Definición de Podología ‒ Significado de Podología

Podología – Su Definición y Conceptos 


Podología – Definición de Podología, Concepto de Podología, Significado de Podología

1. Concepto de Podología

La podología es la especialidad de la medicina que se dedica a analizar, diagnosticar y tratar diversos trastornos vinculados a los pies. El experto en podología (llamado podólogo) puede encargarse del tratamiento de múltiples afecciones siempre que la acción no requiera de una cirugía compleja.
Los podólogos cuentan con conocimientos de medicina general, fisiología, anatomía y otras ramas del conocimiento. Esto permite que se desarrolle un abanico muy amplio de actividades vinculadas a la salud del pie, analizando desde la forma de caminar de la persona hasta alteraciones estructurales de los miembros inferiores, pasando por infecciones y otros problemas.
Es importante resaltar que el podólogo tiene la facultad de recetar fármacos, tal como hace un médico. Esto le permite tratar diversas patologías que requieren de la ingesta de ciertos remedios por parte del paciente.
La podología también se encarga de diseñar y desarrollar aquellos soportes que algunas personas necesitan emplear en la planta del pie para mejorar su postura o para que su andar sea saludable.
En ocasiones, el especialista en podología debe derivar a su paciente a otros profesionales ya que el trastorno advertido en los pies es una consecuencia o un síntoma de una enfermedad o de una afección que surge en otra zona del organismo. De esta manera, el podólogo puede advertir que su paciente posiblemente sufra de diabetes o reumatismo, por ejemplo, derivando su tratamiento integral a otro experto.
Se conoce como podología forense, por último, al uso de la podología por parte de investigadores que deben demostrar ciertas situaciones ante la ley. El podólogo forense puede ayudar a obtener pruebas vinculadas a un crimen.

2. Definición de Podología

La podología (del griego ποδο-, podo: ‘pie’, y -λογία, -logía, ‘estudio’) es una rama de la medicina que tiene por objeto el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades y alteraciones que afectan el pie. El podólogo es un especialista cualificado, a través de su años de estudios y su entrenamiento, para el diagnóstico y tratamiento de diversas afecciones del pie y tobillo. Los profesionales podólogos tienen un amplio conocimiento en las ramas de la anatomía humana, fisiología, patofisiología, biomecánica del miembro inferior, radiología, farmacología, medicina general y cirugía.

La podología engloba los siguientes aspectos:

• Promoción de la salud integral.
• Prevención de afecciones y deformidades del pie.
• Dar respuesta mediante técnicas diagnósticas y tratamientos adecuados.
Dentro de la podología o podiatría existe un amplio campo de acción:
• Cirugía podológica. Corrección de cambios estructurales anatómicos derivados de alteraciones biomecánicas.
• Biomecánica de la marcha. Estudio a través de observación, pruebas clínicas funcionales, y con apoyo complementario de pruebas complementarias así como de plataformas de presión dinámicas, de los patrones de marcha normal y patológica; la distribución dinámica y estática de las presiones que recibe el pie, y cómo esto afecta al resto del cuerpo.
• Farmacología. El podólogo o podiatra está habilitado para la preinscripción de fármacos al igual que el médico y el odontólogo.
• Ortopodología. El podólogo, después de una exploración biomecánica completa, puede confeccionar unos soportes plantares o plantillas termoconformadas totalmente personalizadas a medida empleando para ello diversas técnicas y materiales para dar respuesta a las distintas situaciones patomecánicas que se le plantean.
• Quiropodología. Engloba tanto el tratamiento quirúrgico de una lesión o conjunto de ellas como el tratamiento de afecciones dermatológicas o afecciones de la piel y sus faneras (onicocriptosis, onicomicosis, infecciones superficiales, etc.).
• Podología preventiva. Permite promulgar unas directrices de uso global y específico, dirigido a cada sector de la población susceptible de parecer alteraciones físicas (sobre todo relacionado con el pie y la quiropodología).
• Podología pediátrica. Especializada en el pie del niño y sus afecciones más comunes.
• Podología deportiva. Especializada en el gesto del deportista y en sus afecciones más comunes.
• Podología geriátrica. Especializada en el pie del anciano.
• Podología física. Estudia los métodos físicos aplicables a la podología.

3. Significado de Podología

¿Qué es la podología?

La Podología es una rama de la ciencia médica que tiene por objeto el estudio de las enfermedades y alteraciones que afectan al pie. Antiguamente a las personas que se dedicaban a la Podología se les conocía como "callistas". Este término hoy en día ha quedado obsoleto hoy en día debido a que las competencias adquiridas por el podólogo son bastantes más amplias que al tratamiento básico de durezas o "callos".
Desde 1988 la podología es una rama de la ciencia médica que se estudia en una diplomatura de 3 años (próximamente pasará a ser Grado de 4 años como adaptación al espacio europeo según el Tratado de Bolonia).
El podólogo es un profesional cualificado que ha sido preparado para la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las condiciones anormales de los pies y de los miembros inferiores. Actúa también en la prevención y corrección de las deformidades de los pies.

¿Qué es un podólogo?

