Cuál es el Significado de Ovogénesis. Concepto, Definición, Qué es Ovogénesis


Definición de Ovogénesis ‒ Compendio de Conceptos y Significados

1. Definición de Ovogénesis

La ovogénesis es la gametogénesis femenina, es decir, es el desarrollo y diferenciación del gameto femenino u óvulo mediante una división meiótica. En este proceso se produce a partir de una célula diploide y se forman como productos una célula haploide funcional (el óvulo), y tres células haploides no funcionales (los cuerpos polares).
Las ovogonias se forman a partir de las células germinales primordiales o CGP's.se originan en el epiblasto a partir de la segunda semana y migran por el intestino primitivo a la zona gonadal indiferenciada alrededor de la quinta semana de gestación. Una vez en el ovario, experimentan mitosis hasta la vigésima semana, momento en el cual el número de ovogonias ha alcanzado un máximo de 7 millones esta cifra se reduce a 40000 y solo 400 serán ovuladas a partir de la pubertad hasta la menopausia alrededor de los 50 años. Desde la semana octava, hasta los 6 meses después del nacimiento, las ovogonias se diferencian en ovocitos primarios que entran en la profase de la meiosis y comienza a formarse el folículo, inicialmente llamado folículo primordial. El proceso de meiosis queda detenido en la profase por medio de hormonas inhibidoras hasta la maduración sexual.
La ovogenesis es el crecimiento, maduracion, transformacion y liberacion de los gametos en la pubertad. La diferenciación del óvulo hace que este desarrolle un citoplasma bastante complejo. El gameto femenino provee al futuro embrión, además de un núcleo haploide, reservas de enzimas, mARNs, organelos y sustratos metabólicos. Algunas especies producen miles o millones de óvulos a lo largo de su ciclo de vida (como los erizos de mar y las ranas), mientras que otras solamente producen unos cuantos (mamíferos). En las primeras, existen células madre llamadas ovogonias que perduran durante toda la vida del organismo, replicándose y autorrenovándose. En las especies con un limitado número de gametos, la ovogonia se divide durante los estados embrionarios tempranos para generar toda la dotación de óvulos de la hembra. Por ejemplo, en los seres humanos se llega a tener aproximadamente 7 millones de ovogonias hacia el séptimo mes de gestación, tiempo a partir del cual este número disminuye drásticamente. Las ovogonias que sobreviven este proceso se convierten en ovocitos primarios y entran en una fase de meiosis. Estos atraviesan la profase I hasta la fase diploteno y entran en un estadio llamado dictioteno y su desarrollo se detiene por la acción de el factor de inhibición de la meiosis. Solamente hasta que la hembra madure sexualmente se continuará la meiosis, por lo que algunos ovocitos primarios son mantenidos en el dictioteno durante más de 50 años. Aproximadamente 400 de los ovocitos primarios originales maduran en el tiempo de vida de una mujer normal. de 24 a 48 horas antes de la ovulación se da un pico de la hormona luteinizante que da inicio a la meiosis II y esta se vuelve a detener en el segundo arresto meiótico (metafase II) 3 horas antes de que se de la ovulación por el factor p37mos y no se reanudara hasta que un espermatozoide fecunde al ovulo. Durante la telofase, cuando los ovocitos primarios prosiguen con la meiosis, una de las células descendientes prácticamente no contiene citoplasma, mientras que la otra descendiente, tiene casi la totalidad de los constituyentes celulares. Esta primera célula se conoce como cuerpo polar y la otra como ovocito. Al entrar a la meiosis II dicho ovocito secundario, nuevamente tiene lugar una repartición del citoplasma desigual en la que la célula que recibe un poco más que un núcleo haploide formará otro cuerpo polar y la que recibe la mayor parte de los componentes citoplasmáticos formará el óvulo femenino ya maduro.

