BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Cuál es el Significado de Liberalismo - Concepto, Definición, Qué es Liberalismo

ADS

Definición, Concepto, Significado, Qué es Liberalismo


Liberalismo – Definición de Liberalismo, Concepto de Liberalismo, Significado de Liberalismo

1. Concepto de Liberalismo

El liberalismo es una doctrina que se basa en la defensa de las iniciativas individuales y que busca limitar la intervención del Estado en la vida económica, social y cultural.
Se trata de un sistema filosófico y político que promueve las libertades civiles y que se opone al despotismo. La democracia representativa y los principios republicanos se basan en las doctrinas liberales.
Aunque suele hablarse del liberalismo como un todo uniforme, es posible distinguir entre distintos tipos de liberalismo. El liberalismo económico es el más difundido ya que es defendido por las grandes corporaciones y los grupos económicos más fuertes. Se basa en limitar la intromisión estatal en las relaciones comerciales, promulgando la reducción de los impuestos y eliminando las regulaciones.
El liberalismo económico cree que, al no intervenir el Estado, se garantiza la igualdad de condiciones y se establece un mercado de competencia perfecta. La falta de intervención del Estado, sin embargo, no permite la ayuda social (se cancelan los subsidios, por ejemplo).
El liberalismo social, por su parte, defiende la libertad en las conductas privadas de los individuos y en sus relaciones sociales. La legalización del consumo de drogas está avalada por el liberalismo social.
El liberalismo político, por último, entrega el poder a los ciudadanos, quienes eligen a sus representantes de manera libre y soberana. Los funcionarios estatales, por lo tanto, son elegidos por el poder popular de la democracia.
Cada una de estas doctrinas del liberalismo, por supuesto, cuenta con variantes y defensores más o menos acérrimos de las libertades promovidas.


2. Definición de Liberalismo

El liberalismo es una ideología que fomenta las libertades de cada individuo, o dicho de otra manera es una corriente de pensamiento, o un sistema político, filosófico y económico. Este sistema surge con la revolución francesa (pilares: igualdad, libertad, y fraternidad), en el siglo XVIII, y se expresa en contra de las instituciones tradicionales, como lo es por ejemplo la Iglesia, por lo cual su aparición es un tanto polémica.
El liberalismo está a favor de la democracia representativa, la igualdad ante la ley, la propiedad privada, la división de poderes, y la libertad de comercio; pretende limitar el poder del Estado, reduciéndolo lo más posible. Busca el progreso de la sociedad, por medio de las libertades individuales de sus miembros.
El padre del liberalismo económico fue el filósofo y economista Adam Smith, y la obra fundamental de esta ideología es “La riqueza de las naciones”, escrita por él mismo. El producto económico del sistema liberal es el capitalismo, cuyas leyes orgánicas y funcionales son deducidas o descubiertas por Adam Smith, quien las llama leyes naturales, ya que existen y se desarrollan por sí mismas.
El capitalismo (liberalismo económico) posee ciertos elementos, entre ellos se encuentran: la ley de la oferta y la demanda, la competencia, y el interés egoísta.
El interés egoísta constituye el apetito de lucro, es decir, la ganancia como fin supremo; el productor se encarga y preocupa por producir lo más posible, teniendo en cuenta que los bienes producidos coincidan con la demanda. Entre quienes producen un mismo bien se crea la competencia, que beneficia al consumidor, puesto que impide la especulación abusiva, y regula los precios.
La ley de la oferta y la demanda consiste en que a mayor oferta y menor demanda los precios bajan, mientras que a mayor demanda y menor oferta los precios suben; la demanda se halla limitada por las necesidades del consumidor. Se puede aplicar además, al trabajo de los obreros, y sus respectivos salarios.


3. Significado de Liberalismo

Se conoce como liberalismo la ideología política, social y económica, propia de la burguesía, que adquirió ese nombre en el siglo XIX, que atiende al individuo y la intangibilidad de sus derechos, por encima del Estado y critica cualquier traba a su libertad, ya sea civil, social o económica, salvo que sea impuesta para no perjudicar a terceros. El liberalismo se opone a cualquier forma de privilegio.
El liberalismo ya había dado muestras de su poder, en la derrota al sistema monárquico absoluto y a los privilegios feudales, al lograr incorporar en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789) durante la Revolución Francesa, esos principios de protección a la propiedad privada como derecho inalienable; la libertad en todas sus manifestaciones (religiosa, de opiniones, de tránsito) y la igualdad. También inspiró la Constitución Francesa de 1791.
El pionero del liberalismo económico fue Adam Smith (1723-1790) preconizando el rol pasivo del Estado frente a la actividad de los particulares, que verían acomodadas sus relaciones comerciales mediante el equilibrio ofrecido por la ley de la oferta y la demanda de mercancías.
El liberalismo económico como doctrina, sufrió con la crisis de 1930, un proceso de agotamiento, ya que no podía responder a las necesidades de los sectores más vulnerables, lo que hizo que el Estado comenzara a intervenir en las cuestiones económicas para asegurar la equidad, dando nacimiento al Estado de Bienestar, que hacia 1970, también mostró su agotamiento y dio nacimiento al neoliberalismo, que nos ha mostrado sus injustas consecuencias, como la precarización laboral y el desempleo.
En cuanto al liberalismo político, es el que se opone a las dictaduras, recayendo el poder en el pueblo que elige como soberano, a sus dirigentes, sin condicionamientos, y por un tiempo limitado, al cabo del cual, el poder soberano retorna a su legítimo dueño: el pueblo.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada