Cuál es el Significado de Almacén. Concepto, Definición, Qué es Almacén

ADSBYGOOGLE


Conceptos de Almacén y palabras derivadas

Significado de Almacén

Un almacén es un lugar o espacio físico para el almacenaje de bienes dentro de la cadena de suministro. Los almacenes son una infraestructura imprescindible para la actividad de todo tipo de agentes económicos (agricultores, ganaderos, mineros, industriales, transportistas, importadores, exportadores, comerciantes, intermediarios, consumidores finales, etc.) Constituyen una parte habitual de las explotaciones agrarias y ganaderas (en muchos casos formando parte de la vivienda rural tradicional o de construcciones peculiares), así como de fábricas, polígonos industriales e instalaciones industriales de todo tipo, y de los espacios dedicados al transporte (puertos, aeropuertos, instalaciones ferroviarias) y el comercio (centros comerciales, grandes superficies). También se denomina «almacén», especialmente en Hispanoamérica, a la propia tienda o establecimiento de comercio minorista.
En un almacén se pueden depositar tanto materias primas, como el producto semiterminado o el producto terminado a la espera de ser transferido al siguiente eslabón de la cadena de suministro. Se pueden también encontrar embalajes, piezas de recambio, piezas de mantenimiento...
Sirve como centro regulador del flujo de mercancías entre la disponibilidad y la necesidad de fabricantes, comerciantes y consumidores.
Normalmente son construcciones grandes y planas en las zonas industriales de las ciudades. Están equipados con :
• muelles de carga para cargar y descargar camiones; algunas veces son cargados directamente de vías de tren, aeropuertos o puertos marítimos,
• instalaciones para almacenamiento, adaptado al producto y su rotación del inventario, como estanterias, racks, cantilevers...
Maquinaria de manipulación
A menudo disponen de carretillas elevadoras frontales, apiladoras o transpaletas para la manipulación de mercancías que son generalmente depositadas en palés estandarizados. Según el tipo de mercancía almacenada se puede también encontrar máquinas más específicas como puente grúa o grúas.
Algunos almacenes están completamente automatizados, sin contar apenas con trabajadores en su interior. En estos casos, la manipulación de mercancía se realiza con «transelevadores», máquinas de almacenaje y desalmacenaje coordinadas por controladores programables y ordenadores con el software apropiado.
Estos almacenes automatizados se utlizan con frecuencia para guardar mercancías de temperatura controlada, pues la disponibilidad de espacio es menor debido al alto coste que la refrigeración supone para la empresa. También se emplean para materiales o mercancías que debido a su peligrosidad en el manipulado, o su elevada rotación del inventario rentabilizan el elevado coste que supone la puesta en marcha de este tipo de instalaciones.
Procesos dentro del almacén
Los procesos comunes de un almacén son :
• recepción.
• colocación en estantería de paletización o stock.
• picking y preparación de pedido.
• expedición.
La gestión dentro del almacén del movimiento de las mercancías (ubicación, inventarios...) se realiza a través de algún sistema informático de tipo SGA.
Evolución
La mayor tensión de flujos entre la oferta y la demanda, ha originado un pequeño declive de los almacenes tradicionales debido a la introducción gradual de sistemas de producción basados en el JIT (Just In Time), que es un conjunto de técnicas diseñadas para mejorar la tasa interna de retorno de un negocio basándose en la eliminación o drástica reducción de cualqueir tipo de producto almacenado.
A pesar de esto y del asesoramiento ofrecido por consultoras especializadas, la distancia entre el fabricante y el vendedor ha crecido considerablemente en muchos aspectos siendo conveniente algún almacén por país o por región en una cadena de suministro para ciertas gamas de productos.
El objetivo primordial de las empresas que introducen un sistema de almacenes en su cadena de suministro es la optimización del «nivel de servicio» ofrecido al cliente, con criterio de rentabilidad. Para ello se emplean técnicas derivadas de la ingeniería y de la investigación de operaciones enfocadas sobre aspectos vitales como la localización del o de los almacenes, distribución tanto interna como externa del espacio en los mismos, elección del tipo de estructura de almacenaje adecuada, gestión eficaz de los recorridos y manipulaciones dentro del almacén, optimización del espacio de carga en los diferentes medios de transporte, creación de rutas de transporte tendentes a reducir desplazamientos o a maximizar la carga transportada y diseño de sistemas de gestión y administración ágiles.

