Cuál es el Significado de Capacidad. Concepto, Definición, Qué es Capacidad


Definiciones y Conceptos de Capacidad

Definición de Capacidad

Este valor es bien interesante. Se refiere a que desarrollemos la habilidad para ser capaz de lograr más cosas.
Principalmente, se dice que hay personas más capaces que otras en ciertos aspectos de la vida. Desarrollar el valor de la Capacidad entonces, nos da el poder para ser mejor que el promedio en diferentes áreas.
Es importante aclarar, que no podemos ser perfectos en todo, sin embargo, tener capacidad en las áreas que nos gusta, en las pasiones que desempeñemos y en las actividades que amemos hacer, es ideal para vivir más felices y más tranquilos.
Con la capacidad entonces, las personas buscan mejorar cada vez más sus habilidades y talentos, para lograr el éxito en sus vidas. Sin el valor de la capacidad, difícilmente habría gente brillante, tanto en los libros de historia, como en el presente, cambiando al mundo por completo.

Concepto de Capacidad

Se denomina capacidad al conjunto de recursos y aptitudes que tiene un individuo para desempeñar una determinada tarea. En este sentido, esta noción se vincula con la de educación, siendo esta última un proceso de incorporación de nuevas herramientas para desenvolverse en el mundo. El término capacidad también puede hacer referencia a posibilidades positivas de cualquier elemento.
En general, cada individuo tiene variadas capacidades de la que no es plenamente consciente. Así, se enfrenta a distintas tareas que le propone su existencia sin reparar especialmente en los recursos que emplea. Esta circunstancia se debe al proceso mediante el cual se adquieren y utilizan estas aptitudes. En un comienzo, una persona puede ser incompetente para una determinada actividad y desconocer esta circunstancia; luego, puede comprender su falta de capacidad; el paso siguiente es adquirir y hacer uso de recursos de modo consciente; finalmente, la aptitud se torna inconsciente, esto es, la persona puede desempeñarse en una tarea sin poner atención a lo que hace. Un ejemplo claro puede ofrecerlo el deporte: un atleta utiliza técnicas sin pensar en ellas. Esto se debe a que ha alcanzado un nivel en el cual su capacidad se ha interiorizado profundamente.
Hasta aquí, el proceso de adquisición de nuevas capacidades. No obstante, no todas las capacidades del hombre son adquiridas. Muchas de ellas son innatas. De hecho, estas pueden considerarse las más importantes, en la medida en que posibilitan a las demás. Así, por ejemplo, el aprendizaje de una ciencia requiere de un mínimo de racionalidad, una capacidad que es propia de la especie humana.
Es importante intentar incorporar continuamente nuevas capacidades para enfrentar los desafíos que se presentan y lograr una mejora en la calidad de vida. Para ello no basta la educación formal, sino que también es necesaria una buena cuota de predisposición autodidacta.

Definición de Capacidad

Del latín capacitas, la capacidad es la facultad de algo de albergar ciertas cosas dentro de un marco limitado de alguna forma. Por ejemplo: “La capacidad del estadio se colmó en poco más de una hora”, “Todavía tenemos que cargar dos bolsos, pero el baúl ya no tiene más capacidad”, “Esta jarra tiene una capacidad de dos litros”, “Creo que estamos a punto de agotar la capacidad del depósito”.
En el ámbito de las ciencias se habla de distintos tipos de capacidades. La capacidad eléctrica se define como la propiedad de los capacitores (o condensadores) que establece el vínculo entre la diferencia de tensión (diferencia de potencial) de las placas del capacitor y la carga eléctrica guardada en éste.
La capacidad calorífica, por otra parte, es la división entre la cantidad de energía que se transfiere a un sistema o cuerpo en un procedimiento y la modificación de temperatura que registra.
Capacidad, por otra parte, es la destreza, la habilidad y la idoneidad que permite a una persona completar con éxito una tarea: “Es un hombre de una gran capacidad que merece una oportunidad para dirigir la empresa”, “El señor no tiene la capacidad suficiente para resolver un problema semejante”, “Nadie puso en duda tu capacidad, pero lo cierto es que no cuentas con experiencia para solucionar esto”.
Si bien a menudo se confunde este término con “talento“, es necesario aclarar las diferencias entre ambos, así como las particularidades de este último, que también suele ser incomprendido. La capacidad se entiende como las condiciones que una persona reúne para aprender y cultivar distintos campos del conocimiento, entendida como una serie de herramientas naturales, hayan sido utilizadas por ella o no. Así como en su acepción referida a un recipiente o una piscina, habla del espacio disponible para acumular y desarrollar conceptos y habilidades.
Es muy común hablar de capacidad en un sentido general, aun cuando el tema de la conversación es una disciplina en particular. Y es que en realidad, si bien no es incorrecto decir que “alguien tiene mucha capacidad para tocar el piano”, este concepto es más amplio, y debería usarse para describir la flexibilidad mental de una persona, cuánta facilidad demuestra a la hora de enfrentarse a un nuevo reto intelectual, sea cual sea. Es aquí donde se confunde con talento.
El talento sí se asocia a una actividad o área del conocimiento en particular, aunque existen diversas formas de entenderlo. La más común es utilizarlo como sinónimo de aptitud, refiriéndose a esa porción de la capacidad de una persona que sirva específicamente para interiorizar un concepto o disciplina (por ejemplo: tocar el piano). Por otro lado, existen quienes consideran que el talento es el conjunto formado por las habilidades naturales, la dedicación para aprender y mejorar, y el resultado obtenido luego de un tiempo de trabajo intenso.
Ciertamente, los seres humanos desperdiciamos la mayor parte de nuestra capacidad mental, conformándonos con un pequeño porcentaje, suficiente para emular las vidas de nuestros mayores, mientras nos hacemos creer que construimos nuestro propio camino. Fuera de los estudios científicos que se esfuerzan en traducir estas cuestiones en números, muchas veces sucede que descubrimos habilidades en nosotros mismos que jamás habíamos explorado antes, y al embarcarnos en la aventura que representa aprender y especializarse, vamos conociéndonos más, entendiendo que nuestros límites están mucho más lejos de lo que pensábamos.
Para el derecho, la capacidad jurídica es la aptitud de un sujeto para ejercer la titularidad de obligaciones y derechos en forma personal. La capacidad de obrar, por otra parte, es la facultad jurídica que establece la eficacia de las acciones llevadas a cabo según el estado civil del individuo.

Concepto de Capacidad

Llámase capacidad al espacio que posee un sitio. Por ejemplo: “Este aula tiene capacidad para 50 alumnos”. También al espacio que posee una cosa capaz de contener en su hueco a otra u otras. Por ejemplo: “Dentro de este frasco hay capacidad para 1 kg. de mermelada”. El volumen interior del cráneo se llama capacidad craneal.
Tratándose de la capacidad personal se entiende que la posee quien está dotado de algún talento, por ejemplo, capacidad para la danza, capacidad para estudiar, para la música, para los deportes, etcétera.
Jurídicamente, se distingue la capacidad de derecho que es la aptitud o posibilidad de ser titular de derechos y obligaciones, o sea que las normas jurídicas los comprendan como sujetos de derecho (toda persona es capaz de derecho) de la capacidad de hecho o de obrar que es la posibilidad de poder ejercer los derechos que las normas otorgan. Por ejemplo un menor de edad posee capacidad de derecho pero necesita que sus representantes legales actúen en su nombre pues es incapaz de obrar. Caso parecido sucede con los dementes o con las personas por nacer.
En informática se llama capacidad de memoria al mayor número de bits que puede almacenar.
En Física recibe ese nombre el número de energía eléctrica que puede contener un condensador, que es un dispositivo formado por dos conductores próximos entre sí, para que puedan estar cargados con cargas del mismo valor pero de signos contrarios. La capacidad de un conductor es la relación de la carga que posee, al potencial al que se halla. El potencial depende de su propia carga y de las que están en su entorno.
La capacidad de reacción, es un movimiento de tipo no voluntario, espontáneo o reflejo ante un estímulo, que genera adecuadas acciones motrices.

Definición de Capacidad

Alguien es capaz cuando es apto, cuando puede realizar alguna cosa, hacerse titular de un derecho o adquirir una obligación. En los dos últimos casos nos estamos refiriendo a la capacidad de derecho, en el primer caso, a la de hecho.
Para tener capacidad de derecho, o sea, ser sujeto normativo, y que las normas previstas en el sistema jurídico le sean aplicables, hay que ser reconocido como persona. Las personas pueden ser: 1. Físicas, que son aquellas de existencia visible, únicas e irrepetibles, identificadas por un nombre y a quienes, además, el ordenamiento legal les atribuye un domicilio y un estado civil, o pueden ser 2. Personas morales o jurídicas, que son una creación legal que reconoce en un ente abstracto integrado por personas (corporaciones) o en patrimonios destinados a fines altruistas (fundaciones) la posibilidad de ser centros de imputación legal.
Podemos entonces decir que tanto las personas físicas y las jurídicas tienen capacidad de derecho, pues se les reconocen derechos y están obligadas jurídicamente. Nunca entonces puede hablarse en la actualidad, en nuestra cultura occidental, de incapaces absolutos de derecho, aunque sí de incapacidad de derecho relativa, que puede ser en cuanto a su función, como el caso de los tutores con respecto a negociar sobre los bienes de los pupilos.
En la actualidad todos los hombres y mujeres desde su concepción hasta su fallecimiento poseen capacidad de derecho (si no los pueden ejercer por razones de hecho se les nombra tutor o curador, siendo incapaces de hecho pero no de derecho). En la Antigua Roma, un sector de la población, la que no gozaba de la condición de libre (esclavos) no poseía capacidad de derecho pues tampoco eran personas.

