Cuál es el Significado de Fiscal - Concepto, Definición, Qué es Fiscal

Definición, Concepto, Significado, Qué es Fiscal


Concepto de Fiscal

1. Concepto de Fiscal

El fiscal (agente fiscal, agente del ministerio público, procurador fiscal o promotor fiscal) es el funcionario público (magistrado en algunos países), integrante del Ministerio Público, que lleva materialmente la dirección de la investigación criminal y el ejercicio de acción penal pública; es decir, es a quien corresponde desempeñar directa y concretamente las funciones y atribuciones de éste, en los casos que conoce.
El fiscal es la parte que acusa dentro de un proceso penal.
Cuando se denuncia un delito, el fiscal es el abogado de la víctima y es la persona que debe presentar las pruebas ante el Juez para que ese delito se castigue. En países como México, el fiscal se llama Agente del Ministerio Público.
El fiscal estudia la carrera de Leyes también llamada Derecho, es decir que ejerce la Abogacía.
El Juez es el que determina si un acusado es o no culpable tomando como base las pruebas que presenten ambas partes, el denunciante por medio del fiscal y el acusado.a través de su defensor.
Si el Juez dictamina que un acusado es culpable, también dicta la Sentencia.
Debido a que el Ministerio Público suele estar constituido por un gran número de agentes o fiscales, la mayoría de las legislaciones establecen como principio básico el de unidad de actuación, que pretende evitar la duplicación o interferencia de éstos en sus tareas y funciones.
A su vez, su asignación territorial (en distritos, circunscripciones o comunas) está establecida en la ley, aunque habitualmente bajo un esquema de flexibilidad y adecuación a las necesidades fluctuantes de persecución criminal, en que intervienen las máximas autoridades del ministerio.

Ejercicio de sus funciones

Los fiscales asumen unipersonalmente las causas, pero en la mayoría de las legislaciones, por razones de mejor atención del proceso o por su complejidad, volumen, importancia o trascendencia, las autoridades del Ministerio Público pueden disponer que más de un fiscal asuma la atención del caso (o, también, puede ser asignado a uno de mayor rango jerárquico).
Además, un fiscal no puede dirigir una investigación ni ejercer la acción penal pública sobre determinados hechos punibles (debiendo ser reemplazado), cuando se configura, a su respecto, una causal legal de inhabilidad, las cuales están, generalmente, fundadas en el interés particular en el delito o la amistad, enemistad o relación con los partícipes de tal hecho.
Estos funcionarios, en los casos que tienen a su cargo, ejercen sus funciones con independencia y autonomía, bajo los principios de legalidad y objetividad, debiendo practicar todas las diligencias que fueren conducentes al éxito de la investigación, siendo responsables, en el ejercicio de sus funciones, en el ámbito civil, penal y disciplinario.
Habitualmente están facultados para impartir instrucciones particulares a la policía, respecto cada causa (sin perjuicio que toda actuación que restringe o afecta derechos fundamentales, requiere por regla general de autorización judicial previa).
No obstante lo anterior, las autoridades y jefaturas del Ministerio Público, en los distintos sistemas, suelen ejercer un control jerárquico más o menos permanente de los agentes de su dependencia, que se extiende tanto a la eficacia y eficiencia en el cumplimiento de sus objetivos, como a la legalidad y oportunidad de sus actuaciones.
Asimismo, generalmente la máxima autoridad del ministerio puede dictar instrucciones generales, fijando los criterios de actuación de los fiscales, para el cumplimiento de sus objetivos, pero no pudiendo dar instrucciones u ordenar realizar u omitir la realización de actuaciones en casos particulares. Sin embargo, los agentes fiscales habitualmente están obligados a obedecer las instrucciones particulares que sus superiores inmediatos les dan con respecto a un caso que les ha sido asignado, a menos que estimen que es manifiestamente arbitraria o que atenta contra las disposiciones de la constitución o la ley.

2. Significado de Fiscal

Fiscal es un término derivado de Fisco y este a su vez hace referencia a todo lo relacionado con el tesoro nacional o tesoro público, es decir, el dinero que se recoge en el país por concepto de impuestos y regalías. Entonces, una institución fiscal es aquella que se encarga de administrar todo el dinero devengado por concepto de importaciones y exportaciones, impuestos sobre la renta y todo lo demás que esté relacionado a esto. Un funcionario fiscal, es aquel que se encarga de velar por la protección de esos bienes, colaborando con la administración del fisco, el funcionario es capaz de sancionar a quienes estén incurriendo en alguna falta con el sistema.
En cierto punto de la investigación tomamos en cuenta que el fiscal es un vigilante, un procurador de que se cumplan leyes y se establezcan barreras contra la mal intención. La Fiscalía General de la república es el órgano rector encargado de la protección y supervisión del correcto uso de las leyes que amparan al ciudadano. El Fiscal general es el encargado de dirigir este ente. El Ministerio Publico es quien ejerce la labor de sancionar a cualquier persona por cualquier delito, el fiscal general será quien presida en un juicio oral al imputado, posteriormente se hará una evaluación de todas las pruebas y testimonios recogidos en torno al suceso. Para finalizar, el fiscal tendrá el poder de decidir cuál será el desenlace del juicio, poniendo al enjuiciado en libertad o en la cárcel.
El ámbito fiscal de un país es un tema muy importante, la correcta distribución de los fiscos en todos los elementos que se necesiten implican una relación muy estrecha con este órgano. La política y el fisco deben ser los responsables de la materia transitoria del dinero recogido y su aplicación, es decir, el estado debe invertir en la infraestructura, en el transporte, vías de comunicación y dispositivos de seguridad, así como también debe fomentar el desarrollo de la empresa pública, privada y mixta. El bien fiscal es tal vez uno de los más importantes que ingresan en un país, así como también la rectoría que se manifiesta en cada país por concepto de crímenes controlados y juzgados por el fiscal general.

