Definición de Religión

Religión - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Religión y su Importancia

En los principios de la humanidad, el hombre supo que por sí mismo no iba a poder alcanzar lo mismo que si se aliaba a otros pares, y es por ello que mediante estas alianzas logró alcanzar Mejores Recursos y Bienes y conformó alianzas no solo para ello, sino para estar protegido ante las distintas amenazas del mundo que los rodeaba, e inclusive de otros hombres que asediaban y acechaban su entorno.

Fue así que se abrio paso a las primeras Aldeas o Tribus que posteriormente fueron creciendo y desarrollándose hasta alcanzar el nivel de Sociedades Primitivas, donde se requirió acordar distintas formas de Organización Social a su vez de que se reafirmaron los vínculos y Sentidos de Pertenencia entre sus habitantes.
Fue allí que comenzaron a aparecer los Mitos y Leyendas como historias que se fueron difundiendo entre sus pobladores, y comenzaron con ellos los antecedentes de Dogmas y Religiones como parte de dar una explicación a los distintos sucesos que acontecían en la vida cotidiana, desde Fenómenos Meteorológicos hasta la explicación que se daba para la realización de distintos Rituales y Costumbres.
Se conoce entonces por Religión a todo el conjunto de creencias, ritos, costumbres y acciones que son llevadas a cabo en torno a una Creencia o Práctica de la cual sus practicantes o creyentes tienen conocimiento o convicción, aplicadas hacia cuestiones que son inherentes a un hecho que no se puede explicar mediante Metodologías Científicas o bien cuenta con una explicación ligada a lo Paranormal o Sobrenatural.
Para poder definir al concepto de Religión no debemos pensar en ella por sí misma sino que debemos tener en cuenta a los Contextos Sociales e Históricos en los cuales se ha creado, asentado, difundido, además de que debe contar con una Organización Religiosa que suele tener un mandatario que rige o dirige los variados Actos Religiosos.
En contraposición a ello tenemos entonces el término de Sectas, siendo nuevos órdenes religiosos que no tienen un mayor número de Creyentes o Seguidores, siendo reconocidas porque generalmente éstas no tienen una finalidad altruista o bondadosa con el resto de la humanidad sino que se habla de Sectas Destructivas, mientras que aquellas que sí persiguen un fin caritativo reciben el nombre de Nuevo Movimiento Religioso.
En la mayoría de los casos la religión es una cuestión de Herencia Familiar, mientras que puede existir la posibilidad de que el individuo luego de alcanzar una edad determinada y los conocimientos inherentes a la misma Adopte una Religión, siendo generalmente realizado un Ritual de Bautismo donde se lo inicia en la misma.

