Definición de Plugin ‒ Significado de Plugin

Plugin – Su Definición y Conceptos 


Plugin – Definición de Plugin, Concepto de Plugin, Significado de Plugin

1. Concepto de Plugin

¿Que es un plug-in? - Definición de plug-in

Un plug-in es un módulo de hardware o software que añade una característica o un servicio específico a un sistema más grande.
La idea es que el nuevo componente se enchufa simplemente al sistema existente. Por ejemplo, hay un gran número de plug-ins para el navegador Firefox que te permiten utilizar diversas herramientas y el plug-in de Flash, permite ver animaciones en Flash en cualquier navegador.

2. Definición de Plugin

Plugin, que también puede mencionarse como plug-in, es una noción que no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE). Se trata de un concepto de la lengua inglesa que puede entenderse como “inserción” y que se emplea en el campo de la informática.
Un plugin es aquella aplicación que, en un programa informático, añade una funcionalidad adicional o una nueva característica al software. En nuestro idioma, por lo tanto, puede nombrarse al plugin como un complemento.
Lo habitual es que el plugin sea ejecutado mediante el software principal, con el que interactúa a través de una cierta interfaz. En la actualidad, la mayoría de los programas trabajan con plugins.
En un gestor de contenidos (como WordPress), un plugin puede servir para incorporar ciertos botones a la publicación o para modificar su estética. Los navegadores web (Mozilla Firefox, Chrome), por su parte, apelan a estas aplicaciones para la visualización de ciertas clases de contenidos. Algo similar ocurre con los reproductores de video o de audio, que pueden usar un plugin para reproducir ciertos formatos que, en la versión original y básica del programa, no estaban habilitados.
Una de las principales ventajas que ofrecen estos complementos es que facilitan la colaboración de desarrolladores externos con el software. Estos desarrolladores pueden realizar sus aportes a las funcionalidades a través de distintos plugins.
En ocasiones, puede surgir un conflicto entre un plugin y la aplicación principal que provoque diversos fallos. En estos casos, por lo general, el software brinda la opción de desactivar el plugin de manera temporal o, incluso, de desinstalarlo.

3. Significado de Plugin

Un complemento es una aplicación que se relaciona con otra para aportarle una función nueva y generalmente muy específica. Esta aplicación adicional es ejecutada por la aplicación principal e interactúan por medio de la API. También se conoce como plug-in (del inglés «[un] enchufable o inserción»), add-on («añadido»), conector o extensión.
Los complementos permiten:
• Que los desarrolladores externos colaboren con la aplicación principal extendiendo sus funciones.
• Reducir el tamaño de la aplicación.
• Separar el código fuente de la aplicación a causa de la incompatibilidad de las licencias de software.
Algunos tipos de aplicaciones que suelen incluir complementos son:
• Navegadores web: es frecuente requerir ciertos complementos que amplían las funciones de las páginas web para ver contenidos interactivos, videos y cosas similares. Un ejemplo conocido es Adobe Flash Player, un complemento que carga animaciones multimedia interactivas y se usa, por ejemplo, para ver videos.
• Reproductores de audio: Algunos permiten añadir complementos para reproducir formatos que no son soportados originalmente, producir efectos de sonido o video, mostrar animaciones o visualizaciones que se mueven de acuerdo a la música que se esta escuchando, entre otras opciones. Windows Media Player y Winamp soportan muchas de estas opciones.
• Sistemas de gestión de contenidos: permiten cambiar la apariencia, añadir botones u otro tipo de contenido a las páginas web que generan. Los complementos de WordPress son bien conocidos.
En general, cualquier aplicación puede añadir soporte para complementos.
La aplicación principal o host proporciona servicios que el complemento puede utilizar, incluyendo un método para que los complementos se registren a si mismos y un protocolo para el intercambio de datos. Los complementos dependen de los servicios prestados por la aplicación de acogida y no suelen funcionar por sí mismos. Por el contrario, la aplicación principal funciona independientemente de ellos, lo que permite a los usuarios finales añadir y actualizar los complementos de forma dinámica sin necesidad de hacer cambios a la aplicación principal.
Las interfaces de programación de aplicaciones (API) proporcionan una interfaz estándar, lo que permite a terceros crear complementos que interactúan con la aplicación principal. Un API estable permite que complementos de terceros funcionen como la versión original y amplien el ciclo de vida de las aplicaciones obsoletas. El API para complementos de Adobe Photoshop y After Effects se ha convertido en un estándar y las aplicaciones de la competencia como Corel Paint Shop Pro lo han adoptado hasta cierto punto. Otros ejemplos de la API son, entre otros, VST y Audio Units.
Las arquitecturas de numerosos juegos y aplicaciones suelen utilizar complementos que permiten a los editores, ya sean los creadores originales o terceros, agregar funcionalidad al software. La serie Microsoft Flight Simulator ha llegado a ser bien conocida por sus complementos de aviones.
Los primeros complementos aparecieron tan pronto como a mediados de 1970, cuando el editor de texto EDT corriendo en el sistema operativo Unisys VS/9 y utilizando la serie de ordenadores Univac 90/60, permitía a un programa externo acceder a la memoria para editar la sesión.
Ya en 1987 Macintosh incluía la funcionalidad en HyperCard y QuarkXPress. En 1988, Silicon Beach Software incluyó complementos en Digital Darkroom y SuperPaint, y Ed Bömke acuñó el término plug-in.