Cuál es el Significado de Provocar. Concepto, Definición, Qué es Provocar


Definiciones y Conceptos de Provocar

Definición de Provocar

El verbo provocar viene del latín provocare (llamar para hacer salir, estimular, provocar, desafiar), compuesto del prefijo pro- (hacia adelante), y el verbo vocare (llamar), cuyos numerosos compuestos en latín nos han dejado palabras como revocar, convocar, invocar, abogar y abogado, y de cuya raíz también vienen palabras como vocación, vocablo y vocabulario.
Vocare procede de una raíz indoeuropea *wekw- (hablar) que también da en latín la palabra voxiyoz, palabra, expresión), de la que proceden voz, vocear y vociferar. Esta raíz indoeuropea presenta en griego una característica transformación de la labiovelar (kw) en labial (p), y nos ha dado la palabra griega épos (palabra, relato, manifestación oral), de donde proceden épico y epopeya.

Concepto de Provocar

La palabra provocar es un término de uso popular que nos permite expresar diversas acciones y cuestiones.
Uno de sus usos más comunes es para expresarla producción de algo; el originar, el causar algo, eso es justamente provocar. La deficiente ingesta de calcio puede provocar problemas serios de salud en los huesos. Con ese negligente uso del fuego María podría haber provocado una verdadera tragedia en su casa.
También es común que usemos la palabra provocar cuando alguien se propone, a partir de sus comentarios, gestos o acciones, irritar el ánimo de otra persona, con la clara misión que éste le responda y así devenir en una pelea o en una discusión. Sus comentarios xenófobos provocaron la ira de los asistentes a la reunión y todos terminaron por echarlo.
En materia de sexualidad, asimismo, nos encontramos con una referencia especial para la palabra dado que la misma se emplea con frecuencia para expresar que una persona se propone con sus actos y dichos, entre otros, animar, despertar el deseo sexual de otro de una manera absolutamente intencional, o sea, con el claro propósito de seducirlo y así obtener placer sexual con esa persona que se invoca. Laura no para de provocar a su vecino con sus comentarios abiertamente sexuales.
Cabe destacarse que también usamos este concepto para describir la manera en la cual habitualmente se comporta un individuo al que le gusta llamar la atención a partir de por ejemplo su manera de vestir, de hablar, de actuar que va a contramano de lo que la sociedad o comunidad impone. Juan se caracteriza por provocar a cada paso. En tanto, al individuo que per se se comporta de este modo se lo llama provocador.
Y en algunas partes de habla hispana, la palabra provocar presenta un uso sumamente habitual en el lenguaje coloquial empleándosela para referir apetecer algo. Me provoca comer carne esta noche.
Irritar y producir son algunos de los sinónimos que más usamos en relación a este término, mientras tanto, la palabra que se emplea para referir lo opuesto es la de apaciguar, que precisamente supone la puesta en calma, de paños fríos, sobre alguna cuestión álgida.