BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Cuál es el Significado de Egiptología - Concepto, Definición, Qué es Egiptología

ADS

Definición, Concepto, Significado, Qué es Egiptología


Concepto de Egiptología

1. Concepto de Egiptología

La Egiptología es el estudio científico de la civilización del Antiguo Egipto. Es una regionalización temática de varias disciplinas relacionadas con la historia antigua y la arqueología. Un practicante de esta disciplina es conocido como egiptólogo.
El estudio de la egiptología comprende desde el milenio V a. C. hasta el final de la dinastía Ptolemaica y la inclusión de Egipto como provincia del Imperio romano, en el siglo I a. C.
En Europa, hasta principios del siglo XIX, se conocía muy poco de Egipto, y menos de su pasado histórico, considerada una provincia otomana más, salvo lo que escribieron los clásicos griegos y romanos, o los escasos viajeros de la Baja Edad Media y del Renacimiento. Egipto era para muchos sólo una ruta alternativa que habían elegido los Cruzados para llegar a Jerusalén.
Vansleb fue enviado por Colbert, en 1672, para obtener manuscritos y medallas antiguas, visitado el convento copto de San Antonio, siendo el primer viajero que describe las ruinas de Antinoópolis, la ciudad romana erigida por Adriano.

Siglos XVIII y XIX

Egipto fue visitado y descrito por otros viajeros europeos como Richard Pococke, pero la primera exploración sistemática se llevó a cabo a finales del siglo XVIII, realizada por un grupo de estudiosos y dibujantes franceses que acompañaban a la expedición militar de Napoleón por Egipto. Sus trabajos se publicaron en la "Description de l'Egypt", entre 1809 y 1822, en 24 volúmenes. Las colecciones recogidas por los franceses se exhiben en el Museo del Louvre, aunque parte pasaron a manos británicas, como la Piedra Rosetta, cuando Alejandría fue tomada por los ejércitos ingleses, y se encuentran en el Museo Británico.
Bernardino Drovetti, Giovanni Belzoni, Henry Salt y otros expedicionarios recolectaron antigüedades para coleccionistas, engrosando los fondos de museos como el Louvre, el Británico, el de Berlín o el Museo Egizio de Turín. El inglés Sir John Gardner Wilkinson publicó en 1837 "La Vida y Costumbres de los Antiguos Egipcios" (Manners and Customs of the Ancient Egyptians), en tres volúmenes, un exhaustivo estudio recogiendo doce años de trabajos en Egipto y Nubia.
A inicios del siglo XIX surgió la ciencia de las antigüedades egipcias, pues antes, los jeroglíficos grabados en los muros de los templos habían permanecido indescifrables, así como los textos en escritura hierática y demótica de los papiros. Hubo un gran avance a fines del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX, con las grandes aportaciones de Jean-François Champollion en el descifrado de jeroglíficos, y los numerosos descubrimientos en muchas sepulturas del Bajo y Alto Egipto.
William Flinders Petrie, introdujo y desarrolló nuevas técnicas de excavación y estudios de campo meticulosos. Pensaba que había que anotar y preservar la mayor cantidad de evidencias, más que recopilar objetos y antigüedades de alto valor económico, una práctica arqueológica muy avanzada en su época, plagada de coleccionistas desaprensivos.

Siglo XX

Estaba de moda en la egiptología de la primera mitad del siglo XX el concepto de que un pueblo extranjero había penetrado en el Valle del Nilo, hacia 3400 a. C., civilizando a los nativos e imponiéndoles una organización política y social más avanzada, fundando la monarquía.
Después de un estancamiento relativo, de 1950 a 1970, hubo un cambio de enfoque, con las aportaciones de especialistas en antropología, sociología, y estadística, que permitieron una valoración más rigurosa y ajustada de las evidencias arqueológicas, fundamentalmente en el estudio del periodo predinástico egipcio, impulsando un mejor conocimiento de la civilización egipcia, una de las primeras y más deslumbrantes en la historia de la humanidad.
Los elementos de origen extranjero fueron marginales, de muy corta duración y de muy escaso peso en el desarrollo político o social de Egipto ya que el registro arqueológico no indica ningún salto o marcada discontinuidad cultural compatible con una invasión o penetración masiva de influencias externas que incidieran decisivamente en el desarrollo de ninguna de estas culturas. –Juan José Castillos.

2. Significado de Egiptología

¿Qué es la Egiptología?
Obviamente, el primero de los conocimientos que ha de adquirirse sobre determinada ciencia es qué es y en qué consiste. La Egiptología es la ciencia que estudia la antigua civilización egipcia en todos sus aspectos desde su prehistoria hasta el final de la era faraónica con la conquista de Egipto por Alejandro Magno en al 332 a.e., continuando también con las etapas posteriores hasta llegar a la cultura copta --originada por la cristianización de los egipcios en las proximidades del comienzo de nuestra era-- cuya lengua constituye el último estadio de la lengua faraónica y cuyo campo de estudio tiende a ser cada vez más independiente de la Egiptología por la necesaria especificidad que se requiere para estudiar todo su corpus documental e histórico.
La campaña de Napoleón en Egipto en 1798, y especialmente la expedición de eruditos que la acompañó, facilitó el comienzo de los estudios científicos acerca del viejo país de las pirámides. Como resultado de esta campaña fue descubierto fortuítamente en 1799 un edicto (196 a.e.) del rey de Egipto Ptolomeo V Epífanes escrito en dos lenguas, griego y egipcio, y con tres tipos de escritura, griega, jeroglífica y demótica --desarrollo cursivo de la jeroglífica--, sobre una roca oscura de aspecto basáltico. Este edicto fue bautizado con el nombre de Piedra de Rosetta --transcripción aproximada del nombre árabe de la ciudad donde se descubrió: Rashid-- y a través del estudio comparativo de sus tres tipos de escritura y algunos otros ejemplos, y teniendo en cuenta el trabajo de sus predecesores Sacy, Akerblad y Young, el filólogo francés Jean François Champollion en 1822 pudo sentar las bases del sistema de escritura del antiguo Egipto, perdidas para el mundo desde aproximadamente el siglo V d.e.
Desde un punto de vista general, la Egiptología suele ser estudiada desde dos grandes perspectivas en las que el método histórico es parte fundamental: la filología y la arqueología faraónicas, imprescindibles entre ambas. Son las interpretadoras iniciales de los restos. La primera consiste en el estudio de la civilización egipcia a partir de los textos e inscripciones y la segunda a partir del estudio de los restos arqueológicos. Como disciplinas internas la egiptología suele contar con ciencias como la paleografía, epigrafía, gramática faraónica, fonética y fonología históricas, papirología, escrituras jeroglífica, hierática y demótica, arqueología egipcia, cultura faraónica, etnología, historia de Egipto, etc. Además, dado que se trata del estudio de una civilización y sus contextos, es imposible de abordar si no es como trabajo interdisciplinario de todas las ciencias que estudian cada aspecto y condición de esa civilización, como por ejemplo, la Geología, la Botánica, la Semiótica, la Musicología, la Medicina, la Antropología social y cultural, la Teología, la Sociología, etc.
En muchas de las grandes universidades del mundo se imparte esta carrera, teniendo una duración que oscila entre 3 y 5 años, dependiendo de la densidad de los programas, del país y de la institución. Sin embargo en España, por diversos motivos de variada índole y a pesar de la brillante cantera de egiptólogos que poseemos, carecemos de cátedra de Egiptología, siendo provisionalmente asumidas sus funciones por las cátedras de Historia Antigua y la realización de trabajos de tesis doctoral sitos en los más variados Departamentos. No obstante esto, desde hace ya varios años, diversos itinerarios egiptológicos tienen lugar en la universidad española permitiendo a los alumnos obtener una sólida formación en los contenidos curriculares que se imparten.
Hay que señalar, no obstante, que en España no todo el mundo piensa que sería necesaria la presencia de una cátedra de Egiptología, pues hay un sector de profesores en la universidad que piensa que los estudios del Egipto antiguo deben ser competencia de las cátedras de Historia y que sin ser Licenciado en Historia no se puede ser Egiptólogo. Sin embargo, ha de reseñarse igualmente, en honor a la verdad, que varios de los egiptólogos del mundo lo son debido a estudios de distinta naturaleza que los de Historia Antigua, como por ejemplo, todos aquellos que han culminado su especialización en la antigua civilización faraónica gracias a las disciplinas filológicas. Así pues, el problema está institucionalmente sin resolver en nuestro país.
Actualmente hay que distinguir, como ocurre paralelamente en varias otras áreas de conocimiento en Humanidades, entre licenciado en Egiptología y egiptólogo. Todos los licenciados en Egiptología deberían ser, lógicamente, egiptólogos, pero no todos los egiptólogos son licenciados en Egiptología. Aunque, hablando con propiedad, un profesional de la Egiptología sólo puede serlo una persona versada en Egiptología que ejerza una actividad con derecho a retribución económica en relación con esta ciencia y para ello lo habitual socialmente es que las instituciones universitarias otorguen una licencia o permiso --licenciatura-- para poder ejercer la profesión allí donde las leyes lo demanden, la realidad cotidiana y ontológica es que un egiptólogo no ha de ser necesariamente un profesional de la Egiptología --en sentido estricto pocos profesionales de la Egiptología hay en nuestros días, a pesar de haber personas licenciadas en esta ciencia por alguna universidad--. Un egiptólogo es un erudito en Egiptología, como un filósofo, por ejemplo, lo es en Filosofía, un filólogo en Filología, un gemólogo en Gemología o un lingüista en Lingüística.
Por otro lado, las instituciones educativas de un país sancionan la especificidad, responsabilidad civil y penal e incidencia social que conlleva cada profesión requiriendo de licenciados sólo para aquellas que se consideran en posesión del mayor grado de estas características. Ese es el motivo por el que se requieren estas condiciones exclusivamente para poder ejercerse carreras como, por ejemplo, las de Derecho, Farmacología, Arquitectura, Medicina y Enfermería, entre varias. Cuanto menor sea considerado ese grado de cualificación y obligación civil y penal para una determinada profesión, menores serán también los requisitos institucionales para poder ejercerla. Por todos estos motivos, mientras que en profesiones con reconocimiento de incidencia social directa se persigue legalmente el intrusismo profesional, en Egiptología esto no es posible, obviamente. Por ello, en este campo del conocimiento es el gran público el que debe tener su inteligencia y raciocino especialmente bien despiertos, dispuestos y preparados para poder juzgar la bondad y veracidad, la coherencia y perfección científicas en suma, de todas aquellas cosas que se publican sobre la civilización del Egipto antiguo.

