Cuál es el Significado de Energía. Concepto, Definición, Qué es Energía


Que es: "Energía" ‒Definiciones y Conceptos-

1. Concepto de Energía en la Wikipedia Encyclopedia

El término energía (del griego ἐνέργεια/energeia, actividad, operación; ἐνεργóς/energos = fuerza de acción o fuerza trabajando) tiene diversas acepciones y definiciones, relacionadas con la idea de una capacidad para obrar, transformar o poner en movimiento.
En física, «energía» se define como la capacidad para realizar un trabajo. En tecnología y economía, «energía» se refiere a un recurso natural (incluyendo a su tecnología asociada) para extraerla, transformarla y darle un uso industrial o económico.

El concepto de energía en física

Mecánica clásica

En física clásica, la ley universal de conservación de la energía —que es el fundamento del primer principio de la termodinámica—, indica que la energía ligada a un sistema aislado permanece constante en el tiempo. Eso significa que para multitud de sistemas físicos clásicos la suma de la energía mecánica, la energía calorífica, la energía electromagnética, y otros tipos de energía potencial es un número constante. Por ejemplo, la energía cinética se cuantifica en función del movimiento de la materia, la energía potencial según propiedades como el estado de deformación o a la posición de la materia en relación con las fuerzas que actúan sobre ella, la energía térmica según el estado termodinámico, y la energía química según la composición química.

Mecánica cuántica

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que según la teoría de la relatividad la energía definida según la mecánica clásica no se conserva constante, sino que lo que se conserva en es la masa-energía equivalente. Es decir, la teoría de la relatividad especial establece una equivalencia entre masa y energía por la cual todos los cuerpos, por el hecho de estar formados de materia, poseen una energía adicional equivalente a , y si se considera el principio de conservación de la energía esta energía debe ser tomada en cuenta para obtener una ley de conservación (naturalmente en contrapartida la masa no se conserva en relatividad, sino que la única posibilidad para una ley de conservación es contabilizar juntas la energía asociada a la masa y el resto de formas de energía).

Su expresión matemática

La energía es una propiedad de los sistemas físicos, no es un estado físico real, ni una "sustancia intangible". En mecánica clásica se representa como una magnitud escalar. La energía es una abstracción matemática de una propiedad de los sistemas físicos. Por ejemplo, se puede decir que un sistema con energía cinética nula está en reposo. En problemas relativistas la energía de una partícula no puede ser representada por un escalar invariante, sino por la componente temporal de un cuadrivector energía-momento (cuadrimomento), ya que diferentes observadores no miden la misma energía si no se mueven a la misma velocidad con respecto a la partícula. Si se consideran distribuciones de materia continuas, la descripción resulta todavía más complicada y la correcta descripción de la cantidad de movimiento y la energía requiere el uso del tensor energía-impulso.
Se utiliza como una abstracción de los sistemas físicos por la facilidad para trabajar con magnitudes escalares, en comparación con las magnitudes vectoriales como la velocidad o la aceleración. Por ejemplo, en mecánica, se puede describir completamente la dinámica de un sistema en función de las energías cinética, potencial, que componen la energía mecánica, que en la mecánica newtoniana tiene la propiedad de conservarse, es decir, ser invariante en el tiempo.
Matemáticamente, la conservación de la energía para un sistema es una consecuencia directa de que las ecuaciones de evolución de ese sistema sean independientes del instante de tiempo considerado, de acuerdo con el teorema de Noether.


2. Concepto de Energía

Palabra que proviene del latín energia y que refiere a la fuerza de voluntad, vigor y tesón en la actividad. Concepto abstracto considerado como causa y agente de los distintos fenómenos observables que no son otra cosa que diversas manifestaciones de ella. El concepto de energía es asimilable al de trabajo.
En economía, el concepto se utiliza para referirse a la magnitud económica fundamental, en la medida en que se admite que existe una relación entre los elementos de base del nivel social de un grupo humano y la forma o la cantidad de energía de la cual puede disponer.
Por otra parte, en la filosofía aristotélica, la energía fue considerada en un sentido pasivo: el momento actual de la sustancia, en oposición a la realidad posible. La filosofía moderna, basándose en la significación dada por la física, especialmente por la termodinámica, concibe la energía en un sentido activista, como medida común correspondiente a las diversas formas de movimiento de la materia.
La teoría psicoanalítica considera la energía mental transformable y procediendo, en su funcionamiento, de modo análogo al de la energía física. Al igual que la electricidad puede transformarse en luz o en energía térmica o dinámica; puede afirmarse en términos psicoanalíticos que la energía psíquica es una transformación de la somática.
Otras creencias (como el ocultismo) opinan que la energía es la fuerza que actúa tanto en lo material como en lo inmaterial. Sin este principio no podríamos existir. El mundo está compuesto de energía constante que vibra a diferentes escalas de frecuencia, lo que hace que sus manifestaciones sean múltiples.
La energía se multiplica con relación a la fuerza primera que mueve eses, campo energético, y que la energía disminuye en relación al desgaste de la fuerza primera. Así el ser humano muere en la escala física cuando su energía física se desgasta, pero sigue existiendo en otros campos energéticos inmateriales.


