinido es su bondad amorosa” (1 Crónicas 16:34, 37-41). Debió de ser muy agradable escuchar aquellas palabras de los cantores levitas.

(1 CRÓNICAS 17:12)

“Él es el que me edificará una casa, y ciertamente estableceré su trono firmemente hasta tiempo indefinido.”

*** wi págs. 12-13 párr. 9 ¿Qué propósito tiene Dios para el hombre? ***
El primer gobernante del linaje de Judá, el rey David, recibió esta promesa divina: ‘Tu casa y tu trono serán eternamente estables’. (2 Samuel 7:16.) Dios luego le prometió: “Estableceré tu simiente en pos de ti, [...] y Yo estableceré su reino. Él Me construirá una Casa, y Yo estableceré su trono por siempre”. (1 Crónicas 17:11, 12.) Aunque el hijo y sucesor de David, el rey Salomón, construyó la casa (el templo) de Jehová, es obvio que no reinó eternamente. No obstante, un varón de la simiente davídica sería el “Shiló” o Mesías predicho en Génesis 49:10. De él profetizó el rey David: “En sus días florecerán los justos, y habrá abundancia de paz hasta que no haya luna. Y dominará de mar a mar, y desde el río hasta los cabos de la tierra”. (Salmo 72:7, 8, DK.)

(1 CRÓNICAS 17:16)

“Después de aquello el rey David entró y se sentó delante de Jehová y dijo: “¿Quién soy yo, oh Jehová Dios, y qué es mi casa para que me hayas traído hasta aquí?”

*** it-2 pág. 687 Posturas y ademanes ***
Sentado y postrado. También era común orar sentado. Parece ser que el que hacía el ruego primero se arrodillaba y luego se echaba hacia atrás y se sentaba sobre los talones. (1Cr 17:16.) En esta posición podía inclinar la cabeza o apoyarla sobre el pecho. O, como hizo Elías, podía “agazaparse a tierra” y colocar su rostro entre las rodillas. (1Re 18:42.)

(1 CRÓNICAS 18:1)

“Y después de aquello aconteció que David procedió a derribar a los filisteos y a sojuzgarlos y a tomar a Gat y sus pueblos dependientes de la mano de los filisteos.”

*** it-1 pág. 746 La época de David ***
Gat 1Cr 18:1; 20:5-8

*** it-2 pág. 756 Pueblos dependientes ***
PUEBLOS DEPENDIENTES
Pequeños pueblos situados en las inmediaciones de un pueblo mayor o una ciudad. La capital o ciudad principal de un distrito era la metrópoli o ciudad “madre”, como en 1 Crónicas 18:1: “Gat y sus pueblos dependientes” (literalmente, “Gat y sus hijas”).

(1 CRÓNICAS 18:3)

“Y David pasó a derribar a Hadadézer el rey de Zobá en Hamat mientras este iba a establecer su control junto al río Éufrates.”

*** w05 1/10 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro de Primero de las Crónicas ***
18:3. Jehová es Aquel que cumple sus promesas. Mediante David, cumplió la promesa de dar a los descendientes de Abrahán toda la tierra de Canaán, “desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates” (Génesis 15:18; 1 Crónicas 13:5).

*** it-1 pág. 169 Aram ***
Aram-Zobá fue un reino arameo al que se hace referencia como enemigo del gobierno de Saúl, que comenzó en 1117 y duró hasta 1078 a. E.C. (1Sa 14:47.) Parece ser que estuvo ubicado al N. de Damasco y que extendió su dominación hasta Hamat, al N., y hasta el Éufrates, al E. Cuando David luchó contra los enemigos de Israel, entró en batalla con Hadadézer, poderoso rey de Aram-Zobá, y lo derrotó. (2Sa 8:3, 4; 1Cr 18:3; compárese con Sl 60, encab.)

