Definición de Tormenta

ADSBYGOOGLE

Tormenta - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Tormenta y su Importancia

Las tormentas son fenómenos naturales que se produce por la proximidad de dos o más masas de aire, pero que tienen cada una, una temperatura diferente. La coexistencia de estas masas de aire, se materializa en forma de lluvias, truenos, relámpagos o también de vientos, y en algunas ocasiones también pueden producirse caída de granizos, u otros fenómenos de la meteorología. En ocasiones, muchos pueden definir a una tormenta sólo como una nube (masa de aire) que es capaz de producir truenos, los cuales pueden oírse sin necesidad de ningún aparato especial para tal fin. Sin embargo, la tormenta es más que eso, y como dijimos al principio, compone todo un fenómeno meteorológico con posibilidad de producir otros fenómenos menores (lluvias, vientos, etc).

Pero, ¿cómo es que se producen las tormentas? Bien. Pensemos que existen dos masas de aire, y una de ellas posee una baja presión, mientras que otra por el contrario, tiene una presión alta que rodea a la primera. Esto produce una combinación o coexistencia de fuerzas, que generar vientos y forman nubes, fenómeno esencial de toda tormenta. Además, el contraste de fuerzas (que también se traducen en diferentes temperaturas y presencia de calor), genera convección (fuertes movimientos que ascienden y descienden), y son éstos movimientos que producen las “señales” físicas de las tormentas, como los vientos y las descargas eléctricas.
Seguramente al observar que se está por desencadenar una tormenta, o comienza a llover y los truenos se oyen, solemos preguntarnos si durará mucho, cuánto tiempo lloverá o cosas por el estilo. Científicamente, se estima que entre la formación, consolidación y etapa de decaimiento de una tormenta, puede durar aproximadamente dos horas. Sin embargo, puede que el estado de convección involucre a más de un núcleo de tormenta, y entonces si estos núcleos de células convectivas se general de manera simultánea (o casi simultáneamente), las lluvias o tormentas pueden producirse durante unas varias horas más.
Lo que se conoce como tormentas tropicales, se refieren a tormentas de dimensiones mayores y por lo tanto de magnitud más elevada, alternando movimientos ascendentes y descendentes con mayor velocidad y capaz de involucrar a tantos núcleos de tormenta hasta alcanzar el estado de fenómeno natural conocido como huracán. Estas tipologías de tormentas son muy frecuentes en zonas tropicales, como el Caribe o la zona sur-este de Estados Unidos, aunque también en zonas de Asia, pudiendo desencadenar severos daños en bienes materiales de los habitantes de las ciudades donde arrasa.

Concepto de: Tormenta y Qué es

La palabra tormenta admite varios usos, aunque, sin lugar a dudas, el más extendido es aquel que se da a instancias de la meteorología y que nos dice que la tormenta es un fenómeno sumamente regular que se produce en la atmósfera de nuestra planeta cuando sucede una presencia conjunta y próxima de dos o más masas de aire que presentan diferentes valores de temperaturas, y que como resultado, son plausibles de originar un fuerte trueno acompañado de lluvias fuertes.
Entonces, tal escenario, lleva a una situación climática de suma inestabilidad en la cual seguramente aparecerán, acompañando, relámpagos, fuertes vientos y eventualmente granizo.
Cabe destacar, que si bien es una la célula de tormenta que dispone de una longitud horizontal de alrededor de diez kilómetros cuadrados, en la mayoría de los casos suelen desarrollarse varias células que provocan fortísimas lluvias durante un período de tiempo prolongado.
Asimismo, algunas tormentas contienen lo que se llama vórtices de aire, que no es otra cosa que viento girando sobre su centro, similar a lo que sucede con los huracanes; este tipo de tormentas resultan ser tan intensas que es probable que desarrollen tornados y hasta trombas marinas. Lo más común es localizarlas en regiones cerradas en las cuales no es sencillo que el viento se escape.
En tanto, existen diversos tipos de tormentas, entre ellas: tormenta eléctrica (en este tipo abundan los rayos y los truenos), tormenta tropical (se denomina así porque es característica de zonas tropicales y se caracteriza por una circulación cerrada de vientos alrededor de un centro que ostenta bajísima presión y desencadena fuertes lluvias y fuertes vientos), tormenta de hielo (la lluvia cae desde las nubes en forma de nieve), tormenta de polvo (es un fenómenos climático característico del desierto y en el cual se levanta una impresionante cantidad de arena que imposibilita la visión), tormenta ígnea (se trata de un movimiento con forma de masa de aire y que es resultado directo del fuego).
Por otra parte, en el lenguaje cotidiano, también nos encontramos con otras referencias extendidas del término tormenta, permitiendo, por un lado, referir un infortunio o desastre determinado que causa severas consecuencias en alguien o algo. Y por otra parte implica una demostración crispada, ya sea del estado de ánimo o de una pasión.

