Cuál es el Significado de Amistad. Concepto, Definición, Qué es Amistad

Definición de Amistad - Su Concepto y Significado

Definición de Amistad - Su Concepto y Significado

El origen etimológico de la palabra amistad no ha podido ser determinado con exactitud. Hay quienes afirman que proviene del latín amicus (“amigo”), que a su vez derivó deamore (“amar”). Sin embargo, otros estudiosos afirman que amigo es un vocablo griego compuesto por a (“sin”) y ego (“yo”), por lo que amigo significaría “sin mi yo”. En todo caso, la amistad es una relación afectiva entre dos personas y una de los vínculos interpersonales más comunes que la mayoría de los seres humanos tienen a lo largo de su vida.
La amistad involucra diversos sentimientos, donde un amigo acude al otro en busca de confianza, amor,consuelo, respeto y compañía, por ejemplo. Estas relaciones se presentan en todas las etapas de la vida, aunque con distintos grados de importancia y trascendencia. Se dice que hay amistades que nacen a los pocos minutos de comenzada una relación, y otras que pueden tardar años en consolidarse.
Las relaciones de amistad pueden existir, incluso, entre dos especies diferentes. Por eso se dice que el perro es el “mejor amigo del hombre”, en referencia al vínculo afectivo que puede constituirse entre un homo sapiens y este animal.
Entre los componentes que forman una amistad, puede mencionarse el agrado al compartir actividades, el entendimiento mutuo, la simpatía, la sinceridad y el interés y la preocupación por el otro.
Cabe destacar que, en ocasiones, la presencia física no es condición indispensable para la amistad. Por eso existen numerosas amistades desarrolladas por correspondencia o, en la actualidad, a través de Internet.



Definición de Amistad - Su Concepto y Significado

Concepto de Amistad

El concepto de amistad es amplio y subjetivo, pero en términos sociales implica la relación afectiva entre personas, aunque a menudo se habla de otros seres vivos como nuestros “amigos”. El término proviene del latín y probablemente tenga relación con el término “amar”.
En las convenciones sociales, se habla de amistad cuando existe un sentimiento compartido entre dos personas de confianza, respeto, afecto y empatía emocional. Estas relaciones varían de persona a persona y a lo largo de la historia las amistades han evolucionado y así también ha cambiado la forma de entenderlas.
En las distintas etapas de la vida tienen lugar distintos tipos de amistades con una menor o mayor trascendencia; muchas personas coincidirán en que los verdaderos amigos son aquellos que nos han acompañado en nuestros momentos y experiencias más relevantes.
Los amigos comparten experiencias buenas y malas, se dan ánimo y consuelo en situaciones negativas, mantienen fidelidad entre sí y se sienten identificados el uno con el otro.
Incluso en algo tan personal y cultural como la amistad, se habla de distintos tipos, como cuando se dice que existen los amigos por correspondencia o virtuales (gracias a Internet), los amigos de fraternidades como ocurre en universidades de Estados Unidos y otros.
Hoy, gracias a las virtudes de la Web, podemos conocer a mucha más gente que antes y mantenernos en contacto con amigos de todas partes del mundo a través de las muy conocidas redes sociales que permiten vincularnos con múltiples personas a la vez, compartir fotos, involucrarnos en grupos en común y otras actividades.
En los últimos años se ha despertado un importante debate respecto de si es posible la amistad entre personas de un distinto sexo sin que medie un interés romántico.
Existen amigos célebres como el detective Sherlock Holmes y su amigo Watson, Batman y Robin, o El Quijote y Sancho Panza.
En cualquier caso, es común decir que los amigos sólo pueden contarse con los dedos de la mano y que, sin importar todos los momentos que atravesemos en nuestras vidas, los verdaderos amigos serán los que estén siempre.

Definición de Amistad - Su Concepto y Significado

Significado de Amistad

La palabra Amistad viene del latín amicus (amigo), que a su vez viene de amar y que significa confidente, favorito de un rey. Por otro lado, se dice que viene del latín amicitas, que significa buenas relaciones, afecto personal y desinteresado.
De acuerdo a ésta ultima etimología, la amistad se puede definir como el afecto personal puro y desinteresado, generalmente recíproco, que nace y se fortalece entre dos o más personas, y que la mayoría de los seres humanos tiene en gran estima.
En general, la amistad es hacer el bien, uno al otro. La condición indispensable de una amistad es el trato comunicativo y afectuoso. Una buena comunicación es la que permite que se pueda dar y recibir.
La amistad se fomenta mediante el buen comportamiento con los amigos, presentando ayuda y compartiendo alegrías y tristezas. El verdadero amigo te hace caer en cuenta de tus errores y exalta tus virtudes, además que estará en los buenos y los malos momentos, acompañándote y apoyándote.
Una amistad nace cuando las personas se relacionan entre sí en base a algo que hay en común entre ellas como intereses, placeres o cualidades humanas. En ella existe la estima, el respeto y comprensión; no se imponen las ideas, se comparten, se buscan acuerdos y de no ser posible llegar a ellos, se respetan criterios diferentes, etc.
Hay amistades que nacen pronto o tardan en hacerse, suelen desaparecer o duran toda la vida. En cualquier de los casos la amistad es un valor humano escaso, muy apreciado e incalculable. La amistad es una filosofía que encierra compromisos y deberes, pero lo más difícil, dar sin esperar nada a cambio. Una buen amistad nos ayuda a llevar una vida agradable, plena y feliz.
También se dice que la amistad es un sentimiento superior, ya que por él, el ser humano supera el afán por la satisfacción personal y llega al ejercicio del amor, que incluso sobrepasa el género humano, debido a la relación de amistad que una persona puede tener con un animal; por el ejemplo, un perro.
Hoy en día, los avances tecnológicos en los medios de comunicación permiten mantener y fortalecer las amistades, más si se encuentran lejos; con ellos las personas se comunican y se ponen al tanto de su vida, alimentando a un más la amistad formada.



Definición de Amistad - Su Concepto y Significado

Definición y Qué es Amistad

La amistad es un sentimiento recíproco, una relación desinteresada entre dos personas, donde participan el cariño y el respeto mutuos. Se cree que este término proviene del latín “amicus”, el cual a su vez, es una derivación de “amore” (amar).
Si bien para que se produzca una amistad debe darse en dos individuos simultáneamente, puede ocurrir que uno de ellos considere al otro amigo, y el otro no; esto es muy frecuente, ya que no todos tenemos los mismos criterios para elegir a quien llamar de esta forma.
Este tipo de vínculo afectivo también existe entre un hombre y un animal. Por ejemplo: entre un niño y su mascota. Al decir esto, el primer animal que nos viene en mente es el perro, dada la fidelidad y afecto que suele brindar, hacia su amo especialmente. Por ende, la amistad entre un perro y su amo, no tiene nada que envidiarle a la amistad que pueden tener dos seres humanos.
Al decir que la amistad es un lazo afectivo, estamos manifestado que nos afecta, es decir, que influye en nosotros, y en nuestra manera de actuar; y a esto debemos sumar la subjetividad de este concepto, puesto que no existe un diccionario que objetivamente enuncie todos los ítems necesarios para una amistad perfecta, sino que cada persona elabora en sí misma su propia definición de amistad.
Advertimos que hemos establecido una amistad cuando encontramos en ella comprensión, sinceridad, preocupación, alegría, confianza y amor. Ante una verdadera amistad, ni el tiempo ni la distancia pueden interferir. Esta amistad, verdadera, es capaz de brindarnos un gran apoyo para superar los momentos duros de la vida, y celebrar los tiempos felices.


Definición y Etimología de Amistad

Amistad. Si es buena y verdadera, transmite confianza en uno mismo y sentimiento de gratitud.
Según el Diccionario de la Real Academia la amistad es “afecto personal, puro y desinteresado, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece con el trato”.
La amistad es una relación de reciprocidad, para que se produzca es necesario que ambas partes lo deseen. Es imposible mantener una relación con alguien si la otra persona no lo desea.
Este tipo de relación se basa en la entrega desinteresada, dar sin esperar nada a cambio, en la sinceridad, la ayuda y el afecto mutuo. Es un intercambio de sentimientos con otra persona, compartir confidencias, experiencias, emociones, sufrimientos, alegrías, éxitos, fracasos, etc. Un sinfín de sentimientos que nos hace estar en sintonía con la otra persona, sentirnos comprendidos y escuchados, y saber que podemos contar con su apoyo y ayuda cuando lo necesitemos. Los amigos disfrutan de la compañía mutua.
Las relaciones con los amigos si son buenas y verdaderas, transmiten confianza en uno mismo, sentimientos de gratitud, aumentan la autoestima y fortalecen la personalidad. Relacionarnos con los demás y tener verdaderos amigos es muy positivo para crecer y desarrollarnos como personas.
Tenemos que distinguir entre amigos verdaderos y amistades superficiales con quienes podemos divertirnos y pasar momentos muy agradables pero, sin llegar a intimar.

2. Características de la amistad

La auténtica amistad lleva implícito una serie de características:
- Confianza, sinceridad y lealtad. La amistad ha de ser fiel, confiar en nuestro amigo y saber que podemos contar con él cuando lo necesitemos. Ha de ser sincera y debe existir confianza para mostrarnos con naturalidad, tal y como somos y pensamos, sin miedo a no ser aceptados y sin tratar de impresionar.
- Interés por el amigo. Debe existir un verdadero interés por nuestro amigo, preocuparnos por sus asuntos, compartirlos y aconsejarle cuando así lo requiera la ocasión. Interesarnos en el bienestar del otro y en todo aquello que le preocupa o le interesa.
- Sacrificio. La amistad supone sacrificios, porque supone entrega y esfuerzo por compartir y dar. Unas veces consistirá en dar parte de nuestro tiempo, otras de nuestra paciencia, escuchar, orientar, ayudar, apoyar, consolar, etc.
- Generosidad. Debemos ser generosos a la hora de compartir, no centrarnos sólo en las cosas materiales sino también en los sentimientos o en todo aquello que se espere de nosotros.
- Respeto. Respetar la forma de pensar y de ser de nuestro amigo y permitirle ser él mismo, aceptándolo tal y como es, sin condiciones.

3. Cómo ser un buen amigo

Para ser un buen amigo es fundamental tener una buena comunicación con los amigos, saber escucharles y llegar a entenderlos.
Debemos buscar el bien de nuestro amigo y tratar de proporcionarle momentos de entretenimiento y diversión con nosotros. Mantenernos alegres y transmitir buen humor, son aspectos muy importantes en cualquier relación y además, es muy gratificante para todos.
Tras un enfado no podemos guardar rencor sino perdonarnos con rapidez.

4. ¿Por qué hay personas sin amigos?

El ser humano es social por naturaleza, crece y se desarrolla relacionándose con otras personas, de ahí que lo normal sea que nos guste tener amigos y compartir nuestra vida, anhelos y aficiones con ellos.
Pero no siempre sucede así. Hay quienes encuentra auténticas dificultades para relacionarse con los demás y esto se debe a diversos motivos: excesiva timidez, temor a no ser aceptados, falta de habilidades sociales, etc.
Sin embargo, el problema es mayor cuando se debe a problemas de baja autoestima. Personas que no tienen amigos porque consideran que no tienen nada que ofrecer y que ninguna persona, va a encontrar en ellos algo interesante o atractivo para desear mantener una relación de amistad con ellos. En tales casos, estamos hablando de personas con serios problemas de autoestima y con un gran complejo de inferioridad que deberían consultar con un profesional.
También poseen dificultad para relacionarse aquellas personas que poseen un trato mezquino con los demás, son personas que tienden a humillar, ridiculizar y que se mofan continuamente de los demás.
O aquellas otras que no respetan opiniones y pensamientos contrarios a los suyos, que se exaltan cuando le contradicen y que nunca muestran admiración o aprobación por las actitudes de otros, no son capaces de valorar ni reconocer los méritos de otras personas, sino todo lo contrario, sienten envidia por los triunfos o logros de quienes les rodean. Tampoco son capaces de mostrar afecto por nadie.

Concepto y Significado de Amistad

Cualquier persona normal mantiene relaciones amenas y cordiales con cientos de personas, pero con algunas de ellas se genera un vínc*** afectivo más intenso que con otras. Aún así, muchas veces no podemos definir si una persona es amiga, casi amiga, o simplemente alguien con quien existe afinidad y nos llevamos bien.
¿Basta con que alguien nos declare su amistad para considerarlo un amigo? ¿Quiénes son nuestros verdaderos amigos y quiénes no? ¿Cómo distinguir a los amigos sinceros de aquellas personas que sólo fingen su amistad para obtener algún beneficio? Para responder todas estas preguntas, es necesario reflexionar sobre la amistad: qué significa, cómo se expresa, cuáles son sus requisitos. ¿Estaremos siendo buenos amigos? ¿Son nuestros amigos todos aquellos que dicen serlo?

El concepto de amistad

La amistad surge cuando dos o más personas desarrollan un afecto mutuo, desinteresado e incondicional. Un amigo se asemeja a un hermano, pero existe una diferencia fundamental: los amigos no nos vienen dados, podemos elegirlos. En este punto se encuentra la clave del asunto. Los amigos tienen tanta importancia en nuestras vidas justamente porque se trata de relaciones que nosotros mismos decidimos crear y mantener a cada instante. Nada ni nadie nos obliga a soportarlos, como sí puede suceder con ciertos parientes. Por el contrario, la amistad se genera cuando dos personas se eligen mutuamente para compartir parte de sus vidas: experiencias, intereses, conocimientos, actividades, etc.
Es muy difícil encontrar una buena definición de “amistad”, capaz de agotar toda la complejidad de semejante concepto. Algunos la conciben como “una virtud que nos lleva a una relación sólida, profunda, desinteresada y recíproca con otra persona”. Para la Real Academia Española, consiste en el “afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”.

