Cuál es el Significado de llanura - Concepto, Definición, Qué es Llanura

Definición de Llanura



1. Significado de Llanura

Una llanura es un campo o terreno sin altos ni bajos. Se trata, por lo tanto, de una superficie dilatada que se caracteriza por su igualdad.
Se conoce como llanura o planicie al área geográfica plana o cuya ondulación es inferior a los 150 metros de altura sobre el nivel del mar. Si presentara una mayor elevación, estaríamos ante una meseta.
Las llanuras suponen cerca del 55% de la superficie continental. De todas formas, también aparecen en el suelo oceánico como llanura abisal o plataforma. En el caso de las llanuras de la superficie terrestre, su origen proviene de las antiguas rocas que eran parte de los interiores estables de los continentes. Las llanuras son el resultado de millones de años de erosión.
Existen distintos tipos de llanuras, como las pedillanuras, las penillanuras, las llanuras de corrosión, las panllanuras, las plataformas litorales y las superficies de crioaplanamiento.
Las pedillanuras son superficies que surgen a partir del retroceso de escarpes y la pedimentación (la formación de plataformas cóncavas con pendientes suaves a pies de laderas abruptas). Las penillanuras, en cambio, son superficies que casi no presentan accidentes topográficos.
Las llanuras de corrosión derivan de otras llanuras ya preexistentes, surgiendo tras procesos de meteorización química y el desmantelamiento del material erosionado. Las panllanuras abarcan a las superficies planas que aparecen como consecuencia de la unión de llanuras aluviales, mientras que las plataformas litorales son las creadas por la acción erosiva del oleaje.
Por últimos, las superficies de crioplanación son desarrolladas con la deposición del material meteorizado en depresiones.


2. Definición de Llanura

Se conoce por llanura al espacio territorial y geográfico que no presenta ningún tipo de relieve o alteración a lo que se considera nivel del mar. En este sentido, la llanura se diferencia fácilmente de otros terrenos como la meseta, la montaña o incluso la depresión ya que todos ellos presentan una mayor o menor altura a la del nivel del mar. La llanura es, por esta misma característica, uno de los espacios más convenientes para el cultivo y es por eso que geográficamente suelen ser las zonas más habitadas.
La llanura suele ser un territorio extenso y, tal como lo dice su nombre, llano, es decir, sin relieves, depresiones o altitudes que lo desnivelen. Es por esta razón que es utilizada principalmente para actividades económicas como la agricultura y el pastoreo o ganadería ya que es mucho más accesible que otras regiones o terrenos en los que hay mayor presencia de rocas, desniveles, etc.
Si bien el ser humano ha logrado adaptarse a diversos tipos de suelos, la realidad es que la llanura sigue siendo siempre la preferida por la comodidad y en algunos casos se suma además el hecho de que las tierras son extremadamente fértiles, sin presencia de rocas y con suelos húmedos.
La formación de las llanuras puede depender de varios factores. En gran parte, las llanuras son terrenos trabajados por la erosión de varios elementos naturales como pueden ser el agua o el viento a través de millones de años, lo que ha hecho que el terreno pierda altura. En otros casos, las llanuras se forman a partir de los sedimentos que pueden ir dejando los lechos de ríos o incluso partículas que va dejando el viento o diferentes corrientes de aire. Obviamente, estas transformaciones son invisibles en términos de tiempo humano pero significativas en lo que respecta al tiempo de la Tierra. Cuando hablamos de llanuras creadas por sedimentos debemos señalar que el tipo de sedimento dejado por el agua, por ejemplo, determinará el tipo de fertilidad del suelo ya que algunas partículas son más húmedas e incluso los sedimentos transportados por el agua suelen ser más beneficiosos que los transportados por el viento.


3. Concepto de Llanura

La palabra llanura alude a un relieve plano, por eso también puede ser llamado planicie. La elevación del terreno en las llanuras no sobrepasa los doscientos metros sobre el nivel del mar; y son de reciente origen, ya que pertenecen al período cuaternario o antropozoico. Se extienden en grandes proporciones en las zonas bajas de los continentes, en las cuencas de importantes ríos, con valles poco profundos. Esas zonas se utilizan para el cultivo, pues son terrenos formados por sedimentos, muy fértiles en general, por ser ricos en nutrientes; también se usan para la edificación, para construir caminos, etcétera. Por sus sedimentos en muchos casos, como en el Golfo de México, son suelos ricos en petróleo. Por encima de la altura de doscientos metros el relieve se llama meseta.
En el continente americano se destacan la llanura amazónica, la del Orinoco, la del Mississippi y la chaco-pampeana, que ocupan gran parte de la zona central del continente. En América del Sur predominan las llanuras aluviales o de erosión (formadas por la acumulación de materiales trasportados por las aguas de un río) y fluviales. Las llanuras asiáticas son conocidas con el nombre de estepas, se originan en montañas y se encuentran en latitudes altas, dirigiéndose al Océano Glacial Ártico. En el continente africano hay pocas zonas de llanura. En Europa las llanuras se formaron al retirarse los glaciares.
El clima de las llanuras es variable, dependiendo de si su latitud es alta o baja. Hay llanuras templadas con veranos calurosos e inviernos fríos y tropicales con estación seca y lluviosa.