Definición de Redacción

Redacción - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Redacción y su Importancia

La Palabra Redacción proviene del termino latino “Redactĭo” el cual, hace referencia a la acción y efecto de redactar que significa, escribir alguna situación, suceso o explicación, previamente pensada. La redacción supone un importante conocimiento en establecer formas y sentidos que le den coherencia y cohesión textual a lo que se escribe, ya que el orden de las palabras puede cambiar el ángulo del texto y puede ser mal interpretado, es esencial que el redactor organice mentalmente las ideas que desea plasmar en el papel.

Una vez organizado el esquema de ideas en la mente el siguiente paso es definir cuales son las ideas principales y las ideas secundarias para que la solidez del escrito no se vea afectada por la falta de concentración de ideas que ha su vez no permitiría la correcta interpretación del asunto del texto.
Si bien es común relacionar a la redacción con la literatura artística, cualquier acto en el que se escriban palabras y se le de sentido y orientación supone que se están empleando métodos de redacción. Su significado en latín es poner orden, organizar, por lo que la redacción puede ser definida como el acto de ordenar palabras, pensamientos o experiencias, con el fin de ser interpretadas correctamente por cualquier persona que las lea.
La Redacción también se refiere al sitio físico en donde el periodista, escritor o redactor va a escribir, es la sucursal del periódico donde va el redactor a escribir sus notas por ejemplo. También el termino Redacción es aplicado para nombrar al grupo/equipo de redactores que se encargan de la distribución de información en un medio impreso.

Concepto de: Redacción y Qué es

Cuando nacemos, lo hacemos formando parte de lo que es definido como un Grupo Social Primario como lo es nuestra Familia, la encargada no solo de brindarnos el Abrigo, la Alimentación y los Cuidados necesarios, sino también proporcionándonos los distintos estímulos que permiten el desarrollo de nuestras Facultades Cognitivas que nos permiten relacionarnos correctamente con el mundo que nos rodea además de con otros individuos.
Este desarrollo del intelecto es la que permite formar nuestra Capacidad Comunicativa, comprendiendo en forma general que todo proceso de Comunicación parte de un extremo que es el Emisor, que es quien la inicia enviando un Mensaje cuyo contenido es la esencia de lo que se busca transmitir, a través de la correcta Vía de Comunicación que es el medio por el cual éste se propagará.
Del otro punto estará el Destinatario, que es la persona que recibe el mensaje y que a su vez lo debe interpretar, teniendo una respuesta acorde o esperable por parte de quien se lo ha enviado y además pudiendo dar una respuesta invirtiéndose el proceso de comunicación, siendo ahora un Emisor y dándose lo que es conocido como Diálogo, en el cual participan dos o más Interlocutores.
Pero para que esta respuesta sea la correcta o esperada, el mensaje debe pasar por tres criterios fundamentales: Por un lado, el criterio Sintáctico que es la correcta aplicación de los Signos Ortográficos, símbolos que representan el Alfabeto y además la utilización de Reglas Gramaticales; el criterio Semántico que comprende a que el contenido o la esencia del mensaje sea justamente el que ha sido intentado transmitir y no signifique en realidad otra cosa y por último el criterio Pragmático, que es inherente a la respuesta o acción tomada por quien recibe el mensaje.
Es por ello que a la hora de transmitir un Mensaje Escrito es necesario que quien lo emite tenga una muy buena Redacción, para que justamente el contenido del mismo sea interpretado de un solo modo y no se preste a confusiones, siendo esta la correcta aplicación de los tres criterios anteriormente descriptos para poder difundir o hacer llegar un mensaje en particular.
La mejor forma de poder desarrollar una Buena Redacción es no solo la práctica, sino también tener una lectura constante, aprender disfrutando de la Literatura, los Periódicos o bien simplemente instruyéndonos mediante la gran variedad de libros de texto que nos permiten formarnos en cuanto a un Estilo de Redacción en particular.

Significado de: Redacción y sus Usos

Por redacción se entiende a todo aquel elemento escrito que haya sido redactado y realizado por una persona. La redacción puede darse de muchas diferentes maneras y con muchos diferentes estilos dependiendo del tipo de información que se quiera describir, del momento, del espacio, del público y de muchas otras cosas. El acto de redactar es, en otras palabras, poner por escrito algo que se vivió o algo que se quiere contar.
La redacción es la parte esencial de la escritura. Si bien normalmente el término redacción se relaciona con la literatura artística, todo acto de escritura implica redacción siempre y cuando se armen oraciones e ideas con las palabras o símbolos. La palabra redacción proviene del latín redigere y su significado es poner en orden, organizar, por lo cual la redacción podría ser descripta como el acto de poner en orden las ideas, pensamientos, sensaciones o experiencias de una persona.
Tal como se señaló, la redacción puede tomar diversas formas y estilos dependiendo de elementos tales como el público, el momento, el espacio, etc. En este sentido, no va a ser igual el procedimiento de redacción que se sigue para escribir una novela que el que se sigue para redactar un programa noticiero, o que el que se realiza para explicar cómo deberá organizarse un evento, por ejemplo.
De más está decir que cada individuo impone a su texto su propio y único estilo de redacción. Esto significa que probablemente, a medida que siga escribiendo, ciertos elementos básicos y comunes a todas las producciones, resalten como características específicas de ese autor. Esto puede hacerse visible en el estilo gramatical utilizado, en las formas de expresión, en los temas, etc. Generalmente, este tipo de especificidades tienen que ver con las experiencias, las sensaciones, la forma de pensar y la forma de encarar al mundo que cada autor o redactor tiene y que lo hacen completamente diferentes a los demás.