Significado de: Tormenta y sus Usos

1. Perturbación atmosférica caracterizada por fuertes e intensas precipitaciones acompañadas de rachas de vientos y fenómenos eléctricos como relámpagos, rayos y truenos: nos pilló la tormenta en plena calle y nos empapamos de arriba a abajo. Véase Meteorología.
2. [Por extensión figurativa] Expresión violenta de un estado de ánimo alterado o enardecido: con ese comentario has provocado en tu padre una tormenta que será difícil de calmar.
3. [Uso figurado] Aparición repentina y violenta de algo en gran cantidad: la posición del gobierno de apoyo a la guerra de Irak ha desatado una tormenta de críticas en todo el país.
4. [Uso figurado] Agitación en algún aspecto de la organización política, económica o social.
5. [Uso figurado] Desgracia grande o adversidad: su vida ha sido muy dura y ha estado llena de tormentas y penas.

Sinónimos
(1) Aguacero, tempestad, temporal; (2) enfurecimiento, furia; (5) infelicidad, infortunio.

Antónimos
(1) Sol; (1 y 2) calma, serenidad; (2) pacificación; (5) fortuna, gracia, suerte.

(1) [Meteorología]

Perturbación atmosférica que se caracteriza por el desarrollo de intensas precipitaciones acompañadas de aparato eléctrico: rayos, truenos, relámpagos, etc., que surge dentro de las masas de aire inestable de cumulonimbos (nube de tormenta) de importante desarrollo vertical. Por lo general, una tormenta consiste en todo un conjunto de nubes convectivas, más que en un solo cumulonimbo. La nube individual de dicho conjunto se conoce como célula tormentosa.

Para el desarrollo de una tormenta es necesaria la presencia de un importante espesor de aire húmedo en la atmósfera y de un gradiente vertical de temperatura superior al adiabático, de un fuerte mecanismo de elevación que fuerce al aire hacia arriba, tales como la presencia de un obstáculo orográfico o la elevación frontal.
(Para más información véase el artículo Gradiente Atmosférico).

Se reconocen dos tipos de tormentas:

- las de masa de aire, por lo general de tipo convectivo y que se generan como consecuencia de una intensa insolación sobre la tierra por lo que también son conocidas como tormentas de calor. El exceso de calor en superficie intensifica la pendiente del gradiente térmico ambiental, hecho que desencadena la formación inicial de la nube cuyo desarrollo continúa si aparece una masa de aire húmedo detenida.

La orografía del terreno facilita en muchas ocasiones el mecanismo de elevación para la evolución del cumulonimbo, hecho que ha favorecido la aparición de las denominadas tormentas orográficas.

- las frontales, que surgen como consecuencia del choque entre dos masas de aire de diferentes características de temperatura y humedad, cuando la masa fría obliga a ascender a la húmeda, de mayor inestabilidad, hecho que favorece el desarrollo de la tormenta y las precipitaciones.

Las tormentas más violentas pueden desencadenar tornados.