*** it-1 pág. 1075 Hadadézer ***
HADADÉZER
(Hadad Es Ayudante).
Hijo de Rehob y rey de Zobá, un reino sirio (arameo) que, según se cree, estuvo situado al N. de Damasco (2Sa 8:3, 5; 1Re 11:23; 1Cr 18:3, 5) y que comprendía otros reinos vasallos. (2Sa 10:19.) Antes de que el rey David lo derrotara, Hadadézer había guerreado contra Toi (Tou), el rey de Hamat. (2Sa 8:9, 10; 1Cr 18:9, 10.)
Después que los sirios contratados por los ammonitas para luchar contra David fueron derrotados, Hadadézer recompuso sus fuerzas reclutando más sirios de la región del Éufrates. (2Sa 10:6, 15, 16; 1Cr 19:16.) Es posible que el comentario de 2 Samuel 8:3 (compárese con 1Cr 18:3) sobre el intento de Hadadézer de poner de nuevo su control junto al río Éufrates sea una alusión a estos hechos. El Commentary de Cook hace notar que en hebreo dice literalmente “hacer que regrese su mano”, y añade: “La fuerza exacta de la metáfora debe [...] decidirse por el contexto. Si, como es muy probable, este versículo está relacionado con las circunstancias detalladas de manera más completa [en 2Sa 10:15-19], el significado de esta frase sería: cuando él (Hadadézer) se fue para reanudar su ataque (contra Israel) o al río Éufrates para reclutar soldados contra Israel”.

*** si pág. 77 párr. 16 Libro bíblico número 13: 1 Crónicas ***
Las conquistas de David (18:1–21:17). Mediante David, Jehová cumple ahora Su promesa de dar toda la Tierra Prometida a la descendencia de Abrahán (18:3).

(1 CRÓNICAS 18:4)

“Además, David capturó de él mil carros y siete mil hombres de a caballo y veinte mil hombres de a pie. Entonces David desjarretó todos los caballos de los carros, pero dejó que quedaran de ellos cien caballos de carro.”

*** it-1 pág. 379 Caballo ***
El rey David de Israel tuvo presente la prohibición de Jehová de no hacerse con muchos caballos. En su victoria sobre Hadadézer de Zobá, pudo haber añadido muchos caballos a su ejército; no obstante, solo se quedó con la cantidad que estimó suficiente para sus planes inmediatos y ordenó que se desjarretase a los restantes. (2Sa 8:3, 4; 1Cr 18:3, 4; compárese con Jos 11:6, 9; véase DESJARRETAR.)

*** it-1 pág. 666 Desjarretar ***
Los israelitas desjarretaban los caballos de sus enemigos en tiempo de guerra, y en una ocasión Jehová mandó a Josué específicamente que lo hiciera. (Jos 11:6, 9; 2Sa 8:3, 4; 1Cr 18:3, 4.) Este era el método más sencillo de incapacitar a los caballos para la batalla, después de lo cual los mataban y destruían los carros de guerra. Al no apropiarse de los caballos de sus enemigos para usarlos en la guerra, los israelitas evitaban caer en la trampa de confiar en ese recurso en vez de apoyarse en Jehová para su protección. (Compárese con Dt 17:16; Isa 31:1, 3.)

*** it-1 pág. 1075 Hadadézer ***
También capturó muchos caballos, jinetes, carros e infantería de las huestes de Hadadézer. Las diferencias en las cantidades de 2 Samuel 8:4 y 1 Crónicas 18:4 quizás se deban a un error de transcripción. En la Versión de los Setenta griega, ambos pasajes dicen que fueron capturados 1.000 carros y 7.000 jinetes, lo que hace pensar que 1 Crónicas 18:4 tal vez conserve la lectura original.

(1 CRÓNICAS 18:7)

“Además, David tomó los escudos circulares de oro que se hallaban sobre los siervos de Hadadézer y los llevó a Jerusalén.”

*** it-1 pág. 1075 Hadadézer ***
David también tomó mucho cobre de Bétah (al parecer llamada también Tibhat) y de Berotai (tal vez Cun), dos ciudades de los dominios de Hadadézer. Además, se llevó a Jerusalén los escudos de oro que pertenecían a los siervos de Hadadézer, probablemente sus reyes vasallos. (2Sa 8:7, 8; 1Cr 18:7, 8; compárese con 2Sa 10:19.)

(1 CRÓNICAS 18:8)

“Y de Tibhat y Cun, ciudades de Hadadézer, David tomó muchísimo cobre. De éste Salomón hizo el mar de cobre y las columnas y los utensilios de cobre.”