Concepto de Capacidad

La capacidad de hecho, o también conocida como capacidad de obrar, es la aptitud requerida para ejercer los derechos consagrados legalmente, y de los que gozan las personas en virtud de su capacidad de derecho. También importa la posibilidad de ejercer acciones judiciales para reclamar por sus derechos, o defenderse frente a alguna acusación.
Las personas jurídicas no poseen capacidad de hecho (solo de derecho) ya que por ser justamente entes no humanos, no pueden actuar por sí mismos, sino que lo hacen a través de quienes ejerzan la representación de ellas (por ejemplo, el gerente que actúa por la sociedad).
En el caso de las personas físicas se dan varias situaciones:
Existen casos en los que a pesar de tener derechos, ciertas circunstancias como no haber aún nacido, ser menor de 14 años, o padecer alguna discapacidad mental declarada judicialmente o en el caso de los sordomudos que no puedan expresarse en forma escrita, impiden ejercerlos, pues no existe el discernimiento pleno. En esos casos, la ley prevé que otras personas, padres, tutores o curadores, según los casos, actúen en representación del incapaz absoluto de hecho.
Hay otros incapaces de hecho que pueden ejercer solo algunos derechos y necesitan ser representados o autorizados en otros casos, como ocurre con los menores adultos (luego de los 14 años).
Un caso especial de incapaces de hecho lo constituyen los inhabilitados por sentencia judicial que solo pueden disponer de sus bienes si actúan con su curador. Se incluyen en esta categoría, los ebrios y adictos a estupefacientes, quienes tengan disminuidas sus capacidades mentales y los pródigos (aquellos que malgastan sus bienes).

Definición de Capacidad

La Capacidad son las cualidades que tiene un ente destinado para hacer una función. Estaría bien decir que una lavadora tiene la capacidad de lavar ropa, sin embargo las capacidades varían y son más complejos a medida que el organismo que las posee es mas consiente de las acciones que realiza. La capacidad de realizar una labor está orientada a varios factores fundamentales, uno de ellos es el destino que le fue adjudicado, si algo fue elaborado para cumplir una función determinada su única capacidad será la de cumplir esa función, pues fue para eso que fue creado, la orientación de las capacidades de un agente para decidir y tener raciocinio de sus acciones es múltiple, dependerá de las necesidades y causalidades que se le presenten en el camino.
Las capacidades de una persona son altamente complejas, evolucionan día a día con la inserción a la sociedad de tecnología y mecanismos para hacer las cosas de la vida cotidiana mas fácil, los seres humanos tienen la propiedad de desarrollar capacidades en específicos, volverse prácticos y elaborados en eso y recrear a placer sus capacidades y aptitudes para su bien y de lo que le conviene, es neto el precepto que el conocimiento adquirido debe ser invertido para la buena vida, la administración prospera de la familia y en entorno que lo rodea. Los animales sin capacidad de pensar por su parte, solo desarrollan habilidades predeterminadas por su raza, rara vez se observa la manifestación de una conducta extra o sobre natural sobre alguno de ellos, esto es considerado anormal dada la poca capacidad que tienen estos de desarrollas otras cualidades o funciones a las que la naturaleza les dicta. Los animales carecen de ese sentido de superposición de ideas, no tienen la característica de evaluar prioridades, pues la dependencia de estos por la búsqueda de comida, la procreación constante y conductas de protección de territorio impide que haya posibilidades de nuevas ideas para su conciencia.
Las capacidades que se van adquiriendo por la naturaleza son radicales, obvias en el funcionamiento normal de la criatura, sin embargo, quienes lo rodean y ya han avanzado en la obtención de aptitudes deben enseñar a los pequeños para que desarrollen mas pericia para realizar las cosas de la vida.