Concepto de: Religión y Qué es

La religión es una práctica humana de creencias existenciales, morales y sobrenaturales. Cuando se habla de religión se hace referencia a los cuerpos sociales que se ocupan de la sistematización de esta práctica, tal como hoy conocemos el catolicismo, el judaísmo, el islamismo y muchas otras.
Todas las culturas y civilizaciones descritas en la historia de la humanidad se han caracterizado por la práctica religiosa, e incluso algunos expertos han advertido que la búsqueda de instancias superiores a la existencia material es una características privativa del ser humano, que lo distingue del resto de los seres vivientes. Incluso las sociedades formalmente ateas se fundamentan en una suerte de orden religioso, al excluir de su concepción a la existencia de un dios.
Si bien hay religiones organizadas estructuralmente, otras están ligadas a las tradiciones y culturas de una sociedad en particular. En cualquier caso, una religión abarca enseñanzas, ritos y prácticas. El estudio de las religiones las clasifica por concepción teológica, por revelación, por origen o de orden sectario. Además, distintas sociedades pueden ser monoteístas (que sostienen la existencia de un solo dios) o politeístas (que apoyan la existencia de múltiples dioses, tal como eran los griegos antiguos).
Las distintas religiones que se practican en el mundo suelen tener un alto número de seguidores, siendo las principales el cristianismo, con alrededor de 2.000 millones, el islamismo, con 1.500, el hinduismo, con 900, la religión tradicional china, con casi 400, y la religión judía. El cristianismo puede subdividirse a su vez en la religión católica, que reconoce al Papa (obispo de Roma) como máxima autoridad, la religión cristiana ortodoxo (de predominio en los Balcanes, Europa del Este y el norte de África) y las distintas confesiones protestantes, de las cuales sobresalen la iglesia anglicana y el credo luterano.
Por otra parte, el secularismo o la no práctica de ninguna religión, que comprende tanto a agnósticos (aquellos que creen que nuestro carácter de seres humanos nos impide determinar la existencia o no de un dios superior) como a ateos (aquellos que niegan la existencia de un dios superior), cuenta a alrededor de 1.100 millones en todo el planeta. Estos hechos son más acentuados en aquellas regiones del planeta en las cuales la estructura gubernamental es formalmente no religiosa, como ocurre en las naciones comunistas.
Debe señalarse que algunos estados se rigen mediante estructuras denominadas teocracias, en las cuales los líderes religiosos son a su vez los referentes políticos y del Estado. Si bien en la antigüedad estas formas de fusión del gobierno y el culto caracterizaron a los grandes imperios egipcio e incaico (en los cuales el soberano era considerado una divinidad), en los tiempos modernos este sistema continúa vigente, como sucede con algunas naciones que profesan el Islam.
El estudio de la religión es conocido como la teología, pero, a decir verdad, ciencia y religión tienen sus puntos de encuentro en disciplinas como la religión comparada, la organología, la psicología de la religión, la historia de la religión y otros ejemplos. La metafísica y la filosofía son también elementos de contacto entre la ciencia y la religión, con distintas variantes, pero con numerosos factores en común incluso en el marco de diferentes cultos. Asimismo, la vida civil se encuentra imbricada con las prácticas religiosas, por lo cual distintos feriados nacionales guardan relación directa con las costumbres vinculadas con la fe (Navidad y Pascua en las naciones cristianas, Ramadán en países musulmanes, entre otros).
Doctrinas filosóficas, además, procuran conciliar la doctrina religiosa con la razón humana. Por caso, el panteísmo postula que toda la realidad tiene una naturaleza divina, o bien, el monismo sostiene la unidad de todo lo que existe. Se advierte que, si bien no existe consenso para definirlo como un religión, el satanismo es una práctica de ritos, en ocasiones sistematizados, destinados a rendir culto a seres sobrenaturales vinculados con el mal. En general, estas costumbres son rechazadas por la mayor parte de las grandes religiones en todo el mundo.
En otro orden, es importante manifestar que la libertad de cultos es un paradigma fundamental de los derechos humanos; la práctica libre de la religión de cada ciudadano forma parte de la lista de logros de las democracias modernas. Sin embargo, el respeto por las prácticas religiosas puede ser oscurecido por el fanatismo, mediante el cual se intenta la imposición de una determinada religión por sobre las demás en el ámbito de un grupo poblacional.

Significado de: Religión y sus Usos

1. Conjunto de creencias, sentimientos de veneración o temor, normas morales y ritos de culto que ligan al hombre con la divinidad: las religiones surgen con el hombre, y no lo abandonan a lo largo de su historia.
2. Virtud que impulsa a dar culto a alguna divinidad: su fervorosa religión le acabará convirtiendo en un fanático.
3. Profesión y observancia de la doctrina religiosa: la religión de Simón del Desierto le mantuvo encaramado a una columna durante toda su juventud.
4. Obligación de conciencia o cumplimiento de un deber: mi religión me prohíbe asistir a esas reuniones mundanas.
5. Orden o institución religiosa: es una regla arcaica de la religión benedictina.

Sinónimos
Doctrina, culto, creencia, credo, dogma, confesión, fe, revelación, idolatría,

Antónimos
Ateísmo, descreimiento, impiedad, irreligiosidad.

Modismos
Religión natural. La descubierta únicamente por vía racional, que funda las relaciones entre hombre y dios en la misma naturaleza de las cosas.
Entrar en religión. Profesar en una orden religiosa.

Concepto de 'religión'.

Conjunto de creencias y de prácticas rituales que ponen en relación con lo sagrado a las personas, comunidades y sociedades humanas.

