Definición de Psoriasis

Psoriasis - Su Significado, Definición y Concepto

Definición de: Psoriasis

Dermatosis generalmente crónica y de etiología desconocida.

[Medicina] Se caracteriza por la presencia de escamas rojizas, algo gruesas, generalmente indoloras, que producen prurito en algunos casos y en determinadas épocas, y que aparecen en el dorso y las superficies de brazos y piernas, principalmente en el codo y la rodilla. El cuero cabelludo queda afectado casi siempre. Va asociada muchas veces a la artritis reumatoide. Es propia de los individuos de raza blanca en la edad media de su vida y se asocia más frecuentemente al sexo masculino. Parece ser que también existe un componente genético.


Se trata de una enfermedad de etiología desconocida, aunque algunos estudios la relacionan con alteraciones de los aminoácidos de la queratina, y también se ha observado una elevada proliferación celular de las células epidérmicas.

Las lesiones que provoca se caracterizan por la formación de una placas eritematosas que contienen escamas plateadas, que al rascarse se desprenden dando lugar a pequeños pero numeros puntos hemorrágicos. Existen varios tipos de psoriasis, según el tamaño de las lesiones. En ocasiones, afecta también a las uñas y produce degeneraciones importantes y desarrollo defectuoso de éstas. El prúrito que aparece en esta dermatosis tiene un carácter inconstante.

Existen varios métodos terapéuticos para combatir la psoriasis. Ha resultado ser eficaz la exposición al sol, la radioterapia y la administración de vitamina A en la dieta, pero conviene eliminar el exceso de grasas. También se obtienen buenos resultados con el empleo de cortisona y ACTH, y ciertos queratolíticos para curar las lesiones producidas.

Concepto de: Psoriasis

Psoriasis es la denominación otorgada a una enfermedad que afecta la piel. Se trata, por lo tanto, de una dermatosis (el tipo de trastorno caracterizado por erupciones, forúnculos y manchas en la piel).
La psoriasis suele ser crónica e implica la inflamación de la piel, provocando diferentes clases de lastimaduras que pueden evolucionar de distintas formas. La aparición de estas marcas puede producirse en diversas zonas del cuerpo, aunque las más habituales son los brazos, las piernas, la espalda, el vientre y la nuca.
Diversos estudios indican que la psoriasis afecta hasta al tres por ciento de las personas a nivel mundial. La enfermedad aparece tanto en hombres como mujeres y en la mayoría de los casos irrumpe entre los quince y los treinta y cinco años de edad. Es importante destacar que no se trata de una enfermedad contagiosa y que no tiene ningún vínculo con el cáncer de piel. En muchos casos, la psoriasis se hereda.
Existen diversas causas que pueden provocar la irrupción de la psoriasis. Trastornos del metabolismo, una infección, rasguños y el estrés son algunos de los motivos que pueden desembocar en el desarrollo de la psoriasis o en un aumento de la agudez de la misma.
De acuerdo a sus características, la psoriasis se clasifica de distintas formas. Puede hablarse, por lo tanto, de psoriasis pustulosa, psoriasis en gotas, psoriasis vulgar, etc. Un médico puede diagnosticar la enfermedad mediante un examen clínico e incluso, si es necesario, puede realizar una biopsia.
La psoriasis puede tratarse de diversas maneras, incluso con fármacos y fototerapia. Es probable que el médico recomiende al enfermo no cubrir las heridas, bañarse en el océano siempre que sea posible, exponerse a los rayos solares (aunque no al mediodía y en las primeras horas de la tarde), beber una buena cantidad de agua y usar lociones hidratantes.