Definición de Cráneo

Cráneo - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Cráneo y su Importancia

La palabra cráneo proviene en su etimología del vocablo griego κρανίον que puede leerse en nuestro idioma como “kraníon”, que pasó al latín como “crāneum” término que se usa para nombrar un conjunto de ocho huesos articulados e inmóviles, fijación lograda por cartílago o por tejido conectivo fibroso, que forman una caja protectora del encéfalo, que recibe el nombre de neurocráneo, el que se diferencia del esplacnocráneo o cara. Al cráneo también se lo conoce como calavera, aunque a este término se lo suele usar para nombrar el cráneo de un muerto.

Los ocho huesos del neurocráneo son: el occipital, el frontal, el esfenoides y el etmoides (impares y medios) mas el temporal y el parietal (laterales y pares).
El neurocráneo, externamente, es una cavidad integrada por: 1. la calota o bóveda craneal, en la región superior, formada por huesos de revestimiento, planos, que son el frontal, el occipital y los dos huesos parietales; 2. la región temporal, delimitada por los dos huesos temporales y 3. la base craneana, constituida en su parte anterior por el esfenoides (delante del cual está el etmoides) y en la parte media y posterior hallamos el hueso occipital. Interiormente el neurocráneo reconoce dos zonas: la bóveda y la base.
El esplacnocráneo presenta fosas: la bucal, las nasales y las orbitarias. Los huesos de la cara son, el palatino, el malar, el cornete inferior, el unguis y el nasal (todos en número par) más uno impar, que es el maxilar inferior. Estos huesos están ubicados por delante y debajo de los arcos cigomático y frontal.
El cráneo puede ser dañado por golpes, lo que provoca traumatismos, que puede tener complicaciones serias en el sistema nervioso central, atendiendo especialmente si el paciente presenta dolor intenso, vómitos, problemas en el equilibrio o mucho sueño. Es por ello que se recomienda usar casco protector cuando se viaja en moto, se realizan actividades en el rubro de la construcción u otras actividades donde el sujeto se exponga a recibir impactos en esa región.
Ejemplos de uso del término: “se encontró el cráneo de un hombre prehistórico que muestra varios cambios evolutivos” o “me pidieron una calavera (cráneo) para mis clases de Anatomía.

Concepto de: Cráneo y Qué es

[Anatomía] Conjunto de huesos de la cabeza, que forman una caja ósea que contiene, rodea y protege el encéfalo: en Luces de Bohemia, un borracho llama a Max Estrella "cráneo privilegiado".

Modismos
Ir de cráneo. [Uso familiar y figurado] Haber elegido el camino menos adecuado para resolver un asunto.
¡Me quito el cráneo!. [Uso familiar, figurado y humorístico, por hipérbole de la fórmula de admiración "¡me quito el sombrero1"] Exclamación burlesca con la que se exagera el saludo o se demuestra el agrado que causa alguna novedad.
Secársele a alguien el cráneo. [Uso familiar y figurado] Volverse loco, o actuar como si lo estuviera.

Sinónimos
Cabeza, calavera, casco.

Anatomía del cráneo.
El cráneo es la parte de la cabeza formada por huesos que limitan la cavidad o caja que contiene el encéfalo protegiéndolo.
Forma la parte superior y posterior de la cabeza. Su parte superior es la bóveda, redondeada, y su parte inferior plana, es la base. Se compone de ocho huesos: un frontal, dos parietales, dos temporales, un occipital, un esfenoides y un etmoides, que están articulados entre sí por medio de suturas.
El cráneo es una cavidad ósea con forma ovalada, con la extremidad gruesa posterioinferior y con su parte inferior aplanada. La bóveda la constituyen la parte vertical del hueso frontal, los parietales, la escama de los temporales a los lados, y la parte superior del occipital; la base comprende el resto del esqueleto craneal, es decir, la parte horizontal del frontal, el etmoides, el esfenoides en su parte media, el occipital y los temporales hacia atrás.
En el cráneo podemos distinguir dos configuraciones, la externa y la interna, cada una de ellas con su bóveda y su base.
En la configuración externa del cráneo la bóveda es convexa y lisa. En la línea media, aparece la eminencia frontal media y dos suturas: la metópica y la sagital. A los lados aparece la eminencia frontal lateral, la eminencia parietal, y otras dos suturas, la sutura parietoccipital o lambdoidea y la sutura coronal o frontoparietal, finamente dentada entre frontal y ambos parietales. La confluencia entre la sutura coronaria con la sagital, se denomina bregma (vértice) y la confluencia de la sutura parietoccipital con la sagital, se llama lambda, por su semejanza con la letra griega. Debajo de la eminencia parietal la bóveda queda constituida por la fosa temporal. La fosa temporal es por tanto, una depresión de la cara lateral del cráneo.
La base queda dividida en dos partes, una porción anterior denominada porción facial, que se encuentra integrada por el etmoides, la parte orbitonasal del frontal y por el esfenoides; y otra posterior donominada porción temporoccipital, que se encuentra en la línea media.
En la configuración interna del cráneo la bóveda es cóncava. En ella destaca la cresta frontal interna y el conducto del seno longitudinal superior el cual, aparece flanqueado a cada lado en la parte media, por las fositas de Pacchioni. A los lados aparecen las fosas frontales, la sutura frontoparietal y la parietoccipital, las fosas parietales y las cerebrales del occipital, y los surcos vasculares de la arteria meníngea media.
En la base se distinguen tres pisos, el piso anteriir o etmoidofrontal, en el que destaca la apófisis crista galli y el agujero ciego colocado delante de ésta y detrás de ella el canal óptico, mientras que a los lados se ven los canales olfatorios. El piso medio o esfenotemporal, en el que se ubican la fosa pituitaria, los canales cavernosos y las fosas esfenotemporales. Por último, el piso posterior u occipitotemporal en el que se reconocen el canal basilar, las masas laterales del occipital y las fosas cerebelosas del occipital, entre otras estructuras.
En general, la base del cráneo es la parte más frágil, ya que sus constituyentes son estructuras tanto esponjosas como compactas, con gran número de cavidades o canales que no se encuentran bien ajustados entre sí. Sin embargo, la bóveda es más homogénea y sus piezas óseas aparecen bien soldadas, por lo que, en conjunto, es más sólida. No obstante, estas dos estructuras se encuentran bien reforzadas por unos engrosamientos óseos, que a nivel de la base se denominan contrafuertes, arcos en la bóveda y pilares en los puntos de unión.

