Cuál es el Significado de Aquaplaning. Concepto, Definición, Qué es Aquaplaning

Definición de Aquaplaning


1. Significado de Aquaplaning

El aquaplaning (más raramente, acuaplaneo o hidroplaneo) es la situación en la que un vehículo atraviesa en la carretera a cierta velocidad una superficie cubierta de agua, llevándolo a una pérdida de tracción y control del mismo por parte del conductor. Si ésto ocurriese en la totalidad de las ruedas, el vehículo se convierte en efecto, en un trineo incontrolable. Es importante diferenciar el hidroplaneo del efecto que produce el agua al actuar meramente como lubricante. La tracción disminuye en el pavimento mojado incluso cuando el hidroplaneo no está ocurriendo.

Causas del Aquaplaning

Toda función de un vehículo destinada a cambiar la dirección o la velocidad del mismo, depende de la fricción entre las cubiertas y la superficie del suelo para actuar. Los surcos en la cubierta están diseñados para evacuar el agua que podría encontrarse debajo, incrementando la fricción y asegurando el control. El aquaplaning se produce cuando por diversos motivos, la cubierta encuentra más agua de la que es capaz de desalojar. La presión del agua delante de la cubierta forma entonces un acuñamiento bajo la misma, levantándola del pavimento y disminuyendo o anulando la fricción. La rueda, entonces, comienza a patinar sobre la superficie de agua con poco o nada de contacto con el pavimento, disminuyendo drásticamente el control y la capacidad de frenado. El vehículo, una vez en hidroplaneo, patinará hasta colisionar con un obstáculo o hasta que su velocidad disminuya lo suficiente como para que las ruedas retomen contacto con la superficie del suelo y la fricción se reestablezca. El riesgo de hidroplaneo aumenta con la profundidad de la capa de agua y la sensibilidad del vehículo a la misma.


2. Definición de Aquaplaning

El fenómeno de aquaplaning (también conocido en castellano como “hidroplaneo”) es un fenómeno muy común que sucede cuando un auto o vehículo se desplaza por una superficie mojada o con agua, lo cual hace que las llantas o neumáticos pierdan contacto con el asfalto o terreno y pueda perderse el control del vehículo.
Se entiende que, si bien el aquaplaning es un fenómeno muy común, esto no lo hace menos peligroso. Esto es así debido a que el mismo consiste en una posible pérdida de control del auto o vehículo cuando el mismo deja de tener contacto con el suelo en el cual se desplaza por la presencia de agua. Así, una carretera o calle inundada puede generar aquaplaning haciendo que el conductor no pueda dominar como siempre el vehículo y el mismo comience a desplazarse o moverse de manera independiente. Tanto los frenos como el volante dejan de tener control sobre el auto ya que el mismo es movido o desplazado por el agua.
De más está decir que mientras mayor sea la cantidad de agua presente en la superficie, más difícil será controlar el vehículo, pudiendo el mismo incluso flotar en el caso de que el nivel del agua sea más alto de lo normal. En otros casos, cuando el agua rasa la superficie, la pérdida de control es mínima y puede reencausarse fácilmente.
El aquaplaning, tal como se dijo, surge a partir del momento en que los neumáticos pierden contacto con la superficie. Los mismos están diseñados especialmente para beneficiar el agarre sobre diferentes tipos de suelo, para lo cual tienen relieve y formas diseñadas que permiten un mejor agarre y seguridad. Sin embargo, cuando esa superficie se encuentra cubierta de agua u otro líquido, ese agarre se pierde y los neumáticos dejan de mantenerse sobre el suelo. Además de volverse difícil de maniobrar, un auto que sufre el fenómeno del aquaplaning no puede frenar, por lo cual esta situación puede fácilmente derivar en un accidente o choque dependiendo de la conducción. Si a esto sumamos que el aquaplaning puede suceder en un momento en el cual el vehículo posea mucha velocidad, el choque puede ser incluso peor.


3. Concepto de Aquaplaning

¿Qué es el aquaplaning?

El peligroso fenómeno del aquaplaning consiste en la pérdida gradual de contacto entre el neumático y la superficie de la calzada, provocada por la entrada de una delgada capa de agua, de espesor superior a medio milímetro, entre ambos. Al incrementar la velocidad del vehículo, el agua no puede ser desalojada velozmente por el frente del neumático hacia el exterior de su huella, ni expulsada por las acanaladuras del dibujo del mismo, por lo que la presión sobre su base comienza a aumentar. Si el agua no es desalojada hacia el exterior de la huella, se introduce entonces entre el neumático y la calzada, levantando literalmente la rueda. Así, el aquaplaning comprende tres estadíos. En un primer momento, la presión del agua se incrementa al aumentar la velocidad. Después, parte del agua es desalojada hacia el exterior de la huella y parte es conducida por las acanaladuras del dibujo del neumático. Finalmente, cuando el valor de la presión sobre la lámina de agua no desalojada ni conducida es superior al valor del peso sobre la rueda, el neumático se despega de la carretera. Las consecuencias directas de este fenómeno son, de un lado el aumento considerable de la distancia de frenado, y de otro, la pérdida de dirección del vehículo. Intentar corregir el aquaplaning se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los fabricantes de neumáticos