Cuál es el Significado de Administrador. Concepto, Definición, Qué es Administrador

Definición de Administrador


1. Significado de Administrador

¿Qué es un administrador?

En español administrador es el que gobierna o dirige. Administrador es el que administra (Real Academia de la Lengua Española). Son sinónimos de administrador: gobernador, rector, regente, gerente, director, ministro, intendente gestor, apoderado, jefe, guía, dirigente, mayordomo, síndico, cuidador, tutor, curador (ver diccionarios de sinónimos).
Administrar significa: gobernar, regir, aplicar. Son sinónimos de administrar: dirigir, cuidar, regentar, tutelar, mandar, apoderar.
La Academia de la Lengua anota: "administrador. Que administra. Persona que administra bienes ajenos". Lo anterior expresa la posibilidad de que el administrador se ocupe de bienes propios (primera acepción) o bienes ajenos (segunda acepción).
El significado y los sinónimos de la palabra administrador son totalmente vigentes. En la práctica los significados que reconoce la Academia de la Lengua se encuentran en el uso generalizado y cotidiano del lenguaje. Lo anterior se prueba en el hecho de que cuando hablamos de la "administración" de una entidad, cualquiera que sea, estamos refiriéndonos, en primera instancia, a su gobierno o dirección: el máximo titular de la administración de la Universidad Autónoma Metropolitana es el Rector; el titular de la Administración Federal es el Presidente de la República; el titular de la administración del Distrito Federal es el Regente; el titular de la administración de Michoacán es el Gobernador del Estado; el titular de la administración del Municipio de Atoyac es el Presidente Municipal, también llamado Alcalde o Edil; el titular de la administración de Pemex es el Director General de esa empresa; el titular de la administración de un departamento o área cualesquiera de un organismo es el jefe o gerente de la misma.
Es un hecho que existe una gama muy amplia de jerarquías para gobernar o dirigir las instituciones: presidentes, vicepresidentes, gobernadores, regentes, ministros, directores, gerentes, jefes, supervisores, etc., donde cada cargo específico tiene su propia connotación pero donde todos ellos administran, es decir, gobiernan, aún cuando en general reportan a instancias superiores, también son, de una u otra manera, subordinados. Pero el rasgo que les es común es el mando, la autoridad; la diferencia expresa fundamentalmente jerarquía y facultades.


2. Definición de Administrador

La palabra administrador la solemos emplear en nuestro idioma con diversos sentidos, aunque, siempre orientada al quehacer de la administración.
El administrador será quien ejerce la función de administrar una determinada cuestión, un bien, un conjunto de bienes, una empresa, un negocio, entre otras alternativas, que generalmente constituyen intereses que son propiedad de otros individuos.
Entonces, como mencionábamos, el administrador despliega básicamente la administración de algo, se ocupa del manejo de los recursos de una organización, comunidad o grupo. Así es que organizará, ordenará la contabilidad, se ocupará del pago a los proveedores, en algunos casos hasta de las relaciones con el personal empleado, de contratar servicios, entre tantísimas acciones.
En los edificios de departamentos es sumamente habitual encontrarnos con la figura del administrador, que es aquel individuo que el consorcio contrata para que se ocupe de administrar todo lo inherente al edificio y a sus empleados. Es decir, el administrador es un representante de los propietarios y como tal ostentará el poder de representar a estos ante entidades y demás.
Ahora bien, cabe destacarse que su función es netamente administrativa, no podrá de ninguna manera disponer libremente del patrimonio del consorcio en cuestión.
A grandes rasgos sus funciones son: seleccionar el personal que trabajará en el edificio, como ser el encargado; contratar servicios de proveedores, tal es el caso de empresas de desinfección, que realicen tareas de albañilería y seguros para mantener la seguridad edilicia; procurar la conservación y la buena convivencia en el edificio, haciendo de mediador si surgieran litigios entre vecinos; rendir cuentas, entre los más destacados.
En el ámbito de la informática es otro contexto en el cual es factible encontrarse con la palabra administrador dado que de ese modo se designará al profesional o individuo que se ocupa de mantener y ejecutar el funcionamiento de una red informática que se haya emplazada en una empresa, organización, entidad, entre otras alternativas. Estos individuos normalmente han estudiado una carrera en sistemas que los habilita a desempeñarse como tales.


3. Concepto de Administrador

Un administrador es aquella persona dentro de la empresa que soluciona problemas, mide recursos, planea su aplicación, desarrolla estrategias, efectúa diagnósticos de situaciones, exclusivos de la organización a la que pertenece.
A un administrador se le puede enseñar lo que debe de hacer para llevar a cabo el proceso administrativo, pero eso no lo capacitara efectivamente para hacerlo en todas las organizaciones , el éxito de un administrador en una organización no esta enteramente relacionado con sus conocimientos académicos, eso es un aspecto muy importante sin embargo el administrador debe tener ciertas características de personalidad, de conocimiento tecnológico de administración, para llevar a cabo de manera eficiente la administración el administrador de ve tener un perfil adecuado.
Existen por lo menos tres tipos de habilidades necesarias para que el administrador pueda ejecutar eficazmente el proceso administrativo: la habilidad técnica, la huna y la conceptual:
Habilidad técnica: Consiste en utilizar conocimientos, métodos, técnicas y equipos necesarios para la realización de sus tareas especificas a través de sus instrucción, experiencia y educación.
Habilidad Humana: Consiste en la capacidad y en el discernimiento para trabajar con personas, comprender sus actitudes y motivaciones y aplicar un liderazgo eficaz.
Habilidad conceptual: consiste en la habilidad para comprender las complejidades de la organización global y en el ajuste del comportamiento de la persona dentro de la organización. Esta habilidad permite que la persona se comporte de acuerdo con los objetivos de la organización total y no apenas de acuerdo con los objetivos y las necesidades de su grupo inmediato.