Toda parte del organismo humano cumple una función irremplazable, pero no todas cuentan con un profesional especializado en su tratamiento. Nuestros pies tienen ese inmenso privilegio, y el profesional dedicado a su cuidado es el podólogo
Los motivos de consulta más frecuentes
• Las infecciones por hongos de las uñas de los dedos de los pies (onocomicosis). Su tratamiento y curación permanente es generalmente bastante difícil por ser una infección rebelde, y por lo general requieren de antifúngicos orales. Sin embargo, la práctica podológica y la eficiente utilización de antimicóticos con propiedades queratolíticas, los cuales deben ser recetados por un médico, pueden erradicarlas
• Las onicocriptosis o encarnación de las uñas, que son muy dolorosas y pueden llegar a provocar diversas infecciones
• La bromhidrosis, afección de la piel provocada por la descomposición de la sudoración, provocando un característico olor fétido. El óxido de zinc es utilizado en combinación con productos para el calzado.
• El pie de atleta, cuyo nombre científico es tinea pedis o tiña de los pies. Una infección por hongos muy frecuente, en muchos casos bastante rebelde. Comienza generalmente en los espacios interdigitales, pero puede invadir un área más extensa. La piel afectada presenta un aspecto macerado y puede cursar con ampollas (vesículas).
• Los callos (helomas) son durezas (hiperqueratosis) en una zona superficial circunscrita, producidas por un traumatismo repetido, generalmente a causa de una prominencia ósea o un defecto del calzado.
La visita con un podólogo
• Lo primero que hará el podólogo es una historia clínica: preguntará sobre enfermedades generales que tenga la persona en el momento o que haya tenido en el pasado, antecedentes quirúrgicos, alergias a medicamentos, medicación permanente que esté tomando, antecedentes podológicos, y motivo de consulta
• Si una persona es alérgica al látex se usaran guantes de vinilo
• Si el problema es una alergia al yodo del betadine se usará otro tipo de desinfectante como la clorhexidina si se necesita desinfectar algo durante el tratamiento
• Existen numerosas enfermedades sistémicas que afectan al pie: la psoriasis (las uñas de los pies cambian de color, forma y dureza por lo que aparecen problemas a la hora de cortarlas. La Psoriasis también puede llegar a afectar a las articulaciones provocando una inflamación y una artritis psoriásica que debe ser tratada por un médico, un podólogo y un fisioterapeuta para su recuperación.
• Otra enfermedad sistémica que puede afectar al pié es la diabetes tanto la tipo I como la II: los problemas a nivel de los pies pueden ser tan graves que pueden llegar a provocar la amputación

¿A quién puede tratar un Podólogo?

• Es aconsejable a todas las edades realizar un revisión anual de los pies aunque no haya ninguna molestia, simplemente para confirmar que todo está bien, aclarar dudas que se tengan sobre el cuidado de los pies, cuál es el calzado más adecuado o cualquier otra cuestión que se pueda presentar.
• Siempre que duela un pie hay que acudir al podólogo : dependiendo de la edad puede tratarse de un problema diferente.
• Los podólogos no tratan sólo a las personas mayores
• Un podólogo puede ayudar a personas de cualquier edad: en cada etapa de la vida se pueden presentar problemas diferentes.
• En los recién nacidos y durante los primeros meses de vida comprueban que el crecimiento de las uñas sea normal y que no aparezcan problemas de encarnamiento
• En los niños el problema más habitual es el de los papilomas que se cogen en duchas o piscinas públicas y los problemas de pie cavo o plano
• Durante la adolescencia también son frecuentes las uñas encarnadas, los papilomas y las infecciones por hongos (pie de atleta)
• En el adulto las patologías más habituales son:
o las durezas en las plantas de los pies
o los problemas por una sudoración excesiva
o infecciones por hongos o bacterias
o uñas encarnadas
o pies planos o cavos que no se han tratado con anterioridad
o las fascitis plantares (dolores en el arco o en la zona de los talones de los pies)
o lesiones deportivas mal curadas que sobrecargan el pie en determinadas zonas y provocan dolores
o inestabilidad de los tobillos que provocan esguinces repetidos
o pies cansados debido a algunos tipos de trabajos o actividades

• En los ancianos el calzado que se ha utilizado, los años de trabajo, los hábitos de vida saludables o no se reflejarán en la salud de los pies: se pierde la flexibilidad y el cuidado de los pies se vá haciendo más difícil. Las patologías más frecuentes serán:

o Las durezas, clavos y "ojos de gallo" entre los dedos debido al uso de calzado incorrecto durante la juventud
o los juanetes, dedos en martillo, dedos en garra
o el aumento de presión en las plantas de los pies por pies planos o cavos que no se han tratado
Tratamientos que puede proponer un podólogo
• Generalmente los tratamientos que se proponen son conservadores,no agresivos y no duelen nada
• Se suele utilizar un instrumental muy variado que a veces puede asustar por sus dimensiones o sus formas (a veces punzante)
• Quitar la piel dura de la planta de los pies o de los dedos no es doloroso ya que lo que se está quitando es piel muerta sin terminaciones nerviosas
• A veces incluso puede hacer cosquillas !
• El tratamiento de las uñas encarnadas puede ser molesto. En ocasiones se puede utilizar un poco de frío o anestésico en crema para poder cortar la uña clavada.
• Este tipo de tratamiento se suele realizar en una sola sesión y el alivio de los síntomas es inmediato
• En ocasiones se debe recurrir a la cirugía : uñas encarnadas, juanetes, dedos en martillo, dedos en garra....Las molestias en el postoperatorio dependerán de cada caso y de la técnica empleada aunque en todos los casos se sale andando por su propio pie