Cuál es el Significado de Plenilunio - Concepto, Definición, Qué es Plenilunio

Definición, Concepto, Significado, Qué es Plenilunio


Plenilunio – Definición de Plenilunio, Concepto de Plenilunio, Significado de Plenilunio

1. Concepto de Plenilunio

Plenilunĭum es una noción de la lengua latina que llegó a nuestro idioma como plenilunio. El plenilunio es, simplemente, la Luna llena: la fase en la que el satélite de la Tierra puede verse totalmente iluminado desde nuestro planeta.
Esta particularidad se produce cuando la Tierra se halla justo entre el Sol y la Luna. Esto tiene lugar cada veintiocho días, cuando el ciclo de la Luna se completa. El plenilunio suele ocurrir unos catorce días después del novilunio (la Luna nueva), el momento en el que el satélite se sitúa entre nuestro planeta y el Sol y la iluminación de su cara visible es nula.
El plenilunio suele dar lugar a diversos mitos. Se cree, por ejemplo, que los hombres-lobo adquieren su condición animal en las noches de Luna llena. Esto puede asociarse a la creencia de que los lobos le aúllan a la Luna llena, algo que es erróneo. Estos animales, en realidad, siempre aúllan para comunicarse: lo que ocurre en las noches de plenilunio es que, al haber una mayor luminosidad, se encuentran más activos y, por lo tanto, aúllan más.
En la antigüedad también se pensaba que el plenilunio podía vincularse a la locura. Por eso se desarrollaron términos como lunático, que se emplean para calificar a quien está desquiciado. El plenilunio incluso era señalado como causa de insomnio.
Lo cierto es que la ciencia nunca ha logrado demostrar ningún efecto del plenilunio sobre la conducta del ser humano. Todo parte del folklore y de tradiciones que se fueron compartiendo de generación y en generación y que llegaron hasta nuestros días.

El plenilunio o luna llena es una fase lunar que sucede cuando nuestro planeta se encuentra situado exactamente entre el Sol y la Luna. En este momento el ángulo de elongación o de fase de nuestro satélite es de 0º y la iluminación es del 100%.
El hemisferio visible de la Luna alcanza su mayor iluminación, no siendo posible distinguir con detalle los accidentes de su superficie debido a la ausencia de sombras, aunque es el momento ideal para la observación de los rayos de algún cráter radiado. Esta fase sucede a los 14 días aproximadamente del novilunio. En este momento la Luna alcanza una magnitud aparente de -12,55.
Dependiendo de la época del año, el orto del satélite suele suceder entre las 17:00 y las 19:50 y el ocaso sobre las 04:30 y las 07:50. En esta fase se pueden producir eclipses de Luna, la luna refleja la luz del sol a la Tierra con la totalidad de su cara visible por lo que se puede observar completamente circular y con una gran luminosidad. Ocurre cada 28 días cuando se completa el ciclo lunar.
Al pensar de que la Luna completa su órbita alrededor de la Tierra en sólo 27,322 días (el mes sideral), como consecuencia del movimiento orbital de la Tierra alrededor del Sol, ésta necesita cerca de dos días más que la Tierra, la Luna, y el Sol adquieren la misma geometría relativa. En término medio el número de días entre dos fases lunares similares (e.j., entre una luna llena y la siguiente) es sobre 29.531 días. Este periodo se denomina lunación, mes lunar, o mes sinódico. El número real de días en un mes lunar puede variar entre 29,272 y 29,833 porque la velocidad de la Luna y La Tierra no son constantes en sus órbitas elípticas, y porque interactúan gravitatoriamente con otros cuerpos del sistema solar.
Aunque el mes de febrero tiene tan sólo 28 días (o 29 en un año bisiesto), han sido muy pocas ocasiones en las que este mes no ha tenido luna llena. En especial, no ha habido luna llena en febrero de 1866, 1885, 1915, 1934, 1961 o 1999. Tampoco la habrá en febrero de 2018. En estos años, hubo indistintamente dos lunas llenas en enero, marzo, o incluso en ambos (como en 1999). En el año bisiesto de 1972, hubo luna llena el 29 de febrero. El anterior 29 de febrero la luna llena ocurrió en 1820 y después que en 1752.
Una luna llena suele tener la duración de una noche entera. Esto es un tanto engañoso, ya que la Luna vista desde la Tierra se encuentra cada vez más grande o más pequeña. Su tamaño máximo sucede en el momento en que la expansión se detiene, y cuando en la gráfica su inclinación de la tangente es cero. En cualquier lugar, sobre la mitad de este máximo absoluto, la luna llena será potencialmente visible, como la otra mitad durante el día, cuando la luna llena esté detrás del horizonte. Muchos almanaques no solo listan la luna llena por fecha, sino también por su tiempo exacto (normalmente en GMT). Los típicos calendarios mensuales que incluyen las fases de la Luna pueden ser datos diferentes por la zona horaria.
Las lunas llenas están tradicionalmente asociadas con insomnio temporal, demencia (de ahí términos como lunático) y varios fenómenos mágicos como la licantropía. No se han encontrado pruebas sólidas de los efectos sobre el comportamiento humano en el tiempo en que transcurre una luna llena, ya que los estudios por lo general no resultan coherentes, mostrando algunos un efecto positivo y otros uno efecto negativo.
Muchos neopaganos tienen un ritual mensual llamado Esbat en cada luna llena, mientras que algunos practicantes de religiones tradicionales chinas ofrecen sus rituales a sus antecesores y deidades en cada luna llena y nueva.
El hindú, tailandés, hebreo, islámico, tibetano, maya, Neo-pagano, Celta, y el tradicional Calendario chino están basados en las fases de la Luna. Ninguno de estos calendarios, sin embargo, comienzan su mes con la luna llena. En el calendario chino, hebreo, tailandés y a veces en el hindú, la luna llena siempre recae a mitad del mes.
En el Calendario gregoriano, la fecha de Pascua cae el primer domingo después de la luna llena ecclesiástica que sucede después del equinoccio vernal ecclesiástico. En este contexto, la fecha de la luna llena (junto con la fecha del equinoccio vernal) no se calcula en función de fenómenos astronómicos reales, sino de acuerdo a un calendario de aproximación a estos fenómenos.
En el calendario chino, la Fiesta de medio Otoño cae en la luna llena del octavo mes, mientras la Fiesta de los Faroles cae en la primera luna llena del año.