Cuál es el Significado de Emblema - Concepto, Definición, Qué es Emblema

ADSBYGOOGLE

Definición de Emblema


Emblema CIV del Emblematum liber (1531) de Andrea Alciato que representa a Ícaro

1. Significado de Emblema

Entre los siglos XV y XVIII se denominó emblema (también empresa, jeroglífico o divisa) del griego ἔμβλημα (émblema), compuesto del prefijo ἐν (en) y βάλλputa ω (poner), que significa "lo que está puesto dentro o encerrado", a una imagen enigmática provista de una frase o leyenda que ayudaba a descifrar un oculto sentido moral que se recogía más abajo en verso o prosa.El emblema surgió cuando Andrea Alciato, jurisconsulto italiano, compuso 99 epigramas latinos, a cada uno de los cuales puso un título. Dedicó la obra al duque Maximiliano Sforza, y la fortuna quiso que, a través del consejero imperial Peutinger, la obra llegara a manos del impresor Steyner quien, con visión comercial, consideró lo apropiado que sería añadir una ilustración a cada epigrama. La tarea se encomendó al grabador Breuil, y el libro salió publicado en 1531 en Augsburg con el título Emblematum liber. La obra tuvo un enorme éxito (ha alcanzado más de 175 ediciones) y pronto fue comentada o imitada por otros autores como claude Paradin y Paolo Giovio. Torcuato Tasso escribió un Dialogo dell’imprese (Nápoles, ca. 1594) y Emanuele Tesauro compuso Il Cannocchiale Aristotelico, o sia Idea delle Argutezze Heroiche vulgarmente chiamate Imprese, et di tutta l’arte simbólica e lapidaria (Venecia, 1655). Por último, Cesare Trevisani escribió otro tratado sobre emblemática: La impresa... ampiamente da lui stesso dichiarata (Génova, 1569).

El emblema clásico se compone de tres elementos:

• Una figura (pictura, icon, imago, symbolon), por lo general incisa en un grabado xilográfico o calcográfico, aunque también puede ser pintada, bordada o en taracea que a menudo denominan sus autores "cuerpo" del emblema. La imagen es de capital importancia para que el precepto moral que se pretende transmitir quede grabado en la memoria una vez descifrado el sentido. A este respecto, Diego de Saavedra Fajardo, en el prólogo de sus Empresas políticas, señala al príncipe Baltasar Carlos:
Propongo a Vuestra Alteza la idea de un Príncipe político cristiano, representada con el buril y con la pluma, para que por los ojos y por los oídos -instrumentos del saber- quede más informado el ánimo de V.A. en la sciencia del reinar y sirvan las figuras de memoria artificiosa.
A pesar de que hoy es la parte que más interesa a los historiadores del Arte, en algunos libros, sobre todo en España, se prescindió por completo de la pictura, bien porque preferían que el lector se la imaginara a partir de una descripción literaria o, sencillamente, porque era caro y no siempre posible hallar grabadores.
• Un título (inscriptio, títulus, motto, lemma) que suele ser una sentencia o agudeza, en cierto modo críptica, casi siempre en latín, que como "alma" del emblema da una pista para completar el sentido de la imagen. El mote se solía disponer encima de la figura o en el interior del grabado, en una filacteria, raramente aparece en la parte inferior y de hacerlo suelen ser versículos de los Libros Sagrados. Algunos emblemistas componían los motes, pero la mayoría procedían de sentencias tomadas de los clásicos, los Padres de la Iglesia, la Biblia... Se consideraba ejercicio encomiable saber aplicar un concepto a una sentencia preexistente.
• Un texto explicativo (subscriptio, epigramma, declaratio) que interrelaciona el sentido que transmite la pictura y expresa el mote. Con mucha frecuencia, esta explicación suele hacerse en verso, utilizando epigramas latinos o en lengua vernácula, según a qué receptor fuera destinado el mensaje. La forma del epigrama se prestaba a transmitir una descripción de la pintura y una segunda parte con la moralidad que encerraba. Durante el siglo XVI fue frecuente que el epigrama estuviera en latín; a medida que avanzaba el siglo, cada vez se ve más el epigrama en lengua vernácula, en sonetos, octavas, coplas de redondillas, silvas.... Con frecuencia, al epigrama le sigue una glosa en prosa, que amplia y aclara el significado, o que se aprovecha para mostrar erudición por parte del emblemista. Esta fórmula es muy frecuente en España, donde la glosa o declaración ocupa a veces varias páginas y es como un sermón moralizante.


