Cuál es el Significado de Arrianismo - Concepto, Definición, Qué es Arrianismo

Definición, Concepto, Significado, Qué es Arrianismo


Concepto de Arrianismo

1. Concepto de Arrianismo

El arrianismo es el conjunto de doctrinas cristianas expuestas por Arrio, un presbítero de Alejandría, probablemente de origen libio. Algunos de sus discípulos y simpatizantes colaboraron en el desarrollo de esta doctrina teológica, que sostenía que Jesús era hijo de Dios, pero no Dios mismo.
Uno de los primeros y acaso el más importante punto del debate entre los cristianos de esa época fue el tema de la divinidad de Cristo que tuvo su origen cuando el emperador Constantino legalizó el cristianismo como un culto oficial para la población romana . El arrianismo fue condenado como herejía, inicialmente, en el Primer Concilio de Nicea (325) y, tras varias alternativas en las que era sucesivamente admitido y rechazado, fue definitivamente declarado como apostasía en el Primer Concilio de Constantinopla (381). No obstante las luchas entre católicos y arrianos, se mantuvo como religión oficial de algunos de los reinos establecidos por los godos en Europa tras la caída del Imperio romano de Occidente. En el Reino Visigodo de Toledo pervivió al menos hasta el III Concilio de Toledo (589), durante el reinado de Recaredo I, que se convirtió al Catolicismo, extinguiéndose posteriormente.
El arrianismo es definido como aquellas enseñanzas defendidas por Arrio opuestas al dogma trinitario determinado en los dos primeros concilios ecuménicos y mantenido en la actualidad por la Iglesia católica, las Iglesias ortodoxas orientales y la mayoría de las iglesias protestantes. Este término también se utiliza en ocasiones de forma inexacta para aludir genéricamente a aquellas doctrinas que niegan la divinidad de Jesucristo.
Arrio sostenía que el Hijo fue la primera criatura creada por Dios antes del principio de los tiempos. Según el arrianismo, este Hijo, que luego se encarnó en Jesús, fue un ser creado con atributos divinos, pero no era Dios en y por Sí mismo. Argüían como prueba de ello, que Jesús no pudo salvarse en la cruz.
La naturaleza del Hijo era el problema más complejo de los primeros siglos del cristianismo, como lo revelan las discusiones teológicas. En los primeros siglos del cristianismo se planteaba el problema de la relación entre el Hijo y Dios Padre. Esta controversia ha sido conocida como las disputas cristológicas.
En algunos grupos de la Iglesia cristiana primitiva se enseñaba que Cristo había preexistido como Hijo de Dios ya antes de su encarnación en Jesús de Nazaret, y que había descendido a la Tierra para redimir a los seres humanos. Esta concepción de la naturaleza de Cristo, que fue ganando adeptos con el paso del tiempo hasta convertirse en la creencia mayoritaria, trajo aparejados varios debates teológicos, ya que se discutió si en Cristo existía una naturaleza divina o una humana, o bien ambas, y si esto era así, se discutió la relación entre ambas (fundidas en una sola naturaleza, completamente separadas: Nestorianismo, o relacionadas de alguna manera).
El encarnacionismo prendió fuertemente en el mundo gentil, y especialmente en el occidente del Imperio romano. Arrio había sido discípulo de Pablo de Samosata, predicador cristiano de oriente del siglo III, y enseñaba que Cristo era una criatura, la primera criatura que había sido formada por el Creador antes del inicio de los tiempos.
Según Atanasio de Alejandría al que Arrio se oponía, éstas son algunas de las enseñanzas arrianas, citadas en su obra Discurso contra los arrianos:
"Dios no siempre fue Padre" sino que "hubo un tiempo en que Dios estaba solo y aún no era Padre, pero después se convirtió en Padre." "El Hijo no existió siempre;" pues, así como todas las cosas se hicieron de la nada, y todas las criaturas y obras existentes fueron hechas, también la Palabra de Dios misma fue "hecha de la nada" y "hubo un tiempo en que no existió" y "Él no existió antes de su origen", sino que Él y otros "tuvo un origen de creación". Pues Dios, dice, "estaba solo, y la Palabra aún no era, ni tampoco la Sabiduría. Entonces, al desear darnos forma, Él hizo a cierto ser y lo llamó Palabra, Sabiduría e Hijo, para que pudiera darnos forma por medio de Él."
Atanasio de Alejandría, Primer discurso contra los arrianos

Finalmente, en el Primer Concilio de Nicea del año 325 se aprobó el credo propuesto por Atanasio de Alejandría, y la cerrada defensa de la naturaleza divina del Hijo de Dios hecha por Atanasio consiguió incluso el destierro de Arrio y la lucha entre arrianos y católicos. Cuando éste fue perdonado el año 336, murió en misteriosas circunstancias (probablemente envenenado). La disputa entre partidarios de la Trinidad, arrianos y los llamados "semiarrianos" iba a durar durante todo el siglo IV, llegando incluso a haber emperadores arrianos (el propio Constantino I el Grande fue bautizado en su lecho de muerte por el obispo arriano Eusebio de Nicomedia). Ulfilas, obispo y misionero, propagó el arrianismo entre los pueblos germánicos, particularmente los visigodos, vándalos, burgundios y ostrogodos. Después del Concilio de Constantinopla del año 381, el arrianismo fue definitivamente condenado y considerado como herejía en el mundo católico. Sin embargo, el arrianismo se mantuvo como religión de algunos pueblos germánicos hasta el siglo VI, cuando Recaredo I, rey de los visigodos, se bautizó como católico en el año 587 e impuso el catolicismo como religión oficial de su reino dos años después con la lucha y oposición de los visigodos arrianos, tras el III Concilio de Toledo (589). Ignacio Olagüe Videla en La Revolución islámica en Occidente (1974) demuestra que el arrianismo y, en menor medida, el paganismo o el gnosticismo, no desaparecieron de España con la conversión de Recaredo. En Italia, las supervivencias arrianas en el Reino longobardo persistieron hasta muy avanzado el siglo VII y el rey Grimoaldo (662-671) puede considerarse como el último monarca arriano del Reino (y de Europa).
Tras la celebración en 325 del Concilio de Nicea , resurgió con fuerza en la propia Constantinopla la idea de arrianismo gracias al apoyo de su obispo, Eusebio de Nicomedia, quien logró convencer a los sucesores del emperador Constantino para que apoyaran el arrianismo y rechazaran la línea ortodoxa aprobada en Nicea y sustituyeran a los obispos nicenos por obispos arrianos en las sedes episcopales de Oriente.

2. Significado de Arrianismo

El arrianismo es una doctrina religiosa predicada por Arrio (256-336), un sacerdote alejandrino que negó la naturaleza divina de Cristo aunque sí lo consideró como representante de Dios, y su hijo en la Tierra, pero sin identificación con el propio Dios, su padre, que lo creó de la nada, y por lo tanto su existencia tiene un comienzo, y un período en que no existió. Su diferencia con el Dios padre también la hallaba en sus limitaciones milagrosas, ya que murió en la cruz, y su carácter divino solo puede aceptarse por extensión. El Espíritu Santo, también integrante de la Tríada Divina fue considerada también por Arrio como una creación divina y no como Dios, sino inferior a él, e incluso a Cristo.
Sus comienzos podemos situarlos alrededor del 318, pero el Concilio de Nicea la condenó en el año 325, pues se proclamó que la sustancia de Dios padre y de Dios hijo, era idéntica,
El emperador Constantino condenó a Arrio al destierro, siendo la misma suerte la de los obispos arrianos que permanecieron fieles a su fe, Eusebio de Nicomedia y Teognio de Nicea. Fue perdonado, primero Eusebio de Nicomedia, y luego Arrio en el año 336, aunque su muerte se produjo en circunstancias dudosas, presumiblemente víctima de una sustancia venenosa, antes de poder regresar.
Luego el arrianismo comenzó a propagarse ganando mucha influencia durante el reinado de Constancio II emperador de Oriente, aunque sufrieron la persecución por parte del emperador romano de Occidente, Constante, quien a su muerte ya no pudo impedir que el arrianismo, protegido por Constancio llegara a su máxima expansión, la que terminó con la muerte de ese emperador.
Siendo considerado el arrianismo una herejía por el Concilio de Constantinopla en el año 381, no pudo ser erradicado, ya que los pueblos germánicos, entre ellos los godos, lo aceptaron como fe. No existe el arrianismo en la actualidad.

3. Definición y Qué es Arrianismo

El arrianismo se desarrolló alrededor del 320, en Alejandría, Egipto con relación a la persona de Cristo y es llamado así por Arrio de Alejandría, el cual, y debido a su enseñanza doctrinal fue mandado al exilio a Iliria en 325 después del primer concilio ecuménico en Nicea el cual condenó su enseñanza como herejía. Esta fue la herejía más grande dentro de la iglesia temprana que desarrolló un significativo seguimiento el cual, casi domina la iglesia.
Arrio enseñó que sólo Dios el Padre era eterno y demasiado puro e infinito para aparecer en la tierra. Por lo tanto, Dios produjo a Cristo el Hijo de la nada como la primera y la más grande creación. El Hijo a su vez creó el universo. Debido a la relación del Hijo con el Padre en cuanto se refiere a la naturaleza, el Hijo es adoptado por Dios. Aunque Cristo era una creación tenía una gran posición y autoridad, él estaba para ser adorado y aún para ser mirado como a Dios. Algunos arrianos sostenían aún que el Espíritu Santo era la primera y más grande creación del Hijo.
Con relación a la encarnación de Jesús, los arrianos aseguraban que la cualidad divina del Hijo, el Logos, tomó el lugar del aspecto humano y espiritual de Jesús; por lo tanto, negaban la encarnación total y completa de Dios el Hijo, la segunda persona de la Trinidad.
Al asegurar que Cristo el Hijo como cosa creada fuera adorado, los arrianos estaban llevando a cabo e invocando, idolatría.