Definición de Almacén

La palabra almacén es un término muy popular en nuestro idioma, que ostenta un uso frecuente y que además es aplicado en varios contextos.
Al local, espacio o lugar físico que está destinado para alojar mercancías o en el cual se venden productos al por mayor se lo designa almacén. Para algunas industrias y agentes de la economía, el almacén, resulta ser un espacio elemental para su satisfactorio funcionamiento dado que sin él difícilmente se podría garantizar la rueda de venta. En el almacén se pueden guardar las materias primas que se emplean en el proceso de producción en cuestión así como también pueden resguardarse los productos semi terminados o terminados totalmente para ser luego destinados al canal de venta o de distribución que corresponda.
También, a estos almacenes se pueden acercar los compradores, clientes, a adquirir las mercancías. En la mayoría de los casos se trata de espacios realmente grandes que disponen de amplias estanterías en las cuales se organizan los productos o materias primas y de maquinarias especiales que hacen más sencilla la manipulación y el movimiento de la mercadería.
Por otra parte, la palabra almacén también se usa en algunos lugares de habla hispana para designar al lugar en el cual se pueden adquirir productos comestibles. En las más pequeñas y sencillas se puede comprar únicamente comestibles y bebidas, aunque, existen almacenes más grandes que disponen de más productos a la venta y no se circunscriben únicamente a los comestibles, pudiendo el consumidor adquirir artículos de perfumería, electrónicos, electrodomésticos, de librería, juguetes, entre otros.
Y el concepto de grandes almacenes se aplica para designar a aquellos establecimientos comerciales de importante tamaño, que se hallan divididos en departamentos o secciones y que venden al consumidor minorista una gran variedad de productos: alimentos, bebidas, muebles, artículos de perfumería, indumentaria, electrónica, accesorios de moda, entre otros. El corte inglés en España, Sears y Macy’s en Estados Unidos, son algunos de los grandes almacenes más destacados del mundo.

Concepto de Almacén

El origen etimológico del vocablo almacén es árabe “Al” (el) y “Majzan” (tienda o depósito). Es por ello que cuando hablamos de almacén aludimos al acopio de materias primas o productos en algún sitio, ya sea para guardarlos o venderlos al por mayor, siendo común en América Latina, la denominación de almacén para aquelcomercio destinado a la venta minorista, en pequeña escala de productos alimenticios: “En el almacén de mi barrio tienen bastante variedad y buen precio, y evito las largas colas del supermercado”. Existen también almacenes de ramos generales que venden variadas mercaderías, siendo común en los pequeños pueblos, donde a veces es el único local de ventas, pues en las ciudades fueron reemplazados por los hipermercados.
El almacén en sentido amplio, como lugar donde se colocan las materias primas o productos elaborados, es en general un lugar transitorio, para desarrollar otros fines: de reposición, de elaboración, de venta, o de transporte hacia el destino en que serán usados, etcétera.
El almacenaje es una fase en la cadena productiva donde se guardan y controlan los stocks, iniciándose las tareas con el ingreso de los artículos a los que se les da el alta, luego se los identifica y se les asigna un lugar protegido de acuerdo a las necesidades del producto, para que se conserven en buen estado y sean fácilmente reconocibles. Más tarde se preparan allí los pedidos y se los despacha, realizando un control del stock que queda en existencia, para evaluar si corresponde su reposición, informando en este caso, al sector de compras.