3. Definición y Qué es Fiscal

Del latín fiscalis, fiscal es un adjetivo que hace referencia a lo vinculado al fisco (el tesoro público o el grupo de las entidades públicas dedicadas a recaudar impuestos). El fiscal, por lo tanto, puede ser el ministro que se dedica a cuidar e impulsar los asuntos de interés para el fisco.
El fiscal también es el sujeto que actúa como representante del ministerio público en un tribunal. Cabe destacar que el Ministerio Público (también conocido como Procuraduría General o Fiscalía General, según el país) es una institución estatal que representa los intereses de la comunidad a través de la investigación de delitos y del resguardo de los testigos y las víctimas.
Un fiscal, por lo tanto, es un funcionario público que dirige la pesquisa criminal y el desarrollo de las acciones penales de carácter público. La ley fija su territorio de acción, sus funciones específicas y sus turnos de trabajo. Por lo general, el fiscal está en condiciones de dar órdenes particulares a las fuerzas policiales. Este funcionario debe ejercer sus funciones de manera objetiva y dentro de lo enmarcado por la legislación, con autonomía e independencia.
Por ejemplo: “El fiscal pidió el encarcelamiento del acusado al considerar que podría escaparse antes del juicio”, “Mañana tengo que ir a hablar con el fiscal para que me explique los avances de la investigación”, “Un fiscal fue amenazado en medio de su investigación sobre la trata de personas”.
En el lenguaje cotidiano, se dice que quien investiga, busca controlar o revela conductas ajenas es un fiscal: “Dile que puede venir a casa, pero voy a ser el fiscal para asegurarme que no haga nada raro”.

Acciones del fiscal en el juicio oral

En un juicio oral el fiscal es el encargado de preparar la acción penal a través de la acusación. Para ello debe estudiar detenidamente el caso en lo que se conoce como etapa preparatoria y demostrar frente a los presentes en el juicio, que será presidido por un juez, que se ha cometido un acto delictivo y que quien lo ha perpetuado o tiene responsabilidad en el mismo es el imputado. Para llevar a cabo esta acusación deberá tener pruebas que involucren fehacientemente al acusado.
En este proceso se tienen en cuenta las garantías que el Estado reconoce frente a los ciudadanos de un determinado distrito. Por tanto, para conseguir las pruebas incriminatorias y realizar toda la investigación del caso, el fiscal no sólo debe ser conocedor de los mismos, sino que deberá respetar con rigidez los derechos de las personas a las que tome declaración, así como también realizar de forma limpia la adquisición de las pruebas.
Éste es uno de los principios fundamentales, el cual no debe obviarse, aun si para encontrar la verdad hiciera falta pasar por alto alguno de lo estipulado por las leyes. Cabe mencionar también que aquellas pruebas que hayan sido tomadas fuera de lo dispuesto por la Constitución, aun si fueran reveladoras, no serán válidas en dicho juicio.
Cabe mencionar que un juicio oral se divide en tres partes: fundamentación (donde el fiscal debe probar el hecho delictivo), etapa probatoria (donde presentará las pruebas que incriminen al acusado en dicho acto) y conclusiones (donde después de la declaración de los testigos necesarios, el juez decide el veredicto para el acusado). Es necesario resaltar que el objetivo fundamental de todo juicio es que se haga justicia, es decir que salga a la luz la verdad (teniendo en cuenta las pruebas presentadas por la acusación) y de todo fiscal la condena del imputado (para lo cual dirige su investigación).
Para terminar, podemos agregar que el término también se encuentra vinculado con el concepto de política. La política fiscal es uno de los principales recursos con el que cuentan los Estados para manejar la economía de su país. Lo hacen a través de la recaudación de impuestos y la creación de gastos públicos para obtener lo que se espera a nivel económico en el territorio estatal. Su principal objetivo es amenizar las consecuencias del ciclo económico y redistribuir de forma equitativa entre sus habitantes. El Ministro de Economía es el principal responsable en este sector.