BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Definición de Extinción

ADS

Extinción - Su Significado, Definición y Concepto

Definición de: Extinción

Desaparición definitiva de cualquier especie viviente debido a causas ambientales, como el cambio climático, o competitivas, como la aparición de nuevos organismos mejor adaptados que desplazan a los ya existente, o a la aparición de una epidemia o a la acción del hombre. El término también se aplica a la desaparición de categorías taxonómicas superiores a la especie, como un género o una familia dados.


En la mayoría de los casos la causa de la extinción no es única, sino que se debe a una interacción de factores. Las desapariciones más significativas son las de los grandes organismos, como los dinosaurios, los mamuts o el recientemente desaparecido bucardo, una subespecie de cabra montés. La explotación humana ha contribuido enormemente a este proceso en los últimos años, bien mediante la urbanización de terrenos con la consiguiente pérdida de sus hábitats, o a través del exceso de caza y de pesca, y la lista de especies animales y vegetales amenazadas de extinción es actualmente muy numerosa (Véase Especies amenazadas).

Extinción gradual


Tipo de extinción en el que las especies van desapareciendo de forma escalonada a lo largo de un periodo más o menos largo de tiempo. Sólo recientemente han podido ser separadas de las extinciones masivas. Un estudio realizado en la Universidad de Chicago ha estimado que en los últimos 250 millones de años, la extinción gradual de los organismos marinos ha sido de aproximadamente 180 a 230 especies por cada millón de años, continuidad interrumpida cada 26 millones de años por un periodo de extinciones masivas.

Extinción masiva


Tipo de extinción que tiene lugar cuando desaparecen al menos el 50% de las especies de un hábitat determinado en menos de tres millones de años. Sólo a lo largo del Fanerozoico han tenido lugar nueve grandes extinciones.

La primera de las grandes extinciones registradas tuvo lugar durante el Vendiense, que supuso la extinción de la fauna de Ediacara la segunda gran extinción se produjo a comienzos del Ordovícico la tercera, en el tránsito entre el Ordovícico y el Silúrico, la cuarta a finales del Devónico, la quinta a finales del Pérmico, la cual ocurrió hace 248 millones de años y fue la mayor de todas, en la que se extinguieron entre el 80 y 85% de las especies que entonces vivían; la sexta tuvo lugar a finales del Triásico, la séptima a finales del Jurásico, la octava a finales del Cretácico; y la novena durante el Paleógeno.

Probablemente la más conocida es la que se produjo en el límite entre el Cretácico y el Terciario y que se explica mediante la Hipótesis del Gran Impacto, en la que se propone que la causa de las extinciones masivas fue el impacto de un asteroide de unos 10 km de diámetro contra la Tierra. En esta extinción desaparecieron los dinosaurios, esos grandes reptiles que tiempo atrás habían dominado la Tierra, así como muchas otras especies, principalmente aquéllas que pesaban más de 25 kg, y una gran parte de la flora de las zonas templadas; incluso la vida planctónica de los océanos llegó a extinguirse, aunque no tanto los organismos pequeños y de agua dulce. En general, cuando grupos enteros de organismos se extinguen se abren nuevas oportunidades de evolución para los que sobreviven, y muchos científicos opinan que la gran evolución que han experimentado los mamíferos, que tiene su culminación en el hombre, ha tenido lugar gracias a la extinción de los grandes dinosaurios.

Concepto de: Extinción

En contextos como el de la biología o la ecología la extinción es uno de los escenarios y realidades menos deseables ya que significa la desaparición de una especie o grupo de estas. Esta “desaparición” puede deberse a una razón natural, es decir, en el caso de aquellas especies que solo se reproducen sexualmente, la extinción se dará inevitablemente si es que solo quedan ejemplares del mismo sexo, haciendo obviamente imposible que la misma continúe, o bien, producirse como consecuencia de la actividad non sancta del hombre que no cuida su intervención en la naturaleza y produce una catástrofe como la extinción, porque sin dudas y en definitivas cuentas eso representa la extinción. Dentro de estas intervenciones poco responsables que a veces realiza el ser humano se cuentan: la persecución y caza indiscriminada de una especie, la contaminación, la destrucción de su hábitat y la introducción de animales depredadores que claro harán real e inmediatamente la desaparición de las especies.
Se considerará extinta a una especie cuando el último de sus representantes muera. En tanto, seguramente escucharemos hablar de peligro de extinción cuando por ejemplo y aún cuando el número sea importante, queden 300 mil ejemplares del mismo sexo de una especie determinada.
En lo que va de historia en la tierra se cuentan hasta el momento un número de seis extinciones que se dieron de modo masivo, en la mayoría de estas, muchísimas especies, entre ellas, los dinosaurios, una de las más famosas por la cantidad de películas, historias y mitos que se desplegaron a su alrededor, desaparecieron en un muy corto período de tiempo geológico y se lo ha atribuido especialmente al impacto de asteroides y a las explosiones volcánicas.
Si bien cuando se produce la extinción de alguna especie esto debe ser tomado como un hecho definitivo, es decir, como decíamos, hace millones de años desaparecieron los dinosaurios, entonces, no es que dentro de unos años y como consecuencia de una renovación los tendremos entre nosotros, hoy en día y como consecuencia de la aparición de prácticas como la clonación esta cuestión se ha puesto algo en dudo, pero lo cierto es que todavía no hay nada firme ni cierto al respecto, solo que la extinción es un fenómeno que continuará…
Entre las especies recientemente extintas nos encontramos con el macao glauco, periquito de Carolina, paloma migratoria americana y el zorro-lobo de las islas Malvinas entre otros y respecto de los que actualmente están sobrellevando ese peligro se cuentan: pato serrucho, alerce, huemul, gato andino, ballena azul, tatú carreta, tigre siberiano, jaguar, cóndor, Chinchilla, entre otros.

Significado de: Extinción

La palabra extinción (con origen en el latín exstinctio) refiere a la consecuencia o resultado de extinguir o de lograr extinguirse. Para la biología y la ecología, el concepto resume en un solo término lo que ocurre cuando desaparecen todos los integrantes de una misma familia o especie.
Un género, clan o especie son considerados extintos cuando fallece su último miembro y, por lo tanto, deja de existir ese grupo (ya que no hay chances de reproducción y resulta imposible entonces soñar con una nueva generación). Como la distribución de una especie en este planeta puede llegar a ser demasiado amplia, es casi imposible determinar el momento exacto de la extinción.
Por lo general, las especies se extinguen en la primera década de millones de años desde su surgimiento. En algunos casos, sin embargo, consiguen subsistir durante millones de años. Algunos expertos afirman que casi la totalidad de ellas se calcula que el 99,9%) que en algún momento poblaron la Tierra ya están extintas.
El incremento de la población humana y su mayor distribución geográfica han hecho que las extinciones se vuelvan más frecuentes en los últimos 100.000 años. Se estima que, para 2100, la mitad de las especies que existen en la actualidad podrían estar extinguidas.
Cabe resaltar que se ha desarrollado una clasificación que refiere al riesgo de extinción que experimenta una especie: a mayor riesgo, mayor probabilidad de que se extinga. Una especie amenazada es aquella que podría extinguirse en un futuro próximo. Una especie en peligro de extinción, por su parte, tiene su existencia comprometida a nivel global.
Cuando la especie está en peligro crítico de extinción, el riesgo es extremadamente alto. El gorila de montaña, el lince ibérico, la foca monje del Mediterráneo y la tortuga carey son algunos animales en esta condición.

Extinción Humana Voluntaria

Existe un movimiento que se llama Movimiento por la Extinción Humana Voluntaria que propone la colaboración de toda nuestra especie por dejar en libertad toda la tierra, dejando de reproducirnos y consiguiendo que dentro de cientos de años la tierra recupere su espacio, el resto de los animales decidan cómo vivir, evolucionar si lo desean y todo el planeta pueda recuperarse de los daños que le ha causado el ser humano.
No se trata de exterminar a nuestra especie asesinándola, sino de dejar de procrear, no agregar nunca otro ser humano a la población.
Al hablar de la extinción humana las personas suelen alarmarse, sin embargo no lo hacen tanto cuando de lo que se trata es de la desaparición de otras especies. ¿Acaso somos más importantes que ellas? Al referirnos a la extinción decimos que es un proceso natural de la vida sobre la Tierra, entonces… ¿la nuestra también debería ser una de las especies que dejara de existir algún día? ¿qué nos hace pensar que no es así? Así como no nos preocupamos por aquellas que ya se han extinguido, no deberíamos hacerlo por la raza humana. La mayoría de las personas que alguna vez estuvo viva, está muerta y todos sabemos que algún día moriremos ¿qué diferencia hay entre saber que moriremos y en que nuestra especie deje de existir?
A lo largo de los años el ser humano ha permitido y ha exterminado a millones de especies por una única causa, el dinero, el poder, la conquista; así especies que durante miles de años habían sabido evolucionar transmitiendo sus códigos genéticos, desaparecieron de la noche a la mañana y nadie luchó por salvarlas. El asesinato de la vida es uno de los mayores crímenes que viene cometiendo el ser humano de que existe.
Según lo que argumenta este movimiento, lo cual solicito que pienses detenidamente, la tasa de extinción de nuestra actualidad es mil veces superior al promedio de todas las eras y podría solucionarse de un sólo modo, con la extinción de la nuestra porque, aparentemente no hay razones para creer en que esta humanidad cambie.
Además, sería una excelente oportunidad para demostrar que no hemos perdido dos de las cualidades de nuestra especie que más valen la pena: la compasión y la razón. La primera, para comprender lo que necesita el planeta y la segunda para actuar en consecuencia, tomar una decisión y sostenerla a lo largo del tiempo: suprimiendo la vida futura de nuestra especie para defender la vida que ya es sobre este planeta.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS