Cuál es el Significado de Plomeria - Concepto, Definición, Qué es Plomería

Plomería – Su Definición y Conceptos  


Plomería – Definición de Plomería, Concepto de Plomería, Significado de Plomería

1. Concepto de Plomería

¿ Qué es la plomería ?

La plomería, también llamada fontanería y gasfitería, es el oficio relacionado con la instalación y mantenimiento de sistemas de tuberías para agua potable y aguas residuales. También se encarga de los sistemas de calefacción de los edificios. La plomería es una parte esencial de las economías desarrolladas en el mundo debido a la necesidad de agua limpia y el transporte apropiado de los desechos.
Los trabajos de plomería han estado presentes desde tiempos muy antiguos. En el año 2700 a.C., se usaban tuberías de barro para prevenir fugas en la antigua civilización del Valle del Indo en el subcontinente indio. También se sabe que las antiguas civilizaciones de Persia, Roma y China utilizaron la plomería en la construcción de baños públicos y en los sistemas de agua potable y drenajes de desperdicios. En el siglo XIX se produjo el comienzo de la plomería moderna, con tubos de hierro fundido unidos con plomo fundido, que cumplían la función de conducir el agua. La práctica duró hasta la década de 1970, cuando el método se prohibió debido al desprendimiento de partículas de plomo que se trasladaban con el agua. El reemplazo de esos materiales son materiales como el cobre, el PVC, el polietileno de alta densidad y otros. En la actualidad, la plomería es una actividad de gran importancia en el mundo, ya que representa la solución a la necesidad humana de agua potable y la correcta recopilación de aguas residuales y su eventual transporte.
Los sistemas de plomería más conocidos son: la entubación de agua, que permite que el agua llegue a los hogares a través de inodoros, lavadoras de ropa, duchas, grifos, lavaplatos, etc. Los sistemas de conductos de desperdicios, que permiten la eliminación de aguas residuales de los edificios. Las fosas sépticas, que son un tratamiento primario para aguas negras domésticas. Son utilizadas especialmente en zonas rurales y casas aisladas. Los sistemas de drenaje, que permiten la retirada del agua acumulada en depresiones topográficas del terreno en zonas agrícolas y urbanizadas. Y las tuberías, que transportan fluidos desde un lugar a otro.
Los plomeros son los que practican esta actividad. Son personas con preparación profesional que conocen mucho más que la forma de arreglar fugas y el funcionamiento de calentadores de agua. El también llamado fontanero, gasfitero o simplemente gasfiter, sabe instalar y reparar sistemas de tuberías y conoce a la perfección los variados equipos y elementos sanitarios. Son capaces de aprovechar no sólo la funcionalidad, sino también la estética. Incluso pueden realizar trabajos eléctricos.
Para realizar su trabajo de plomería, los especialistas utilizan variadas herramientas incluyendo sopletes, alicate de presión y pico de loro, llave inglesa, desatascador, llave grifa, cinta métrica, cortatubos para cobre y para PVC, estropajo de aluminio, curvadora para cobre manual y eléctrica, llave de cadena, cáñamo, destornilladores, escariador para cobre, corona para desagües, entre otros.

2. Definición de Plomería

Plomería es un concepto que se emplea en varios países latinoamericanos para nombrar al trabajo que consiste en instalar, mantener y reparar las tuberías (también conocidas como cañerías). A través de estas tuberías, es posible evacuar las aguas cloacales (que trasladan orina y materia fecal desde los cuartos de baño) y abastecer a la población de agua potable (apta para ser consumida por el ser humano sin que se presente un riesgo para la salud).
En otras naciones, la noción de plomería equivale a la idea de fontanería. En un sentido similar, al trabajador que se especializa en tuberías se lo puede nombrar como plomero o fontanero. Todos estos conceptos tiene una explicación etimológica: mientras que plomería procede de plomo (por el material que se usaba para soldar los tubos o caños), fontanería proviene de fontana (fuente).
Las primeras tuberías surgieron en el Imperio Romano, cuando se desarrollaron acueductos que llevaban agua a los palacios y cloacas para evacuar los residuos. Recién cerca del final del siglo XIX se empezó a desarrollar la plomería tal como la conocemos en la actualidad, con tubos construidos con hierro.
El plomo para soldar los caños dejó de emplearse en casi todo el mundo, ya que la corrosión de los tubos termina contaminando el agua potable. Por eso las soldaduras empezaron a concretarse con acero y estaño, entre otras opciones. Por cuestiones de costos, también comenzaron a usarse otros materiales para la confección de los tubos, como PVC y cobre.
Hoy en día, la plomería es imprescindible para instalar las tuberías de una casa, reparar un caño roto, solucionar problemas de grifería y reparar el equipamiento de baño, por ejemplo.

3. Significado de Plomería

La fontanería, plomería o gasfitería es la actividad relacionada con la instalación y mantenimiento de redes de tuberías para el abastecimiento de agua potable y evacuación de aguas residuales, así como las instalaciones de calefacción en edificaciones y otras construcciones.
El nombre «fontanería», deriva de «fontanero», que proviene de «fontana», que es sinónimo de «fuente» y a su vez proviene del latín fontāna.
El nombre «plomería», utilizado en algunos países de América Latina, proviene de la utilización tradicional del plomo en las conducciones.
El término «gasfitería» deriva de «gasfiter» o «gasfitero», un anglicismo usado en Perú y Chile que proviene del inglés gasfitter.
La historia de la fontanería se remonta a los tiempos de la Antigua Roma, quienes ya construían acueductos de piedra para conducir el agua hasta las instalaciones de los palacios de sus emperadores y a sus famosos baños, así como cloacas para desalojarla una vez usada. La fontanería moderna tiene sus inicios a finales del siglo XIX con el uso de los tubos de hierro fundido para conducir el agua, los cuales se soldaban con plomo, que era fundido mediante un quemador y después vertido en las uniones. Este sistema se utilizó hasta finales de la década de los setentas, aunque para otro tipo de instalaciones no relacionadas con el consumo humano, aun se utiliza.
Actualmente, en la mayoría de los países occidentales el uso del sistema hierro fundido-plomo está prohibido, tanto para la conducción de agua potable como para la evacuación de aguas residuales. Los motivos son que con el desgaste interno de las tuberías a causa de la fricción, pequeñas partículas de plomo se mezclan con el agua, provocando plumbosis a los consumidores; por otra parte, su trabajo es lento, complejo y muy costoso en comparación con otros materiales más modernos como el cobre, el PVC, el polietileno de alta densidad (PEAD) y muchos otros.
Hoy en día la soldadura de plomo ha sido sustituida por varios sistemas, según el material de la tubería: soldadura de acero, para tubos de acero; estaño soldado a gas, para tubos de cobre; adhesivo solvente, para tubos de PVC; termofusión para tubos de polipropileno y/o de polibuteno; mortero de cemento para tubos de concreto y pastas especiales para tubos de asbesto-cemento. Existen también las uniones mecánicas, que pueden ser a compresión o bridadas o roscadas.