Compendio de anécdotas, parábolas, ilustraciones y fábulasCompendio de anécdotas, parábolas, ilustraciones y fábulas para reforzar valores y principios educativos
Parábolas para
Educar en Valores
Examinando las Escrituras Diariamente 2014 "Examinando las Escrituras Diariamente 2014 con sus referencias
Texto Diario
en JW.org
Estudio Bíblico de CongregaciónAcerquémonos a Jehová con sus referencias bíblicas
Estudio Bíblico
de Congregación
Estudio de La AtalayaEstudio de La Atalaya ‒ Textos bíblicos
Estudio de
"La Atalaya"
Reunión de Servicio con información de 'Nuestro Ministerio del Reino'Reunión de Servicio con información de 'Nuestro Ministerio del Reino'
Reunión
de Servicio
Repaso de la Escuela del Ministerio TeocráticoRepaso de la Escuela del Ministerio Teocrático ‒ Referencias
Repaso de la
Escuela Teocrática
Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU)Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU) ‒ Descargar las referencias de todas nuestras reuniones
Reuniones Todo
En Uno (TEU)
Escuela del Ministerio TeocráticoEscuela del Ministerio Teocrático ‒ Referencias
Escuela Ministerio Teocrático
Puntos Sobresalientes de la BibliaPuntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Investigación de los capítulos asignados
Puntos Sobresalientes
Fábulas de Esopo con lecciones y moralejasFábulas de Esopo con lecciones y moralejas
Fábulas de Esopo
Fábulas Clásicas

REFERENCIAS PARA INVESTIGACIÓN:

Fecha y Categoría de la Última Actualización:

28 de julio: Reuniones Todo En Uno (TEU)

Búsqueda personalizada

Honestidad

Definición, Concepto, Significado, Qué es Honestidad


Concepto de Honestidad

Significado de Honestidad

La palabra honestidad proviene del latín honestĭtas, y es una cualidad que poseen aquellos individuos que actuan de forma justa, en congruencia con lo que sienten y piensan. Las personas honestas, por lo tanto, expresan las cosas de la misma forma en que las sienten, incluso aunque si esto acarrea consecuencias desagradables. Lo contrario de la honestidad es la deshonestidad.
La honestidad está estrechamente relacionada con el no mentir, y el decir la verdad en toda ocasión. Pero la honestidad no sólo se aplica a la expresión verbal, sino también a la manera de actuar de un individuo, ya que el ser honesto implica también el no engañar a las demás personas al realizar acciones perjudiciales. Esto último, por ejemplo, es aplicable al caso de los políticos, que para ser honestos no deben hacer cosas que prometieron no hacer, o a los matrimonios, en donde muchas veces el ser honesto implica permanecer con una sola pareja.
De igual manera, la honestidad también es aplicable a los bienes materiales, de forma que una persona honesta no debe apropiarse de aquello que no le pertenece, ni mucho menos tratar de quitarlo por la fuerza o la coacción.
La aplicación de la honestidad es vital para la sana convivencia entre las personas, e involucra el respeto no sólo al individuo que es honesto, sino a todas las personas a su alrededor. El vivir de forma honesta requiere un desapego hacia los deseos personales, ya que muchas veces la verdad no puede ser del todo beneficiosa para nuestra persona. Sin embargo, este desapego hacia el beneficio personal es necesario para mantener buenas relaciones familiares, sociales e incluso laborales.
Personajes como Confucio hicieron análisis de la honestidad en su tiempo, separando esta cualidad en tres partes: Li, Yi y Ren, siendo Li la más superficial y Ren la más profunda, basándose esta última en la comprensión de la situación de las demás personas.

Definición de Honestidad

El vocablo Honestidad proviene del latín honestitas (honor, dignidad, consideración de que uno goza); es la virtud que caracteriza a las personas por el respeto a las buenas costumbres, a los principios morales y a los bienes ajenos. Es la acción constante de evitar apropiarse de lo que nos pertenece.
De igual manera la honestidad es armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. La honestidad es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y lo que se hace, conducta que se observa hacia los demás y se exige a cada quien lo que es debido.
La honestidad es un valor, vital y medular para poder convivir en sociedad, orienta todas las acciones y estrategias de nuestra actividad, se trata de ser honrado en las palabras, en la intención y en los actos. Ser honestos nos convierte en seres de honor; aspirar a la honestidad es buscar la grandeza.
Cuando alguien miente, roba, engaña o hace trampa, su espíritu entra en conflicto, la paz interior desaparece y esto es algo que los demás perciben porque no es fácil de ocultar. Las personas deshonestas se pueden reconocer fácilmente porque engañan a los otros para conseguir de manera abusiva un beneficio, generando así desconfianza.
Se puede concluir que cuando un ser humano es honesto se comporta de manera transparente con sus semejantes; es decir, no oculta nada, y eso le da tranquilidad. Quien es honesto no toma nada ajeno, ni espiritual ni material: es una persona honrada.
Cuando se está entre personas honestas cualquier proyecto humano se puede realizar y la confianza colectiva se transforma en una fuerza de gran valor. Ser honesto exige coraje para decir siempre la verdad y obrar en forma recta y clara.

« Bibliografía consultada al editar este artículo »


ShareThis

Búsqueda personalizada