*** it-1 pág. 316 Berotá, Berotai ***
BEROTÁ, BEROTAI
(Pozos).
En la visión de Ezequiel sobre la herencia territorial de Israel, se dice que Berotá está en el límite septentrional, en la región comprendida entre Hamat y Damasco. (Eze 47:16.) Parece ser que era la misma que la Berotai de 2 Samuel 8:8, una ciudad que pertenecía a Hadadézer, rey de Zobá, de la que David “tomó cobre en muy grande cantidad”. En el registro paralelo de 1 Crónicas 18:8 aparece en su lugar el nombre Cun. Por lo general se identifica a Berotá (o Berotai) con la moderna Britel (Bereitan), que está a unos 10 Km. al SO. de Baalbek, en el valle conocido como la Bekaa, situado entre las cordilleras del Líbano y el Antilíbano.

*** it-1 pág. 345 Bétah ***
BÉTAH
Ciudad mencionada junto con Berotai en relación con la derrota que David infligió a Hadadézer, rey de Zobá. (2Sa 8:8.) Se desconoce el lugar, aunque se cree que el reino arameo de Zobá estaba al N. de Damasco. En el relato paralelo de la victoria de David registrado en 1 Crónicas 18:8, se habla de “Tibhat”, y algunos lexicógrafos opinan que este es el deletreo más correcto. La Versión Peshitta siriaca lee “Tébah” en vez de Bétah en 2 Samuel 8:8. Debe decirse que solo con invertir las dos primeras consonantes hebreas, Bétah se convierte en Tébah. Ya que Bétah (o Tibhat) era una ciudad aramea, algunos eruditos la relacionan con Tébah, el hijo de Nacor. (Gé 22:24; véase TIBHAT.)

(1 CRÓNICAS 18:12)

“En cuanto a Abisai hijo de Zeruyá, él derribó a los edomitas en el valle de la Sal, a dieciocho mil.”

*** it-1 pág. 754 Edom ***
En 1 Crónicas 18:12 y en el encabezamiento del Salmo 60 se atribuye esta victoria sobre los edomitas a Abisai y a Joab respectivamente. Hay que decir que David era el comandante en jefe, Joab, el jefe del ejército, y Abisai, el comandante de una división que estaba bajo Joab, por lo que la victoria se atribuye a uno u otro de los responsables en función del punto de vista del escritor, como también se hace en la actualidad. De igual manera, es probable que la diferencia de cifras en estos textos se deba al punto de vista particular del narrador sobre los distintos aspectos o campañas de la guerra. (Compárese con 1Re 11:15, 16.)

(1 CRÓNICAS 18:16)

“Y Sadoc hijo de Ahitub y Ahimélec hijo de Abiatar eran sacerdotes, y Savsá era secretario.”

*** it-1 pág. 25 Abimélec ***
5. El texto masorético lee Abimélec en 1 Crónicas 18:16. No obstante, la Versión de los Setenta griega, la Vulgata latina, la Versión Peshitta siriaca y doce manuscritos hebreos leen “Ahimélec”, lo que está en armonía con 2 Samuel 8:17.

(1 CRÓNICAS 19:4)

“De modo que Hanún tomó a los siervos de David y los afeitó y les cortó sus prendas de vestir por la mitad hasta las nalgas, y los envió.”

*** it-1 pág. 285 Barba ***
cuando Hanún, el rey de Ammón, insultó gravemente a los embajadores de David afeitándoles la mitad de la barba, David tuvo compasión de ellos y les dijo que permanecieran en Jericó hasta que la barba les creciera en abundancia. Los ammonitas sabían que este incidente era un gran insulto a David y que se habían hecho hediondos a sus ojos, de modo que se prepararon para la guerra. (2Sa 10:4-6; 1Cr 19:1-6.)

(1 CRÓNICAS 19:5)

“Más tarde, ciertas personas fueron e informaron a David acerca de los hombres; y él en seguida envió a encontrarlos, porque habían llegado a ser hombres muy humillados; y el rey pasó a decir: “Moren en Jericó hasta que les crezca abundantemente la barba. Entonces tienen que volver”.”

*** it-1 pág. 285 Barba ***
cuando Hanún, el rey de Ammón, insultó gravemente a los embajadores de David afeitándoles la mitad de la barba, David tuvo compasión de ellos y les dijo que permanecieran en Jericó hasta que la barba les creciera en abundancia. Los ammonitas sabían que este incidente era un gran insulto a David y que se habían hecho hediondos a sus ojos, de modo que se prepararon para la guerra. (2Sa 10:4-6; 1Cr 19:1-6.)

