Cuál es el Significado de Apuntes. Concepto, Definición, Qué es Apuntes

ADSBYGOOGLE

Definición de Apuntes


1. Significado de Apuntes

Se denomina apunte al resultado de la toma de notas, que hace un escucha en un auditorio, o un alumno con respecto a la exposición de un profesor. Los apuntes son muy utilizados en el ámbito académico para estudiar más fácilmente, pues remite a los puntos esenciales desarrollados en una clase y expuestos por el docente, pero generalmente sirven para quien tomó el apunte, ya que sólo él entiende su significado al poder cotejarlo con lo que escuchó, o con otras explicaciones que no figuren en las notas.
Significa entonces, apuntar o anotar, y en las clases se recomienda a los educandos cotejarlos con la bibliografía propia de la materia para complementarlos o corregir errores que pudieran surgir al no escuchar correctamente o existir alteración entre lo oído y lo escrito, a veces por razones de tiempo, y otras porque palabras difíciles pueden ser mal captadas por el oído humano.
Es una técnica de estudio que exige la escucha activa para anotar los datos relevantes, las ideas principales, pues como no se trata de un dictado, no hay tiempo de escribir todo lo que el expositor dice. Es útil usar signos que podamos identificar claramente, y si queremos compartirlos con otras personas, que tengan validez universal, por ejemplo, la x significa por, q´ significa que, etcétera. En ciertas carreras se repiten mucho los términos, por ejemplo, en Derecho Político suele usarse habitualmente la palabra Estado, entonces podemos por acuerdo con nuestro grupo de pares, reemplazarla por la letra E. No importa demasiado la prolijidad del apunte lo que interesa es que sea entendible.
En dibujo se llaman apuntes a los bosquejos, o trazos anteriores al modelo, que sirven de base y guía para el diseño definitivo.
El apuntador en base a un apunte, recuerda a los actores en el teatro, la letra de sus textos.


2. Definición de Apuntes

En el ámbito escolar o educativo, uno de los elementos más importantes y elementales con los que cualquier alumno cuenta para llevar adelante su estudio son los apuntes. Por apuntes entendemos todas aquellas anotaciones que la persona realiza de lo explicado o expuesto por el docente en el ámbito de la clase, como también todas aquellas anotaciones o inscripciones que ese alumno pueda realizar durante la lectura de un texto o el análisis de un gráfico, etc. Es importante remarcar que los apuntes son siempre muy personales porque cada persona tiene un estilo particular de tomarlos.
Una de las principales características de los apuntes es que siempre implican una selección de contenidos. Así, los apuntes no suelen ser una reproducción exacta y completa de todo lo que se habló o mencionó en una clase, ni tampoco de toda la información que se obtuvo de un texto, sino simplemente una selección de datos e información que el estudiante considera importante. Es por esto que los apuntes suelen ser también considerados un resumen de lo más vital, de lo esencial para aprender un tema.
De este modo, lo que a una persona puede parecerle esencial puede no cumplir ese rol con otra persona y ahí está el por qué no siempre son útiles los apuntes que alguien hace sobre una clase para el resto de los compañeros.
Para llevar apuntes es muy importante tener en cuenta en primer lugar la idea de selección. Así, se debe seleccionar y elegir qué cosas se consideran importantes para realizar un resumen de todo lo expuesto. Por otro lado, también es siempre recomendable armar frases u oraciones simples y breves que señalen la idea principal expuesta y que permitan a la persona luego recordar fácilmente lo trabajado. Para los apuntes también es bueno realizar diseños, copias o reproducciones de imágenes o dibujos, resaltar con colores o con diferentes formatos las palabras y conceptos importantes, hacer recuadros, elaborar cuadros sinópticos que unan frases o conceptos, redes conceptuales, etc. Todos estos elementos ayudan a resumir de la mejor manera la información siguiendo las técnicas y estrategias que resultan finalmente cómodas para el estudiante.


3. Concepto de Apuntes

El acto y consecuencia de apuntar recibe el nombre de apunte. El verbo apuntar, por su parte, se utiliza para hacer referencia a la acción de escribir o hacer notas sobre una determinada cosa o circunstancia; a resaltar algo en un texto para encontrarlo con más facilidad y rapidez; a añadir a una persona en un registro o listado; a tener a disposición a alguien para participar de acciones o prácticas grupales; o a disponer de armas de fuego.
La noción de apuntes, por lo tanto, puede servir para identificar las anotaciones que se dejan por escrito sobre una determinada cosa o situación. Por ejemplo: “¿Puedes prestarme tus apuntes? Quiero saber de qué habló el profesor en aquellas clases que me perdí mientras estuve enfermo”, “Ya leí el libro, ahora tengo que estudiar los apuntes”, “Escribí tan rápido que no entiendo mi propia letra en los apuntes”.
Como sabrán muchos de ustedes, los apuntes son frecuentes en el ámbito educativo, en especial en las clases universitarias. Los estudiantes toman apuntes de lo dicho por el profesor a manera de resumen de cada clase. De esta forma, a la hora de preparar un examen, pueden acudir a sus apuntes para repasar los contenidos.
Los periodistas también suelen tomar apuntes durante las entrevistas o en la cobertura de una conferencia de prensa o de otro tipo de evento. Los apuntes, una vez más, sirven como ayuda memoria para poder retomar el tema en el futuro. En ciertos casos, los apuntes son un apoyo del material que se está registrando en algún otro soporte (grabación de audio, filmación, etc.).
En una obra de teatro, por último, los apuntes constituyen las expresiones de una persona (el apuntador) cuya función es recordar a los artistas participantes aquello que deben decir en escena.
Tomar apuntes o hacer apuntes
Saber escribir apuntes puede ser sumamente útil en el período escolar que abarca la educación media y la superior ya que, se podrá retener una mayor cantidad de conceptos en el cuaderno de estudios, los cuales podrán ser reforzados posteriormente eficazmente.
Es necesario señalar que para ello es primordial que a medida que el estudiante escribe en su cuaderno, sea capaz de analizar y comprender aquello que plasma para poder captar la idea limpia cuando deba recurrir a él para preparar un examen; no basta con escribir rápido, sino saber captar lo importante y escribirlo de la forma más sintética posible pero con resultados eficaces.
Algunos especialistas en el estudio del proceso de aprendizaje, prefieren utilizar el concepto de “hacer apuntes” en lugar del de “tomar apuntes” pues creen que en él se expresa mejor la idea que esta acción conlleva. No se trata de que el alumno escriba todo lo que escucha, porque es imposible de llevar a la práctica, sino de captar la idea fundamental y ser capaz de contener en su cuaderno la información que el profesor está ofreciendo frente a la clase, de tal forma que al regresar al cuaderno para preparar un exámen, los apuntes tomados le sean útiles.
Si analizamos la idea de “tomar apuntes” podemos comprender que se trata de una acción pasiva, mientras que la de “hacer apuntes” entendemos que hay un proceso de elaboración; indica que se manipula la información de tal forma que ésta pueda quedar fija en el cuaderno.
Por último, cabe mencionar que para conseguir plasmar la información de forma concisa y útil existen muchas herramientas a disposición de los alumnos, las cuales deben ser escogidas teniendo en cuenta la capacidad de cada uno. En el caso de aquellos alumnos a quienes les resulta más fácil retener la información procedente de elementos visual, por ejemplo, les será sumamente útil utilizar colores y esquemas, para potenciar las horas de estudio.