Definición de Causa ‒ Significado de Causa

Causa – Su Definición y Conceptos  


Causa – Definición de Causa, Concepto de Causa, Significado de Causa

1. Concepto de Causa

La palabra “causa” se emplea en referencia a un sistema u orden de cosas compuesto por al menos dos elementos en donde A es causante de B, según el funcionamiento lógico de dicho orden. A esto se le llama una relación causal o de causalidad entre ambos ítems: A es causa de B, o B es un efecto de A. En la mayoría de los casos, es necesario que A ocurra para que también B tenga lugar. En otros, si B no ocurre tampoco puede acontecer A.
La relación de causalidad es muy estudiada en las ciencias naturales, en donde se afirma que “todo lo que sucede en el mundo natural tiene una causa”. Por ejemplo, a menudo en la investigación sobre fenómenos o desastres naturales, como parte de la cual se busca establecer un orden en el que la aparición de ciertos síntomas o señales pueden ser interpretados como advertencias causales a los efectos de anticipar una tragedia. Esto ocurre también en la física, donde el seguimiento de las relaciones causales es considerablemente más minucioso desde el punto de vista de que al tratarse de situaciones o escenarios con un alto grado de predictabilidad, la ocurrencia de la causa siempre precede al efecto.
En ocasiones, es prudente acotar que existen fenómenos en la naturaleza en que la relación causa-efecto es modulada por factores denominados concausas. Un ejemplo interesante consiste en la acción del tabaco en términos de la aparición de cáncer de pulmón; si bien el consumo de tabaco es una nítida causa y el tumor es su efecto directo, la presencia de ciertos factores puede incrementar la probabilidad de que el hecho ocurra (predisposición genética, por ejemplo) o bien reducir este riesgo (¿antioxidantes?).
Pero una causa puede ser hallada en las ciencias sociales o en disciplinas no relacionadas con las “ciencias duras”. La causalidad es motivo de profundos análisis por parte de la estadística y el marketing, que pretenden establecer las razones por las cuales, por ejemplo, un consumidor adquirirá determinado producto luego de ver una publicidad, o bien, predecir la evolución de las acciones financieras. En estadística, por ejemplo, se acepta que un hecho puede ser causa de otro proceso en determinadas condiciones de probabilidad; para ello se dispone de complejos cálculos y operaciones que, si bien nunca tienen una certeza del 100%, permiten aproximarse a definir una relación causal en forma más o menos exacta.
En la sociología también busca entenderse la causa de los fenómenos sociales de masas; por ejemplo, la adhesión o rechazo a una figura política, el crecimiento de una nación, o la caída de un régimen sociopolítico. En estos casos, el descubrimiento de las causas es quizá un poco menos preciso, debido a que la probabilidad desempeña un papel muy acentuado y a la enorme influencia de las concausas, dada la complejidad de la sociedad.
Entre los conceptos ligados a la idea de causa está la Teoría del dominó o el Efecto bola de nieve, que sugiere que la ocurrencia de un determinado factor de diversa índole conducirá a la replicación de una misma acción en entornos similares. Por ejemplo, se emplea esta teoría para explicar por qué si un país apoya una determinada ideología o sistema político, es probable que otros de su área también la adopten. Esta hipótesis también permite aclarar el motivo por el cual un detonante aparentemente sencillo puede precipitar una serie de grandes cambios en un tiempo más o menos reducido. Incluso el “efecto bola de nieve” ha sido utilizado para explicar como una pequeña variación que parece atribuida al azar puede dar lugar a fenómenos muy complejos y desequilibrantes para la sociedad y la vida cotidiana.

2. Definición de Causa

El uso más habitual de la noción de causa procede del latín causa (que, a su vez, se origina en un vocablo griego) y señala a aquello que se considera como el fundamento o el origen de algo.
Puede decirse que A es causa de B si la ocurrencia de A aparece acompañada de la ocurrencia de B mientras que la no ocurrencia de B implica que tampoco puede hallarse la ocurrencia de A. Si A es causa de B, B es un efecto de A.
Por ejemplo: si un hombre recibe un golpe en el rostro y le queda un ojo morado, el golpe es la causa de la lesión. De igual forma, si un temporal derriba un árbol, éste cayó por causa de la tormenta.
La causa también puede ser la razón o el motivo para obrar. En este caso, se trata de aquello que impulsa a actuar: “El Che Guevara se sumó a la causa socialista cuando conoció a Fidel Castro en México”, “Cuando era adolescente y militaba en política, era capaz de dar todo por la causa”.
Causa también puede ser el litigio o pleito judicial: “El cantante inició una causa contra el periodista por calumnias e injurias”, “Romero enfrentó varias causas en los últimos años y terminó en la ruina”.
Otro origen etimológico de causa nos lleva al quechua causay (“sustento de la vida”). En Perú, la causa es un puré de papas con ají y limón que se sirve frío como entrada. El plato suele estar acompañado de aceitunas y lechugas.

3. Significado de Causa

Causa significa origen, explicando el por qué de los fenómenos. Toda causa va unida a un efecto que es su consecuencia, a la que antecede.
Filosóficamente Platón y Aristóteles, seguidos por la escolástica, hacen aparecer al efecto como consecuencia necesaria de la causa, ligado racionalmente a ella. Para Aristóteles todo ente depende de una causa. Las causas intrínsecas son: la causa material, que es la materia que conforma la cosa, y la causa formal que es la que le otorga a la cosa una identidad, la hace ser lo que es. Las causas extrínsecas son: la causa eficiente que es la que produce otra cosa; y la causa final, es la finalidad que se persigue. En una escultura, es el bronce su causa material, la causa formal es a quien representa la escultura, por ejemplo una divinidad; y la causa final puede ser rendirle homenaje a ese Dios.
Luego del movimiento renacentista la causa aparece en un sentido mecanicista o en algunos casos empirista. El iluminista David Hume confiaba solo en el conocimiento empírico, o sea, basado en la experiencia, y por lo tanto es ella la que nos indica que ciertos acontecimientos son los que siempre preceden a otros, de los que no sabemos si son su causa necesaria, sino solo su conjunción constante, pero no tenemos certeza si esto se producirá siempre, a lo largo del tiempo.
Actualmente la noción de causa es sustituida por condicionamiento, como probabilidad de ocurrencia.
Jurídicamente se llama cusa a la apertura de un expediente judicial: civil, penal, laboral o administrativo, que moviliza el aparato jurisdiccional, ya sea de oficio o a petición de parte hacia la búsqueda de una resolución o sentencia.
Un título obtenido “Honoris causa”, significa por causa de honor, o sea, por alguna participación notable de esa persona en la comunidad a la que el diploma se refiere.