Características de una relación de amistad

- Confluencia de las voluntades para establecer y mantener un vínc*** de afecto recíproco y confianza mutua. La amistad unilateral no existe. Es una farsa. Si el afecto y la confianza no son recíprocos, no puede haber amistad. Para que exista amistad, es imprescindible que todas las personas involucradas experimenten el deseo de crear ese vínc***. Porque no sólo se trata de crearlo: también se debe mantenerlo, y eso es quizás lo más complicado y apasionante a la vez. Las verdaderas amistades se asemejan a las plantas: requieren cuidado, y se van marchitando si no se las atiende debidamente.
- Continua actualización, recreación y redefinición. La amistad no es algo estático. Como toda relación humana, varía con la experiencia y el trato cotidiano. Luego de una charla, de compartir una experiencia, seguimos siendo amigos, pero nunca de la misma manera que antes. Cada nueva palabra, cada reacción, cada contestación, cada nueva experiencia compartida va forjando una historia común, que será tenida en cuenta por los amigos en sus futuros intercambios. Entonces, la amistad es una relación que está constantemente actualizándose: se recrea y se redefine constantemente, para mejor o para peor.
- Permanece a lo largo del tiempo, el espacio y los cambios personales. La amistad genuina es indisoluble. El amigo temporario no es un amigo, es otra cosa. Durante el crecimiento físico y mental, vamos cambiando muchas cosas, pero no a los verdaderos amigos. Los amigos de verdad pueden tener profundos desacuerdos, que provoquen apasionadas discusiones muy enriquecedoras, pero tales diferencias jamás resultarán tan grandes como para amenazar la continuidad de la relación amistosa. Antes que el orgullo por tener la razón, siempre se impondrá el afecto, la tolerancia y la aceptación del otro tal como es. Entonces, la amistad no puede más que crecer a lo largo del tiempo, a medida que los amigos van teniendo ocasión de conocerse y comprenderse mejor. Tampoco la distancia amenaza a una amistad verdadera: dos amigos siempre se sentirán cerca uno del otro, se encuentren donde se encuentren, y siempre hallarán la forma de mantener el contacto y la vitalidad del víno.
- Es desinteresada. De lo contrario, no hay amistad sino manipulación. La amistad es incompatible con el interés, egoístamente entendido. No busca el beneficio propio, sino el enriquecimiento común. La amistad es el fin de la relación, y no un medio para obtener fines subsiguientes. De lo contrario, no hay que hablar de amistad sino de manipulación: una persona simula ser amiga de otra para conseguir algo de ella. En la amistad, se ve al otro como persona, y se siente interés por conocerla a fondo. En la manipulación, el otro es visto como un instrumento, como una cosa útil a mis propósitos. Las relaciones de manipulación son en muchos casos válidas y necesarias en la vida social, pero jamás no deberían ser confundidas con relaciones de amistad, porque no lo son, ni se le parecen. La amistad debe darse siempre de igual a igual, sin que uno esté dominando ocultamente al otro para sacar una ventaja. El típico caso de una falsa amistad es el de los intercambios que siempre se orientan en un solo sentido: uno siempre da (afecto, bienes, favores, etc.) y el otro siempre recibe, cuando en una amistad verdadera los roles de dador y receptor se intercambian constantemente. Otra forma de manipulación, quizás más oculta e inconsciente, ocurre cuando una persona busca la amistad de otra porque cree que eso la ayudará a superar algún problema personal, a posicionarse mejor en ciertos ámbitos, a relacionarse con la gente que rodea a esa persona, etc.. Por ejemplo, si una persona trata de hacerse amiga de gente extrovertida para superar su timidez, no busca amigos sino instrumentos. Lo mismo ocurre si me hago amigo de una persona para tener ocasión de tratar a alguien que conviva con ella. Entonces, no hay amistad verdadera si la causa de la unión es el interés individual, sea del tipo que sea.
- Puede basarse en intereses y metas comunes. Muchas veces, la amistad se alimenta de cierta cantidad de ideas, objetivos, prioridades, opiniones e intereses, pero estos tienen que ser compartidos. Casi siempre, los amigos comparten filosofías de vida, posiciones políticas, nociones sobre el bien y el mal, etc. Estas coincidencias de fondo hacen tolerable cualquier diferencia superficial y generan una sensación de complicidad que fortalece la amistad.
- Enriquece a ambos. El resultado de una amistad es siempre el beneficio mutuo. Los amigos se ven como iguales, y se ayudan a crecer. Cuando se establece una verdadera relación de confianza, las críticas constructivas de nuestros amigos nos ayudan a mejorar, a desarrollar nuestras potencialidades contando con el juicio sincero de alguien que nos aprecia y que quiere lo mejor para nosotros. La mirada de un amigo siempre complementa y enriquece la mirada propia. El amigo nos presta sus ojos para ver nuestra realidad desde una óptica diferente.
- Genera un compromiso, un deseo de pasar tiempo juntos y un agrado por compartir ideas, gustos y experiencias.
- Despierta un interés y una preocupación genuina. Cada amigo experimenta el deseo de mantenerse al tanto de lo que le pasa al otro: su bienestar, sus problemas, sus logros. Se está atento para apoyarlo cuando haga falta, para celebrar lo que le ocurra de positivo, para apuntalarlo cuando esté por caer.
- Empatía y espontaneidad. Un verdadero amigo tiene una poderosa voluntad de comprender al otro, de ver por qué actúa como lo hace, y de qué formas puede ayudarlo a mejorar. Este interés por descubrir y conocer más profundamente al amigo genera un clima de no agresión, en el que ambos pueden hablar sin miedos y sin temor de ser reprendidos por ser quienes son y pensar como piensan. Entre amigos se puede hablar y actuar con naturalidad, minimizando los frenos sociales que normalmente surgen por temor al rechazo en relaciones de menor confianza e intimidad