Etimología de la voz "religión".

De la palabra religión han sido propuestas etimologías diferentes a lo largo de la historia. Cicerón la relacionaba con relegere ('releer o repasar cuidadosamente') todo lo que se refiere a lo sagrado; Lactancio con religare ('vincular nuevamente') al Dios del que antes nos habíamos separado; San Agustín con reeligere ('reelegir de nuevo') a Dios, tras un período de separación causada por el pecado; Macrobio con relinquere ('dejar') como herencia de los antepasados la tradición del Dios revelado.

Fundamentos esenciales de la religión.

Aunque las características que revisten las creencias y experiencias religiosas en cada momento histórico y en cada lugar geográfico son extremadamente variables, pueden establecerse como fundamentos generales de los fenómenos religiosos:

- La creencia en un mundo invisible y superior, con existencia inmanente en lo más profundo del ser humano (como defiende el budismo) o con existencia trascendente fuera del ser humano (como defiende el cristianismo). En cualquier caso, ese ámbito sagrado no está sujeto a las leyes de espacio y tiempo.

- La conciencia de relación con ese mundo invisible y superior, del que el hombre procede y al que regresa al final de su vida.

- La creencia en dioses o númenes protectores o salvadores que pueden ejercer su influencia desde ese mundo sagrado hacia el mundo de los humanos. Esos dioses o Manes pueden ser uno (en las religiones monoteístas) o varios (en las religiones politeístas), y tener diversos tipos de mediadores (ángeles, divinidades menores, semidioses, santos, sabios o héroes culturales). La función esencial de los mediadores es la de proteger, guiar e instruir a los hombres en el conocimiento de las técnicas religiosas.

- La creencia en dioses o númenes negativos y destructores que actúan como réplica y contrapeso de los númenes protectores y salvadores. Aunque esos númenes suelen estar dirigidos por un personaje supremo que actúa como anti-Dios (Satanás en la tradición cristiana, Iblis en la musulmana, Mara en la budista, etc.), se organizan por lo general en grupos de demonios, diablos, genios, brujas, etc, que tienen funciones antitéticas a las de los mediadores sagrados.

- La conciencia de posible comunicación en vida con el mundo de lo sagrado, a través de determinadas acciones que se deben repetir ritualmente, de forma individual o de forma colectiva, y en ocasiones bajo la dirección de un guía espiritual. Estas acciones pueden estar basadas en la actividad mental (meditación, concentración), en la actividad del lenguaje (canto, oración), en la actividad gestual y corporal (inclinaciones, prosternaciones, abluciones, danzas sagradas), y en la actividad ritual compleja, que puede expresarse mediante formas muy diversas de culto (adoración, peregrinación, etc.) o de prácticas socializadoras (de iniciación, de agregación, de sacrificio, de comunión, etc.). La práctica de todas estas acciones rituales exigen, implican o procuran, por lo general, una predisposición o una calidad moral positiva.

- La conciencia de posible comunicación en vida con el mundo de lo sagrado a través de la utilización ritual de objetos o de lugares especialmente propicios o adecuados para que el Dios o los númenes protectores o salvadores se manifiesten o entren en comunicación con los hombres.

- La conciencia de posible salvación, de posible condenación y de nueva vida tras la muerte corporal. La consecución de cada una de estas posibilidades está estrechamente vinculada con el comportamiento y la calidad moral del ser humano, y con la fiel observancia de las prescripciones y normas rituales de cada tradición religiosa.

- La conciencia de reunión de creyentes alrededor de una tradición y de un culto común. Aunque puede haber formas de religiosidad individual, la religión es un fenómeno que tiene una importante dimensión social. En su proceso de evolución histórica va desarrollando estructuras de jerarquía, dirección, especialización de funciones y relación con todos los elementos, estamentos e instituciones de la sociedad.

- La creencia de que los conceptos, conocimientos y técnicas religiosas emanan de los propios seres sagrados y del propio mundo superior, a través de la revelación, de la tradición o de la meditación. La transmisión de estos conocimientos y técnicas puede realizarse por tradición oral y por tradición escrita (a través de escrituras sagradas).