3. Definición de Energía

La energía es la capacidad de producir algún tipo de trabajo o poner algo en movimiento. Si bien el término puede definirse desde una variedad amplia de enfoques, lo cierto es que todos ellos guardan algún tipo de relación con la definición provista. La energía es un tópico de enorme relevancia para la actividad humana, en la medida en que permite el desarrollo de la vida en la tierra y sostiene la actividad económica.
La fuente de energía más importante para el hombre lo constituye el sol. Así es gracias a la luz solar que los vegetales pueden, a través de células especialmente diseñadas para esa tarea, tomar energía y producir su propio alimento que deriva en la producción de oxígeno. Así vistos los hechos, los vegetales también constituyen la primera fuente de energía de la cadena alimenticia, en la medida en que sirven para nutrir a los herbívoros, y desde allí, a todo el resto de los seres vivos, incluidos los carroñeros. En efecto, la energía aportada por el sol en forma de luz (fotones o energía lumínica) es transformada por los vegetales en energía química, almacenada en los nutrientes. Esta energía es a su vez liberada como energía calórica por los animales.
Vale señalar que, para las actividades de producción de bienes y servicios también es importante el requerimiento de fuentes de energía. Es por ello que la explotación de recursos energéticos tiene una enorme importancia estratégica, porque es la base sobre la que se pone en funcionamiento toda la economía. Las principales fuentes de energía en este sentido lo constituyen los hidrocarburos, que son compuesto orgánicos que se conforman por hidrógeno y carbono; así, el gas natural y el petróleo son indispensables para que la actividad humana se desarrolle en nuestros días. Resulta de interés señalar que estos productos se han originado a partir de un lento y progresivo proceso que tuvo como punto de partida a seres vivos, motivo por lo cual se los conoce como “combustibles fósiles”. En términos estrictos y recordando el párrafo previo, la energía contenida en estos productos no deja de ser también originada en el sol, aunque hace miles de años.
Uno de los principales problemas en la actualidad que aguardan su solución es la necesidad de extraer energía de nuevas fuentes. Una posible respuesta la ofreció por mucho tiempo la energía nuclear, pero su costo y los peligrosos accidentes asociados a ella actuaron en detrimento de esta posibilidad. Otras variantes para generar energía pueden ser el uso del viento, de las mareas, del calor de la tierra, del los ríos, etc. En el caso particular de la propulsión por el aire en movimiento, conocido como energía eólica, se conoce desde antaño en el marco del uso de molinos con los más variados fines. En la actualidad, es posible obtener grandes alícuotas de energía con este recurso, si bien se encuentra limitado a zonas ventosas. Por otra parte, el movimiento de las aguas (ya sea por medio de las mareas o de la actividad de los ríos) representa un recurso de gran interés por su limpieza y su característica ecológica, aunque puede depender en gran medida de factores climáticos y del caudal de los cursos de agua involucrados en el proceso. La utilización de celdas solares para acumular energía en forma directa a partir de los fotones del sol es una posibilidad notable, si bien se admite que se requiere una gran cantidad de celdas para lograr este efecto aún para pequeños consumidores. Finalmente, algunas vías alternativas, como la dendroenergía (obtenida del desecho de la madera), la energía geotérmica (a partir del calor de la Tierra) y la bioenergía (como el gas producido por cepas determinadas de bacterias) son una puerta de esperanza para la generación de energía. En el futuro se apreciarán nuevas posibilidades con respecto a este tema.