2. Definición de Emblema

La palabra emblema proviene del latín emblēma, y se define como una imagen que personifica, de forma abstracta o directa, un concepto, un conjunto de ideas o una persona importante, como un rey, emperador o personaje religioso.
En el lenguaje cotidiano, es común mezclar la palabra símbolo con la de emblema sin que esto cause confusión, más sin embargo, es de suma importancia el distinguir que los emblemas se caracterizan por representar ideas o individuos. Los emblemas cristalizan en términos visuales cosas que por definición son abstractas, como una deidad, una nación, una verdad moral y hasta ideologías políticas y de pensamiento. Por su parte, los símbolos se limitan a sustituir una cosa por otra, aunque se dan casos en los que un símbolo también funciona como emblema. Por ejemplo, la cruz en la tradición cristiana es un símbolo de la crucifixión de Jesús, pero también es un emblema del sacrificio.
La fascinación popular por los emblemas, que duró aproximadamente dos siglos, se le atribuye a la publicación de 1531, Emblemata, del jurista italiano Andrea Alciato. En este trabajo, los emblemas se referían a una combinación moralizante de texto e imagen, capaz de sumergir al lector en una autoevaluación de su propia vida.
Cuando se desarrolla un emblema, es común que este se use como método de identificación. Por ejemplo, los revolucionarios franceses solían vestir un emblema en su ropa de uso diario, para identificarse entre ellos en momentos del día a día. De igual manera, en la Edad Media era común que a los santos se les identificara con un emblema en pinturas, como con la rueda para Santa Catalina o una pequeña campana para San Antonio Abad. Los reyes europeos también adoptaron emblemas durante un tiempo para distinguirse del resto del linaje real. Fue el caso del rey Luis XIV en Francia y de Ricardo III en Inglaterra, entre otros.


3. Concepto de Emblema

Un emblema es un símbolo en el cual se representa alguna figura, mientras tanto, generalmente al pie de la misma se suele escribir un texto o lema explicativo.
El mencionado concepto fue muy popular entre los siglos XV y XVIII, tiene un origen griego, que en términos griegos implica aquello que está puesto dentro o en su defecto encerrado. Por estos tiempos era bastante frecuente encontrase con emblemas, imágenes enigmáticas que se encontraban acompañadas de una frase o leyenda que ayudaba a la hora de descifrar el oscuro sentido moral de la imagen.
El emblema clásico está compuesto por tres elementos: la figura (generalmente está incorporada en un grabado, aunque también puede aparecer bordada, pintada; la figura resulta ser fundamental a la hora del precepto moral a transmitir, porque debe ser capaz de lograr que el mismo quede grabado en la memoria del receptor), el título (algunas veces puede tratarse de una sentencia o en otros casos de una agudeza que permanece críptica y casi siempre escrita en idioma latín; su misión es dar pistas para poder completar lo que la imagen nos quiere transmitir; aparece en la parte superior de la figura en cuestión o en el interior del grabado) y el texto explicativo (su objetivo es vincular lo que transmite la figura y expresa el título; este texto suele aparecer en forma de verso, empleando el idioma del receptor al cual iba destinado; además de describir la figura intenta explicar la moralidad de la que es portadora la misma).
Gracias al éxito alcanzado por los emblemas se desarrolló una literatura propia, que promovía y reunía emblemas de diferentes motivos como ser: sobre flora, fauna, mitología clásica, historia, situaciones bíblicas, entre otras.
Por otra parte el término emblema refiere a la representación simbólica de algo, tal es el caso de la paloma blanca que se emplea como emblema de la paz.