2. Concepto de Ovogénesis

El proceso de creación de los óvulos recibe el nombre de ovogénesis. Su desarrollo implica la meiosis de una célula de tipo diploide, formándose una célula haploide de carácter funcional (el gameto femenino, es decir, el óvulo) y otras tres que no son funcionales.
La ovogénesis, por lo tanto, es una clase de gametogénesis: la creación de gametos a partir de la meiosis. Este tipo de procedimiento permite reducir la cantidad de cromosomas que se halla en las células, pasando de diploide a haploide. En el caso de la ovogénesis, tiene lugar en los ovarios.
En las mujeres, las células germinales derivan en lasovogonias, que dan lugar a los ovocitos y, finalmente (tras la maduración), en los óvulos. Puede decirse, por lo tanto, que la ovogénesis consiste en el desarrollo, la maduración y el desprendimiento de los óvulos a partir de la pubertad.
Con el gameto femenino ya maduro, la mujer está en condiciones de quedar embarazada y de dar a luz. Para que esto pueda llevarse a cabo, el óvulo debe ser fecundado por elespermatozoide (el gameto sexual masculino).
La menstruación es el nombre que recibe el ciclo femenino que implica la madurez y el desprendimiento de los óvulos. Se desarrolla cada unos veintiocho días desde la pubertad hasta la menopausia. En la propia menstruación pueden reconocerse tres ciclos internos: elciclo ovárico (con la maduración del ovocito), el ciclo uterino (el acondicionamiento del medio) y el ciclo cervical (que posibilita la llegada del espermatozoide al óvulo).

3. Significado de Ovogénesis

La ovogénesis es el proceso de formación de los óvulos o gametos femeninos que tiene lugar en los ovarios de las hembras.
Las células germinales diploides generadas por mitosis, llamadas ovogónias, se localizan en los folículos del ovario, crecen y tienen modificaciones, por lo que reciben el nombre de ovocitos primarios. Éstos llevan a cabo la primera división meiótica, dando origen una célula voluminosa u ovocito secundario que contiene la mayor parte del citoplasma original y otra célula pequeña o primer cuerpo polar.
Estas dos células efectúan la segunda división meiótica; del ovocito secundario se forman otras dos células: una grande, que contiene la mayor parte del citoplasma original, y otra pequeña o segundo cuerpo polar. Los cuerpos polares se desintegran rápidamente, mientras que la otra célula se desarrolla para convertirse en un óvulo maduro haploide.
Algunas investigaciones recientes han considerado que en cada ovario se generan aproximadamente 400 mil óvulos. Se cree que todos ellos ya existen en el ovario de la recién nacida, aun cuando permanecen inactivos desde el nacimiento hasta la influencia de las hormonas en la pubertad.
En los seres humanos, el feto femenino empieza a formar ovogónias, pero se detiene el proceso de meiosis en la etapa de ovocito secundario hasta que, a partir de la pubertad y por efectos hormonales, se desprende un ovocito en cada ciclo menstrual; la segunda división meiótica ocurre después de efectuarse la penetración del espermatozoide. En los varones, la meiosis se inicia cuando el individuo alcanza la madurez sexual.

¿Dónde se realiza?

Las gónadas o los órganos sexuales primarios, son ovarios en la mujer. Las gónadas funcionan como glándulas mixtas en la medida en que producen hormonas y gametos. Los órganos sexuales secundarios son aquellas estructuras que maduran en la pubertad y que son esenciales en el cuidado y transporte de gametos. Las características sexuales secundarias son rasgos que se consideran de atracción sexual.
Los ovarios son dos órganos con forma de almendra, de 4 a 5 centímetros de diámetro, situados en la parte superior de la cavidad pélvica, en una depresión de la pared lateral del abdomen, sostenidos por varios ligamentos. En la región externa de cada ovario hay masas diminutas de células llamadas folículos primarios; cada uno de éstos contiene un huevo inmaduro. No menos de 20 folículos comienzan a desarrollarse al principio del ciclo ovárico de 28 días; sin embargo, por lo general sólo un folículo alcanza su desarrollo completo y los demás se degeneran. La principal función de los ovarios es pues la ovogénesis es el desarrollo y desprendimiento de un óvulo o gameto femenino haploide. Además, los ovarios elaboran varias hormonas esteroidales en diferentes estadios del ciclo menstrual: los estrógenos y la progesterona.

Función de las Hormonas Sexuales

Durante la vida reproductiva de una mujer, los ciclos menstruales se interrumpen al ocurrir el embarazo.
Las actividades del ovario y del útero están reguladas por la interacción de diversas hormonas.
En la base del cerebro se localiza la glándula pituitaria o hipófisis que produce la hormona folículo estimulante(FSH), la cual tiene acción sobre los ovarios, estimulando a un ovocito primario para completar la meiosis I y formar el ovocito secundario. Al mismo tiempo, la FSH estimula a los ovarios a producir hormonas, los estrógenos, que provocan el engrosamiento de las paredes del útero. Estos cambios duran alrededor de diez días.
Al término de la producción de FSH, hace su aparición la hormona luteinizante (LH), que produce la ovulación por rompimiento del folículo y liberación del óvulo alrededor del día 14 del ciclo menstrual.
El folículo roto se convierte en el cuerpo lúteo, que por la acción de la LH y la hormona luteotrópica (LTH) secretadas por la hipófisis produce la progesterona, que mantiene al útero debidamente preparado para el embarazo. La LTH también estimula la producción de leche de las glándulas mamarias después del parto.

