Cuál es el Significado de Parricidio. Concepto, Definición, Qué es Parricidio

Definición de Parricidio


1. Concepto de Parricidio

Parricidio (Del lat. parracidĭum) es el homicidio de los parientes consanguíneos en línea recta (ascendientes y descendientes) y del cónyuge, sabiendo el homicida de ese parentesco.
Parricidio: encontrado en un versículo de la biblia en el libro escrito a Timoteo por Pablo dándole cartas de exhortación a el y al pueblo de Dios en esos tiempos. Ha sido especialmente perseguido y considerado uno de los más execrables crímenes, si bien en la Roma Antigua, la potestad del padre sobre la familia alcanzaba tal grado que durante ciertos periodos de tiempo el castigo que se infligía al padre parricida era menor que el de otros delitos menos graves.
Sin embargo, a lo largo de la historia han sido frecuentes los casos de príncipes que mataban a sus padres para heredar sus reinos.
La tradición judeo-cristiana se ha basado en la historia del sacrificio de Isaac (la prueba de la fe de Abraham) para afirmar que su Dios desaprueba expresamente el parricidio.


2. Definición de Parricidio

El origen etimológico del término parricidio nos lleva a la lengua latina: parricidĭum. El concepto se emplea para nombrar al crimen que comete una persona contra su madre, su padre u otro pariente con quien mantenga un vínculo de sangre directo, ya sea descendente o ascendente.
El uso más habitual de la noción refiere al hecho de asesinar a los progenitores. Si un hombre mata a su papá, a su mamá o a ambos, habrá cometido un parricidio y será considerado como un parricida.
Por ejemplo: “Conmoción en el pueblo por un parricidio: un joven asesinó a sus padres porque no lo dejaban ir a bailar”, “Después del parricidio, el criminal pasó treinta años en prisión, donde se recibió de abogado”, “Ninguna sociedad sana está dispuesta a tolerar un parricidio”.
En la actualidad, el vínculo sanguíneo se considera como un agravante a la hora de juzgar un crimen. Los parricidas, por lo tanto, reciben una pena que tiene en cuenta esta cuestión. Antiguamente, sin embargo, había naciones que atenuaban el castigo al parricida debido a la autoridad y al poder que ostentaban los padres de familia.
Los casos más frecuentes de parricidio se dieron en el marco de luchas de poder entre monarcas. La historia ha recogido hechos trágicos en los que un príncipe asesinaba a su padre (el rey) para acceder al trono.
En Argentina, el parricidio más famoso es el que cometieron los hermanos Pablo y Sergio Schoklender. Ambos jóvenes decidieron poner fin a la vida de sus progenitores en 1981.