Definición de Angustiar ‒ Significado de Angustiar

Definición, Concepto, Significado, Qué es Angustiar


Angustiar – Definición de Angustiar, Concepto de Angustiar, Significado de Angustiar

Definición de Angustiar

La palabra angustia etimológicamente, nos remite al vocablo latino “angustus” que significa estrecho o angosto, referido por ejemplo a un abismo, que se debía saltar. Refiriendo ese significado a lo psicológico, en la actualidad, es un vacío interior, que se debe saltar, pero no se sabe cómo, pues en realidad el abismo no es concreto, sino una sensación de que algo sucederá, pero indeterminada.
Sören Aabye Kierkaegaard (1813-1855) precursor del existencialismo escribió en 1844 “El concepto de angustia” expresando que son causas de la angustia humana la realidad infinita y la indecisión ante el obrar, pero también reconoce una angustia positiva, que acerca al hombre a Dios, a través de la fe, donde el hombre se descubre como ser limitado, enfrentado a la trascendencia de la divinidad. El animal no se angustia pues no posee determinación de espíritu.
Martín Heidegger (1889-1976) observa que el hombre es el único ser creado que puede plantearse el tema del ser y su sentido, y ante la finitud de la existencia, el hombre experimenta angustia, de la que trata de escarpar refugiándose en sus valores ficticios cotidianos, no auténticos. Los auténticos están dados por aceptar que es un ser destinado a morir.
Freud la define como un estado afectivo penoso indeterminado, no motivado por algo específico; en esto se diferencia del miedo, que es siempre referido a algo determinado. La angustia también es miedo pero sin una causa real.
La angustia muchas veces acompaña frustraciones y conflictos, que imaginamos pueden suceder, como por ejemplo, “me angustia pensar que pueda perder mi trabajo”, expresada por una desorganización conductual que puede oscilar entre la tristeza o la depresión y el miedo o pánico. Una persona angustiada respira entrecortadamente, siente palpitaciones, posee sensación de ahogo, náuseas, etcétera. Dependerá del grado de angustia si la persona requiere tratamiento psicológico y/o psiquiátrico.

Significado de Angustiar

La palabra angustiar es un término que nos permite referir a aquella acción en la cual alguien le causa, le provoca angustia o aflicción o a otro individuo y también a aquello, una situación, por ejemplo, que per se despierta un estado de angustia en alguien. No pensé que me iba a angustiar tanto ver a mi ex cenando con otra mujer a tan poco de nuestra separación. Lo que más me hace angustiar es la espera mientras dura la operación.
Entre los sinónimos más populares para esta palabra nos encontramos con el de acongojar que asimismo permite expresar aflicción. En tanto, la palabra que se opone es la de alegrar, que es contrariamente aquella acción que consiste en darle alegría a alguien o algo.
Ahora bien, para comprender aún más el concepto que nos ocupa es imprescindible explorar otro con el cual se haya íntimamente relacionado, que es el de angustia.
La angustia es un estado de ánimo muy habitual entre los seres humanos y que se caracteriza por experimentar pena y un profundo malestar de índole psíquica y que en algunos casos hasta desencadena concretos y visibles síntomas físicos, tales como: taquicardia, temblores corporales, exceso de transpiración, falta de aire, entre los más notables.
Cabe destacarse que la angustia puede aparecer en la vida de alguien como consecuencia de varias cuestiones tales como: la experiencia de un suceso desagradable y triste, la muerte de un ser querido, el accidente de alguien amado; como reacción ante un peligro inminente; o también puede darse sin una causa concreta, tratándose en este caso de manera símil al sentimiento de miedo.
Por supuesto y como no podía ser de otro modo, la angustia, es un tema que ocupa preferentemente la atención de la psicología desde hace varios siglos.
El popular psicólogo alemán Sigmund Freud fue uno de los que más la trato y en ese camino ha distinguido dos tipos de angustia: la angustia realista y la angustia neurótica. La primera se caracteriza por aparecer ante un peligro externo y que entonces aumenta la atención de los sentidos y del cuerpo. Mientras que la neurótica no está sustentada por un factor externo y más bien no está referida de modo claro a un objeto.
Por otra parte, la palabra angustia es empleada con recurrencia en el lenguaje coloquial para expresar el aprieto, la situación embarazosa en la cual se halla una persona o grupo. El no poder vender el departamento de mis padres me provoca mucha angustia.