4. Qué es Ovogénesis

La ovogénesis es la producción de óvulos y se realiza en los ovarios. Los óvulos se hallan formando parte de los folículos ováricos. Este proceso está regulados por hormonas de la hipófisis: la hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante.
En los mamíferos es muy común hablar de foliculogénesis, para indicar las diferentes fases que atraviesa el folículo en su desarrollo. La foliculogénesis es un proceso dinámico y complejo, a través del cual el folículo pasa por varios estadios de desarrollo.
Tempranamente en el desarrollo embrionario (desde la semana ocho a la doce de gestación) se pueden apreciar en la corteza del ovario los primeros ovocitos rodeados de una capa de células foliculares aplanadas. El conjunto de ovocito y sus células acompañantes recibe el nombre de folículo primordial (Fig.1A). Los folículos primordiales son de pequeño tamaño y encierran un ovocito, (detenido en la profase de la meiosis I), de aproximadamente 35 µm de diámetro. Durante la vida reproductiva de una mujer, más del 90% de los folículos son primordiales, constituyendo la reserva folicular fija de folículos en reposo, que se va consumiendo gradualmente en cada ciclo menstrual y cuando se agotan, la actividad ovárica cesa y sobreviene la menopausia.
Cuando las jóvenes llegan a la pubertad, los ovarios comienzan una fase de actividad que se caracteriza por el crecimieno y la maduración cíclica de pequeños grupos de folículos. Normalmente en cada ciclo, solo un folículo alcanza la madurez total y el ovocito es liberado del ovario. Así de los 400 mil ovocitos presentes al nacer, solo 400 llegan a completar su maduración durante la vida fértil de la mujer.
La progresión de la foliculogénesis, es decir el pasaje por los distintos estadios de desarrollo del folículo esta basada en la capacidad que tienen las células foliculares para dividirse y diferenciarse.
Los folículos primordiales continuamente abandonan la reserva para convertirse en folículos primarios (Fig. 1B y C). Esta transición implica ciertos cambios. Alcanza un diámetro dos a tres veces mayor al de los folículos primordiales y a medida que el ovocito aumenta de tamaño, la capa única de células foliculares aplanadas se convierte inicialmente en una capa de células cúbicas y luego cilíndricas. Estas células gradualmente muestran mayor actividad mitótica y proliferan adoptando el aspecto de un epitelio estratificado. Como su citoplasma tiene aspecto granular, se las suele llamar también células de la granulosa. En esta fase el ovocito, con un diámetro de 50 a 80 µm, se halla separado de las células foliculares por una membrana transparente y homogénea, que recibe el nombre de zona pelúcida. A medida que los folículos aumentan de tamaño, van desplazándose gradualmente hacia el interior de la corteza.
Prosiguiendo con el desarrollo folicular y cuando la capa granulosa alcanza un espesor de varias hileras de células, entre las mismas, aparecen varias cavidades pequeñas llenas de líquido que es secretado por las propias células foliculares. En esa etapa el folículo recibe el nombre de folículo secundario o antral (Fig. 1D) y tiene un diámetro de 10 mm o más. Posteriormente dichas cavidades confluirán para formar un espacio en forma de semiluna denominada antro folicular. La presencia de las cavidades va desplazando excéntricamente al ovocito, también más desarrollado (125 µm).
El folículo totalmente maduro se denomina folículo de De Graaf (Fig. 1E) que se caracteriza por la presencia de un gran antro folicular. El antro folicular determina que el ovocito quede desplazado hacia un polo del folículo y se localice en un pequeño acúmulo celular llamado cúmulo oóforo.
En esta fase, el folículo ocupa prácticamente todo el espesor de la corteza y empieza a hacer relieve en la superficie del ovario. La ruptura inminente del folículo va precedida de un rápido crecimiento: la pared del folículo cercana a la superficie se adelgaza, se torna translúcida, avascular y se rompe, liberando al ovocito que inmediatamente completa su primera división meiótica. Una vez producido el desprendimiento del ovocito, los restos del folículo vacío y el tejido circundante se transforman en una estructura glandular conocida como cuerpo lúteo (Fig. 1F). El cuerpo lúteo es una estructura endócrina formada por las células foliculares y tecales remanentes del folículo que ha liberado el ovocito Su principal función es la de secretar progesterona, la cual tiene numerosas funciones, entre ellas, el acondicionamiento del útero para el período de preñez y la regulación de las contracciones del oviducto para el transporte del óvulo hacia el útero.