Cuál es el Significado de Mortalidad - Concepto, Definición, Qué es Mortalidad

Definición de Mortalidad


1. Significado de Mortalidad

Si tomamos el concepto de ‘mortalidad‘ como una característica de la existencia, debemos definirla como lo necesariamente opuesto a la vida. La mortalidad es la condición de ser mortal, por tanto, de ser susceptible a la muerte. Sin embargo, el término mortalidad está en la mayoría de los casos relacionado con los estudios estadísticos aplicados sobre poblaciones. La mortalidad aparece entonces como un número que busca establecer la cantidad de muertes sobre una población determinada.
La tasa de mortalidad comúnmente tomada por los estudios estadísticos es la que establece el número de muertes por cada mil habitantes dentro de una población más o menos determinada. Usualmente, este porcentaje es el resultado de los estudios realizados u observados a lo largo de un año. De acuerdo a los parámetros que se elaboran para conocer la tasa de mortalidad de una población, se consideraría una tasa de mortalidad alta a aquella que es superior al 30% de esa población, mientras que mortalidad mediana será la que se ubique entre el 15 y el 30% del número total de la población. Finalmente, una tasa de mortalidad baja es siempre la inferior al 15%.
A lo largo del planeta, las tasas de mortalidad son muy variables y mientras encontramos regiones con tasas de mortalidad extremadamente bajas, también podemos observar poblaciones que llegan a tener tasas de mortalidad cerca del 30%. Los países desarrollados y del Primer Mundo son obviamente aquellos que poseen mejores condiciones de vida por habitante y por tanto cuentan con las tasas de mortalidad más bajas del globo. A su vez, gran parte de los países africanos concentran los porcentajes de mortalidad más importantes de todo el planeta.
En este sentido, también se puede considerar como uno de los elementos más importantes de los estudios estadísticos y demográficos a la tasa de mortalidad infantil. Esta tasa elabora un porcentaje de los niños menores a un año muertos cada mil niños nacidos vivos. Sin dudas, el estudio de la mortalidad infantil nos permite saber sobre las condiciones de vida elementales y básicas de una región ya que un número de mortalidad infantil alta nos estará hablando de la falta de elementos tales como higiene, salubridad, nutrición, atención sanitaria para ese rango de habitantes.


2. Definición de Mortalidad

Se denomina mortalidad a la última etapa necesaria del ciclo vital, donde aquellos que tienen una existencia que comienza con el nacimiento, la terminan con la muerte. La calidad de mortales es contraria a la inmortalidad o existencia eterna, que los religiosos atribuyen solo a Dios.
La mortalidad es un valor medible, y puede hacerse en relación a cualquier ser vivo, por ejemplo, mortalidad de peces, de animales en peligro de extinción, de animales domésticos etcétera, lo que se efectúa en un período determinado de tiempo, en general anual., para encontrar a tasa de mortalidad.
La tasa de mortalidad es un indicador que sirve para mostrar si las muertes fueron muchas o pocas, con la finalidad de efectuar estadísticas. La mortalidad es una variable, que junto a la natalidad y las migraciones determinan la dinámica demográfica, o sea, los cambios en el número de la población de un lugar en un período considerado.
Entre los humanos se consideran los fallecimientos que se producen en un año en determinado lugar, por cada mil habitantes. A esto se llama tasa bruta de mortalidad, que puede ser más alta en países más adelantados, pues al vivir más tiempo sus habitantes, gracias a las condiciones de vida favorable, son sociedades envejecidas, cuya población fallece mucho por vejez. El nivel de mortalidad se expresa más eficazmente en la esperanza de vida al nacer, que muestra cuánto le queda de vida a una persona en una sociedad y un tiempo específicos.
La tasa de mortalidad infantil, indica cuántos son los niños menores de la edad de un año que fallecen en el plazo de un año por cada mil niños que nacieron con vida.
A partir del siglo XIX la tasa de mortalidad en el mundo se ha reducido, en especial en aquellos países con alto grado de desarrollo, gracias a los antibióticos y otras medicinas, los planes de vacunación, campañas sanitarias, la posibilidad de acceso al agua potable y otras condiciones sanitarias, a la asistencia médica y la mejora en la alimentación. La falta de educación, de trabajo, de higiene, contribuyen en mucho a acrecentar la mortalidad.


3. Concepto de Mortalidad

El termino Mortalidad se refiere en parte a la calidad de mortal; es decir, de lo que ha de morir o está sujeto a la muerte, todo lo contrario a la vida.
La mortalidad en el ámbito demográfico, es la relación que existe entre el número de defunciones ocurridas durante un tiempo determinado, por lo general un (1) año, y la población total de una entidad geográfica cualquiera.
El fenómeno de la mortalidad se expresa a través de la tasa o índice de mortalidad, la cual puede definirse como el número de muertos por cada mil habitantes en relación con la población total a lo largo de un periodo establecido. Se suele expresar en tanto por ciento o tanto por mil.
El nivel de vida y cultura de una población afecta considerablemente en la tasa de mortalidad; ya que las probabilidades de subsistencia de los efectivos de una población dependen mucho de su nivel de vida.
Durante miles de años, la mortalidad fue muy elevada en todo el mundo, por lo cual, el crecimiento de la población era muy lento. A partir de la Revolución Industrial; sin embargo, comienza el descenso progresivo de la tasa de natalidad en los países actualmente desarrollados, descenso que se generalizó en los países subdesarrollados a mediados del siglo XX, cuando mejoran sustancialmente los niveles de asistencia medico-sanitaria.
El descenso de la tasa de mortalidad un país o región específica se debe a ese factor de mejoramiento, así como también a la ampliación de los servicios de saneamiento ambiental, eliminación de enfermedades endémicas, y elevación de los niveles de calidad de vida.
Hoy en día los índices de mortalidad son elevados en los países de menos recursos (más enfermedades, débil estructura sanitaria, poca higiene, mala alimentación), y son mínimos en los países desarrollados (mayores posibilidades tecnológicas y mayor bienestar social).