4. Definición de Energía

En el latín es donde nos encontramos el origen etimológico de la palabra energía. Más exactamente lo hayamos en el término energīa, el cual a su vez, según se ha determinado, procede de la palabra griega ένέρϒεια.
El concepto de energía está relacionado con la capacidad de generar movimiento o lograr la transformación de algo. En el ámbito económico y tecnológico, la energía hace referencia a un recurso natural y los elementos asociados que permiten hacer un uso industrial del mismo.
Por ejemplo: “El país tiene serios problemas de energía por la falta de inversiones”, “Gómez es un jugador de mucha energía, capaz de cambiarle la fisonomía al equipo”, “En la última semana, ya se ha cortado la energía tres veces”.
Para la física, la energía es una magnitud abstracta que está ligada al estado dinámico de un sistema cerrado y que permanece invariable con el tiempo. Se trata de una abstracción que se le asigna al estado de un sistema físico. Debido a diversas propiedades (composición química, masa, temperatura, etc.), todos los cuerpos poseen energía.
Un campo este, el de la física, que nos lleva a determinar que en el mismo se produce la mención a diversos tipos de energía. En concreto, tendremos que hacer frente a dos: la cuántica y la clásica.
Pueden detallarse diversos tipos de energía según el campo de estudio. La energía mecánica, por ejemplo, es la combinación de la energía cinética (que genera a partir del movimiento) y la energía potencial (vinculada a la posición de un cuerpo dentro de un campo de fuerzas).
Entendida como un recurso natural, la energía no es un bien por sí misma, sino que es que un bien calificado como intermedio, ya que posibilita la satisfacción de ciertas necesidades cuando se produce un bien o se oferta un servicio.
La energía también puede clasificarse según fuente. Se llama energía no renovable a aquella que proviene de fuentes agotables, como la procedente del petróleo, el carbón o el gas natural. En cambio, la energía renovable es virtualmente infinita, como la eólica (generada por la acción del viento) y la solar.
Hoy día precisamente, ante la concienciación que, poco a poco, está tomando la sociedad de lo imprescindible que es que acometamos la protección del medioambiente, se está produciendo un gran auge de las mencionadas energías renovables. Y es que la utilización de ellas contribuye a que dejemos de explotar otras fuentes que contaminan, que perjudican enormemente al entorno natural y como consecuencia también a nosotros y a nuestro propio bienestar.
La base del uso de estas mencionadas renovables es que se opta por una energía que aprovecha fuentes naturales inagotables, como sería el caso de la luz del Sol. De la misma forma apuesta también por una energía que es capaz de regenerarse de modo natural y que, por tanto, no causa ningún daño al medio natural.
Así, por ejemplo, en cada vez más hogares se está llevando a cabo la instalación de placas solares con las que se recoge esa luz que desprende el astro Rey y la misma se aprovecha para iluminar cualquier estancia de la vivienda con lo que se disminuye de manera considerable el empleo de la energía eléctrica.
La explotación económica o industrial de la energía comprende diversos procesos, que varían de acuerdo a la fuente empleada. Puede mencionarse, por ejemplo, la extracción de la materia prima (como el petróleo que se obtiene de los pozos), su procesamiento (en el caso del petróleo, su refinamiento) y su transformación en energía (por combustión, etc.).

5. Definición de Energía

La Energía es la capacidad que posee un cuerpo para realizar una acción o trabajo, o producir un cambio o una transformación, y es manifestada cuando pasa de un cuerpo a otro. Una materia posee energía como resultado de su movimiento o de su posición en relación con las fuerzas que actúan sobre ella.
Diversos recursos naturales o fenómenos de la naturaleza son capaces de suministrar y brindar energía en una cualquiera de sus formas, por lo que se les considera fuentes naturales de energía o recursos energéticos. Existen dos tipos, las fuentes renovables, las cuales al usarlas no se agotan, como la luz de Sol, el viento, las lluvias, las corrientes de los ríos, etc.; y las fuentes no renovables, que se agotan cuando son empleadas, como el petróleo, el gas natural o el carbón.
La energía se manifiesta continuamente a nuestro alrededor, y se presenta en la naturaleza bajo muchas formas; energía cinética (energía que tiene un cuerpo en movimiento), energía potencial (energía que tiene un cuerpo originada por su posición en el espacio), energía eléctrica (capaz de encender un bombillo o hacer funcionar un motor), energía química (contenida en pilas y baterías, en los combustibles o en los alimentos), energía térmica, nuclear, eólica, hidráulica, mecánica, radiante o electromagnética, entre otras.
Una de las propiedades que presenta la energía es que se transfiere; por ejemplo, cuando un objeto se calienta, lo hace porque otro cuerpo, que tiene una temperatura mayor, le transfiere energía en forma de calor, esta sufre un cambio, por lo que en el proceso se realiza algún tipo de trabajo.
La energía no se crea ni se destruye, simplemente se transforma; ésta es la ley de la conservación de la energía. Todas las formas de energía pueden convertirse en otras formas mediante los procesos adecuados; es decir, que la energía puede tomar apariencia de corriente eléctrica, luz, calor, sonido y movimiento.
Por ejemplo, la conversión de energía que se produce al enchufar una plancha, una vez conectada, la energía eléctrica que circula a través de la resistencia se convierte en energía térmica o calórica. Los seres humanos también utilizamos y transformamos la energía en nuestro cuerpo para efectuar diferentes trabajos.
Por otra parte, hay que señalar que hoy en día la principal fuente de energía proviene del petróleo, recordemos que es un recurso no renovable, y tarde o temprano se agotará. Debido a esto se están implementando energías alternativas, como el hidrogeno, energía eólica, solar, nuclear, geotérmica, oceánica, hidroelectricidad y bioenergía, no obstante, algunas requieren de altos costos económicos y presentan todavía inconvenientes.


6. Concepto de Energía

Energía es un vocablo de origen griego que significa capacidad de trabajo. Por lo tanto podemos elaborar el siguiente concepto de energía, desde el punto de vista de la Física, tomando en consideración los cambios que la energía provoca en los fenómenos naturales, como su movimiento, elevación, transporte o calentamiento:
Es la aptitud de un sistema para el desarrollo de un trabajo., dada por la posición del sistema (por ejemplo cuando colocamos un trozo de hierro cercano a un imán) que en este caso recibe el nombre de energía potencial, y es el producto del peso de un cuerpo por la altura en que se halla; o puede estar dada por la velocidad de sus masas, como cuando un martillo, impacta sobre un clavo (energía cinética). La energía cinética depende de la masa y del cuadrado de velocidad del cuerpo.
La energía está muy relacionada con la masa de un cuerpo, relación descubierta por Einstein, que afirmó que la energía tiene una relación directamente proporcional, a la masa de la que procede, con una proporcionalidad igual al cuadrado de la velocidad de la luz en el vacío.
La energía, a través de reacciones químicas, también produce cambios químicos, como ocurre cuado se quema un leño. Con la combustión en presencia de oxígeno, se produce la liberación de energía calórica y química.
La energía puede ser solar, suministrada por el Sol; térmica, cuando se manifiesta como calor (por ejemplo, una plancha); lumínica, en caso de que produzca luz, como el caso de una lamparita; cinética que como ya dijimos, perite que los cuerpos se desplacen, como la que posee un automóvil; hidráulica, como cuando en las represas se utiliza la energía que provoca la caída del agua; eólica cuando la energía proviene del viento, por ejemplo, la utilizada para mover las aspas de un molino; atómica, que se produce por la unión o rotura de los núcleos atómicos; eléctrica, ocasionada por la circulación dentro de un conductor de cargas eléctricas, etcétera.
Puede ser, además, renovable, cuando posee capacidad de regeneración, como la energía solar; o no renovable, que tiende a agotarse, como el petróleo.
El cuerpo humano también necesita energía para funcionar, la precisamos para correr, pensar, caminar, leer, crecer, y cualquier actividad cotidiana, acrecentándose con el movimiento la necesidad energética. La energía en el cuerpo animal o humano, se incorpora a través de la alimentación.

7. Concepto de Energía

Término que es utilizado en física para definir aquella capacidad que presentan los cuerpos y los sistemas para ejercer un trabajo y que se ve disminuido en igual proporción a la cantidad de trabajo generado por éstos.
La energía adopta distintas formas y es capaz de transformarse de una en otra (conversión de la energía), aunque no es capaz de crearse ni de destruirse (principio de la conversión de la energía). Las unidades empleadas en su medición son el julio, el electronvoltio y el kilovatio-hora.
Joule y Carnot fueron las primeras personas que intentaron dar una explicación sobre la conversión del calor en energía mecánica, y viceversa, definición que se vincula a la de Helmholtz, quien relaciona el trabajo realizado por un sistema isotérmico con la energía interna y la entropía de éste.
Hacia mediados del siglo XIX, Thomson y Clasius probaron lo que se denominó la “degradación de la energía”, al mostrar cómo disminuye la capacidad de realización de un trabajo por parte de un sistema aislado.
La formulación de la teoría de Planck referida a los cuantos de energía, además de proponer una naturaleza corpuscular y discontinua para la energía, abrió el paso para dar explicación sobre efectos tales como el fotoeléctrico e impulsó a realizar un estudio corpuscular más profundo del intercambio de energía entre los cuerpos, lo que más tarde daría lugar al surgimiento de la electrodinámica cuántica y la teoría cuántica de la radiación.
A su vez Einstein, al demostrar la equivalencia entre materia y energía, amplió el principio de la conservación de la energía, incluyendo la de la masa y la energía, con lo cual se inicia una etapa del empleo de la energía nuclear en múltiples campos.