(1 CRÓNICAS 19:6)

“Con el tiempo los hijos de Ammón vieron que se habían hecho hediondos a David, y Hanún y los hijos de Ammón procedieron a enviar mil talentos de plata para alquilarse carros y hombres de a caballo de Mesopotamia y de Aram-maacá y de Zobá.”

*** it-1 pág. 169 Aram ***
Aram-maacá es mencionado, junto con Zobá, Rehob e Istob, entre los reinos arameos de quienes los ammonitas alquilaron carros y jinetes para guerrear contra David. El rey de Aram-maacá se unió a estas fuerzas mercenarias, a las que el ejército de David puso en fuga en seguida. (1Cr 19:6-15; 2Sa 10:6-14.) El reino de Maacá probablemente estaba al E. del Jordán y al S. del monte Hermón. (Jos 12:5; 13:11.)

*** it-2 pág. 380 Mesopotamia ***
Es probable que el rey ammonita Hanún alquilara carros y jinetes en esa zona N. de Mesopotamia para luchar contra el rey David. (1Cr 19:6, 7.)

(1 CRÓNICAS 19:9)

“Y los hijos de Ammón empezaron a salir y a disponerse en orden de batalla a la entrada de la ciudad, y los reyes que habían venido estaban aparte en el campo abierto.”

*** it-2 pág. 779 Rabá ***
Capturada por David. Se vuelve a mencionar esa ciudad en conexión con la guerra que estalló cuando Hanún, el rey de Ammón, humilló a los mensajeros de David. (2Sa 10:1-19; 1Cr 19:1-19.) Joab y sus tropas lucharon contra los sirios, que actuaban a sueldo de los ammonitas, mientras que los israelitas a los que acaudillaba Abisai subieron contra los ammonitas “a la entrada de la ciudad”, probablemente Rabá. (1Cr 19:9.)

(1 CRÓNICAS 19:16)

“Cuando los sirios vieron que habían sido derrotados delante de Israel, procedieron a enviar mensajeros y a sacar a los sirios que estaban en la región del Río, con Sofac el jefe del ejército de Hadadézer delante de ellos.”

*** it-1 pág. 1075 Hadadézer ***
Después que los sirios contratados por los ammonitas para luchar contra David fueron derrotados, Hadadézer recompuso sus fuerzas reclutando más sirios de la región del Éufrates. (2Sa 10:6, 15, 16; 1Cr 19:16.) Es posible que el comentario de 2 Samuel 8:3 (compárese con 1Cr 18:3) sobre el intento de Hadadézer de poner de nuevo su control junto al río Éufrates sea una alusión a estos hechos. El Commentary de Cook hace notar que en hebreo dice literalmente “hacer que regrese su mano”, y añade: “La fuerza exacta de la metáfora debe [...] decidirse por el contexto. Si, como es muy probable, este versículo está relacionado con las circunstancias detalladas de manera más completa [en 2Sa 10:15-19], el significado de esta frase sería: cuando él (Hadadézer) se fue para reanudar su ataque (contra Israel) o al río Éufrates para reclutar soldados contra Israel”.

(1 CRÓNICAS 19:18)

“Pero los sirios se dieron a la fuga debido a Israel; y David fue matando de los sirios a siete mil conductores de carros y a cuarenta mil hombres de a pie, y dio muerte a Sofac mismo, jefe del ejército.”

*** it-1 pág. 1075 Hadadézer ***
David derrotó en Helam a las fuerzas de Hadadézer que estaban al mando de Sobac (Sofac). Inmediatamente después los reyes vasallos de Hadadézer hicieron la paz con Israel. (2Sa 10:17-19; 1Cr 19:17-19.) Unos 40.000 hombres de la caballería siria murieron en el enfrentamiento. Puede ser que desmontaran de su cabalgadura con el objeto de huir campo a través por un terreno escabroso, y entonces los mataran. Esto explicaría el que en 2 Samuel 10:18 se les llame “hombres de a caballo” y “de a pie” en 1 Crónicas 19:18. La diferencia en el número de aurigas sirios que murieron en batalla por lo general se atribuye a un error de transcripción, pues es la cantidad menor, de 700 aurigas, la que se considera válida.

