Cuál es el Significado de Protocolo. Concepto, Definición, Qué es Protocolo

Definición de Protocolo


1. Significado de Protocolo

En términos generales protocolo1 (Del b. Lat. Protocollum, y este del gr. πρωτόκολλον) es una regla que guía como una actividad debe realizarse, especialmente en el mundo de la diplomacia. En en el campo de los servicios diplomáticos y gubernamentales el protocolo son a menudo pautas no escritas, tales como especificar el comportamiento apropiado y generalmente aceptado en los asuntos de Estado y la diplomacia, mostrar el debido respeto a un jefe de Estado, colocar a los diplomáticos según el orden cronológico de su acreditación en la corte, y así sucesivamente.
En política internacional una definición sería: Protocolo es la etiqueta usada en la diplomacia y asuntos de Estado . También puede referirse a un acuerdo internacional que complementa o modifica un tratado.
Protocolo social es el conjunto de conductas, reglas y normas sociales que deben conocerse, respetarse y cumplirse, no sólo en el medio oficial ya establecido, sino también en el medio social, laboral, académico, político, cultural, deportivo, policial y militar. Cuando dentro de una organización se aprecia como pertinente aplicar protocolos, se crea uno interno basado en la potencialidad de las autoridades que forman parte de la misma; esto le permite llevar a cabo sus actividades en general.
El protocolo debe comprender las buenas maneras y educación y el arte de comportarse en público, (lo que se conocía como urbanidad). Además de un conjunto de técnicas, normas y tradiciones mediante las cuales deben organizarse los diferentes actos , eventos , celebraciones, que promueven tanto las Instituciones Públicas como las privadas, y, por ello, se sitúa en el campo de la organización, tanto en el quehacer diario de una Institución, como de la gran organización, para que sea profesional y se desarrolle acorde con los objetivos que se fijan por las entidades organizadoras.


2. Definición de Protocolo

El término protocolo engloba varias acepciones, en tanto, la más familiar y de corriente uso por el común de la gente se refiere al conjunto de conductas y reglas que una persona deberá observar y respetar cuando se mueva en determinados ámbitos oficiales ya sea por una cuestión de circunstancia especial o bien porque ostenta algún cargo que lo lleva a transitar por estos.
Generalmente, aquellas personas que ostentan algún cargo ejecutivo de relevancia en un país como ser un ministro, un presidente o un diplomático deben respetar y tomar cuenta de determinadas cuestiones que hacen no sólo a los buenos modales o cuestiones vinculadas únicamente con las actitudes, sino también a aquellas cosas un poco más frívolas como ser la vestimenta, pero que en determinadas culturas o sociedades son de estricto cumplimiento y que no pasarán para nada desapercibidas en los ojos de aquellos que respetan y piden respetar los protocolos.
Por ejemplo, en aquellos países que ostentan una forma de forma de gobierno monárquico, el acercamiento y la visita a los reyes está rodeada y sujeta a un estricto protocolo que deberá si o sí ser respetado por la gente que sea invitada a una reunión o celebración en la cual los reyes sean los organizadores. Aunque, claro está, esta situación también se extiende en el caso contrario, porque aún cuando sea el rey quien visita por alguna cuestión otra nación, las personas que lo reciban también deberán guiarse por los principios del protocolo que esté en vigencia en ese momento.
Si bien para muchos de nosotros que estamos alejados de este tipo de situaciones nos parece una ridiculez o hasta casi una excentricidad el uso de los rarísimos sombreros que las mujeres deben ponerse para asistir a una boda real en Inglaterra, para ellos es obligatorio y una gravísima falta al protocolo desconocer la normativa.
Todo esto que les comentaba más arriba en cuanto al protocolo que las relaciones humanas deben observar en ámbitos más que nada oficiales. Sin embargo, también existe un protocolo en otros medios en los cuales todos los plebeyos nos movemos asiduamente y que también debe ser respetado y observado. Así por ejemplo, el medio social, político, académico, militar y laboral tienen que respetar otras cuestiones que no tienen que ver con sombreros, pero sí con el respeto y obediencia a determinados cargos considerados como superiores como puede ser el caso de los militares. En efecto, en organizaciones jerárquicas como las fuerzas armadas o de seguridad, la estructura de la Iglesia y, en menor medida, el entramado escolar, el respeto por el protocolo resulta no sólo bien visto, sino de cumplimiento específico. En forma algo menos acentuada, las residencias de los profesionales de la salud en los hospitales se comportan de un modo similar.
En este sentido, el vocablo “protocolo” admite otro sentido que vale la pena destacar, y es el que corresponde a los ensayos preclínicos o clínicos para la evaluación de un nuevo fármaco o de una nueva indicación de un medicamento conocido. Denominados trials en el inglés y habitualmente citados como “estudios” en las traducciones a nuestra lengua, estos protocolos son fuente de conocimientos novedosos en ciencias de la salud e incluso en otras disciplinas como la psicología, la sociología y otras áreas.
También se prefiere llamar protocolo a la secuencia o organización de órdenes o datos. Por consiguiente, existen protocolos informáticos, protocolos de evacuación de un edificio civil o comercial, protocolos de inicio de tramitaciones varias y otra serie de armados a pequeña escala o de nivel nacional e incluso internacional. De este modo, el protocolo es un verdadero concepto polisémico, que debe interpretarse en el ámbito y circunstancia correcta para lograr los resultados más adecuados.