Regiones del cráneo
En el cráneo se distinguen cuatro regiones: occipitofrontal, temporal, mastoidea y auricular.
La región occipitofrontal se sitúa en la parte superior del cráneo. Está constituida por la piel, muy gruesa y resistente en toda la región y cubierta de cabellos excepto en la frente, así como vasos sanguíneos y nervios que convergen todos de la periferia hacia el centro de la región y se dividen en tres grupos: anterior, lateral y posterior. Esta región también está constituida por el músculo digástrico occipitofrontal, una capa de tejido celular laxo, el periostio, el esqueleto constituido por el frontal, la parte superior de los parietales y por la escama del occipital, las meninges y los hemisferios cerebrales.
La región temporal ocupa la parte lateral del cráneo, por debajo de la región occipitofrontal. Al igual que la anterior está constituida por piel, vasos y nervios superficiales como el nervio auriculotemporal y la arteria temporal superficial, aponeurosis y músculos auriculares, el músculo temporal, meninges, cara externa de los hemisferios cerebrales, y el esqueleto formado por la cara lateral del frontal, parte inferior del parietal, parte temporal del esfenoides y la escama del temporal.
La región mastoidea se sitúa en la parte lateral del cráneo y se compone de la porción mastoidea del temporal y las partes blandas que la cubren, como el pabellón de la oreja que, junto con el resto de la región, forma el ángulo cefaloauricular. Esta región al igual que las anteriores contiene piel de características grusa y lisa, aponeurosis epicraneal limitante con el tejido subcutáneo, el cual contiene vasos sanguíneos (arteria auricular posterior, venas auriculares posteriores, vena emisaria mastoidea), algunos ganglios linfáticos que se vierten en ganglios mastoideos y ganglios subesternomastoideos, y por último dos tipos de nervios, sensitivos y motores. Esta región también consta de un plano musculoaponeurótico constituido por los tendones de inserción del esternocleidomastoideo, del esplenio y del complejo menor.

Significado de: Cráneo y sus Usos

El cráneo es la estructura de huesos que se encarga de cubrir y proteger al encéfalo (el conjunto de varios órganos y estructuras que se incluyen en el sistema nervioso, como el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo). Ocho huesos forman la caja del cráneo, cuyo espesor varía de acuerdo a la persona.
Existen varias denominaciones que son equivalentes o similares a la noción de cráneo. El cráneo también suele nombrarse como esqueleto de la cabeza, cabeza ósea o calavera, de acuerdo al contexto.
El occipital, el frontal, el etmoides, el esfenoides, los dos parietales y los dos temporales son los ocho huesos que componen el cráneo. En algunos casos, se registra también la existencia de huesos suturales.
La función del cráneo es muy importante ya que brinda protección al cerebro, un órgano muy sensible que es imprescindible para la vida. Lo que hace el cráneo es proteger al cerebro de golpes y otros daños, aunque la caja ósea también puede resultar afectada por un traumatismo.
Un traumatismo de cráneo, de hecho, se produce por un fuerte golpe en la región craneal que provoca problemas neurológicos. Se trata de una lesión física que genera hemorragias o contusiones en ciertas regiones del tallo encefálico, el cerebelo o el cerebro.
La pérdida de conciencia o de memoria, problemas de equilibrio, dificultades en el habla y disminución de la capacidad visual son algunos síntomas de un traumatismo de cráneo.
Para evitar estos trastornos, es importante proteger el cráneo con un casco cuando se realizan ciertas actividades de riesgo (como el trabajo en una obra en construcción, en el que es posible ser golpeado en la cabeza por rocas o escombros).