3. Definición y Qué es Egiptología

Egiptología es el nombre con el cual se designa a la disciplina que se ocupa excluyentemente del estudio y el análisis de la civilización egipcia antigua.
El Antiguo Egipto supo ser una civilización humana que se asentó en las riberas del Río Nilo y se desarrolló de manera esplendorosa por tres mil años aproximadamente, desde el 3150 A.C. y hasta el 31 A.C. cuando fue conquistado por el Imperio Romano. Por caso, el objeto de estudio de la egiptología se encuentra comprendido entre ese lapso, desde el siglo V A.C. y hasta la inclusión de Egipto a la órbita del Imperio Romano.
La clave del éxito de Egipto ha estado sin dudas en su geografía, el río Nilo les permitió desarrollar sus propios recursos y además les facilitó siempre su posición frente al enemigo. El faraón era la autoridad política máxima y estaba revestida de características divinas.
En tanto, la Egiptología consiste de una variedad temática en la cual el Egipto Antiguo es el objeto y sujeto de atención y materias como la historia y la arqueología disponen de una presencia destacada.
Hasta el siglo XIX se sabía muy poco de la cultura y de la sociedad egipcia antigua, en tanto, por aquel tiempo, una expedición de eruditos y de dibujantes franceses que acompañaba una expedición militar liderada por Napoleón por tierras de Cleopatra y Cía. trajo mucha luz acerca de la particular y fascinante civilización egipcia. Incluso, ese viaje fue sintetizado en una obra con mucha información que se publicó en volúmenes: Description de l’Egypt y además los expedicionarios recolectaron piezas y elementos que más tarde se convirtieron en objetos preciados de museos.
Tiempo después, hacia finales del siglo XIX y comienzos del XX, hubo asimismo grandes avances en el conocimiento de los egipcios gracias al desciframiento de su singular escritura: los jeroglíficos.
Al individuo que se dedica profesionalmente a la misma se lo designa como egiptólogo. El filólogo francés Jean-François Champollion está considerado como el padre e impulsor de esta disciplina por haber sido el primero en descifrar la piedra de los idiomas o piedra de Rosetta, grabada en griego, egipcio y demótica, y por decodificar el sonido de cada uno de los jeroglíficos.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada