Definición de Biótico

Biótico - Su Significado, Definición y Concepto

Definición de: Biótico

Biótico hace referencia a aquello que resulta característico de los organismos vivientes o que mantiene un vínculo con ellos. Puede también ser aquello que pertenece o se asocia a la biota, un concepto que permite nombrar a la fauna y la flora de un cierto territorio.
Abiótico, en cambio, refiere al entorno en el que no puede desarrollarse la vida; es el término opuesto a biótico, ya que nombra a lo que no se incluye o no es un producto de los seres con vida.

Los factores bióticos que forman parte de un ecosistema son la fauna y la flora. Incluyen a todos los seres que disponen de vida, ya sean plantas, bacterias, animales, y a los productos de estos organismos. Los factores abióticos, por su parte, aparecen por la acción de los componentes químicos y físicos del entorno (el aire, el agua, el suelo, el sol).
Por ejemplo: las vacas, los caballos y las cabras, que pertenecen al grupo biótico, conviven en un mismo ecosistema, que puede ser un campo. Para su subsistencia, necesitan de distintos factores abióticos, como el aire y el agua.
Cabe destacar que los elementos probióticos son unos determinados componentes que se emplean al producir alimentos como embutidos o lácteos, con el objetivo de sumar propiedades benéficas y de incrementar la calidad. Los agregados probióticos presentan bacterias que resultan beneficiosas para el organismo.
Podemos mencionar, por último, que el campo biótico es el campo electrodinámico que está vinculado a las biomembranas existentes en las cloroplastos y las mitocondrias de las células eucariotas y también en diversas regiones de las células procariotas.

Alimentación macrobiótica

Como tantas otras tendencias sociales, la alimentación macrobiótica es un concepto que nace a partir de la cultura oriental. En este caso, se basa en el principio del Yin y el Yang, y propone que existe siempre un equilibrio entre estas dos fuerzas, las cuales presentan una proporción diferente en cada caso.
Aplicado a la alimentación, se habla del balance entre sodio y potasio, y se establece que para conseguir un equilibrio es necesario consumir una unidad del último por cada cinco del primero. Durante la digestión, los alimentos ingeridos son descompuestos para extraer los elementos moleculares que luego se introducen en la sangre. El propósito de este estilo de vida es colaborar con el proceso de asimilación, para evitar que el organismo se fatigue, lo cual puede acarrear enfermedades.
Volviendo al Yin y el Yang, los alimentos se clasifican en dos grupos, para facilitar una elección equilibrada, procurando respetar esa razón de 5 a 1 definida anteriormente. Se habla de dos procesos que buscan balancear las comidas: de yanguización, para eliminar el exceso de Yin, que se consigue por medio de la cocción, del agregado de sal, etcétera; y de yinización, a partir de la fermentación o la maceración, entre otras técnicas.

Los antibióticos

Reciben el nombre de antibióticos aquellos compuestos químicos que se utilizan con el fin de eliminar o inhibir el desarrollo de organismos infecciosos. Todos comparten la propiedad de la toxicidad selectiva, o sea, superior al enfrentarse a los entes invasores que a los animales o seres humanos. Entre los antibióticos más conocidos se encuentran la penicilina, que ha sido utilizada en el tratamiento de enfermedades infecciosas como sífilis y tétanos, y la estreptomicina, útil contra la tuberculosis.
Originariamente, la palabra antibiótico se utilizaba como sinónimo de compuestos orgánicos provenientes de bacterias y hongos que fueran tóxicos para otros seres vivos. Actualmente, también se refiere a productos sintéticos o semisintéticos. Entre las categorías en las que se pueden clasificar estos fármacos, se encuentran los antibacterianos, los antipalúdicos, los antivirales y los antiprotozoos.

Concepto de: Biótico

La palabra biótico dispone de un empleo extendido en el campo de la biología, área donde se la emplea para referir, por un lado, a aquello que es característico de los seres vivos o que está relacionado a los mismos. Y por otro lado se la emplea para referirse a la biota o lo vinculado a la misma. En tanto, se llama biota al conjunto de seres vivientes que habitan una determinada región, es decir, a la fauna y a la flora que se encuentra en una zona dada.
Entonces, la fauna y la flora de un lugar, que conforman lo que popularmente se conoce como ecosistema, son factores bióticos y dentro de ese universo se cuentan todos los organismos vivientes, tales como: bacterias, animales, plantas, seres humanos y todos los productos que provienen de estos organismos. Ahora bien, en esa convivencia de organismos vivos se despliegan comportamientos y se evidencian características especiales que permitirán a los mismos sobrevivir y reproducirse.
En la vereda de enfrente nos encontramos con el concepto de abiótico, que justamente se le contrapone al que nos ocupa porque permite designar a aquel hábitat, entorno, en el cual es imposible que se desarrolle vida por las condiciones adversas que presenta para ello. Son factores abióticos aquellos que resultan de la acción de componentes físicos y químicos del entorno, tal es el caso del sol, del suelo, el aire y el agua.
Aunque, cabe destacarse, que los factores bióticos necesitan en algún momento de los factores abióticos para subsistir en el medio, porque por ejemplo, los animales, los seres humanos, necesitamos si o si del aire y del agua para vivir, sin ellos difícilmente podamos sobrevivir.
Por su lado, se denomina como elementos probióticos a aquellas sustancias que son empleadas a la hora de fabricar alimentos como los lácteos o los embutidos. Los mismos les aportan a estos productos beneficios y mayor calidad porque disponen de bacterias que son altamente saludables para los organismos.