(1 CRÓNICAS 20:1)

“Y al tiempo de la vuelta del año, al tiempo en que los reyes suelen salir a campaña, aconteció que Joab procedió a acaudillar la fuerza de combate del ejército y a arruinar la tierra de los hijos de Ammón y a ir y sitiar a Rabá, mientras David estaba morando en Jerusalén; y Joab pasó a herir a Rabá y a echarla abajo.”

*** it-1 pág. 116 Ammonitas ***
En la primavera siguiente, las fuerzas de David sitiaron Rabá, ciudad capital de Ammón. En una ofensiva desesperada de los ammonitas sitiados, murió Urías el hitita. (2Sa 11:1, 17, 24, 26, 27; véase RABÁ núm. 1.) Es difícil determinar la duración del asedio. Puede que el relato sobre el nacimiento del hijo adulterino de Bat-seba y el posterior nacimiento de Salomón se haya insertado porque ambos alumbramientos se produjeron durante el sitio, o bien con el fin de ofrecer el desenlace de las relaciones de David con Bat-seba, aun cuando uno o ambos nacimientos hubiesen tenido lugar después del sitio. Aunque del comentario que se encuentra en 1 Crónicas 20:1, 2 no se infiere que el sitio haya tenido una duración prolongada, no debería extrañar que el asedio a la ciudad se extendiera de un año a otro. David mismo finalmente completó la conquista de la capital ammonita. (2Sa 12:26-29.)

(1 CRÓNICAS 20:2)

“Pero David tomó la corona de Malcam de sobre la cabeza de este, y halló que era de un talento de oro en peso, y en ella había piedras preciosas; y llegó a estar sobre la cabeza de David. Y el despojo de la ciudad que él sacó era muchísimo.”

*** it-1 pág. 116 Ammonitas ***
Aunque del comentario que se encuentra en 1 Crónicas 20:1, 2 no se infiere que el sitio haya tenido una duración prolongada, no debería extrañar que el asedio a la ciudad se extendiera de un año a otro. David mismo finalmente completó la conquista de la capital ammonita. (2Sa 12:26-29.)
“La corona de Malcam”, mencionada en el relato de la captura de Rabá, debió ser una corona que llevaba puesta el dios ammonita, también llamado Mólek o Milcom en otros pasajes del texto bíblico. Aunque en este pasaje la Versión Valera traduce la expresión hebrea Mal•kám por “su rey”, no parece lógico que se tratase de un rey en persona, por cuanto la corona pesaba “un talento de oro” (unos 34 Kg.). También parece probable que a David le colocaran la corona solo por un breve instante, tal vez para significar así su victoria sobre aquel dios falso. (2Sa 12:30.)


*** it-1 pág. 559 Corona ***
Cuando David derrotó a la ciudad ammonita de Rabá, tomó como botín la corona (ʽata•ráh) que llevaba en la cabeza el ídolo Malcam. No se dice su forma, aunque se especifica que “era de un talento de oro en peso [c. 34 Kg.], y [que] en ella había piedras preciosas”. “Llegó a estar sobre la cabeza de David”, lo que posiblemente quiera decir que se la puso solo un momento para indicar así su triunfo sobre esa deidad falsa. (1Cr 20:2; véase MÓLEK.)

*** it-2 págs. 419-420 Mólek ***
Por lo general se concuerda en que el Malcam al que se hace referencia en 2 Samuel 12:30 y 1 Crónicas 20:2 es la imagen idolátrica del dios ammonita Milcom o Mólek, aunque el término hebreo se podría traducir “su rey” o “el rey de ellos”. (Véanse Alba; BAS; BM; DK; NC, 1944; Str; Val, 1989; VP.) Un poco antes, el relato bíblico hace referencia al rey ammonita por su nombre, Hanún (2Sa 10:1-4); por lo tanto, es razonable concluir que el nombre Hanún, más bien que Malcam, es el que debería haber aparecido en el registro bíblico de haberse querido referir al rey en lugar de al ídolo. Además, no parece probable que un rey hubiese llevado una corona de casi 34 Kg. de peso. Por la misma razón hay quien opina que David colocó la corona de Malcam sobre su cabeza solo temporalmente, quizás para indicar su victoria sobre ese dios falso. De acuerdo con la lectura del targum, que han seguido numerosos traductores, la corona solo tenía una piedra preciosa. Por ello, existe la opinión de que David se colocó sobre la cabeza la piedra preciosa, no la corona.

(1 CRÓNICAS 20:3)

“Y a la gente que había en ella la sacó, y la mantuvo empleada en aserrar piedras y en [trabajar con] instrumentos agudos de hierro y en [trabajar con] hachas; y así fue como David procedió a hacer a todas las ciudades de los hijos de Ammón. Por fin David y toda la gente regresaron a Jerusalén.”

*** w05 15/2 pág. 27 Preguntas de los lectores ***
Preguntas de los lectores
¿Es cierto que David, un hombre grato al corazón de Dios, trató despiadadamente a sus prisioneros, como concluyen algunos al leer 2 Samuel 12:31 y 1 Crónicas 20:3?
No. David simplemente impuso trabajos forzados a los prisioneros ammonitas. Su forma de actuar se ha entendido mal debido a la manera como vierten estos versículos algunas traducciones de la Biblia.
Al describir el trato al que David sometió a los ammonitas, estas versiones comunican la idea de que fue un hombre cruel y despiadado. Por ejemplo, la Reina-Valera de 1909 traduce 2 Samuel 12:31 de la siguiente manera: “Sacó además el pueblo que estaba en ella, y púsolo debajo de sierras, y de trillos de hierro, y de hachas de hierro; e hízolos pasar por hornos de ladrillos: y lo mismo hizo a todas las ciudades de los hijos de Amón”. En 1 Crónicas 20:3 se ofrece una lectura parecida.
Sin embargo, como indica el biblista Samuel Rolles Driver, la crueldad “es ajena a todo lo que conocemos del carácter y el talante de David”. Así, The Anchor Bible contiene el siguiente comentario: “David está organizando a los prisioneros en equipos de trabajo para la explotación económica del territorio conquistado, al parecer una práctica habitual en el caso de los reyes vencedores”. En esta misma línea de razonamiento, Adam Clarke señala: “El significado exacto es que los hizo esclavos y los empleó para hacerlos trabajar con las sierras para hacer trillos de hierro o trabajos de minería [...], haciendo hachas y fabricando ladrillos. Este pasaje no admite el significado de serrar, desmembrar, mutilar ni descuartizar a seres humanos, como tampoco sería admisible dicha conducta por parte de David con los ammonitas”.
Un buen número de traducciones modernas reflejan esta forma más acertada de entender el pasaje, dejando claro que no se puede culpar a David de trato inhumano. La Nueva Versión Internacional (1999) dice así: “Expulsó de allí a sus habitantes y los puso a trabajar con sierras, trillos y hachas, y también los forzó a trabajar en los hornos de ladrillos. Lo mismo hizo con todos los pueblos amonitas” (2 Samuel 12:31). “Expulsó de allí a sus habitantes y los puso a trabajar con sierras, rastrillos y hachas. Lo mismo hizo con todos los pueblos de los amonitas.” (1 Crónicas 20:3.) La lectura que ofrece la Traducción del Nuevo Mundo también concuerda con el criterio más reciente de los hebraístas. “A la gente que había en ella, la sacó para ponerla a serrar piedras y a trabajo relativo a instrumentos agudos de hierro y a hachas de hierro, y los hizo servir en la fabricación de ladrillos.” (2 Samuel 12:31.) “A la gente que había en ella la sacó, y la mantuvo empleada en aserrar piedras y en trabajar con instrumentos agudos de hierro y en trabajar con hachas; y así fue como David procedió a hacer a todas las ciudades de los hijos de Ammón.” (1 Crónicas 20:3.)
David no sometió a los ammonitas derrotados a torturas atroces ni a una horrible carnicería. No copió los métodos crueles y sádicos que eran habituales en las guerras de aquella época.
[Nota]
Dependiendo de que se acepte el texto hebreo como está o con una diferencia de una letra, puede leerse “los puso con la sierra” o “los cortó (aserró) en pedazos”. Por otra parte, la palabra para “horno de ladrillos” también puede significar “molde de ladrillos”. Las dimensiones de dicho molde no permitirían introducir en él a ninguna persona.

*** it-2 pág. 1023 Sierra ***
David puso a trabajar a los cautivos ammonitas en tareas como la de aserrar piedras. (2Sa 12:29-31.) Entre sus herramientas había “hachas” o, literalmente, “sierras de piedra”, según el texto masorético en 1 Crónicas 20:3. Parece ser que en algunos casos se usaban sierras de hoja de cobre con dientes de piedra para cortar piedra. Otras veces se colocaba un abrasivo, como los polvos de esmeril, debajo del borde cortante de una sierra que tuviera la hoja de cobre o de bronce, con el fin de facilitar la tarea de cortar la piedra.

(1 CRÓNICAS 20:5)

“Y llegó a haber guerra de nuevo con los filisteos; y Elhanán hijo de Jaír logró derribar a Lahmí el hermano de Goliat el guitita, el asta de cuya lanza era como el enjulio de los obreros del telar.”

*** it-1 pág. 789 Elhanán ***
1. Hijo de Jaír que, en un enfrentamiento con los filisteos, derribó a Lahmí, el hermano de Goliat el guitita. (1Cr 20:5.) En 2 Samuel 21:19 se dice que Elhanán era “el hijo de Jaaré-oreguim el betlemita”, y que derribó a Goliat. No obstante, muchos eruditos piensan que la lectura original de 2 Samuel 21:19 correspondía con 1 Crónicas 20:5, y que las diferencias entre los dos textos se deben a errores de los escribas. (Véanse JAARÉ-OREGUIM; LAHMÍ.)

*** it-1 pág. 1027 Goliat ***
Un pasaje que ha causado cierta dificultad se halla en 2 Samuel 21:19, donde se explica: “Elhanán hijo de Jaaré-oreguim el betlemita logró derribar a Goliat el guitita, el asta de cuya lanza era como el enjulio de los obreros del telar”. El relato paralelo de 1 Crónicas 20:5 dice: “Elhanán hijo de Jaír logró derribar a Lahmí el hermano de Goliat el guitita, el asta de cuya lanza era como el enjulio de los obreros del telar”.
Se han ofrecido varias explicaciones posibles: El targum preserva una tradición según la cual se identifica a Elhanán con David. La obra Soncino Books of the Bible (edición de A. Cohen, Londres, 1951, 1952) comenta que bien podrían haber existido dos personajes llamados Goliat, y también menciona que Goliat puede haber sido un título descriptivo, como “Faraón”, “Rabsaqué” y “Sultán”. La mayoría de los comentaristas piensan que se debe a un error del copista que un texto diga “Jaaré-oreguim” y el otro, “Jaír”, así como que el registro de Segundo de Samuel incluya el término “betlemita [heb. behth hal•laj•mí]”, en tanto que solo el relato de Crónicas incluye el nombre “Lahmi [ʼeth-Laj•mí]”. (Véanse JAARÉ-OREGUIM; LAHMÍ.)

*** it-2 pág. 5 Jaaré-oreguim ***
JAARÉ-OREGUIM
Nombre que aparece únicamente en 2 Samuel 21:19. Por lo general se cree que es producto de un error de transcripción, y que la lectura correcta se conserva en el relato paralelo de 1 Crónicas 20:5. Se piensa que “Jaaré” es una corrupción de “Jaír”, y que “oreguim” (ʼo•reghím, “tejedores” u “obreros del telar”) se copió inadvertidamente de una línea posterior del mismo versículo.

*** it-2 pág. 181 Lahmí ***
LAHMÍ
(Mi Pan).
Hermano de Goliat el guitita. El relato de 1 Crónicas 20:5 dice en parte que “Elhanán hijo de Jaír logró derribar a Lahmí el hermano de Goliat el guitita” durante una batalla contra los filisteos. Pero, por otra parte, el relato paralelo de 2 Samuel 21:19 dice: “Elhanán hijo de Jaaré-oreguim el betlemita logró derribar a Goliat el guitita”. Al parecer, en este último versículo el copista leyó equivocadamente behth hal•laj•mí (betlemita) en lugar de ʼeth-laj•mí (“Lahmí”; el término hebreo ʼeth tan solo indica que Lahmí es el complemento de un verbo). El texto original probablemente dijera “logró derribar a Lahmí”, como lee el relato paralelo de 1 Crónicas 20:5. De este modo los dos textos armonizarían en este punto e indicarían que Lahmí era el hermano del Goliat a quien David mató. No obstante, también es posible que hubieran existido dos personajes de nombre Goliat. (Véase GOLIAT.)

(1 CRÓNICAS 20:8)

“Estos eran los que les habían nacido a los refaím en Gat; y llegaron a caer por mano de David y por mano de sus siervos.”

*** it-1 pág. 746 La época de David ***
Gat 1Cr 18:1; 20:5-8

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone